Di­ne­ro de fue­ra pa­ra ter­mi­nar la re­for­ma fi­nan­cie­ra

El úl­ti­mo pa­so de la re­for­ma fi­nan­cie­ra pues­ta en mar­cha en España se­rá pre­vi­si­ble­men­te la se­pa­ra­ción fí­si­ca de los ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios que tie­nen los ban­cos. Pa­ra ello ha­ce fal­ta di­ne­ro y to­do pa­re­ce in­di­car que las au­to­ri­da­des lo bus­can fue­ra de Es­pañ

Tiempo - - ECONOMÍA - JO­SÉ MARÍA VALS jm­vals.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

El pa­sa­do miér­co­les, día 25, el di­rec­tor ge­ne­ral de Re­gu­la­ción del Ban­co de España, Jo­sé María Rol­dán, ter­mi­na­ba una gi­ra en To­kio que ha­bía ini­cia­do seis días antes en Lon­dres y que ha te­ni­do co­mo fin ex­pli­car a los in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les (so­bre to­do asiá­ti­cos) la si­tua­ción de la economía es­pa­ño­la, la mar­cha de las re­for­mas y có­mo se ve el fu­tu­ro pró­xi­mo del sis­te­ma fi­nan­cie­ro es­pa­ñol. Es­te ti­po de via­jes los sue­le ha­cer el mi­nis­tro de Economía, Luis De Guin­dos, que vie­ne sien­do el en­car­ga­do de con­ven­cer a los mer­ca­dos y a las au­to­ri­da­des ex­tran­je­ras de las bon­da­des de la economía his­pa­na. Sin em­bar­go, es­ta vez la res­pon­sa­bi­li­dad la ha asu­mi­do el Ban­co de España por una cues­tión muy sen­ci­lla: la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción de los ana­lis­tas in­ter­na­cio­na­les con res­pec­to a España se cen­tra du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas en la si­tua­ción de la ban­ca y el pro­ce­so de sa­nea­mien­to tras la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria.

Jo­sé María Rol­dán ha vo­la­do a la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca y a China (con pa­ra­das en Sin­ga­pur y Hong Kong) pa­ra ter­mi­nar en Ja­pón con un do­cu­men­to de más de 40 pá­gi­nas que ana­li­zan las

pers­pec­ti­vas de la economía es­pa­ño­la, las me­di­das to­ma­das úl­ti­ma­men­te por el Go­bierno y una por­me­no­ri­za­da ex­po­si­ción de có­mo es­tá el sec­tor ban­ca­rio es­pa­ñol. Es­te es el mo­ti­vo por el que el Ban­co de España ha asu­mi­do en es­ta oca­sión el pro­ta­go­nis­mo, por­que se tra­ta de con­ven­cer a los mer­ca­dos de que las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras de España es­tán en el buen ca­mino y no es­con­den tram­pas en sus cuen­tas. Ade­más, el di­rec­tor ge­ne­ral del Ban­co de España ha in­tro­du­ci­do en su dis­cur­so una no­ve­dad: la po­si­bi­li­dad de que los ban­cos se­pa­ren de­fi­ni­ti­va­men­te de su ac­ti­vi­dad y de sus ba­lan­ces la acu­mu­la­ción de in­mue­bles y sue­lo que han he­cho du­ran­te la cri­sis in­mo­bi­lia­ria. Es­ta se­pa­ra­ción pre­ci­sa di­ne­ro y en Asia hay mu­cho dis­po­ni­ble.

Las dis­tin­tas ex­po­si­cio­nes pú­bli­cas rea­li­za­das por el Go­bierno so­bre el te­ma coin­ci­den en que la car­te­ra de cré­di­tos pro­ble­má­ti­cos aso­cia­dos al sec­tor in­mo­bi­lia­rio se si­túa en el en­torno de los 170.000 mi­llo­nes de eu­ros, por lo que los sa­nea­mien­tos lle­va­dos a ca­bo has­ta la fe­cha no eran su­fi­cien­tes. El pro­pio go­ber­na­dor del Ban­co de España, Mi­guel Án­gel Fer­nán­dez Or­dó­ñez, se­ña­la­ba ha­ce po­cos días que “en lo que se re­fie­re al sa­nea­mien­to, des­de fi­na­les de 2007 has­ta fi­nal del año pa­sa­do se han in­cre­men­ta­do las pro­vi­sio­nes en 112.000 mi­llo­nes de eu­ros”. Des­pués aña­día que “cuan­do es­te año, gra­cias al re­cien­te de­cre­to-ley de re­for­ma fi­nan­cie­ra, se com­ple­te un sa­nea­mien­to adi­cio­nal de 35.000 mi­llo­nes, se al­can­za­rá la ci­fra de 147.000 mi­llo­nes de eu­ros, o sea, un 14% del PIB”.

