Una cum­bre del G-20 pa­ra li­mar as­pe­re­zas

Tiempo - - OPINIÓN -

El Go­bierno de Ra­joy se es­tá es­for­zan­do en re­com­po­ner las re­la­cio­nes con Es­ta­dos Uni­dos

La cum­bre del G-20 en Los Ca­bos (Mé­xi­co), del 18 al 20 de ju­nio, se­rá la pri­me­ra oca­sión en que coin­ci­dan Ma­riano Ra­joy y la pre­si­den­ta de Ar­gen­ti­na, Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, des­de la ex­pro­pia­ción de YPF. Ba­rack Oba­ma se reunió con ella en la úl­ti­ma cum­bre de las Amé­ri­cas en Car­ta­ge­na de In­dias, en Co­lom­bia (arri­ba), y po­dría ser­vir de in­ter­me­dia­rio, jun­to al an­fi­trión me­xi­cano, Fe­li­pe Cal­de­rón (a la de­re­cha, con Ra­joy du­ran­te el re­cien­te via­je de es­te al país az­te­ca), pa­ra que el es­pa­ñol y la ar­gen­ti­na li­men as­pe­re­zas, de ahí que el líder del PP ten­ga in­te­rés en vi­si­tar a Oba­ma antes de la ci­ta del G-20.

De ahí el in­te­rés, al me­nos por par­te es­pa­ño­la, de que Ra­joy y Oba­ma se reúnan en el Des­pa­cho Oval antes del inicio de la cum­bre del G-20. “Con la que es­tá ca­yen­do se­ría un apo­yo fun­da­men­tal a las re­for­mas”, ase­gu­ran fuen­tes di­plo­má­ti­cas es­pa­ño­las an­te la even­tua­li­dad de una reunión bi­la­te­ral en­tre am­bos.

Pe­ro tam­bién es esen­cial, a su jui­cio, la com­pli­ci­dad del es­ta­blish­ment fi­nan­cie­ro de Wall Street tras el que se ocul­tan los mer­ca­dos que tie­nen en el pun­to de mi­ra a España. “Es esen­cial el apo­yo del sec­tor fi­nan­cie­ro a las re­for­mas es­pa­ño­las, en un mo­men­to en el que no se sa­be lo que va a pa­sar den­tro de dos o tres me­ses por cul­pa de es­ta flui­dez in­con­tro­la­da de los acon­te­ci­mien­tos”, ad­vier­ten. Una si­tua­ción que pro­vo­ca ner­vio­sis­mo en di­cho sec­tor fi­nan­cie­ro que, has­ta aho­ra, so­lo se ha mo­vi­do por “con­si­de­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas enor­me­men­te di­fí­ci­les de con­tro­lar”.

Los mo­ti­vos de Oba­ma.

Exis­te, ade­más, otro mo­ti­vo pa­ra que Oba­ma desee re­ci­bir a Ra­joy en la Ca­sa Blan­ca y es el he­cho, tal y co­mo ex­pli­ca­ba es­ta se­ma­na un pres­ti­gio­so edi­to- ria­lis­ta del The Was­hing­ton Post, de que el pre­si­den­te de­mó­cra­ta pue­da per­der las elec­cio­nes de no­viem­bre con­tra el re­pu­bli­cano Mitt Rom­ney por cul­pa de España. “Si la cri­sis de España acen­túa la re­ce­sión de Eu­ro­pa, es­to po­dría lle­var a to­da la economía mun­dial a una de­pre­sión per­sis­ten­te”, ase­gu­ra­ba Ro­bert J. Sa­muel­son en un ar­tícu­lo de opi­nión en el que se pre­gun­ta­ba por la po­si­bi­li­dad de que España ca­ye­se co­mo hi­cie­ron Gre­cia, Ir­lan­da y Por­tu­gal en el pa­sa­do y cuá­les se­rían sus con­se­cuen­cias. El ci­ta­do dia­rio ad­ver­tía de que las ra­mi­fi­ca­cio­nes de la cri­sis eco­nó­mi­ca po­drían ser “enor­mes” y que una muy con­cre­ta se­ría la di­fi­cul­tad pa­ra Ba­rack Oba­ma de lo­grar una re­lec­ción que, por el mo­men­to, tie­ne en la mano a te­nor de lo que di­cen las en­cues­tas, pe­ro que na­die se atre­ve pro­nos­ti­car si le pre­gun­tan por el oto­ño.

La cru­da reali­dad es que los ana­lis­tas fi­nan­cie­ros no sa­ben lo que ocu­rri­rá con el euro den­tro de unos me­ses. No se ve un ho­ri­zon­te cla­ro. La pro­pia Ho­lan­da se ha vis­to con­ta­mi­na­da es­ta mis­ma se­ma­na por la cri­sis eco­nó­mi­ca, pe­se a ser uno de los alum­nos más apli­ca­dos de la mo­ne­da úni­ca en cuan­to a la es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria, y si Fran­cia se aca­ta­rra tras las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de ma­yo y las le­gis­la­ti­vas del mes de ju­nio, en­ton­ces la via­bi­li­dad de la mo­ne­da úni­ca y, por ex­ten­sión, el fu­tu­ro po­lí­ti­co de Oba­ma es­ta­rán más en en­tre­di­cho que nun­ca.

Re­com­po­ner las re­la­cio­nes.

