twit­te­ro, Al­cal­de gu­rú de Ru­bal­ca­ba

El pri­mer edil de Jun (Gra­na­da), Jo­sé An­to­nio Ro­drí­guez, ha al­can­za­do el es­tre­lla­to gra­cias a Twit­ter y ha si­do el in­tro­duc­tor de Ru­bal­ca­ba en las re­des so­cia­les.

Tiempo - - ESPAÑA - CLA­RA PI­NAR cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

jun -a 1,5 km de gra­na­da- tie­ne 3.241 ha­bi­tan­tes pe­ro su al­cal­de, Jo­sé An­to­nio Ro­drí­guez, tie­ne 92.278 se­gui­do­res en la red so­cial Twit­ter, que ca­da día leen sus men­sa­jes, res­pon­den a sus pre­gun­tas o le ha­cen co­men­ta­rios. Cer­ca de los 115.973 del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de su par­ti­do, Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba, y a una dis­tan­cia acep­ta­ble de los 282.371

fo­llo­wers del pre­si­den­te del Go­bierno. A gol­pe de 140 ca­rac­te­res, Ro­drí­guez atien­de a sus ve­ci­nos, mo­de­ra de­ba­tes so­bre te­mas de ac­tua­li­dad en­tre se­gui­do­res de to­da España o se pe­lea con la Ad­mi­nis­tra­ción. “Sin man­dar ni una no­ta de pren­sa”, en las úl­ti­mas se­ma­nas ha pues­to en evi­den­cia los fa­llos de la web del Go­bierno adon­de los ayun­ta­mien­tos de­ben man­dar las fac­tu­ras im­pa­ga­das y ha di­fun­di­do su que­re­lla con el Ayun­ta­mien­to de Gra­na­da por­que no le “de­vuel­ve” 149 ve­ci­nos. En fe­bre­ro, el al­cal­de twit­te­ro de Jun tam­bién fir

mó la ex­clu­si­va de quién ha­bía ga­na­do la ajus­ta­da vo­ta­ción por la se­cre­ta­ría ge­ne­ral del PSOE en el con­gre­so fe­de­ral. Sin des­ve­lar có­mo ob­tu­vo la in­for­ma­ción, cuenta que con­si­guió sor­tear los in­hi­bi­do­res de fre­cuen­cia que te­nían pa­ra­li­za­dos a los pe­rio­dis­tas hu­yen­do con un or­de­na­dor a un “puen­te cer­cano” y lan­zó el men­sa­je con el que el mis­mo Ru­bal­ca­ba se en­te­ró de que él se­ría el pró­xi­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral. Ru­bal­ca­ba ya le co­no­cía, por­que en ve­rano de 2011, des­pués de ha­ber si­do de­sig­na­do can­di­da­to a la pre­si­den­cia del Go­bierno, le re­ci­bió en Fe­rraz pa­ra que le ex­pli­ca­ra “qué era Twit­ter”. El en­cuen­tro, que es­ta­ba pre­vis­to que du­ra­ra 10 mi­nu­tos, se pro­lon­gó du­ran­te “cua­tro ho­ras”, di­ce Ro­drí­guez, fun­da­dor de la pla­ta­for­ma

Ba­ses en Red y que se in­cli­nó por apo­yar al ex­mi­nis­tro en su lid con­tra Cha­cón en fun­ción de la dis­po­si­ción que ca­da uno mos­tró pa­ra de­ba­tir a tra­vés de Twit­ter. A par­tir de en­ton­ces, con­ti­núan las bue­nas re­la­cio­nes con la di­rec­ción del PSOE y es­pe­ra tener una “par­ti­ci­pa­ción im­por­tan­te” en la pró­xi­ma con­fe­ren­cia po­lí­ti­ca del par­ti­do.

