Mo­nar­quía de­mo­crá­ti­ca

El des­afor­tu­na­do safari afri­cano del Rey ayu­da­rá a re­sol­ver los pro­ble­mas de trans­pa­ren­cia de la Ca­sa Real pa­ra que si­ga pro­por­cio­nan­do una co­ber­tu­ra, sim­bó­li­ca pe­ro de­ter­mi­nan­te, a la más lar­ga ex­pe­rien­cia en li­ber­tad que han vi­vi­do los es­pa­ño­les.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA -

Juan Car­los ha fa­ci­li­ta­do ha­cer de nues­tro ejér­ci­to –antes, una ame­na­za– un ejér­ci­to pro­fe­sio­nal que cum­ple su pa­pel constitucional

un ac­ci­den­te fí­si­co del rey –caí­da y ro­tu­ra de la ca­de­ra- ha le­van­ta­do una po­lé­mi­ca en­cen­di­da acer­ca de la for­ma de go­bierno que es­ta­ble­ce nues­tra Cons­ti­tu­ción. El ele­men­to per­cu­tor del de­ba­te ha si­do la lo­ca­li­za­ción geo­grá­fi­ca don­de se ha pro­du­ci­do la caí­da y el co­no­ci­mien­to de la ac­ti­vi­dad pa­ra la que ha­bía acu­di­do el Rey a un lu­gar le­jano, Bot­sua­na.

Son dos los elementos que han in­ci­di­do en una ré­pli­ca irri­ta­da de al­gu­nos, bur­les­ca de otros: el des­co­no­ci­mien­to en su país del via­je del je­fe del Es­ta­do y la ac­ti­vi­dad ci­ne­gé­ti­ca del mo­nar­ca con­tra ani­ma­les de es­pe­cie pro­te­gi­da. Pe­ro si no que­re­mos en­ga­ñar­nos, el asun­to cae so­bre otros dos re­cien­tes. Uno gra­ve, la ac­ti­vi­dad mer­can­til (aún no se pue­de afir­mar que ile­gal, pe­ro las sos­pe­chas son muy fuer­tes) del es­po­so de la hi­ja del Rey; y otro más dé­bil, el in­ci­den­te con un ar­ma del nie­to del Rey. Vis­tos con ob­je­ti­vi­dad, uno y otro no son com­pa­ra­bles. En el pri­me­ro, si se con­fir­ma­ra lo que aho­ra so­lo pa­re­ce, es­ta­ría­mos an­te un ca­so gra­ve de abu­so de la per­te­nen­cia a la Fa­mi­lia Real, sin que en to­do ca­so pue­da impu­tar­se res­pon­sa­bi­li­dad di­rec­ta más que a su au­tor. El otro asun­to, el de la in­con­ve­nien­cia de un ni­ño uti­li­zan­do es­co­pe­tas, no ad­mi­te una ac­ti­tud hi­pó­cri­ta, me­no­res de edad que uti­li­cen es­co­pe­tas de per­di­go­nes hay en todos los pue­blos de España, que sea nie­to del mo­nar­ca no jus­ti­fi­ca un en­sa­ña­mien­to es­pe­cial. el he­cho re­le­van­te es que su­ma­dos los tres asun­tos: sos­pe­cha de uti­li­za­ción de la mo­nar­quía pa­ra ganar di­ne­ro –lí­ci­ta o ilí­ci­ta­men­te, lo que com­pli­ca­ría aún más la cues­tión-; in­ci­den­te de un me­nor con ar­ma de fue­go; y ac­ci­den­te en Bot­sua­na en una ca­ce­ría de ele­fan­tes, se ha ge­ne­ra­do una co­rrien­te crí­ti­ca ha­cia la mo­nar­quía. Al­gu­nas opi­nio­nes crí­ti­cas so­bre la trans­pa­ren­cia obli­ga­da de las ac­ti­vi­da­des del je­fe del Es­ta­do en ac­tos no ofi­cia­les han si­do ava­la­das por las pa­la­bras del Rey de pre­sen­ta­ción de ex­cu­sas y pro­pó­si­to de no re­pe­ti­ción en el error (de­cla­ra­ción que le hon­ra y que inau­gu­ra una prác­ti­ca que in­vier­te los tér­mi­nos his­tó­ri­cos de las di­nas­tías, pa­san­do del “per­dón del Rey” ha­cia los ciu­da­da­nos, antes sus súb­di­tos, al per­dón que el Rey pi­de a los ciu­da­da­nos).

