Cin­co días de abril que han mar­ca­do a la mo­nar­quía

El inopor­tuno via­je del Rey a Bot­sua­na ha pues­to en pe­li­gro por pri­me­ra vez a la ins­ti­tu­ción, sal­va­da fi­nal­men­te por las in­só­li­tas pa­la­bras de dis­cul­pa del mo­nar­ca.

Tiempo - - LA CRÓNICA -

la mo­nar­quía y el rey juan car­los han vi­vi­do, en cin­co días de abril, la peor cri­sis po­lí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal des­de que, tras la muer­te del ge­ne­ral Fran­co en 1975, un Bor­bón ac­ce­dió al po­der pa­ra re­ins­tau­rar un ré­gi­men del que los ven­ce­do­res de la Gue­rra Ci­vil ha­bían ab­ju­ra­do.

En me­dio del es­cán­da­lo de su yerno Iña­ki Ur­dan­ga­rin, ca­sa­do con su hi­ja ma­yor, la in­fan­ta Cris­ti­na, impu­tado en de­li­tos de fal­si­fi­ca­ción de do­cu­men­tos, en­ga­ño a la Ha­cien­da Pú­bli­ca, blan­queo de ca­pi­ta­les, mal­ver­sa­ción de cau­da­les pú­bli­cos y frau­de a la Ad­mi­nis­tra­ción, de­li­tos todos por los que pue­de ser con­de­na­do has­ta a nue­ve años de pri­sión, un ac­ci­den­te en Bot­sua­na, a 9.000 Ki­ló­me­tros de Ma­drid, don­de par­ti­ci­pa­ba en una ca­ce­ría de ele­fan­tes (al­go que ha he­cho en otras oca­sio­nes sin que tras­cen­die­ra a la opi­nión pú­bli­ca), ha co­lo­ca­do a don Juan Car­los en una si­tua­ción crí­ti­ca, has­ta el pun­to de que ha abier­to el de­ba­te en mu­chos me­dios so­bre la ne­ce­si­dad de una ab­di­ca­ción a fa­vor de su hi­jo, el prín­ci­pe Fe­li­pe de Bor­bón y Gre­cia, e in­clu­so so­bre la con­vo­ca­to­ria de un re­fe­rén­dum so­bre la Co­ro­na.

El ac­ci­den­te real, con una ope­ra­ción qui­rúr­gi­ca de ca­de­ra y fé­mur y la im­plan­ta­ción de una pró­te­sis, la ma­dru­ga­da del 14 de abril, el mis­mo día en que se con­me­mo­ra­ba el 81º aniver­sa­rio de la pro­cla­ma­ción de la Re­pú­bli­ca, pro­vo­ca­ba un au­tén­ti­co tsu­na­mi po­lí­ti­co so­bre La Zar­zue­la, so­bre su Ca­sa y so­bre la Fa­mi­lia Real, ob­je­to de to­do ti­po de crí­ti­cas ra­zo­na­das, pe­ro tam­bién de des­ca­li­fi­ca­cio­nes y fal­tas de res­pe­to en lo que ha si­do una au­tén­ti­ca ca­rre­ra me­diá­ti­ca pa­ra ver quién lle­ga­ba más le­jos, es­pe­cial­men­te en los fo­ros so­cia­les.

La verdad es que to­do ha si­do dis­pa­ra­ta­do, por­que ni las con­di­cio­nes fí­si­cas del Rey, un hom­bre de 74 años que ha su­fri­do va­rias ope­ra­cio­nes, las úl­ti­mas ha­ce so­lo unos me­ses cuan­do le in­ter­vi­nie­ron de la ro­di­lla de­re­cha y del ten­dón de Aqui­les; ni la si­tua­ción eco­nó­mi­ca del país, al bor­de del res­ca­te se­gún todos los ana­lis­tas, con la pri­ma de ries­go dis­pa­ra­da y unas bol­sas hun­di­das; ni la pro­pia si­tua­ción de mu­chos es­pa­ño­les en pa­ro, ago­bia­dos por los ajus­tes o al bor­de de la ex­clu­sión, acon­se­ja­ban es­te inopor­tuno via­je del je­fe del Es­ta­do a mi­les de ki­ló­me­tros de Ma­drid pa­ra par­ti­ci­par en una ca­ce­ría de ele­fan­tes con un gru­po de amigos or­ga­ni­za­da por el re­pre­sen­tan­te del mi­nis­tro de De­fen­sa sau­dí en España, el em­pre­sa­rio si­rio Moha­med Eyad Ka­ya­li, y uno de los in­ter­me­dia­rios en la ad­ju­di­ca­ción a España del tren de al­ta ve­lo­ci­dad de Me­di­na a La Me­ca, en un con­tra­to cu­yo mon­to as­cien­de a un to­tal de 7.000 mi­llo­nes de eu­ros.

