De dón­de co­piar el co­pa­go sa­ni­ta­rio

En Ale­ma­nia se co­bran 10 eu­ros por con­sul­ta de aten­ción pri­ma­ria y en Ita­lia se pa­gan las prue­bas diag­nós­ti­cas. Así es el co­pa­go en otros paí­ses.

Tiempo - - ESPAÑA - JA­VIER OTE­RO

Lle­gan los re­cor­tes en sa­ni­dad, el au­men­to del por­cen­ta­je que se pa­ga por los me­di­ca­men­tos re­ce­ta­dos, el pa­go por trans­por­te sa­ni­ta­rio o pró­te­sis, un me­di­ca­men­ta­zo o ex­clu­sión de la fi­nan­cia­ción pú­bli­ca de un gru­po de me­di­ci­nas... Las fór­mu­las no ha­cen sino apli­car al­guno de los mé­to­dos uti­li­za­dos en otros paí­ses. España es uno de los Es­ta­dos eu­ro­peos en los que, en to­tal, los ciu­da­da­nos pa­gan más di­rec­ta­men­te por ha­cer uso de la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria pú­bli­ca. Al­go más del 20% del gas­to to­tal en sa­lud es cos­tea­do di­rec­ta­men­te por el usua­rio en España, fren­te al 7,4% de Fran­cia, el 11% del Reino Uni­do o el 13% de Ale­ma­nia, se­gún las estadísticas de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE).

La me­di­da más lla­ma­ti­va ha si­do el in­cre­men­to del por­cen­ta­je so­bre las me­di­ci­nas que pa­gan los ciu­da­da­nos. El Go­bierno la ha au­men­ta­do en fun­ción de la ren­ta de es­tos. Si, en ge­ne­ral, has­ta aho­ra se pa­ga­ba el 40% de las me­di­ci­nas re­ce­ta­das por un mé­di­co del sis­te­ma pú­bli­co, a par­tir de aho­ra se pa­ga­rá el 50%. En Eu­ro­pa hay de to­do, se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por Ana Tur e Iván Pla­nas, de la Uni­ver­si­dad Pom­peu Fa­bra de Bar­ce­lo­na. El pa­go de un por­cen­ta­je es lo más ha­bi­tual, aun­que va­ría. En Ale­ma­nia tie­nen un to­pe de 10 eu­ros por re­ce­ta co­mo má­xi­mo, aun­que tam­bién un mí­ni­mo de 5 eu­ros. En el Reino Uni­do se pa­ga un fi­jo por me­di­ca­men­to pres­cri­to de 10 eu­ros, mien­tras que Fran­cia tie­ne un sis­te­ma de por­cen­ta­jes del 0%, 35% o 65% de­pen­dien­do del ti­po de me­di­ca­men­to de que se tra­te.

Otro pun­to mo­di­fi­ca­do aho­ra por el de­cre­to del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad di­ri­gi­do por Ana Ma­to es el tra­ta­mien­to del trans­por­te sa­ni­ta­rio no ur­gen­te. En España es gra­tui­to, siem­pre que se reali­ce en am­bu­lan­cia. Sin em­bar­go, a par­tir de aho­ra se pa­sa­rá a pa­gar en por­cen­ta­je, co­mo los me­di­ca­men­tos. En al­gu­nos paí­ses se pa­ga una can­ti­dad por ki­ló­me­tro. Ho­lan­da tie­ne un sis­te­ma con un bono anual.

Antes de que el Eje­cu­ti­vo que pre­si­de Ma­riano Ra­joy se de­ci­die­ra a que una de sus me­di­das iba a ser el in­cre­men­to del por­cen­ta­je que co­rre a car­go del usua­rio en la com­pra de sus me­di­ci­nas, se ba­ra­jó la po­si­bi­li­dad de in­tro­du­cir un pa­go por la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria. En Ale­ma­nia, por ejem­plo, se co­bran 10 eu­ros en las con­sul­tas de aten­ción pri­ma­ria por vi­si­ta ini­cial en ca­da tri­mes­tre. Es­tá muy ex­ten­di­do el no pa­gar por es­tas vi­si­tas, aun­que en Fran­cia, sin em­bar­go, se pa­ga el 30% del cos­te de la vi­si­ta más un euro, con un má­xi­mo de 50 eu­ros al año.

Pa­gar por prue­bas.

Po­drían co­piar­se otras ideas. En Ita­lia, por ejem­plo, el usua­rio pa­ga par­te de las prue­bas diag­nós­ti­cas. Lla­ma la aten­ción el ca­so de es­te país, don­de en al­gu­nas re­gio­nes hay que pa­gar 50 eu­ros si se ha acu­di­do a ur­gen­cias sin una cau­sa que lo jus­ti­fi­que.

