Un fan­tas­ma re­co­rre Eu­ro­pa

Los mer­ca­dos es­pe­cu­lan con pro­duc­tos más tó­xi­cos que las emi­sio­nes del car­bón y han ex­pro­pia­do la po­lí­ti­ca.

Tiempo - - GASTRONOMÍA TAL COMO SOMOS -

con un po­co de suer­te, si Eu­ro­pa se qui­ta de en me­dio pri­me­ro a Sar­kozy y des­pués a Mer­kel, qui­zá ha­ya al­gu­na po­si­bi­li­dad de le­van­tar ca­be­za. No es un asun­to per­so­nal, vo­ces más au­to­ri­za­das que la mía con­si­de­ran a am­bos personajes co­mo lo­sas que nos im­pi­den sa­lir del agu­je­ro ne­gro en el que nos han me­ti­do y del que son in­ca­pa­ces de sa­car­nos. Su pé­si­ma ges­tión de la cri­sis de la deu­da, se­gún el New York Ti­mes, pue­de pro­vo­car la caí­da de España. Esa ob­se­sión por cua­drar las cuen­tas, que com­par­ten con las au­to­ri­da­des de la Unión Eu­ro­pea, el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo y el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, im­pi­de to­da po­si­bi­li­dad de cre­ci­mien­to. Nos es­tán as­fi­xian­do y en vez de opo­ner­nos con fir­me­za, acep­ta­mos sin re­chis­tar que una se­rie de eu­ró­cra­tas nos im­pon­ga unas me­di­das fren­te a las que los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos no ofre­cen re­sis­ten­cia, con­ven­ci­dos de que no hay al­ter­na­ti­vas. Y las hay. Véa­se EEUU o Is­lan­dia. Sar­kozy se ha da­do cuenta muy a úl­ti­ma ho­ra.

No es ex­tra­ño que au­men­te el eu­ro­es­cep­ti­cis­mo en­tre los es­pa­ño­les. Pa­ra me­jor com­pren­sión de lo que nos su­ce­de, re­co­mien­do la lec­tu­ra de El gen­til mons­truo de Bru­se­las o Eu­ro­pa ba­jo tu­te­la, de Hans Mag­nus En­zens­ber­ger (Anagra­ma), don­de ex­pli­ca con lu­ci­dez por qué son tan im­po­pu­la­res los que di­ri­gen nues­tros des­ti­nos des­de Bru­se­las, Es­tras­bur­go, Luxemburgo y Frankfurt. Un nue­vo fan­tas­ma re­co­rre Eu­ro­pa y no es Sar­kozy, ni tam­po­co el que di­fun­die­ron Marx y En­gels en 1848, sino el fan­tas­ma de los mer­ca­dos, que es­pe­cu­lan con pro­duc­tos mu­cho más tó­xi­cos que las emi­sio­nes del car­bón o del ace­ro, y que han lle­va­do a ca­bo una au­tén­ti­ca ex­pro­pia­ción de la po­lí­ti­ca. En­zens­ber­ger es­cri­be co­mo un aman­te de­sen­ga­ña­do del sue­ño de la uni­fi­ca­ción eu­ro­pea, tan­tas ve­ces trai­cio­na­do. Ini­cia su breve en­sa­yo (106 pá­gi­nas) con ala­ban­zas a las ven­ta­jas de per­te­ne­cer a la UE, pa­ra de­nun­ciar a con­ti­nua­ción el dis­pen­dio de unos fun­cio­na­rios que go­zan de in­gen­tes pri­vi­le­gios; la jer­ga in­com­pren­si­ble que uti­li­zan pa­ra ale­jar­se de los ciu­da­da­nos o la in­tro­mi­sión sin tre­gua en nues­tra vi­da co­ti­dia­na, a tra­vés de ór­de­nes desa­ti­na­das; des­de los reglamentos que de­ter­mi­nan la de­bi­da co­lo­ra­ción de los pue­rros has­ta la di­men­sión mí­ni­ma de los con­do­nes. Lo ma­lo es que esa ma­nía re­gu­la­do­ra no sir­ve pa­ra pro­te­ger el bie­nes­tar de los ciu­da­da­nos, sino pa­ra sa­tis­fa­cer los in­tere­ses de los lob­bies. Lo peor de to­do es el dé­fi­cit de­mo­crá­ti­co. Los al­tos car­gos de la UE sue­len ser po­lí­ti­cos en­via­dos a Bru­se­las por­que re­sul­tan mo­les­tos en los par­ti­dos en los que mi­li­tan (se di­ce que “caen un es­ca­lón arri­ba”). Su cua­li­fi­ca­ción es lo de me­nos y, al no es­tar so­me­ti­dos a pro­ce­sos elec­to­ra­les, ac­túan de es­pal­das a los ciu­da­da­nos. Y si los opo­si­to­res los cri­ti­can se les de­nun­cia co­mo an­ti­eu­ro­peos y asun­to aca­ba­do. Su­pon­go que no uti­li­za­rán tan po­bre ar­gu­men­to con­tra En­zens­ber­ger, por­que, a pe­sar de sus de­vas­ta­do­ras crí­ti­cas, in­ten­ta con­ven­cer­nos de que me­re­ce la pe­na re­for­zar la UE, so­bre to­do por­que el cos­te de la desunión se­ría un desas­tre inasu­mi­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.