Una mi­ra­da le­ja­na

Tiempo - - OPINIÓN -

la his­to­ria de las re­la­cio­nes his­pano-es­ta­dou­ni­den­ses os­ci­la en­tre la im­po­si­ción de los in­tere­ses mi­li­ta­res del Im­pe­rio so­bre la pro­vin­cia y el sín­dro­me de Es­to­col­mo es­ce­ni­fi­ca­do por Za­pa­te­ro in­ten­tan­do ha­cer­se una fo­to pri­me­ro con Bush y des­pués con Oba­ma. Es­to es, al me­nos, lo que aflo­ra a la su­per­fi­cie en unas re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les des­equi­li­bra­das por las dis­tin­tas mag­ni­tu­des que ma­ne­jan am­bos in­ter­lo­cu­to­res y en las que, sin du­da, to­da una ma­qui­na­ria di­plo­má­ti­ca tra­ba­ja de mo­do in­ce­san­te en asun­tos co­mo la se­gu­ri­dad con­tra el te­rro­ris­mo que am­bos paí­ses su­frie­ron en sus car­nes, o la in­fluen­cia de España en los paí­ses de la Amé­ri­ca que, co­mo de­cía Ru­bén Da­río, aún re­za a Je­su­cris­to y ha­bla en es­pa­ñol.

El PP siem­pre fue muy cui­da­do­so en man­te­ner unas bue­nas re­la­cio­nes con la Ca­sa Blan­ca, prac­ti­can­do la pru­den­te doc­tri­na de que hay que lle­var­se bien con

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.