El Go­bierno to­da­vía tie­ne que ha­cer pú­bli­ca su de­ci­sión so­bre el con­te­ni­do de las pres­ta­cio­nes sa­ni­ta­rias ( la lla­ma­da car­te­ra de ser­vi­cios) en la que se ve­rá si ex­clu­ye al­gu­nas de ellas de la fi­nan­cia­ción pú­bli­ca, si se en­du­re­cen las con­di­cio­nes pa­ra re­ci­bir­la o si se pa­ga al­go por ellas. El ejem­plo que se sue­le po­ner es el de los tra­ta­mien­tos de fer­ti­li­dad. Si se ob­ser­va lo que ocu­rre

El 20% del gas­to to­tal en sa­lud en España lo pa­ga el pa­cien­te, fren­te al 7% que abo­na en Fran­cia

en otros paí­ses, pue­de adi­vi­nar­se qué op­cio­nes ba­ra­ja el Go­bierno. En al­gu­nos paí­ses se li­mi­ta el nú­me­ro de ni­ños que cu­bre la sa­ni­dad pú­bli­ca o el nú­me­ro de in­ten­tos. A par­tir de los lí­mi­tes que se es­ta­ble­cen en cuan­to al nú­me­ro de opor­tu­ni­da­des, se pa­ga el tra­ta­mien­to en su to­ta­li­dad o se pa­sa a una po­si­ción po­co es­pe­ran­za­do­ra en la lis­ta de es­pe­ra. En Aus­tria exis­te un sis­te­ma de co­pa­go del 30% pa­ra es­tos tra­ta­mien­tos, mien­tras que en No­rue­ga se pa­ga una can­ti­dad fi­ja, que su­pera los 1.900 eu­ros pa­ra el tra­ta­mien­to hor­mo­nal co­rres­pon­dien­te.

En el de­ba­te so­bre es­tas me­di­das, la Ge­ne­ra­li­tat ca­ta­la­na ha pues­to en­ci­ma de la me­sa al­gu­nas co­mo el co­bro de 10 eu­ros por día de hos­pi­ta­li­za­ción o una can­ti­dad por co­mi­da ser­vi­da. Co­mo en los ca­sos an­te­rio­res, se tra­ta de tras­la­dar al­gu­nos de los ca­sos que se pue­den en­con­trar en Eu­ro­pa. En Ale­ma­nia se co­bra, efec­ti­va­men­te, 10 eu­ros por día de hos­pi­ta­li­za­ción, aun­que al­guno de es­tos paí­ses po­ne un lí­mi­te pa­ra que la fac­tu­ra no les re­sul­te ex­ce­si­va a los que re­quie­ran una lar­ga es­tan­cia en al­gu­na ins­ta­la­ción sa­ni­ta­ria. Hay otros mé­to­dos. En Fran­cia se pa­ga el 20% del cos­te de la hos­pi­ta­li­za­ción más 14 eu­ros por día. En Ho­lan­da, la apor­ta­ción del usua­rio de­pen­de de su ni­vel sa­la­rial.

Por úl­ti­mo, al­gu­nos paí­ses tie­nen lí­mi­tes a la con­tri­bu­ción di­rec­ta to­tal de los pa­cien­tes. Es­te te­cho es de unos

600 eu­ros en Fin­lan­dia. A par­tir de ahí ya no se pa­ga, ex­cep­to la es­tan­cia en el hos­pi­tal, por la que se si­gue pa­gan­do 12 eu­ros al día.

Efec­tos ne­ga­ti­vos.

Los es­tu­dios pro­yec­tan, por lo de­más, im­por­tan­tes som­bras so­bre es­tos co­bros. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud lla­ma a “abo­lir las ba­rre­ras a la asis­ten­cia mé­di­ca” y con­si­de­ra que “cual­quier ta­sa, por pe­que­ña que sea, tie­ne un efec­to ne­ga­ti­vo so­bre la sa­lud de los sec­to­res so­cial­men­te más des­fa­vo­re­ci­dos”. En cuan­to a los efec­tos so­bre las cuen­tas pú­bli­cas, un es­tu­dio pu­bli­ca­do en la pres­ti­gio­sa re­vis­ta New

En­gland Jour­nal of Me­di­ci­ne se­ña­la que el efec­to del co­pa­go fue una dis­mi­nu­ción del nú­me­ro de con­sul­tas, pe­ro a la vez se pro­du­jo un in­cre­men­to de los cos­tes, por lo que pa­re­ce de­du­cir­se que el efec­to pro­vo­ca­do fue un em­peo­ra­mien­to de las en­fer­me­da­des.

Fi­nal­men­te, un es­tu­dio de Jo­sé Ramón Re­pu­llo, je­fe del De­par­ta­men­to de Pla­ni­fi­ca­ción y Economía de la sa­lud del Ins­ti­tu­to Car­los III, cal­cu­la que los gas­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos más los te­chos anua­les má­xi­mos que con­lle­va la im­plan­ta­ción de co­pa­gos se co­me­rían el 80% de los in­gre­sos ex­tra. Ade­más, sub­ra­ya que el pe­so del gas­to re­cae en la de­ci­sión del mé­di­co, y no del pa­cien­te, por lo que el co­pa­go di­fí­cil­men­te di­sua­de al usua­rio.

Go­bierno. La mi­nis­tra de Sa­ni­dad, Ana Ma­to, pre­sen­ta

las me­di­das de re­cor­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.