Un se­ñor preo­cu­pa­do

Lo que pien­sa de to­do es­to un ho­nes­to ca­ba­lle­ro, en es­te ca­so de de­re­chas.

Tiempo - - CULTURA - LUIS AL­GO­RRI

es­cri­be var­gas: “Des­de ha­ce al­gu­nos años (...) cuan­do vi­si­ta­ba ex­po­si­cio­nes, asis­tía a al­gu­nos es­pec­tácu­los, veía cier­tas pe­lí­cu­las, obras de teatro o pro­gra­mas de televisión, o leía cier­tos li­bros, re­vis­tas y pe­rió­di­cos, me asal­ta­ba la in­có­mo­da sen­sa­ción de que me es­ta­ban to­man­do el pe­lo y que no te­nía có­mo de­fen­der­me an­te una arro­lla­do­ra y su­til cons­pi­ra­ción pa­ra ha­cer­me sen­tir (...) un es­tú­pi­do”. Así es. Es­te li­bro mues­tra con te­rri­ble cla­ri­dad có­mo lo que antes lla­má­ba­mos in­for­ma­ción, co­mu­ni­ca­ción o cul­tu­ra se es­tá con­vir­tien­do en una fe­no­me­nal gi­li­po­llez en la cual no cuenta lo in­ten­so o lo pro­fun­do o lo útil, sino lo fá­cil, lo rá­pi­do y lo di­ge­ri­ble por cual­quier bo­bo. Có­mo el de­ba­te po­lí­ti­co que lle­ga a los ciu­da­da­nos lo ha­ce en for­ma de in­sul­to a la in­te­li­gen­cia, de men­ti­ra des­ca­ra­da, de des­ver­güen­za de­ma­gó­gi­ca. Có­mo se es­tá sus­ti­tu­yen­do la re­fle­xión por el en­tre­te­ni­mien­to. Có­mo La cla­ve ha si­do re­em­pla­za­da por Sál­va­me. Es la na­da inocen­te ber­lus­co­ni­za­ción de la vi­da ciu­da­da­na, que pre­ten­de crear te­le­vo­tan­tes es­tú­pi­dos, har­tos y, por lo tan­to, muy fá­ci­les de ma­ni­pu­lar. Var­gas Llo­sa, des­pués del No­bel, ha­ce ver có­mo sus ar­tícu­los de pren­sa es­tán hi­la­dos, des­de ha­ce años, unos con otros, en una te­la­ra­ña bor­gia­na te­ji­da pa­ra pre­ser­var (en él y en quie­nes quie­ran) la fu­nes­ta ma­nía de pen­sar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.