Men­sa­je de Bru­se­las con Mer­kel al fon­do

España aprue­ba los Pre­su­pues­tos de Ra­joy-mon­to­ro ba­jo la mi­ra­da de me­dio mun­do. Es la úl­ti­ma fron­te­ra an­te el caos eco­nó­mi­co y en Bru­se­las ad­vier­ten de las in­cer­ti­dum­bres que pla­nean so­bre Eu­ro­pa.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR -

cris­tó­bal mon­to­ro, en su me­jor ver­sión téc­ni­ca -me­jo­ra cuan­do apar­ca un tono mi­ti­ne­ro que no en­ca­ja con él-, de­fen­dió los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do más es­pe­ra­dos, más re­tra­sa­dos y, al fi­nal, más bre­ves de ca­si to­da la his­to­ria. Tan po­lé­mi­cos co­mo, qui­zá, inevi­ta­bles an­te la mi­ra­da es­cru­ta­do­ra de la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, y los mer­ca­dos. Mon­to­ro tuvo que li­diar en el de­ba­te pre­su­pues­ta­rio con un Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba in­có­mo­do, por la ma­te­ria -no es la que más do­mi­na- y por­que lle­ga des­de un Go­bierno que ha ru­bri­ca­do un 8,5% de dé­fi­cit, lo que de­va­lúa bas­tan­te mu­chos de sus ar­gu­men­tos. El mi­nis­tro de Ha­cien­da, que sa­lió bas­tan­te ai­ro­so del en­vi­te, no pre­ten­día con­ven­cer a Ru­bal­ca­ba, aun­que lo in­ten­tó sin éxi­to con CIU. Mon­to­ro de­ba­tía pa­ra los mer­ca­dos, pa­ra Mer­kel y pa­ra Bru­se­las. La cri­sis es así y to­da­vía es­ta mis­ma se­ma­na el eco­no­mis­ta Ro­bert Sa­muel­son, en The Was­hing­ton Post, co­lo­ca­ba a España co­mo la úl­ti­ma fron­te­ra an­te el caos eco­nó­mi­co glo­bal. Pa­ra al­gu­nos, España es el Leh­man Brot­hers de los paí­ses: si cae, to­do se de­rrum­ba. Un es­tig­ma pa­ra un país do­lien­te, pe­ro tam­bién una ta­bla de sal­va­ción. En Bru­se­las lo ex­pli­can muy bien: “A na­die le in­tere­sa que España se hun­da”, pe­ro eso no im­pi­de que, co­mo in­sis­ten en el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), tan­to su pre­si­den­te, Ma­rio Drag­hi, co­mo el con­se­je­ro es­pa­ñol, Jo­sé Manuel Gon­zá­lez Pá­ra­mo -to­do in­di­ca que no se­rá go­ber­na­dor del Ban­co de España-, el país ya “no ten­ga mar­gen pa­ra des­via­cio­nes” ni erro­res. Mon­to­ro de­fen­dió los Pre­su­pues­tos y lo­gró su apro­ba­ción gra­cias a la ma­yo­ría ab­so­lu­ta del PP con va­rios men­sa­jes de Bru­se­las en el bol­si­llo. No ha ha­bi­do nin­gu­na car­ta, co­mo aque­lla fa­mo­sa del BCE que re­ci­bió Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro -hay quien la ha vis­to- y que le ha­bría con­ven­ci­do pa­ra cam­biar la Cons­ti­tu­ción por la vía rá­pi­da. Los men­sa­jes de Bru­se­las han lle­ga­do al Go­bierno es­pa­ñol -y a otros go­bier­nos­por mu­chas vías: por el pre­si­den­te de la Co­mi­sión, Jo­sé Manuel Du­rão Ba­rro­so; por el pre­si­den­te del Consejo Eu­ro­peo, Her­mann Van Rom­puy; y tam­bién por los di­fe­ren­tes co­mi­sa­rios. Pri­me­ra par­te del men­sa­je: en Bru­se­las todos es­tán muy preo­cu­pa­dos. Se­gun­da par­te: hay va­rias in­cer­ti­dum­bres en el ho­ri­zon­te más in­me­dia­to. A sa­ber: las elec­cio­nes fran­ce­sas, ga­ne Ho­llan­de o Sar­kozy, in­tro­du­ci­rán ar­gu­men­tos más a fa­vor de po­lí­ti­cas de cre­ci­mien­to. Ale­ma­nia qui­zá se vea obli­ga­da a adop­tar una ac­ti­tud di­fe­ren­te. Al mis­mo tiem­po, las pró­xi­mas elec­cio­nes grie­gas preo­cu­pan a todos. Los re­sul­ta­dos que se pre­vén es­bo­zan un pa­no­ra­ma muy com­pli­ca­do en el país he­leno. Ir­lan­da es el si­guien­te ele­men­to de preo­cu­pa­ción. Los ir­lan­de­ses tie­nen que vo­tar en re­fe­rén­dum si aprue­ban el nue­vo Tra­ta­do Eu­ro­peo, y no es­tá cla­ro que vo­ten a fa­vor. Ya ha ocu­rri­do en otras oca­sio­nes aun­que lue­go, al bor­de del pre­ci­pi­cio, han re­pe­ti­do la con­sul­ta con otro re­sul­ta­do. Si Ir­lan­da vo­ta “no”, el país que­da­rá fue­ra del lla­ma­do Me­ca­nis­mo de Es­ta­bi­li­dad Eu­ro­peo, ese fon­do mo­ne­ta­rio a la eu­ro­pea que se­ría la úl­ti­ma ta­bla de sal­va­ción de al­gu­nos paí­ses. La pa­ra­do­ja es que si Ir­lan­da vo­ta “sí” tam­po­co so­lu­cio­na na­da, pe­ro si se opo­ne que­da a la in­tem­pe­rie y se­ría un desas­tre con con­se­cuen­cias más allá de la is­la ver­de.