Es­te es­fuer­zo de sa­nea­mien­to es­tá sien­do rea­li­za­do por las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras con car­go a sus pro­pias cuen­tas de re­sul­ta­dos. Los be­ne­fi­cios del sec­tor han caí­do en los úl­ti­mos tri­mes­tres en lí­nea con el ma­yor es­fuer­zo por sa­near su car­te­ra de cré­di­tos y cum­plir las exi­gen­cias de sol­ven­cia exi­gi­das en el de­cre­to-ley de re­for­ma fi­nan­cie­ra. Pe­ro es­to ha ge­ne­ra­do un pro­ble­ma adi­cio­nal: el di­ne­ro de­di­ca­do a sa­near no flu­ye ha­cia la ac­ti­vi­dad ban­ca­ria tra­di­cio­nal, con lo que los prés­ta­mos a em­pre­sas y par­ti­cu­la­res si­guen es­tan­ca­dos. Con es­tas pers­pec­ti­vas es di­fí­cil que la ac­ti­vi­dad crez­ca, y los mer­ca­dos cas­ti­gan a España con una pri­ma de ries­go en ni­ve­les que ya pa­re­cían ol­vi­da­dos. El pro­pio Ban­co de España, y así se re­co­ge en el do­cu­men­to de su di­rec­tor ge­ne­ral de Re­gu­la­ción, ha iden­ti­fi­ca­do seis du­das que asal­tan a los ana­lis­tas de to­do el mun­do y a las que Jo­sé María Rol­dán pre­ten­de dar res­pues­ta.

Ci­fras no ma­ni­pu­la­das.

La pri­me­ra de ellas ha­ce re­fe­ren­cia a la mag­ni­tud real de la deu­da pú­bli­ca es­pa­ño­la, que al­gu­nos me­dios in­ter­na­cio­na­les han si­tua­do úl­ti­ma­men­te en el 90% del PIB en lu­gar de en el ca­si 70% que se con­ta­bi­li­za en las estadísticas ofi­cia­les. El do­cu­men­to del Ban­co de España se­ña­la que la deu­da pú­bli­ca con­ta­bi­li­za­da con los cri­te­rios im­pues­tos por la Unión Eu­ro­pea su­ma el 68,5% del PIB. Si se le su­ma­ra la deu­da de las em­pre­sas pú­bli­cas y otras me­di­das ex­cep­cio­na­les, co­mo el ade­lan­to de di­ne­ro pa­ra que las au­to­no­mías y ayun­ta­mien­tos pa­guen a sus pro­vee­do­res, que nin­gún país con­ta­bi­li­za den­tro de sus estadísticas, en­ton­ces la ci­fra lle­ga­ría al 90%, pe­ro esa for­ma de con­ta­bi­li­zar tam­bién dis­pa­ra­ría la deu­da de todos los so­cios de la Eu­ro­zo­na. La se­gun­da du­da, re­la­cio­na­da con la pri­me­ra, es có­mo afec­ta el plan de pa­gos a pro­vee­do­res, do­ta­do con 35.000 mi­llo­nes, a la deu­da pú­bli­ca con res­pec­to al PIB. Tras re­cor­dar que se­gún la me­to­do­lo­gía ins­tau­ra­da por las au­to­ri­da­des eu­ro­peas es­ta can­ti­dad no de­be su­mar­se a la deu­da de for­ma di­rec­ta, el Ban­co de España se­ña­la que, in­clu­so si se su­ma­ra, la ci­fra fi­nal no su­pe­raría el 73% del PIB.

La ter­ce­ra du­da es si el con­jun­to de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas es­pa­ño­las son in­ca­pa­ces de pa­rar el des­pil­fa­rro y si la des­via­ción del ob­je­ti­vo de dé­fi­cit pú­bli­co des­de el 6% pre­vis­to al 8,5% real en 2011 es­con­de con­ta­bi­li­da­des ocul­tas. Aquí el do­cu­men­to mues­tra có­mo el 90% de la cul­pa de es­te in­cum­pli­mien­to de ob­je­ti­vos de dé­fi­cit pú­bli­co de 2011 se de­be a unos me­no­res in­gre­sos de los pre­vis­tos por el Es­ta­do y las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, y no por­que ha­ya ha­bi­do ocul­ta­ción de da­tos o ma­ni­pu­la­ción en las ci­fras.

En la cuar­ta, el Ban­co de España se­ña­la que la ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to de la economía es­pa­ño­la ha es­ta­do las­tra­da de ma­ne­ra muy fuer­te por el des­plo­me de la cons­truc­ción, pe­ro re­cuer­da a con­ti­nua­ción que la pro­pia Unión Eu­ro­pea ha re­vi­sa­do a la ba­ja las pre­vi­sio­nes de cre­ci­mien­to de paí­ses co­mo Ale­ma­nia, Fran­cia y Reino Uni­do.

