Li­bros pa­ra gen­te con la bo­ca abier­ta

Se pu­bli­can más tí­tu­los ca­da año. No po­cos de ellos es­tán des­ti­na­dos a apro­ve­char­se de la fal­ta de cri­te­rio, la cre­du­li­dad y la ig­no­ran­cia de mu­chas per­so­nas.

Tiempo - - CULTURA -

Aes­ta ca­sa lle­gan, ca­da se­ma­na, mu­chos li­bros. Unos son grue­sos, otros del­ga­dos; unos ofre­cen una cu­bier­ta con mu­chos co­lo­ri­nes, imá­ge­nes y has­ta le­tras en re­lie­ve; otros son de as­pec­to adus­to y se­ve­ro co­mo lá­pi­das de mo­nas­te­rio. Es­tán los en­sa­yos, los li­bros cien­tí­fi­cos, los de fi­lo­so­fía, los de his­to­ria; tam­bién las no­ve­las, que unas ve­ces son bue­nas, otras ma­las, otras re­pug­nan­tes y lue­go es­tán las lla­ma­das his­tó­ri­cas, tan de mo­da en los úl­ti­mos años y que, en ocho de ca­da diez ca­sos, me abs­ten­dré de ca­li­fi­car, más que na­da por­que hoy ten­go una bue­na tar­de y no la quie­ro jo­ro­bar.

Li­bros de hu­mor, de te­rror, de pe­rros, de re­li­gión, de bo­tá­ni­ca. Todos es­cri­tos, es ló­gi­co su­po­ner, pa­ra que sean úti­les al lec­tor, ¡y es­to po­dría de­cir­se, sien­do muy ge­ne­ro­sos, in­clu­so de los li­bros de au­to­ayu­da, que es la pe­núl­ti­ma pla­ga! Pe­ro hay una cla­se de li­bros, ca­da vez más nu­tri­da, an­te la que uno no sa­be qué ha­cer. Se lo ju­ro a us­te­des. Me pa­re­cen li­bros pa­ra gen­te con pro­pen­sión a que­dar­se pas­ma­dos con la bo­ca abier­ta. Vea­mos al­gu­nos ejem­plos.

An­dreas Mo­ritz es un mis­te­rio­so se­ñor, pro­lí­fi­co es­cri­bien­te, del que se sa­be que vi­ve en Ca­li­for­nia y que an­da por los 58 años. En las fotos que he po­di­do ha­llar de él, tie­ne bar­ba. Ha es­cri­to un li­bro ti­tu­la­do Las va­cu­nas, sus pe­li­gros y con­se­cuen­cias en el cual acu­mu­la de­nues­tos sin lí­mi­te con­tra el ha­llaz­go de Ed­ward Jen­ner en 1796, y que ha sal­va­do, ob­je­ti­va­men­te, cien­tos de mi­llo­nes de vi­das hu­ma­nas du­ran­te los úl­ti­mos dos si­glos. Pa­ra Mo­ritz, quien se va­cu­na tie­ne es­pe­cial pro­pen­sión a su­frir as­ma, dé­fi­cit de aten­ción, tras­tor­nos neu­ro­ló- gi­cos y au­tis­mo. Pa­ra Mo­ritz, “es­tá de­mos­tra­do” (¿por quién?) que la gen­te que se va­cu­na tie­ne más pro­ba­bi­li­da­des que cual­quie­ra de pa­de­cer la en­fer­me­dad que tra­ta de com­ba­tir. Pa­ra Mo­ritz, hay “re­sul­ta­dos de múl­ti­ples in­ves­ti­ga­cio­nes y da­tos cien­tí­fi­cos ri­gu­ro­sos” (ah, ¿sí? ¿Cuá­les?) que de­mues­tran que las va­cu­nas pue­den des­truir el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y ha­cer­nos más pro­pen­sos a su­frir aler­gias. An­te se­me­jan­te es­pe­luz­ne ci­men­ta­do na­da más que en po­si­bi­li­da­des (lo aca­ban de leer us­te­des: es pro­ba­ble que, pue­de que, au­men­ta la pro­pen­sión a), uno es­pe­ra­ría en­con­trar­se no ya an­te un premio No­bel sino al me­nos an­te un cien­tí­fi­co só­li­do con to­ne­la­da y me­dia de es­tu­dios ri­gu­ro­sa­men­te con­tras­ta­dos que ava­len su tre­men­da te­sis.

Cu­rrí­cu­lum del se­ñor Mo­ritz: “Te­ra­peu­ta in­tui­ti­vo prac­ti­can­te de in­dio­lo­gía, ayur­ve­da, shiat­su y me­di­ci­na vi­bra­cio­nal. Ha fun­da­do los in­no­va­do­res sis­te­mas de cu­ra­ción (sic) ar­te ener-chi y san­te­mo­nia sa­gra­da, can­tos di­vi­nos pa­ra to­da oca­sión”. Ha­gan us­te­des lo que quie­ran, no fal­ta­ba más. Pe­ro yo, que nun­ca me he preo­cu­pa­do mu­cho de las va­cu­nas, pien­so to­már­me­las muy en se­rio a par­tir de aho­ra, des­pués de ver el pe­la­je in­te­lec­tual y cien­tí­fi­co de quien las com­ba­te. Te­ra­peu­ta in­tui­ti­vo. Con un par.

En la mis­mí­si­ma lu­na.

Se­gun­do ejem­plo. El por tan­tos mo­ti­vos ilus­tre Da­vid Ic­ke, bri­tá­ni­co de Leicester, atrac­ti­vo se­ñor que an­da por los 60 (no tie­ne bar­ba), se ha man­da­do la frio­le­ra de mil pá­gi­nas ba­jo el tí­tu­lo El des­per­tar del león. El vo­lu­men, pro­fu­sa­men­te ilustrado por un ami­go del au­tor, Neil Ha­gue, man­tie­ne la cé­le­bre teo­ría de que el mun­do es­tá go­ber­na­do por una fa­bu­lo­sa cons­pi­ra­ción se­cre­ta en la que se mez­clan rep­ti­lia­nos, ju­díos, illu­mi­na­ti, la ONU, los ma­so­nes, el club Bil­del­berg, el de Ro­ma, la Tri­la­te­ral y so­lo Dios sa­be cuán­ta gen­te más, por­que mi pa­cien­cia no ha al­can­za­do pa­ra com­pro­bar si es­te hom­bre me­te tam­bién ahí de cons­pi­ran­de­ros al Co­mi­té de Ár­bi­tros, a Belén Es­te­ban y a la Co­fra­día del Dul­ce Nom­bre de Je­sús Na­za­reno.

Na­da nue­vo. La idea de que un si­nies­tro y po­de­ro­sí­si­mo go­bierno en la som­bra nos trae y nos lle­va a todos sin que na­die (sal­vo muy po­cos lis­tos) se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.