La ban­ca pe­que­ña que sor­tea la cri­sis

Tres en­ti­da­des, Ban­co Et­che­ve­rría, Ban­ca Pueyo y Cai­xa de Po­llen­sa, sor­tean con éxi­to la cri­sis a ba­se de ha­cer el ne­go­cio clá­si­co de la ban­ca a pe­que­ña es­ca­la. Con ello han lo­gra­do man­te­ner ba­jo con­trol el ries­go de sus cré­di­tos y la mo­ro­si­dad.

Tiempo - - ECONOMÍA - POR MI­GUEL CI­FUEN­TES

El tamaño sí im­por­ta, pe­ro en al­gu­nos ca­sos, en sen­ti­do con­tra­rio a co­mo mu­chos creen. Las en­ti­da­des más pe­que­ñas de las que que­dan vivas en España na­ve­gan en la cri­sis des­de 2008 con más sol­tu­ra y agi­li­dad que los por­ta­vio­nes ban­ca­rios. No su­fren los pro­ble­mas de la ex­po­si­ción al sec­tor in­mo­bi­lia­rio, tie­nen be­ne­fi­cios, cre­cen y au­men­tan la clien­te­la, sin pri­sa y sin pau­sa. Si se mi­ran las cuen­tas con de­te­ni­mien­to, tie­nen más be­ne­fi­cios pro­por­cio­nal­men­te que los gran­des. Ban­cos co­mo el Et­che­ve­rría, la Ban­ca Pueyo o la Cai­xa de Po­llen­sa, si­tua­dos en­tre los úl­ti­mos del es­ca­la­fón, tie­nen una sa­lud de hie­rro. Los tres tie­nen ya los ra­tios de ca­pi­tal y sol­ven­cia exi­gi­dos por la re­for­ma fi­nan­cie­ra. Han si­do de los pri­me­ros. Mien­tras to­do el sec­tor fi­nan­cie­ro es­tá me­ti­do en ope­ra­cio­nes de fu­sión, ga­nan­do tiem­po pa­ra su sa­nea­mien­to y con un ca­len­da­rio exi­gen­te de pla­zos, es­tas en­ti­da­des pe­que­ñas si­guen tra­ba­jan­do co­mo si la cri­sis no fue­ra con ellos. El Ban­co Et­che­ve­rría es un ban­co ga­lle­go con se­de cen­tral en Be­tan­zos, que se re­mon­ta a 1717 y tie­ne su ori­gen en una fá­bri­ca de pie­les. Es pro­pie­dad de la fa­mi­lia del mis­mo nom­bre, oriun­da del País Vas­co fran­cés. Tie­ne 40 ofi­ci­nas y 150 em­plea­dos y es­tá im­plan­ta­do en Ga­li­cia y Ma­drid (cua­tro ofi­ci­nas). En 2011 ob­tu­vo un be­ne­fi­cio de 3,68 mi­llo­nes de eu­ros, en lí­nea con los ob­te­ni­dos en 2010, pró­xi­mos a los cua­tro mi­llo­nes. Esas ci­fras, enanas si se com­pa­ran con los gi­gan­tes, con­tras­tan sin em­bar­go con las del res­to del sec­tor ban­ca­rio, cu­yos be­ne­fi­cios van en re­tro­ce­so ca­da año, con caí­das del 20% y el 30% des­de 2008. El ban­co ga­lle­go me­jo­ra tam­bién sus ni­ve­les de sa­lud: tie­ne una mo­ro­si­dad in­fe­rior al 4% y una co­ber­tu­ra so­bre cré­di­tos mo­ro­sos y du­do­sos su­pe­rior al 100%. Cuan­do em­pe­zó la cri­sis, el pre­si­den­te, Ja­vier Et­che­ve­rría, de­cla­ra­ba a Tiem­po que la afron­ta­rían con más sol­tu­ra y agi­li­dad que el res­to de la ban­ca. Su se­cre­to es “ha­cer ban­ca tra­di­cio­nal con mu­cha pru­den­cia” y evi­tar el ries­go in­mo­bi­lia­rio, que no ha su­pues­to nun­ca más del 10% del cré­di­to del ban­co. Des­de 2009 has­ta hoy, año a año, los he­chos le han da­do la ra­zón.