A con­ti­nua­ción, y tras re­co­no­cer que no exis­te una res­pues­ta sim­ple a có­mo se ar­ti­cu­la­rá el cre­ci­mien­to de la economía en una fase en la que España lu­cha por re­du­cir sus ra­tios de deu­da pú­bli­ca y pri­va­da, el Ban­co de España alu­de en su con­tes­ta­ción a la sexta du­da a que cuan­do las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras ter­mi­nen de apli­car las me­di­das pre­vis­tas en el de­cre­to-ley de re­for­ma fi­nan­cie­ra, los ban­cos tendrán cu­bier­tas con pro­vi­sio­nes po­si­bles ba­ja­das reales de pre­cios del 56% en las vi­vien­das ter­mi­na­das,

La en­tra­da de fon­dos ex­tran­je­ros per­mi­ti­ría man­te­ner pi­sos en car­te­ra más de tres años

del 82% en las vi­vien­das en cons­truc­ción y del 87% del sue­lo no cons­trui­do.

Aquí es, pre­ci­sa­men­te, don­de en­tra en jue­go la la­bor que ha em­pren­di­do el Ban­co de España con los ana­lis­tas in­ter­na­cio­na­les. La me­ta úl­ti­ma, a juz­gar por el con­te­ni­do del do­cu­men­to pre­sen­ta­do por el di­rec­tor ge­ne­ral, es la se­pa­ra­ción de­fi­ni­ti­va de los ac­ti­vos re­la­cio­na­dos con el la­dri­llo del ba­lan­ce de los ban­cos. La au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria es­pa­ño­la in­sis­te va­rias ve­ces en su pre­sen­ta­ción en que que­da su­fi­cien­te­men­te cu­bier­to con las nue­vas exi­gen­cias de sol­ven­cia in­clui­das en el de­cre­to-ley de re­for­ma fi­nan­cie­ra, pe­ro re­co­no­ce al fi­nal que una vez de­tec­ta­do que el 54% del ac­ti­vo in­mo­bi­lia­rio pue­de ser pro­ble­má­ti­co, y des­pués de que ese ries­go ha­ya si­do cu­bier­to en un 65% de me­dia pa­ra las vi­vien­das y en más del 80% pa­ra el sue­lo, es po­si­ble que el ter­cer pa­so sea la se­gre­ga­ción fí­si­ca de es­ta ac­ti­vi­dad.

Ma­yor cla­ri­dad ha­cia fue­ra.

El Ban­co de España apo­ya es­ta po­si­bi­li­dad en que “in­cre­men­ta la cla­ri­dad pa­ra los in­ver­so­res ex­ter­nos” al tiem­po que, des­de el pun­to de vis­ta in­terno, ayu­da­rá a que los equi­pos di­rec­ti­vos de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras de­di­quen todos sus es­fuer­zos a la ac­ti­vi­dad tra­di­cio­nal ban­ca­ria, sin tener que des­ti­nar par­te de su tiem­po y de su ges­tión a la ven­ta de ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios. Pe­ro, ¿có­mo pue­de lle­var­se a ca­bo es­ta se­pa­ra­ción fí­si­ca y en qué pla­zos? De eso no ha­bla el do­cu­men­to, pe­ro Tiem­po ha po­di­do sa­ber que el Go­bierno y el Ban­co de España quie­ren que los ban­cos re­cu­pe­ren pron­to una par­te del di­ne­ro que han in­mo­vi­li­za­do pa­ra ga­ran­ti­zar los ries­gos in­mo­bi­lia­rios y que lo ha­gan antes del ve­rano, por­que en el Mi­nis­te­rio de Economía y en el en­torno de los ase­so­res eco­nó­mi­cos de Ma­riano Ra­joy tie­nen cla­ro que con el gri­fo del cré­di­to ce­rra­do la economía se­gui­rá sin fun­cio­nar y cues­ta aba­jo.

Pa­ra lo­grar es­te do­ble ob­je­ti­vo, el plan di­se­ña­do des­de el Go­bierno y el Ban­co de España pa­sa por la crea­ción de una nue­va en­ti­dad en la que los ban­cos de­po­si­ta­rían sus ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios. Es­tos se­rían va­lo­ra­dos ini­cial­men­te al pre­cio que tie­nen asig­na­do en ori­gen me­nos las pro­vi­sio­nes que se les asig­nan, se­gún sean vi­vien­das ter­mi­na­das, en cons­truc­ción o sue­lo no cons­trui­do. El par­que de sue­lo y pi­sos se­gre­ga­do po­dría es­tar en esa nue­va en­ti­dad un pe­rio­do que las fuen­tes con­sul­ta­das por Tiem­po se­ña­lan que es­ta­ría en el en­torno de tres años o más, a la es­pe­ra de una reac­ti­va- ción del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio, pe­ro ya fue­ra del ba­lan­ce de los ban­cos.