Otras crí­ti­cas se han fun­da­men­ta­do en un cier­to opor­tu­nis­mo: apro­ve­chan­do que el Pi­suer­ga (ele- fan­te) pa­sa por Va­lla­do­lid (Zar­zue­la) plan­tean el fin de la mo­nar­quía. Y es­to, si con­tem­pla­mos la his­to­ria re­cien­te de España, es otro asun­to.

Ha­ga­mos un po­co de his­to­ria. En 1931 el ad­ve­ni­mien­to de la II Re­pú­bli­ca su­pu­so una lla­ma­ra­da de es­pe­ran­za en el co­ra­zón de mu­chos es­pa­ño­les que en­ten­dían ago­ta­da la ex­pe­rien­cia mo­nár­qui­ca por la ac­ti­tud no de­mo­crá­ti­ca del mo­nar­ca. La caí­da de la mo­nar­quía se de­bió más al rey y sus par­ti­dos di­nás­ti­cos que a las fuer­zas re­pu­bli­ca­nas. Pron­to las fuer­zas más reac­cio­na­rias aca­ba­rían con la nue­va Re­pú­bli­ca me­dian­te un gol­pe de Es­ta­do fa­lli­do y una gue­rra lar­ga y cruel a la que se­gui­ría una dic­ta­du­ra re­pre­si­va. Se­rá du­ran­te es­ta lar­ga dic­ta­du­ra cuan­do mu­chos es­pa­ño­les idea­li­za­rán la Re­pú­bli­ca co­mo un pe­rio­do per­fec­to de or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca y so­cial por con­tras­te con las con­di­cio­nes de vi­da cas­tra­do­ras del ré­gi­men del ge­ne­ral Fran­co. Fren­te a la de­ni­gra­ción per­ma­nen­te de la Re­pú­bli­ca se opo­nía en la cul­tu­ra de los ven­ci­dos de la gue­rra la idea­li­za­ción de la eta­pa re­pu­bli­ca­na. hoy con­ta­mos con su­fi­cien­tes re­cur­sos his­tó­ri­cos y con pers­pec­ti­va en el tiem­po pa­ra re­co­no­cer los acier­tos y los erro­res de los par­ti­dos y di­ri­gen­tes de la II Re­pú­bli­ca. La pro­cla­ma­ción de la Re­pú­bli­ca su­pu­so un cor­te ra­di­cal con la po­lí­ti­ca de los re­gí­me­nes an­te­rio­res, pe­ro no por obra re­vo­lu­cio­na­ria, sino re­for­mis­ta. La con­jun­ción re­pu­bli­cano-so­cia­lis­ta que go­ber­na­rá du­ran­te el pri­mer bie­nio con­for­ma­ba una Re­pú­bli­ca de coope­ra­ción de cla­ses, no de lu­cha de cla­ses. Po­dría acen­tuar­se el con­tras­te con la bur­da pro­pa­gan­da an­ti­rre­pu­bli­ca­na afir­man­do que fue una re­pú­bli­ca bur­gue­sa más que re­vo­lu­cio­na­ria. La coope­ra­ción de cla­ses de la bur­gue­sía, re­pre­sen­ta­da por los par­ti­dos re­pu­bli­ca­nos, y la cla­se tra­ba­ja­do­ra, sig­ni­fi­ca­da por los mi­nis­tros so­cia­lis­tas. Se­rá en el Bie­nio ne­gro cuan­do sur­ja

el en­fren­ta­mien­to de cla­ses a cau­sa del go­bierno ra­di­cal-ce­dis­ta.

Por­que es pre­ci­so re­co­no­cer que no en todos los años que vi­vió la Re­pú­bli­ca se pue­de es­ta iden­ti­fi­car con la idea que los pro­gre­sis­tas tie­nen de ella. Es pre­ci­so acla­rar que la Re­pú­bli­ca vi­vió tres pe­rio­dos muy di­fe­ren­tes: el pri­mer bie­nio (de abril de 1931 a no­viem­bre de 1933), con go­bier­nos re­for­mis­tas for­ma­dos por re­pu­bli­ca­nos y so­cia­lis­tas; el se­gun­do bie­nio (lla­ma­do Bie­nio ne­gro, de no­viem­bre de 1933 a fe­bre­ro de 1936); y el ter­cer pe­rio­do, del Fren­te Po­pu­lar (de fe­bre­ro a ju­lio de 1936, con el le­van­ta­mien­to mi­li­tar).