Ban­ca fa­mi­liar su­per­vi­vien­te.

La gran ven­ta­ja de los ban­cos pe­que­ños es su ex­tra­or­di­na­rio co­no­ci­mien­to del mer­ca­do lo­cal, del clien­te y de los ne­go­cios. De la ban­ca fa­mi­liar, que en los años 50 lle­gó a agru­par a 40 en­ti­da­des, so­lo so­bre­vi­ven ya el Et­che­ve­rría y la Ban­ca Pueyo. Las de­más han des­apa­re­ci­do, de­vo­ra­das por las cri­sis ban­ca­rias de los 80 y 90.

El Et­che­ve­rría tie­ne hoy un tamaño de ba­lan­ce de 700 mi­llo­nes de eu­ros, pe­ro, aun­que sea un tamaño pe­que­ño, con­tro­la el 5% del mer­ca­do fi­nan­cie­ro de Ga­li­cia. Cre­ce todos los años en vo­lu­men de ne­go­cio pe­se a la cri­sis, si­gue dan­do cré­di­to a las py­mes, con un cre­ci­mien­to del 10% anual, a pe­sar de la caí­da de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, y ofre­ce to­do ti­po de ser­vi­cios y pro­duc­tos fi­nan­cie­ros, se­gu­ros y aho­ra tam­bién la ges­tión de patrimonios pa­ra ren­tas me­dias.

El pe­que­ño ban­co ga­lle­go ha si­do el pri­me­ro de todos en pre­sen­tar sus ra- tios de sol­ven­cia y ca­pi­tal al Ban­co de España, tras do­tar con cin­co mi­llo­nes el ries­go del cré­di­to pro­mo­tor in­mo­bi­lia­rio, tal co­mo exi­ge el Go­bierno. La en­ti­dad ya hi­zo en 2011 un es­fuer­zo muy sig­ni­fi­ca­ti­vo, por va­lor de 37 mi­llo­nes, pa­ra al­can­zar el 8% de co­re ca­pi­tal que exi­gió el de­cre­to de la en­ton­ces mi­nis­tra Ele­na Sal­ga­do pa­ra el re­for­za­mien­to del sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Es­te ra­tio de sol­ven­cia lo cu­bre hoy tam­bién con hol­gu­ra. El úni­co im­pre­vis­to que afec­ta a Ban­co Et­che­ve­rría es la pró­xi­ma ven­ta del 44% de su ca­pi­tal, que de­ten­ta No­va­cai­xa-ga­li­cia. Es­ta ca­ja, en­ton­ces Cai­xa Ga­li­cia, com­pró en 2002 el pa­que­te mi­no­ri­ta­rio del ban­co co­mo una di­ver­si­fi­ca­ción. La ope­ra­ción su­pu­so un salto en la pro­fe­sio­na­li­za­ción del Et­che­ve­rría. Lo que na­die es­pe­ra­ba es que la ca­ja ga­lle­ga ter­mi­na­ría na­cio­na­li­za­da. Aho­ra es­tá en ma­nos del Fon­do de Reor­de­na­ción Or­de­na­da Ban­ca­ria (FROB) y pen­dien­te de subas­ta antes del mes de ju­nio, si no en­cuen­tra un in­ver­sor pa­ra el 90% del ca­pi­tal en ma­nos del Es­ta­do. El Et­che­ve­rría no tie­ne nin­gún te­mor, ya que lo úni­co que cam­bia­ría se­ría la ti­tu­la­ri­dad de su ac­cio­nis­ta mi­no­ri­ta­rio, mien­tras la ma­yo­ría del ca­pi­tal y la ges­tión se­gui­rían en ma­nos de la fa­mi­lia pro­pie­ta­ria.

