On­ce fir­mas

Na­da me­nos que 11 pe­rio­dis­tas fir­ma­ban un re­por­ta­je que in­ves­ti­ga­ba la ma­tan­za de 16 ci­vi­les en Af­ga­nis­tán ha­ce un mes.

Tiempo - - VISIONES -

Af­ga­nis­tán y por qué pa­sa. La verdad es que ha­ce unos años, cuan­do la fis­ca­lía y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ame­ri­ca­nos se pu­sie­ron ob­se­si­va­men­te a hur­gar, in­vir­tien­do en ello una for­tu­na in­de­cen­te en dó­la­res, en ave­ri­guar si una be­ca­ria le ha­bía he­cho o no una ma­ma­da al pre­si­den­te Clin­ton, y en en­con­trar prue­bas de tan tras­cen­den­tal he­cho (ca­sual­men­te es­tu­ve unos días en Nue­va York por aque­llas fe­chas, y pu­de com­pro­bar que la na­ción en­te­ra se ha­bía vuel­to lo­ca; has­ta en los ta­xis te in­for­ma­ban del úl­ti­mo detalle so­bre la man­cha en el ves­ti­do de la se­ño­ri­ta Le­winsky), pen­sé que un mun­do tan es­tú­pi­do iba inevi­ta­ble­men­te ha­cia el co­lap­so. Aho­ra ese re­por­ta­je del New York Ti­mes me ha­ce re­ca­pa­ci­tar: allí don­de la in­for­ma­ción se si­gue to­man­do tan en se­rio, se to­ma en se­rio el co­no­ci­mien­to, y ello aun­que esa se­rie­dad lle­ve a ve­ces a ex­ce­sos gro­tes­cos co­mo el del ca­so Clin­ton.

En­tre no­so­tros, ¿dón­de en­con­tra­re­mos cuan­do se les ne­ce­si­te a esos on­ce pe­rio­dis­tas que nos ayu­den a sa­ber qué de­mo­nios pa­sa? Es­ta­rán tra­ba­jan­do en el ser­vi­cio de des­in­for­ma­ción de al­gu­na mul­ti­na­cio­nal o par­ti­do po­lí­ti­co, o en ca­sa, es­cri­bien­do no­ve­las au­to­bio­grá­fi­cas so­bre lo di­ver­ti­do que fue mien­tras du­ró. Ya es­tán apa­re­cien­do las pri­me­ras. Todos a cu­bier­to. es­pe­cial­men­te cuan­do oi­go no­ti­cias so­bre la cri­sis en el mun­do edi­to­rial y en la pren­sa me tien­ta pen­sar que qui­zás es­ta­mos en­tran­do en una nue­va edad os­cu­ra, una nue­va Edad Me­dia. Han lle­ga­do los hu­nos, han cor­ta­do las ca­rre­te­ras, se han que­da­do ais­la­dos los pue­blos, el Im­pe­rio Ro­mano se ha ido a to­mar por sa­co...

Sin in­for­ma­ción fia­ble no hay co­no­ci­mien­to del mun­do y sin co­no­ci­mien­to la so­cie­dad que­da al al­bur de los men­ti­ro­sos y los po­pu­lis­mos. El mes pa­sa­do un ma­ri­ne nor­te­ame­ri­cano des­ta­ca­do en Af­ga­nis­tán ma­tó en un bro­te de locura a 16 ino­cen­tes ci­vi­les en no sé qué pul­go­sa ciu­dad de aquel des­di­cha­do país; la sal­va­ja­da creó un con­flic­to di­plo­má­ti­co de esos que sue­len ca­li­fi­car­se co­mo “de im­pre­vi­si­bles con­se­cuen­cias”. Al día si­guien­te se tuvo no­ti­cia del he­cho es­cue­to, pe­ro na­die sa­bía ni si­quie­ra el nom­bre del ase­sino. La pren­sa no fue ca­paz de apor­tar ni un so­lo da­to. Al se­gun­do día des­pués de los he­chos se­guía sin sa­ber­se na­da con­cre­to so­bre los mis­mos, ni so­bre su au­tor, ni so­bre sus mo­ti­va­cio­nes. Al ter­cer día tras­cen­dió el nom­bre del chi­fla­do: Ro­bert Ba­les, y po­co más. Pe­ro al cuar­to día de la ma­tan­za, el New York Ti­mes pu­bli­có en por­ta­da una ex­haus­ti­va in­ves­ti­ga­ción fir­ma­da por on­ce, na­da me­nos que on­ce, pe­rio­dis­tas, que de­bían ha­ber es­ta­do tra­ba­jan­do co­mo fie­ras pa­ra es­cri­bir un re­por­ta­je lar­go y de­ta­lla­do en el que quien es­tu­vie­ra in­tere­sa­do se po­día en­te­rar de li­te­ral­men­te to­do lo re­la­ti­vo a Ba­les, su ca­rác­ter, su fa­mi­lia, el ba­rrio en que na­ció, los es­tu­dios que cur­só, los amigos con los que se re­la­cio­na­ba, los si­tios don­de tra­ba­jó, los lu­ga­res en los que com­ba­tió y un ca­si in­fi­ni­to nú­me­ro de de­ta­lles so­bre su vi­da con los que se po­día tra­zar un re­tra­to hi­per­rea­lis­ta de Ba­les, su si­que y sus mo­ti­va­cio­nes. Una in­for­ma­ción for­mi­da­ble y uti­lí­si­ma pa­ra en­ten­der lo que pa­sa en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.