No es la pri­me­ra vez que el Rey se des­pla­za a Bot­sua­na a la ca­za del ele­fan­te, ya que es po­see­dor de un premio por una de las pie­zas que ya ha aba­ti­do, ni es tam­po­co la pri­me­ra vez que le acom­pa­ñan en es­te ti­po de ex­cur­sio­nes per­so­nas que, aho­ra, al ha­cer­se pú­bli­ca su iden­ti­dad, han pro­vo­ca­do to­do

ti­po de co­men­ta­rios y tam­bién de es­cán­da­lo, ni es na­da nue­vo que ha­ga ese ti­po de via­jes sin dar mu­chas ex­pli­ca­cio­nes al pre­si­den­te del Go­bierno, aun­que siem­pre sue­len es­tar al tan­to de esos des­pla­za­mien­tos tan­to el di­rec­tor del Cen­tro Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia (CNI) co­mo el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, pa­ra coor­di­nar cual­quier trá­mi­te ad­mi­nis­tra­ti­vo u ope­ra­ción de se­gu­ri­dad.

Sin em­bar­go, en es­ta oca­sión es­ta­mos an­te un via­je to­tal­men­te inopor­tuno, por el mo­men­to que vi­ve el país y por la os­ten­ta­ción que su­po­ne es­te ti­po de ca­ce­rías, pro­pias de mul­ti­mi­llo­na­rios ocio­sos; irres­pon­sa­ble, por­que en Ma­drid es­ta­ban pa­san­do co­sas, en­tre ellas, ade­más del hun­di­mien­to de la bol­sa y de los ru­mo­res so­bre un in­mi­nen­te res­ca­te, las con­se­cuen­cias de la ex­pro­pia­ción de YPF, fi­lial ar­gen­ti­na de Rep­sol, que el Rey de­be­ría ha­ber in­ten­ta­do pa­rar a úl­ti­ma ho­ra; y dis­pa­ra­ta­do, por las con­di­cio­nes fí­si­cas y de sa­lud en las que se en­cuen­tra el Rey.

Han si­do cin­co días de abril en los que, por pri­me­ra vez, ha es­ta­do en pe­li­gro la mo­nar­quía y, so­bre to­do, cin­co días de abril en los que se ha pro­du­ci­do una fal­ta de sin­to­nía en­tre el Rey y su pue­blo, sor­pren­di­do por una ac­ti­tud, por un com­por­ta­mien­to y tam­bién por una es­té­ti­ca im­pro­pios de quien, has­ta aho­ra, ha sa­bi­do co­nec­tar con la reali­dad y con lo que que­rían los ciu­da­da­nos.

El quin­to día de abril, con mu­chos des­ta­ca­dos personajes pi­dien­do una ab­di­ca­ción a fa­vor de su hi­jo, el Prín­ci­pe de As­tu­rias, e in­clu­so un re­fe­rén­dum so­bre la for­ma de Es­ta­do, con to­da la pren­sa in­ter­na­cio­nal ai­rean­do to­do ti­po de de­ta­lles es­ca­bro­sos so­bre su vi­da pri­va­da y sus ten­sio­nes con la Rei­na, un Juan Car­los con los ojos nu­bla­dos y una pro­fun­da tris­te­za en su ros­tro, apo­ya­do en dos mu­le­tas, ca­si aver­gon­za­do, pro­nun­cia­ba, en los pa­si­llos del hos­pi­tal don­de ha si­do ope­ra­do, una pe­ti­ción de dis­cul­pas en on­ce pa­la­bras real­men­te in­só­li­tas: “Lo sien­to mu­cho, me he equi­vo­ca­do y no vol­ve­rá a ocu­rrir”.

En un in­ten­to por re­con­ci­liar­se con una in­dig­na­da opi­nión pú­bli­ca que, por pri­me­ra vez en su di­la­ta­do rei­na­do, se ha ma­ni­fes­ta­do uná­ni­me­men­te en con­tra de una ac­tua­ción que él sa­be que no es ejem­plar ni ade­cua­da, el Rey so­li­ci­ta­ba in­di­rec­ta­men­te el per­dón de su pue­blo dan­do a en­ten­der que no se vol­ve­rá a re­pe­tir al­go si­mi­lar co­mo lo que ha ocu­rri­do es­tos días por­que, de lo con­tra­rio, no ha­bría mar­cha atrás... Las en­cues­tas se­ña­lan que la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos le han per­do­na­do aun­que tam­bién creen que la mo­nar­quía sa­le to­ca­da de lo que ha pa­sa­do es­tos días de abril.

La Fa­mi­lia Real ha si­do des­ca­li­fi­ca­da en una au­tén­ti­ca ca­rre­ra me­diá­ti­ca por ver quién lle­ga­ba más le­jos

one­to@gru­po­ze­ta.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.