AL­TI­BA­JOS EN­TRE WAS­HING­TON Y MA­DRID

Tiempo - - PORTADA -

Pe­se al em­pe­ño de los dos go­bier­nos por de­mos­trar en los úl­ti­mos años que las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les es­tán a un buen ni­vel, lo cier­to es que hay un da­to que en­som­bre­ce es­ta pre­ten­di­da reali­dad: nin­gún pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos ha pi­sa­do te­rri­to­rio es­pa­ñol des­de 2001. Un lap­so de más de diez años que des­de los tiem­pos del ré­gi­men de Fran­co no se ha­bía vuel­to a dar.

El úl­ti­mo en ha­cer­lo fue Geor­ge W. Bush en ju­nio de ese año, cuan­do los aten­ta­dos del 11-S y la pos­te­rior gue­rra con­tra el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta eran inima­gi­na­bles. Jo­sé María Az­nar fue su an­fi­trión y pa­ra aga­sa­jar al in­vi­ta­do en su pri­me­ra vi­si­ta a Eu­ro­pa se es­co­gió la fin­ca es­ta­tal de Quin­tos de Mo­ra (To­le­do). Un lu­gar que en Was­hing­ton se lle­gó a de­fi­nir co­mo “el ran­cho de Az­nar”. En aque­lla en­tre­vis­ta se tra­ta­ron cues­tio­nes bas­tan­te más mun­da­nas que las que lue­go abor­da­ron en Was­hing­ton has­ta 2004. Los dos pre­si­den­tes ana­li­za­ron te­mas co­mo las ne­go­cia­cio­nes pa­ra un nue­vo con­ve­nio de de­fen­sa (al­go que aho­ra vuel­ve a es­tar de ac­tua­li­dad) y por la si­tua­ción po­lí­ti­ca en Ibe­roa­mé­ri­ca, don­de el ve­ne­zo­lano Hu­go Chá­vez to­da­vía es­ta­ba bien vis­to.

Con la lle­ga­da de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro a La Mon­cloa y la in­me­dia­ta sa­li­da de las tro­pas es­pa­ño­las de Irak, lle­gó la gue­rra fría en­tre Was­hing­ton y Ma­drid. Bush nun­ca per­do­nó ese ges­to del pre­si­den­te so­cia­lis­ta y du­ran­te sus ocho años en la Ca­sa Blan­ca ape­nas cru­zó con Za­pa­te­ro va­rios sa­lu­dos in­sus­tan­cia­les en la ONU o la OTAN.

Tras la lle­ga­da al po­der del de­mó­cra­ta Ba­rack Oba­ma se rom­pió el hie­lo en­tre am­bas ad­mi­nis­tra­cio­nes, pe­ro no con la fuer­za con la que que­ría la par­te es­pa­ño­la. El pri­mer sa­lu­do en­tre Oba­ma y Za­pa­te­ro tar­dó en lle­gar y fue en Pra­ga en 2009. El líder del PSOE en­tró por pri­me­ra vez en la Ca­sa Blan­ca en oc­tu­bre de ese año y pa­ra esa oca­sión le re­ga­ló una guía tu­rís­ti­ca de Cataluña y Bar­ce­lo­na, una ciu­dad en la que Oba­ma es­tu­vo de va­ca­cio­nes de jo­ven con una mo­chi­la a cues­tas. Lo mo­des­to de ese re­ga­lo se de­be al re­gla­men­to tan exi­gen­te que tie­ne la Ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se con los ob­se­quios pro­to­co­la­rios. Den­tro del De­par­ta­men­to de Es­ta­do que di­ri­ge Hi­llary Clin­ton exis­te una uni­dad que re­ci­be todos los re­ga­los que lle­gan a los miem­bros del Eje­cu­ti­vo y el Le­gis­la­ti­vo. El des­ti­na­ta­rio de los pre­sen­tes so­lo se pue­de que­dar con aque­llos que no su­peren los 335 dó­la­res (250 eu­ros). Los que su­peren esa ci­fra son de­po­si­ta­dos en un al­ma­cén y la lis­ta sa­le pu­bli­ca­da al fi­nal de ca­da año en el BOE es­ta­dou­ni­den­se. Gra­cias a ese afán por la trans­pa­ren­cia, se sa­be que Az­nar le re­ga­ló en 2003 a Bush dos gra­ba­dos de Ale­jan­dro Ma­ca­rrón va­lo­ra­dos en 350 dó­la­res (265 eu­ros). O que el ma­tri­mo­nio Az­nar ob­se­quió a la pri­me­ra da­ma Lau­ra Bush con un bol­so de mano Loe­we, cu­rio­sa­men­te la mar­ca que apa­re­ce en Gür­tel, de 590 dó­la­res (447 eu­ros). años, nues­tro país se ha gas­ta­do un to­tal de 2.490 mi­llo­nes de eu­ros, una ci­fra con la que Ra­joy quie­re ha­cer mé­ri­tos an­te el pre­si­den­te Oba­ma co­mo com­ple­men­to a su com­pro­mi­so de es­tar en Af­ga­nis­tán jun­to a los es­ta­dou­ni­den­ses has­ta fi­na­les del año 2014.

El se­gun­do asun­to, el de ma­yor in­te­rés pa­ra la Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma, es el es­cu­do antimisiles en la ba­se ga­di­ta­na de Ro­ta. El em­ba­ja­dor So­lo­mont ade­lan­tó que am­bos go­bier­nos quie­ren ce­rrar en Chica­go los asun­tos téc­ni­cos del acuer­do que el Eje­cu­ti­vo de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro fir­mó a fi­na­les de la pa­sa­da le­gis­la­tu­ra.

La in­te­gra­ción de España en el es­cu­do antimisiles su­pon­drá el des­plie­gue en Ro­ta de cua­tro na­víos des­truc­to­res es­ta­dou­ni­den­ses y al­go más de 1.000 mi­li­ta­res. Los dos pri­me­ros bu­ques lle­ga­rán a España en 2014, y los otros dos en 2015, se­gún in­for­mó el em­ba­ja­dor. Las dis­cu­sio­nes es­tán sien­do más com­pli­ca­das de lo que se pen­só en un pri­mer mo­men­to: Ma­drid y Was­hing­ton abrie­ron cua­tro me­sas de ne­go­cia­ción pa­ra acor­dar el des­plie­gue en la ba­se y los as­pec­tos lo­gís­ti­co y de in­fra­es­truc­tu­ras son los más es­pi­no­sos.

Has­ta fi­na­les de 2014. Pe­se a los ajus­tes, España es­ta­rá dos años más en Af­ga­nis­tán.

Cua­tro pre­si­den­tes. Arri­ba, Az­nar y Bush en Quin­tos de Mo­ra (2001). Aba­jo, Oba­ma y Za­pa­te­ro en Pra­ga (2009).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.