Da­vid Bis­bal re­ga­tea la pen­sión de su hi­ja

Des­pués de me­ses de re­cla­ma­cio­nes, el can­tan­te de Al­me­ría zan­ja las exi­gen­cias de Ele­na Ta­bla­da con 1.000 eu­ros de pen­sión y un apar­ta­men­to.

Tiempo - - GENTE -

Los ca­bil­deos cor­te­sa­nos, en los que abun­dan los co­men­ta­rios so­bre el úl­ti­mo ac­ci­den­te del Rey, su­pe­raron en mu­cho lo ge­ne­ra­do por el cir­cuns­tan­cial pac­to amis­to­so en­tre Da­vid Bis­bal y Ele­ni­ta Ta­bla­da, pa­dres de una ni­ña ya con 2 años. Al de Al­me­ría se le en­sor­ti­jó más su aca­ra­co­la­da pe­lam­bre­ra ya de fa­ma in­ter­na­cio­nal. No ce­dió an­te las exi­gen­cias de su ex, un ayer amo­ro­so que ni quie­re re­cor­dar. Ella fi­nal­men­te aban­do­nó con la cría lo que fue­ra ho­gar lleno de ar­mo­nía antes de rom­per.

Han si­do me­ses de re­cla­ma­cio­nes o exi­gen­cias inaten­di­das por­que pa­re­cían ex­ce­si­vas: el can­tan­te las des­pa­cha con un sim­ple apar­ta­men­to, re­si­den­cia que no re­gis­tra a nom­bre de su hi­ja sal­tán­do­se la prio­ri­dad que po­dría co­rres­pon­der­le a esa Ele­na a la que nun­ca con­vir­tió en es­po­sa, y 1.000 eu­ros men­sua­les co­mo ali­men­ta­ción de la pe­que­ña. Pa­sa­ron del amor al odio más exi­gen­te y ren­co­ro­so, lo que se es­ti­la en es­tos dra­mo­nes ca­se­ros, un po­co lo de Li­dia Bosch con Alberto: Bis­bal se que­dó con to­do lo que con­te­nía la ca­sa mul­ti­mi­llo­na­ria que no te­nía ba­ran­di­llas y su­po­nía pe­ren­ne pe­li­gro pa­ra la cria­tu­ra, él vol­ve­rá a usar­la. Ele­na la de­jó lle­ván­do­se so­lo lo más per­so­nal y Bis­bal apor­tó una mo­des­ta ci­fra de 9.000 eu­ros “pa­ra amue­blar­la”. In­clu­so com­pran­do en Ikea re­sul­ta irri­so­ria co­mo ayu­da al mon­ta­je y ha­bi­li­ta­ción de la nue­va y na­da am­pu­lo­sa re­si­den­cia en el So­to de La Mo­ra­le­ja don­de ha­ce años re­si­de su abue­la, la ma­triar­ca del clan. Su hi­ja Ele­na, ma­dre de la ru­bia cues­tio­na­da y reivin­di­ca­ti­va que aho­ra cla­ma al cie­lo, de­ta­lla­ba las pe­ri­pe­cias y pas­mo fa­mi­liar no exen­to de per­ple­ji­dad en un fies­to­rro inau­gu­ral de res­tau­ran­te con mes­ti­za­je gas­tro­nó­mi­co de Ki­ke Sa­ra­so­la, em­pre­sa­rio ho­te­le­ro que pro­yec­ta va­ca­cio­nes ca­li­for­nia­nas con su hi­ja re­cién na­ci­da.

Rup­tu­ras im­pac­tan­tes.