Al re­cu­pe­rar la de­mo­cra­cia en 1977, tras ca­si 40 años de dic­ta­du­ra, y pro­ce­der a re­dac­tar una Cons­ti­tu­ción de­mo­crá­ti­ca se plan­teó el pro­ble­ma de la for­ma de go­bierno: mo­nar­quía o re­pú­bli­ca. los so­cia­lis­tas te­nía­mos cla­ro cuá­les eran nues­tro pa­sa­do y nues­tro pre­sen­te. No se tra­ta­ba ni de ol­vi­dar ni de re­nun­ciar al pa­sa­do re­pu­bli­cano. Cual­quier per­so­na sa­be que una elec­ción es me­jor que una he­ren­cia, pe­ro el pa­sa­do no te­nía por qué de­ter­mi­nar irre­me­dia­ble­men­te ni el pre­sen­te ni el fu­tu­ro, so­bre to­do a los que no ha­bían vi­vi­do en­fren­ta­mien­tos an­te­rio­res. Antes que la re­pú­bli­ca es­ta­ba la de­mo­cra­cia, y aun­que la iden­ti­dad de los so­cia­lis­tas era cla­ra­men­te re­pu­bli­ca­na, no exis­tían ra­zo­nes al ela­bo­rar la Cons­ti­tu­ción pa­ra exi­gir co­mo un im­po­si­ble una al­ter­na­ti­va re­pu­bli­ca­na. Sin em­bar­go, plan­tea­mos un vo­to par­ti­cu­lar en de­fen­sa de la re­pú­bli­ca e hi­ci­mos que se vo­ta­ra, y no fui­mos com­pren­di­dos por na­die. No­so­tros que­ría­mos plan­tear el te­ma de la re­pú­bli­ca, sa­be­do­res de que no se iba a ganar, por­que si no se vo­ta­ba la op­ción mo­nar­quía-re­pú­bli­ca, la mo­nar­quía se­ría la de­sig­na­da por el dic­ta­dor. Al vo­tar el ór­gano en el que re­si­de la so­be­ra­nía po­pu­lar la mo­nar­quía ad­qui­ría le­gi­ti­mi­dad. La de­fi­ni­ción que ha­ce la Cons­ti­tu­ción de la mo­nar­quía par­la­men­ta­ria co­mo for­ma de go­bierno, re­si­den­cian­do en el pue­blo la so­be­ra­nía y asu­mien­do la Co­ro­na so­lo po­de­res ar­bi­tra­les y mo­de­ra­do­res su­peró la ten­sión de dos si­glos en­tre mo­nár­qui­cos y re­pu­bli­ca­nos.

Cuan­do se de­ba­tió la pro­pues­ta so­cia­lis­ta se nos acu­só de opor­tu­nis­tas y de­ma­go­gos. Los re­pre­sen­tan­tes del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de España (lo que hoy re­pre­sen­ta, si no nos ha­ce­mos tram­pas en el so­li­ta­rio, Iz­quier­da Uni­da, que pi­de un re­fe­rén­dum) fue­ron ta­jan­tes en el de­ba­te vo­tan­do a fa­vor de la for­ma mo­nár­qui­ca de go­bierno: “Mien­tras la mo­nar­quía res­pe­te la Cons­ti­tu­ción y la so­be­ra­nía po­pu­lar no­so­tros res­pe­ta­mos la mo­nar­quía”.

Des­pués ven­dría el 23 de Fe­bre­ro y el in­ten­to de gol­pe mi­li­tar de una par­te del ejér­ci­to. La ac­ti­tud del Rey fue fun­da­men­tal pa­ra ha­cer fra­ca­sar una in­ten­to­na que hu­bie­se aca­ba­do con la de­mo­cra­cia y el fu­tu­ro de España.

No es so­lo que el rey Juan Car­los res­pe­ta­ra la de­mo­cra­cia, fue ga­ran­tía de las li­ber­ta­des y ha fa­ci­li­ta­do des­de la ci­ma de la es­truc­tu­ra mi­li­tar ha­cer de nues­tros ejér­ci­tos –otro­ra ame­na­za per­ma­nen­te– un ejér­ci­to pro­fe­sio­nal que cum­ple con su pa­pel constitucional. Y es­tá el Rey y es­tá el prín­ci­pe Fe­li­pe, que da ga­ran­tía de con­ti­nui­dad.

Con­clu­sión: el ac­ci­den­te de Bot­sua­na ayu­da­rá pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas to­da­vía no re­suel­tos de trans­pa­ren­cia de la Ca­sa Real pa­ra que si­ga desem­pe­ñan­do la la­bor his­tó­ri­ca de dar una co­ber­tu­ra, sim­bó­li­ca si se quie­re, pe­ro de­ter­mi­nan­te, a la más lar­ga ex­pe­rien­cia en li­ber­tad que han vi­vi­do los es­pa­ño­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.