El pri­mer se­cues­tro aé­reo

El Ejér­ci­to fran­cés se­cues­tra el avión de Ben Be­lla, líder de la in­de­pen­den­cia ar­ge­li­na re­cien­te­men­te fa­lle­ci­do.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS RE­YES

Dis­pa­ren so­bre el mo­tor de­re­cho si el avión in­ten­ta huir”. El pi­lo­to del DC-3 ma­rro­quí oye có­mo los ca­zas fran­ce­ses que le es­col­tan re­ci­ben es­ta or­den por ra­dio. Si le que­da al­gu­na du­da, es­to la di­suel­ve, y en­fi­la ha­cia Ar­gel co­mo le han man­da­do po­co antes. Ese vue­lo de la com­pa­ñía Air Atlas se ha con­ver­ti­do en la pri­me­ra víc­ti­ma de un se­cues­tro aé­reo.

Des­de el 11-S iden­ti­fi­ca­mos pi­ra­te­ría aé­rea con el más per­ver­so de los te­rro­ris­mos, pe­ro el pri­mer se­cues­tro de la His­to­ria fue obra de un go­bierno le­gal y de­mo­crá­ti­co, el que pre­si­día en Fran­cia el so­cia­lis­ta Guy Mo­llet. Mo­llet ha­bía ga­na­do las elec­cio­nes de 1956 con la pro­me­sa de res­ta­ble­cer la paz en Ar­ge­lia, que des­de ha­cía dos años ar­día en una in­su­rrec­ción ar­ma­da a la que se en­fren­ta­ba un ejér­ci­to fran­cés de 250.000 hom­bres.

Con es­te pro­pó­si­to Mo­llet for­ma un go­bierno de coa­li­ción con ra­di­ca­les, gau­llis­tas y la ten­den­cia so­cia­lis­ta que di­ri­ge Fra­nçois Mit­te­rrand. En­se­gui­da co­mien­zan las con­ver­sa­cio­nes “ex­plo­ra­to­rias” con los di­ri­gen­tes de la re­be­lión que, ca­pi­ta­nea­dos por Ah­med Ben Be­lla, se ha­llan exi­la­dos en El Cairo, aun­que pa­ra guar­dar las for­mas el que ne­go­cia no es ofi­cial­men­te el go­bierno fran­cés, sino el Par­ti­do So­cia­lis­ta (en­ton­ces lla­ma­do SFIO) del pri­mer mi­nis­tro.

En Ar­gel los mi­li­ta­res no ven con bue­nos ojos esa “fal­ta de pa­trio­tis­mo” del go­bierno. ¡Ellos sa­ben có­mo tra­tar la re­be­lión! Comienza a oír­se el rui­do de sa­bles que con­di­cio­na­rá la po­lí­ti­ca fran­ce­sa en los años si­guien­tes, aca­ba­rá con la IV Re­pú­bli­ca y lle­va­rá al po­der a De Gau­lle, aun­que no lo­gra­rá im­pe­dir la in­de­pen­den­cia ar­ge­li­na.

Es­pio­na­je efi­caz.

Des­de me­dia­dos de oc­tu­bre de 1956 el es­pio­na­je fran­cés sa­be que Ah­med Ben Be­lla y la pla­na ma­yor de Fren­te de Li­be­ra­ción Na­cio­nal (FLN) ar­ge­lino ha aban­do­na­do su re­fu­gio se­gu­ro de El Cairo y se en­cuen­tra en el ve­cino Ma­rrue­cos, man­te­nien­do con­ver­sa­cio­nes con el rey Moha­med V. Y sa­ben que van a tras­la­dar­se a Tú­nez pa­ra su­mar al pre­si­den­te Bur­gui­ba a sus ma­nio­bras di­plo­má­ti­cas, que in­ten­tan con­ven­cer al go­bierno fran­cés. El man­do mi­li­tar ga­lo aca­ri­cia la es­pe­ran­za de que el avión que los tras­la­de pa­se so­bre Ar­ge­lia, cu­ya in­men­sa ma­sa territorial se­pa­ra Ma­rrue­cos de Tú­nez. En­ton­ces se apo­de­ra­rán de él.

Moha­med V ha pen­sa­do lle­var a los di­ri­gen­tes ar­ge­li­nos en su avión per­so­nal, pe­ro fi­nal­men­te se de­ci­de que via­jen en un vue­lo es­pe­cial pa­ra ellos so­los, que evi­te pre­ci­sa­men­te so­bre­vo­lar Ar­ge­lia. En la ma­ña­na del 22 de oc­tu­bre, un avión DC-3 de Air Atlas des­pe­ga de Ma­rrue­cos con des­tino a Ma­llor­ca, lle­van­do co­mo úni­cos pa­sa­je­ros a Ben Be­lla, Aït Ah­med, Bou­diaf, y Moha­med Khi­der, la cú­pu­la del FLN, más un mi­li­tan­te de me­nor ran­go. Air Atlas/air Ma­roc es una com­pa­ñía ma­rro­quí, pe­ro la tri­pu­la­ción del DC-3 es fran­ce­sa por­que los ma­rro­quíes, que aca­ban de lo­grar la in­de­pen­den­cia, no han for­ma­do to­da­vía pi­lo­tos.

En Ar­gel los ge­ne­ra­les se po­nen en mo­vi­mien­to, exi­gen del go­bierno que dé las ór­de­nes pa­ra cap­tu­rar a Ben Be­lla y com­pa­ñía. Ca­sual­men­te esa ma­ña­na se ha pro­du­ci­do un va­cío de po­der po­lí­ti­co. El je­fe del go­bierno, Guy Mo­llet, es­tá en un de­par­ta­men­to del Nor­te, el mi­nis­tro de De­fen­sa, en Lon­dres. La má­xi­ma au­to­ri­dad po­lí­ti­ca en Ar­ge­lia, el lla­ma­do mi­nis­tro re­si­den­te, Ro­bert La­cos­te, tam­bién es­tá au­sen­te, se ha ido a su pue­blo en Fran­cia.

En esa épo­ca no es fá­cil lo­ca­li­zar a las per­so­nas de via­je, aun­que sean miem­bros del go­bierno. Los mi­li­ta­res lo­gran so­la­men­te el vis­to bueno del nú­me­ro dos de De­fen­sa en Pa­rís, y en Ar­gel la co­la­bo­ra­ción del se­cre­ta­rio del mi­nis­tro re­si­den­te, que fir­ma una “ins­truc­ción ge­ne­ral per­mi­tien­do in­ter­cep­tar, pa­ra ve­ri­fi­ca­ción de iden­ti­dad, los apa­ra­tos ex­tran­je­ros que so­bre­vue­len sin au­to­ri­za­ción te­rri­to­rio ar­ge­lino”.

El avión de Ben Be­lla no va a so­bre­vo­lar te­rri­to­rio ar­ge­lino, pe­ro el Ejér­ci­to no se de­tie­ne por for­ma­lis­mos. Tan pron­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.