Ele­na ma­dre se des­pa­chó a gus­to an­te sus ín­ti­mas, la re­lan­za­da Nor­ma Du­val o Maika Pé­rez de Co­bas, trans­for­ma­da en ce­le­bra­da an­fi­trio­na do­mi­ni­cal con al­muer­zos re­pe­ti­dos en pro­di­ga­li­dad hos­pi­ta­la­ria de me­sas in­ter­mi­na­bles don­de re­ci­be a todos, o la in­mar­chi­ta­ble y siem­pre re­zon­gan­te Marily Coll, tan ufa­na co­mo Mae Do­min­guín, que la­men­ta­ba una caí­da de do­lo­ro­sas con­se­cuen­cias en su ro­di­lla. Marily con­ta­ba “lo úl­ti­mo” so­bre esa Car­men Se­vi­lla a la que te­le­vi­si­va­men­te re­vis­tió du­ran­te años. Pa­re­ce que pier­de la ca­be­za, ay, cho­can­do con mo­men­tos de con­cien­cia ple­na. “La sa­ca­mos el otro día y fue pa­té­ti­co”. Ya me lo ha­bía co­men­ta­do en­tris­te­ci­da en la bu­lli­cio­sa pues­ta de lar­go con­quis­ta­do­ra de la pren­sa efec­tua­da por Palomo Li­na­res y Li­lia, su pa­re­ce que nue­vo pe­ro no in­cen­dia­rio amor en la ter­ce­ra edad con el dies­tro cum­plien­do 65 años muy bien lle­va­dos fí­si­ca­men­te.

Aun­que la pro­ce­sión po­dría ir por den­tro tras di­vor­ciar­se de una Ma­ri­na Dan­ko re­na­mo­ra­da de su pri­mo Ce­lio a la que en tiem­pos qui­sie­ron liar con Jo­sé Bono tras se­pa­rar­se de la co­ru­ñe­sa Ana Ro­drí­guez. Fue­ron dos rup­tu­ras im­pac­tan­tes por­que ven­dían ar­mo­nía y en­ten­di­mien­to con­yu­gal. Con­tro­la com­pro­me­ter­se en pa­la­bra y obra, pro­di­ga ca­po­ta­zos es­cu­rri­do­res. La mul­ti­mi­llo­na­ria ve­ne­zo­la­na tie­ne un chic sor­pren­den­te e in­fre­cuen­te en es­tos pa­gos. Tie­ne un muy atrac­ti­vo to­que de por allá sin ro­zar la re­pei­na­da cur­si­le­ría lle­na de exi­gen­cias de su pri­ma se­gun­da Ca­ro­li­na He­rre­ra. Pa­re­ce clónica de Ali­cia Ko­plo­witz a quien nue­va­men­te re­la­cio­nan con el du­que de Hués­car sin rom­per con el abogado.

“Ha­ce cua­ren­ta y tan­tos años, Li­lia fue mi pri­me­ra no­via. Yo es­ta­ba em­pe­zan­do en el to­ro y des­cui­dé aquel en­tu­sias­mo más pen­dien­te de mi ca­rre­ra. Nos he­mos ren­con­tra­do des­pués de 30 años”, re­co­no­ció el ma­ta­dor du­ran­te el ver­nis­sa­ge de su nue­va ex­po­si­ción con pin­tu­ras que van de los 7.500 a los 35.000 eu­ros. Obra im­pac­tan­te en la fir­me­za ca­si vio­len­ta de tra­zos con ai­re go­yes­co, se­gún sub­ra­ya Raúl del Po­zo en el ca­tá­lo­go. Am­bien­te fes­ti­vo con­tras­ta­dor de afec­tos y de­vo­cio­nes, Palomo mar­có épo­ca co­mo fi­gu­ra to­re­ra lue­go en­som­bre­ci­da por el ba­rro­quis­mo fí­si­co de sin­gu­lar be­lle­za de la co­lom­bia­na Ma­ri­na, ma­dre de tres hi­jos va­ro­nes. Dos to­ma­ron par­te ma­ter­na y por eso no real­za­ron la ga­la amo­ro­so-so­cial mien­tras lo hi­zo Mi­guel con su es­po­sa, Mar­ta Gon­zá­lez, hi­ja de to­re­ro, que no de­jó de reír con Ji­me­na, es­plén­di­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.