Otro ejem­plo em­ble­má­ti­co de pe­que­ña ban­ca fa­mi­liar es la Ban­ca Pueyo, el

ban­co ex­tre­me­ño pro­pie­dad de la fa­mi­lia del mis­mo nom­bre. La en­ti­dad, con se­de cen­tral en Vi­lla­nue­va de la Se­re­na (Ba­da­joz), es un ban­co re­gio­nal con 93 ofi­ci­nas, la ma­yo­ría (82) en la pro­vin­cia de Ba­da­joz, cin­co en Cá­ce­res, cin­co en Ma­drid y una en Se­vi­lla. El año pa­sa­do tuvo unos be­ne­fi­cios de 4,45 mi­llo­nes de eu­ros, un 11,7% me­nos que el año an­te­rior. “He­mos ba­ja­do el be­ne­fi­cio por las fuer­tes pro­vi­sio­nes pa­ra con­se­guir el ob­je­ti­vo del sol­ven­cia que exi­ge la re­for­ma fi­nan­cie­ra. He­mos pro­vi­sio­na­do cin­co mi­llo­nes de eu­ros. Al cie­rre del ejer­ci­cio dá­ba­mos cre­ci­mien­to en be­ne­fi­cios so­bre 2010, pe­ro pre­fe­ri­mos dar me­nos be­ne­fi­cio”, di­ce Ja­vier del Pueyo Vi­lla­lón, di­rec­tor ge­ne­ral de la en­ti­dad y cuar­ta ge­ne­ra­ción de los Pueyo en el ban­co.

“Nos va me­jor en la cri­sis que a los gran­des por­que so­mos muy pru­den­tes. Nues­tro tamaño nos da una agi­li­dad, un co­no­ci­mien­to y una cer­ca­nía al clien­te que nos evi­ta sus­tos. Cre­ce­mos en clien­tes que vie­nen de otras en­ti­da­des, nues­tros com­pe­ti­do­res pier­den clien­tes por­que no pue­den o no quie­ren re­te­ner­los”, aña­de Pueyo. La ex­po­si­ción en cré­di­to in­mo­bi­lia­rio as­cien­de al 67%, pe­ro con ga­ran­tía real y en ope­ra­cio­nes muy con­tro­la­das. El cré­di­to pro­mo­tor es so­lo de 45 mi­llo­nes de eu­ros, so­bre los 1.000 mi­llo­nes de ba­lan­ce, lo que su­po­ne una ci­fra po­co sig­ni­fi­ca­ti­va. “To­da­vía po­de­mos dar cré­di­to pro­mo­tor, no he­mos te­ni­do pro­ble­mas con es­te ti­po de in­ver­sión por­que fi­nan­cia­mos pro­mo­cio­nes pe­que­ñas, con com­pra­do­res fi­na­les. Fi­nan­cia­mos por hi­tos de cons­truc­ción, co­mo se ha he­cho siem­pre”, ad­vier­te es­te di­rec­ti­vo. Ban­ca Pueyo cre­ce en cré­di­to hi­po­te­ca­rio un 5% anual, cuan­do el sec­tor ha caí­do un 6%. Tie­ne una mo­ro­si­dad del 1,74% y un ra­tio de sol­ven­cia del 16%, ocho pun­tos por en­ci­ma del exi­gi­do por la re­for­ma fi­nan­cie­ra.

El ban­co ex­tre­me­ño es­tá muy pe­ga­do a la economía re­gio­nal, que se com­po­ne en un 30% de ser­vi­cios y el res­to es agri­cul­tu­ra y trans­for­ma­ción agroa­li­men­ta­ria. Se­gún Ja­vier Pueyo, “siem­pre hay un ni­cho de mer­ca­do pa­ra ban­ca lo­cal, que so­bre­vi­vi­rá al mar­gen del pro­ce­so de fu­sio­nes que se es­tá pro­du­cien­do. El tamaño no es lo im­por­tan­te, lo va­lio­so es la sa­lud fi­nan­cie­ra y el co­no­ci­mien­to del mer­ca­do, y eso lo te­ne­mos”.