El Go­bierno de Ra­joy se es­tá es­for­zan­do des­de que ac­ce­dió al po­der en “re­com­po­ner” las re­la­cio­nes con Es­ta­dos Uni­dos, se­gún la opi­nión de las ci­ta­das fuen­tes di­plo­má­ti­cas. “No es que fue­sen ma­las con el PSOE, so­bre to­do en el tra­mo fi­nal de ( la se­gun­da le­gis­la­tu­ra de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro), pe­ro es que se par­tió de una si­tua­ción muy com­pli­ca­da”, fru­to de la re­ti­ra­da es­pa­ño­la de Irak a prin­ci­pios de 2004. La ani­mo­si­dad per­so­nal de Geor­ge W. Bush con Za­pa­te­ro se aca­bó en 2008 con la lle­ga­da de la Ad­mi­nis­tra­ción de­mó­cra­ta, pe­ro tan­to Oba­ma co­mo Hi­llary Clin­ton no han des­ta­ca­do por que­rer re­cu­pe­rar las co­tas más al­tas de sin­to­nía po­lí­ti­ca que hu­bo en el pa­sa­do.

La prue­ba más pal­pa­ble es el he­cho de que el pre­si­den­te de­mó­cra­ta ha­ya evi­ta­do pi­sar España en sus ya ca­si cua­tro años de es­tan­cia en la Ca­sa Blan­ca. Una ano­ma­lía (ver apo­yo en la pá­gi­na 24) que en las fi­las so­cia­lis­tas pe­sa co­mo un bal­dón y que el Par­ti­do Po­pu­lar uti­li­za a me­nu­do pa­ra ne­gar el su­pues­to idi­lio en­tre Oba­ma y Za­pa­te­ro. Cuan­do el ac­tual mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Jo­sé Manuel García-mar­ga­llo, to­mó po­se­sión de su car­go en el pa­la­cio de San­ta Cruz, una de las pri­me­ras co­sas de las que ha­bló con su equi­po de ase­so­res fue el ob­je­ti­vo po­lí­ti­co de con­se­guir “una reunión en ma­yús­cu­las, al mar­gen de los apre­to­nes de ma­nos y las fotos de pa­si­llo”, en­tre Ra­joy y el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se.

En la agen­da bi­la­te­ral en­tre am­bos paí­ses hay tres cues­tio­nes que pe­san por en­ci­ma de cual­quier otra con­si­de­ra­ción en es­tos mo­men­tos. La pri­me­ra de ellas es Af­ga­nis­tán. Los días 20 y 21 de ma­yo se ce­le­bra­rá en Chica­go, la ciu­dad que vio cre­cer po­lí­ti­ca­men­te a

La si­tua­ción es­pa­ño­la y la cri­sis del euro mo­no­po­li­za­rán bue­na par­te del pró­xi­mo G-20 España po­dría lle­var a la economía mun­dial a una “de­pre­sión per­sis­ten­te”, se­gún el Was­hing­ton Post

Oba­ma, la cum­bre bi­a­nual de je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno de la OTAN, una ci­ta de­ci­si­va en­tre los alia­dos pa­ra sa­ber qué pa­sa­rá en los pró­xi­mos me­ses. El com­pro­mi­so de los paí­ses con pre­sen­cia mi­li­tar en Af­ga­nis­tán es ini­ciar es­te año una re­ti­ra­da pro­gre­si­va de tro­pas que cul­mi­na­rá en 2014, pe­ro Was­hing­ton es­tá te­nien­do pro­ble­mas con sus so­cios pa­ra que aca­ten es­te ca­len­da­rio.

Aus­tra­lia, que no per­te­ne­ce a la OTAN pe­ro que ha si­do un ac­tor esen­cial de la ISAF en los úl­ti­mos años, anun­ció el mar­tes que re­ti­ra­rá es­te año a la ma­yor par­te de sus tro­pas del país asiá­ti­co y que com­ple­ta­rá su sa­li­da a fi­na­les de 2013, un año antes de lo pre­vis­to. Al­go pa­re­ci­do pue­de ocu­rrir con Fran­cia, don­de una vic­to­ria del so­cia­lis­ta Fra­nçois Ho­llan­de en la se­gun­da vuel­ta de las pre­si­den­cia­les del 6 de ma­yo ace­le­ra­ría la sa­li­da de los mi­li­ta­res ga­los de Af­ga­nis­tán, tal y co­mo ha pro­me­ti­do el pro­pio can­di­da­to a lo lar­go de la cam­pa­ña elec­to­ral.

Sin em­bar­go, con España no pa­sa­rá lo mis­mo. Si bien el com­pro­mi­so de España de per­ma­ne­cer jun­to a los es­ta­dou­ni­den­ses en Af­ga­nis­tán “no da­rá enor­mes di­vi­den­dos” a Ra­joy, se­gún las fuen­tes di­plo­má­ti­cas, “se da por des­con­ta­do que no nos ire­mos antes que ellos”. El re­cuer­do de la sa­li­da de Irak, y en me­nor me­di­da de la de Ko­so­vo, pe­sa to­da­vía en la con­cien­cia de Ra­joy.

Una bue­na mues­tra del com­pro­mi­so de España en Af­ga­nis­tán es que el Go­bierno po­pu­lar pre­vé gas­tar es­te año 442 mi­llo­nes de eu­ros en el con­tin­gen­te mi­li­tar allí des­ple­ga­do, ca­si el mis­mo cos­te (450 mi­llo­nes) que se des­em­bol­só en 2011 pa­ra sos­te­ner la pre­sen­cia de los 1.52o mi­li­ta­res y 40 guar­dias ci­vi­les des­ple­ga­dos en Ka­bul, He­rat, Ma­zar-iSha­rif y la pro­vin­cia de Badg­his, cu­ya re­cons­truc­ción se en­cuen­tra ba­jo res­pon­sa­bi­li­dad es­pa­ño­la.

Des­de que el Eje­cu­ti­vo de Jo­sé María Az­nar en­vió a los pri­me­ros mi­li­ta­res es­pa­ño­les a la ca­pi­tal af­ga­na en enero de 2002, ha­ce ya por tan­to más de diez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.