“Es un re­to in­ter­pre­tar a al­guien que pa­sa mie­do y sa­le gri­tan­do”

Tiempo - - CULTURA - POR GLO­RIA SCO­LA

po­see un sen­ti­do del hu­mor en­vi­dia­ble. Acom­pa­ña prác­ti­ca­men­te ca­da res­pues­ta con una car­ca­ja­da, y por el mo­men­to pro­fe­sio­nal que vi­ve -cla­ra­men­te as­cen­den­te y pro­ta­go­ni­zan­do pe­lí­cu­las de to­do ti­po- no es de ex­tra­ñar que re­fle­je esa ale­gría. Hi­ja del pres­ti­gio­so di­rec­tor tea­tral bri­tá­ni­co Pe­ter Hall y de la can­tan­te de ópe­ra es­ta­dou­ni­den­se Ma­ria Ewing, Re­bec­ca Hall (Lon­dres, 1982) ha par­ti­ci­pa­do en tí­tu­los co­mo El truco fi­nal (The Pres­ti­ge); Vicky, Cris­ti­na, Bar­ce­lo­na; Frost con­tra Ni­xon; El re­tra­to de Do­rian Gray; The Town -di­ri­gi­da y pro­ta­go­ni­za­da por Ben Af­fleck-, o la ve­ni­de­ra Lay the Fa­vo­ri­te, vis­ta es­te año en el fes­ti­val de Sun­dan­ce y con Bru­ce Wi­llis co­mo pro­ta­go­nis­ta mas­cu­lino.

En La mal­di­ción de Rook­ford, que aho­ra lle­ga a España tras su pa­so por el fes­ti­val de To­ron­to y ba­jo la di­rec­ción de Nick Murphy, la ac­triz en­car­na a una ca­za­fan­tas­mas en el sen­ti­do más li­te­ral del tér­mino. Ator­men­ta­da por la muer­te de su no­vio, se con­vier­te en una ex­per­ta en des­mon­tar pre­sun­tos fe­nó­me­nos pa­ra­nor­ma­les y en su con­di­ción de es­pe­cia­lis­ta es con­tra­ta­da por un in­ter­na­do de la cam­pi­ña bri­tá­ni­ca, Rook­ford, pa­ra in­ves­ti­gar las su­pues­tas apa­ri­cio­nes del fan­tas­ma de un ni­ño. Co­pro­ta­go­ni­za­da por Do­mi­nic West e Imel­da Stau­ton, la pe­lí­cu­la es­tá am­bien­ta­da en la In­gla­te­rra de 1921, un país que vi­ve una pos­gue­rra don­de mu­chos de los que han per­di­do a sus fa­mi­lia­res bus­can con­sue­lo en el es­pi­ri­tis­mo.