La nue­va en­ti­dad ge­ne­ra­ría in­gre­sos por ca­da pi­so, fin­ca o pro­mo­ción in­mo­bi­lia­ria que ven­die­ra, y el be­ne­fi­cio se­ría el equi­va­len­te a la di­fe­ren­cia en­tre el va­lor asig­na­do a ca­da ac­ti­vo (pre­cio ini­cial me­nos pro­vi­sio­nes) y el real de ven­ta, que pre­vi­si­ble­men­te es­ta­ría por en­ci­ma. Sin em­bar­go, pa­ra po­der man­te­ner en car­te­ra mu­chos de es­tos in­mue­bles a la es­pe­ra de me­jo­res tiem­pos, es ne­ce­sa­ria una fi­nan­cia­ción adi­cio­nal que no pue­de sa­lir de los pro­pios ban­cos, ya que lo que se pre­ten­de pre­ci­sa­men­te es se­pa­rar­los de es­ta ac­ti­vi­dad. Pa­ra ello se­ría muy útil la en­tra­da de fon­dos de in­ver­sión ex­tran­je­ros que po­drían po­ner su di­ne­ro pa­ra ha­cer­se con una par­te de la pro­pie­dad de es­ta nue­va en­ti­dad, a cam­bio de una ren­ta­bi­li­dad es­ta­ble ini­cial y de pre­vi­si­bles plus­va­lías en un fu­tu­ro a me­dio pla­zo, cuan­do pue­da co­lo­car el grue­so de los ac­ti­vos una vez que el mer­ca­do vuel­va a fun­cio­nar.

¿Tie­ne al­go que ver que un al­to car­go del Ban­co de España ha­ya re­co­rri­do tres ciu­da­des de China y la ca­pi­tal de Ja­pón des­pués de ir a Lon­dres, pa­ra ex­pli­car has­ta qué pun­to tie­nen los ban­cos cu­bier­tos sus ries­gos in­mo­bi­lia­rios y pro­po­ner una se­gre­ga­ción fí­si­ca de es­tos ac­ti­vos? To­do pa­re­ce in­di­car que sí. Hay, ade­más, al­gu­nas pis­tas que tam­bién apun­tan en esa di­rec­ción des­de den­tro del pro­pio sec­tor fi­nan­cie­ro.

Los gran­des ban­cos, y en­tre ellos es un ejem­plo sin­gu­lar Cai­xabank, han de­ci­di­do ade­lan­tar el cum­pli­mien­to de los ra­tios de sol­ven­cia exi­gi­dos en el de­cre­to-ley de re­for­ma fi­nan­cie­ra, aun en los ca­sos en los que no es ne­ce­sa­ria tal ce­le­ri­dad. Ese es el ca­so del ban­co crea­do por La Cai­xa, cu­yos di­rec­ti­vos han de­ci­di­do ha­cer el sa­nea­mien­to to­tal en el pri­mer tri­mes­tre del año, en una de­ci­sión “muy a la an­glo­sa­jo­na”, co­mo di­jo su con­se­je­ro de­le­ga­do, Jo­sé María Nin, en la pre­sen­ta­ción de re­sul­ta­dos.

Cai­xabank no ne­ce­si­ta­ba co­rrer tan­to en los sa­nea­mien­tos, ya que la ad­qui­si­ción de Ban­ca Cí­vi­ca le da­ba un año adi­cio­nal de pla­zo pa­ra cum­plir con los nue­vos cri­te­rios de sol­ven­cia y pro­vi­sio­nes de ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios. Pa­ra ello des­ti­nó ca­si 1.000 mi­llo­nes de eu­ros en el tri­mes­tre a ta­par agu­je­ros de es­te sec­tor, ci­fra muy pa­re­ci­da a la que ha des­ti­na­do tam­bién el BBVA, cu­yos re­sul­ta­dos tri­mes­tra­les tam­bién fue­ron pre­sen­ta­dos es­ta se­ma­na. En los pla­nes del Ban­co de España fi­gu­ra que los ac­ti­vos que va­yan a pa­rar fi­nal­men­te a la en­ti­dad que se se­gre­ga­rá de la ac­ti­vi­dad ban­ca­ria cum­pli­rán antes de in­te­grar­se con los nue­vos ra­tios de sa­nea­mien­to. De ahí, pues, las pri­sas, pa­ra lle­gar a tiem­po antes del ve­rano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.