Twit­ter es el úl­ti­mo pa­so que ha da­do Jun en su pro­pia re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, que em­pe­zó en 1999, cuan­do se de­cla­ró In­ter­net co­mo un de­re­cho de todos los ciu­da­da­nos y pu­so en mar­cha Ciu­dad

Fu­tu­ra, una co­mu­ni­dad vir­tual a la que es­ta­ban co­nec­ta­dos todos los ve­ci­nos y con la que sa­lie­ron has­ta en el New York

Ti­mes. “En­ton­ces nos to­ma­ron a chi­fla”, re­cuer­da Ro­drí­guez, que con­fie­sa que “era más de Facebook” has­ta que Andreu Buenafuente le con­ven­ció en una en­tre­vis­ta en 2011 de que te­nía que cam­biar de red so­cial. Jun le pon­drá el nom­bre del show­man a una ca­lle, qui­zá en agra­de­ci­mien­to a un consejo con el que en po­co más de un año ha pues­to en pie una red a la que es­tán co­nec­ta­dos todos los em­plea­dos pú­bli­cos y los ve­ci­nos, en una lo­ca­li­dad en la que, ase­gu­ra, “se con­si­de­ra una in­tru­sión lla­mar al mó­vil de una per­so­na”. En su lu­gar, él em­plea ca­da mo­men­to li­bre en con­tes­tar a sus ve­ci­nos. No so­lo él, por­que en Jun “has­ta la má­qui­na lim­pia­do­ra tie­ne Twit­ter”, gra­cias a lo cual las ma­dres de una es­cue­la pi­die­ron me­dian­te un men­sa­je que se cam­bia­ra la ho­ra en la que pa­sa­ba por la es­cue­la por­que des­con­cen­tra­ba a los ni­ños. Fue­ra de sus res­pon­sa­bi­li­da­des mu­ni­ci­pa­les, Ro­drí­guez di­ri­ge a sus se­gui­do­res to­do ti­po de pre­gun­tas -des­de “¿crees que tu ope­ra­dor mó­vil abu­sa de tu con­fian­za?” has­ta otras so­bre la na­cio­na­li­za­ción de Rep­sol en Ar­gen­ti­na-. Ade­más de man­te­ner el in­te­rés de su pú­bli­co, uti­li­za las res­pues­tas pa­ra sus par­ti­cu­la­res es­tu­dios so­cio­ló­gi­cos. El año pa­sa­do se pro­pu­so, con éxi­to, re­du­cir el ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral de la po­bla­ción de Jun, “y pa­ra eso hay que sa­ber cuá­les son los há­bi­tos”. “Cuan­do ha­go esas pre­gun­tas es pa­ra ver la di­fe­ren­cia en­tre mi po­bla­ción y la que me si­gue”, ex­pli­ca.

El al­cal­de de Jun tie­ne cla­ro que las re­des so­cia­les son un ins­tru­men­to que los po­lí­ti­cos no pue­den ig­no­rar. Tie­nen que es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra res­pon­der a las ne­ce­si­da­des de los ciu­da­da­nos. “Si al­guien pregunta al­go en el Twit­ter de Jun y no con­tes­tas en, co­mo mu­cho, me­dia ho­ra, con­si­de­ra que pa­sas de él”. Pa­ra él es un error tan­to que los po­lí­ti­cos hu­yan de los ciu­da­da­nos co­mo que quie­ran uti­li­zar­los con una pre­sen­cia en las re­des so­cia­les que se li­mi­te a lo que du­ra una cam­pa­ña, con un in­te­rés elec­to­ral que “se no­ta per­fec­ta­men­te”. Es­tá se­gu­ro de que “los po­lí­ti­cos que no es­tén en las re­des so­cia­les van a ser amor­ti­za­dos por la ciu­da­da­nía ac­ti­va”.

Reunión. Ro­drí­guez y Ru­bal­ca­ba, reuni­dos en la se­de del PSOE en la que el al­cal­de de Jun le con­ven­ció de la im­por­tan­cia de las re­des so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.