Po­llen­sa, una ca­ja sin­gu­lar.

En­tre las ca­jas de aho­rros, la más pe­que­ña de España es la Cai­xa de Po­llen­sa, en Ma­llor­ca. Pe­ro tam­bién es más sol­ven­te

En Ban­ca Pueyo ase­gu­ran que el cré­di­to hi­po­te­ca­rio no es pro­ble­ma cuan­do se sa­be a quién se le con­ce­de Un 44% del Ban­co Et­che­ve­rría cam­bia­rá de ma­nos con la ven­ta de No­va-cai­xa­ga­li­cia

y con me­nor ex­po­si­ción al ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio. Cai­xa Po­llen­sa y Cai­xa On­tin­yent son las dos úni­cas de las 45 que exis­tían al inicio de la cri­sis que no van a en­trar en fu­sio­nes, no se van a con­ver­tir en ban­cos y per­ma­ne­ce­rán co­mo ca­jas y em­ble­mas del sec­tor.

Cai­xa Po­llen­sa fue fun­da­da en 1880 por Gi­llem Ci­fré, abogado y pe­da­go­go ma­llor­quín, con el ob­je­ti­vo de com­ba­tir la usu­ra y la ex­clu­sión ban­ca­ria. En la ac­tua­li­dad tie­ne 21 ofi­ci­nas en las is­las Ba­lea­res (du­ran­te mu­chos años es­tu­vo re­clui­da en Po­llen­sa y la is­la de Ma­llor­ca). En 2011 tuvo unos be­ne­fi­cios de 1,52 mi­llo­nes de eu­ros, con una caí­da del 19,7% so­bre el año an­te­rior de­bi­do a las fuer­tes do­ta­cio­nes pa­ra con­tin­gen­cias. Cu­bre con hol­gu­ra el ra­tio de sol­ven­cia, que se ele­va a un 11,47% y su ex­po­si­ción al in­mo­bi­lia­rio es muy ba­ja. “No es­ta­mos su­frien­do la cri­sis co­mo el res­to del sec­tor, cre­ce­mos en clien­te­la de par­ti­cu­la­res y py­mes de un mo­do sano y con­tro­la­do”, se­ña­la Gabriel Bau­zá, di­rec­tor ge­ne­ral de la ca­ja, quien re­sal­ta que el en­torno eco­nó­mi­co de las is­las es fa­vo­ra­ble: “El tu­ris­mo es el prin­ci­pal sec­tor eco­nó­mi­co de la co­mu­ni­dad, en 2011 fue bien y es­te año tam­bién pre­sen­ta bue­nas pers­pec­ti­vas”.

Bau­zá aña­de que el ha­ber evi­ta­do la ex­po­si­ción ex­ce­si­va al in­mo­bi­lia­rio les ha aho­rra­do su­frir las con­se­cuen­cias de la ex­plo­sión de la bur­bu­ja. “No­so­tros no co­me­ti­mos ex­ce­sos por ins­tin­to y por pru­den­cia. Cuan­do to­do el sec­tor es­ta­ba cre­cien­do en cré­di­to hi­po­te­ca­rio al 20% no­so­tros nun­ca pa­sa­mos de cre­ci­mien­tos del 11%, in­clu­so en el mo­men­to más ál­gi­do. En el boom cre­cía­mos a una me­dia del 7% al 9% anual, y no nos he­mos mo­vi­do nun­ca le­jos de esas ci­fras”. El re­sul­ta­do es que des­de 2008 la en­ti­dad na­ve­ga por la cri­sis con nor­ma­li­dad, tie­ne un ba­lan­ce sa­nea­do, una mo­ro­si­dad ba­jí­si­ma y si­gue cre­cien­do mo­de­ra­da­men­te.

Co­mo siem­pre. Ja­vier Et­che­ve­rría si­gue al pie del

ca­ñón des­de los años 50.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.