El men­sa­je de Bru­se­las, di­ri­gi­do no so­lo a España sino a to­da la Unión Mo­ne­ta­ria y más allá, no ter­mi­na ahí. Es pro­li­jo, co­mo la mis­ma cons­truc­ción eu­ro­pea. So­bre la Eu­ro­pa uni­da so­bre­vue­la la in­cer­ti­dum­bre de la fu­tu­ra ar­qui­tec­tu­ra de la Unión Mo­ne­ta­ria. Fal­tan ins­tru­men­tos que no se pre­vie­ron en los acuer­dos de Maas­tricht que pa­rie­ron el euro. Hay, so­bre to­do, dos ca­ren­cias fun­da­men­ta­les sin las que el pro­yec­to eu­ro­peo no po­drá ca­mi­nar con es­ta­bi­li­dad. Por una par­te, re­sul­ta im­pres­cin­di­ble crear un me­ca­nis­mo eu­ro­peo pa­ra re­sol­ver las cri­sis ban­ca­rias. Por otra par­te, ca­da vez hay más vo­ces que re­cla­man fór­mu­las de mu­tua­li­za­ción de las deu­das, es de­cir, avan­zar de al­gu­na ma­ne­ra por el ca­mino de los eu­ro­bo­nos, con las con­di­cio­nes que sean ne­ce­sa­rias y los lí­mi­tes que se im­pon­gan. “Sin al­gún ti­po de eu­ro­bo­nos, Eu­ro­pa no po­drá avan­zar”, ar­gu­men­tan en la Co­mi­sión Eu­ro­pea.

La gran cues­tión, di­cen, es “¿có­mo sa­lir aho­ra del lío?”. No hay res­pues­ta de­fi­ni­ti­va, pe­ro sí coin­ci­den­cia en que hay que con­cluir el sa­nea­mien­to del sis­te­ma fi­nan­cie­ro. En si­len­cio, los ban­cos ale­ma­nes es­tán a pun­to de ter­mi­nar de ha­cer sus de­be­res. Han pa­ga­do sus ex­ce­sos y sus ale­grías de fi­nan­ciar, por ejem­plo, la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria es­pa­ño­la. Al­gu­nos se han de­ja­do has­ta el 80% de su ba­lan­ce en la aven­tu­ra. Los ban­cos es­pa­ño­les, que pu­die­ron

ca­pear el tem­po­ral al prin­ci­pio gra­cias a sus fa­mo­sas pro­vi­sio­nes an­ti­cí­cli­cas, pe­ca­ron de so­ber­bia co­mo el Go­bierno de en­ton­ces y aho­ra tie­nen que re­ma­tar la fae­na cuan­to antes. Las caí­das de re­sul­ta­dos del pri­mer tri­mes­tre del año son el me­jor y más rea­lis­ta ejer­ci­cio.

Bru­se­las en­vía sus men­sa­jes, pe­ro tam­bién re­ci­be otros, so­bre to­do de EEUU. Los ame­ri­ca­nos re­cla­man que la Eu­ro­zo­na reac­cio­ne pa­ra que la cri­sis no re­vi­va. En­tien­den el mun­do de otra ma­ne­ra. Es­tán ob­se­sio­na­dos con los años de la Gran De­pre­sión. Por eso de­fien­den el cre­ci­mien­to, fren­te a la ob­se­sión ale­ma­na del te­mor a la hi­per­in­fla­ción de los años veinte, aho­ra ca­si en el có­di­go ge­né­ti­co ger­mano. En Bru­se­las creen que España pue­de evi­tar la in­ter­ven­ción, pe­ro tam­bién que ne­ce­si­ta con­cluir lo que ha ini­cia­do y ha­cer lo que ha pro­me­ti­do, por­que “el tamaño del ajus­te no es de iz­quier­das ni de de­re­chas”. Los pri­me­ros Pre­su­pues­tos de Ra­joy-mon­to­ro qui­zá no sean los me­jo­res, pe­ro has­ta Ru­bal­ca­ba -di­ga lo que di­ga- sa­be que el mar­gen es mí­ni­mo y que no hay más tiem­po ni opor­tu­ni­da­des. España, la úl­ti­ma fron­te­ra an­te el caos. Al fon­do, Mer­kel.

Su­per­vi­sión. El Go­bierno de Ra­joy ha ela­bo­ra­do los

Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les ba­jo la mi­ra­da es­cru­ta­do­ra

de la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la

Mer­kel.

di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.