“Los fan­tas­mas exis­ten si ne­ce­si­tas ver­los. Si no, no”, ase­gu­ra­ba el di­rec­tor Nick Murphy en To­ron­to. Pues eso. Si exis­ten, ha­brá que dar­les ca­za, y ¿quién me­jor que Re­bec­ca Hall pa­ra ha­cer­lo? Se ha con­ver­ti­do us­ted en una de las ac­tri­ces bri­tá­ni­cas más in­tere­san­tes del mo­men­to. ¿Qué le lle­vó a pro­ta­go­ni­zar es­ta pe­lí­cu­la de fan­tas­mas? [Ri­sas] es que a mí me gus­ta pro­bar­lo to­do y nun­ca ha­bía he­cho na­da ni re­mo­ta­men­te pa­re­ci­do a es­te per­so­na­je. Es­ta es una his­to­ria clásica de fan­tas­mas en mu­chos as­pec­tos, pe­ro tam­bién es una his­to­ria en la que flu­yen las emo­cio­nes del per­so­na­je, muy in­tere­san­te des­de el pun­to de vis­ta ac­to­ral, por­que aun­que to­do se desa­rro­lla en un am­bien­te fan­tas­ma­gó­ri­co y es­pe­luz­nan­te, y no voy a ne­gar que no se han ro­da­do ya mu­chas pe­lí­cu­las de fan­tas­mas en in­ter­na­dos, mi per­so­na­je no so­lo sa­le gri­tan­do y co­rrien­do de un la­do pa­ra otro, sino que es mu­cho más in­tere­san­te y va más allá. Es una mu­jer pro­fun­da, fuer­te, in­te­li­gen­te, y a la vez, muy vul­ne­ra­ble y com­ple­ja. Ha su­fri­do y se mues­tra muy es­cép­ti­ca en cuan­to a la exis­ten­cia de los fan­tas­mas. Ade­más, tam­bién es una mu­jer muy mo­der­na, a pe­sar de ser al­guien de los años 20, y ma­ne­ja unos apa­ra­tos co­mo el de­tec­tor de cam­pos mag­né­ti­cos de Mar­co­ni, que, por cier­to, no exis­te [ri­sas]. To­do eso sa­lió de la ima­gi­na­ción de Nick Murphy. ¿Qué tal le ha ido con los ac­to­res? Son fan­tás­ti­cos. A Imel­da Staun­ton la res­pe­to pro­fun­da­men­te des­de que soy una ni­ña y con Do­mi­nic West tam­bién ha fun­cio­na­do to­do ge­nial. Tu­vi­mos una se­ma­na de en­sa­yos pre­via al ro­da­je, y eso nos vino muy bien pa­ra pre­pa­rar la pe­lí­cu­la. ¿Y có­mo se pre­pa­ró el pa­pel? Ha­blé con la ma­dre de un ami­go que es psí­qui­ca, y me con­tó mu­chas historias in­tere­san­tes, aun­que no sé cuán­to ha­bía de verdad, pe­ro sí me sir­vió. Tam­bién vi pe­lí­cu­las, leí mu­chos li­bros de esa épo­ca, bus­qué en Goo­gle [ri­sas]. Lo que me gus­ta es que mi per­so­na­je es al­guien que cre­ce du­ran­te la pe­lí­cu­la. Ella cree que es al­guien y al fi­nal de la pe­lí­cu­la des­cu­bre que es to­tal­men­te dis­tin­ta a lo que ella creía. Co­mo ac­triz hay re­tos en ha­cer de al­guien que pa­sa mie­do y tie­ne que huir gri­tan­do. No es un desafío me­nor que el de ha­cer un pa­pel en una obra de teatro. Por cier­to, tie­ne us­ted un acen­to bri­tá­ni­co pre­cio­so. Oh, mu­chas gra­cias [ri­sas]. Us­ted pro­ta­go­ni­zó Vicky, Cris­ti­na, Bar­ce­lo­na, de Woody Allen, jun­to a Pe­né­lo­pe Cruz. ¿Qué opi­na de ella? Creo que es es­tu­pen­da. Ob­tu­vo una no­mi­na­ción al Oscar muy me­re­ci­da y es ge­nial. Creo que se me­re­ce to­do lo que le es­tá ocu­rrien­do; es una ac­triz muy bri­llan­te. Us­ted es hi­ja de Pe­ter Hall, un di­rec­tor muy res­pe­ta­do. ¿Siem­pre qui­so ser ac­triz? Sí, y me ima­gino que es al­go que vie­ne un po­co im­plí­ci­to en la per­so­na cuan­do pro­vie­nes de una fa­mi­lia co­mo la mía. No re­cuer­do exac­ta­men­te cuán­do qui­se de­di­car­me a es­to, pe­ro mi pa­dre sí que re­cuer­da al­gu­nas con­ver­sa­cio­nes con­mi­go cuan­do yo te­nía 8 años mien­tras yo ha­cía una se­rie de televisión que él di­ri­gía, The Ca­mo­mi­le Lawn, en la que en­tré con bas­tan­te pre­cau­ción. Él real­men­te no que­ría que lo hi­cie­ra [ri­sas], pe­ro aun así, lo hi­ce. Y tu­vi­mos al­gu­nas con­ver­sa­cio­nes des­pués del pri­mer día de ro­da­je. Me pre­gun­tó: “¿Hay al­gu­na otra co­sa que quie­ras ha­cer?”. Y yo le con­tes­ta­ba: “Pe­ro, ¿tú es­tás lo­co? Ac­tuar es lo que siem­pre he que­ri­do ha­cer”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.