Las ma­nos pe­que­ñas tam­bién re­co­gen oro

Mi­les de me­no­res tra­ba­jan ca­da día en las mi­nas de oro ma­lien­ses sor­tean­do pe­li­gros y en con­di­cio­nes in­sa­lu­bres a fin de en­ri­que­cer­se con el pre­cia­do me­tal.

Tiempo - - MUNDO - POR CA­RO­LI­NA VALDEHÍTA, (Ba­ma­ko, Ma­li) FOTOS: SYL­VAIN CHER­KAOUI

Ami­na­ta, Adia­na y Mariam son tres ni­ñas ma­lien­ses que ape­nas so­bre­pa­san los 10 años de edad. Des­de el úl­ti­mo mes se des­pla­zan ca­da día 40 ki­ló­me­tros en bi­ci­cle­ta pa­ra di­ri­gir­se a las mi­nas de Don­ke­ri­la, si­tua­das en la re­gión de Si­kas­so, al sur del país, cer­ca de la fron­te­ra de Ma­li con Cos­ta de Mar­fil. Allí, su jor­na­da se desa­rro­lla en un la­va­de­ro de are­na don­de bus­can oro fer­vien­te­men­te, has­ta que la caí­da del sol po­ne el cie­rre a un du­ro día de tra­ba­jo. Has­ta la fe­cha, su bús­que­da ha si­do en vano: nin­gu­na ha da­do con la pe­pi­ta do­ra­da que re­con­for­te su sa­cri­fi­cio. Pe­ro no pa­sa na­da, “ya lle­ga­rá”, di­cen con una tí­mi­da son­ri­sa.

La per­se­ve­ran­cia es una vir­tud for­zo­sa pa­ra los bus­ca­do­res de oro, que jun­to a una re­sig­na­da to­le­ran­cia al ries­go per­ma­nen­te for­ma el tán­dem ne­ce­sa­rio pa­ra aguan­tar de sol a sol. Tan so­lo Adia­na re­co­no­ce ha­ber ido “al­gu­na vez” a la es­cue­la, mien­tras que Ami­na­ta y Mariam nun­ca la han pi­sa­do ni tie­nen in­ten­ción de ha­cer­lo: “El tra­ba­jo re­por­ta mu­cho más que el co­le­gio”, di­cen.

El tes­ti­mo­nio de es­tas ni­ñas es uno más en­tre los mi­les de me­no­res de en- tre 5 y 17 años que tra­ba­jan a dia­rio en las mi­nas del país y se ex­po­nen a ries­gos cons­tan­tes día tras día. El es­ce­na­rio siem­pre es el mis­mo: los hom­bres ca­van ho­yos de has­ta cin­co me­tros pa­ra ex­traer la are­na que lue­go ni­ñas y mu­je­res, –mu­chas con sus be­bés a la es­pal­da-, ta­mi­zan y la­van ex­haus­ti­va­men­te en­tre agua y ba­rro. Los más pe­que­ños se ha­cen car­go de sus her­ma­ni­tos be­bés, mien­tras que los que se acer­can a los 10 años pre­pa­ran la co­mi­da, sir­ven de men­sa­je­ros o son uno más del equi­po de ex­trac­ción. Tra­ba­jan siem­pre con el be­ne­plá­ci­to de sus fa­mi­lias, que des­gra­cia­da­men­te no pue­den ase­gu­rar­les otro por­ve­nir. “La es­cue­la da be­ne­fi­cios a lar­go pla­zo, el tra­ba­jo los pro­por­cio­na en el mo­men­to”, di­ce la ma­yo­ría. Par­te de los bus­ca­do­res lle­ga a las mi­nas des­de pue­blos con­ti­guos, mien­tras que otros op­tan por ins­ta­lar­se en el te­rri­to­rio, ya que ca­da vez que se des­cu­bre un nue­vo te­rreno sus­cep­ti­ble de tener oro la co­mu­ni­dad se tras­la­da. Así, cien­tos de nó­ma­das vi­ven en im­pro­vi­sa­das ciu­da­des-cam­pa­men­to don­de las ca­sas, he­chas con pa­los y plás­ti­cos ga­ran­ti­zan un te­cho al fi­nal de la jor­na­da. Eso sí, so­bre­pa­san­do los lí­mi­tes de la pre­ca­rie- dad y con unas la­men­ta­bles con­di­cio­nes de hi­gie­ne y ali­men­ta­ción que no ha­cen más que ten­tar su suer­te y ale­jar las op­cio­nes de fu­tu­ro de los pe­que­ños.

30 eu­ros el gra­mo.

Ma­li es una de las cu­nas del oro de Áfri­ca del oes­te. La po­bla­ción se ha vis­to al­ta­men­te afec­ta­da por la in­ci­pien­te po­bre­za de las al­deas ru­ra­les y la cri­sis del al­go­dón, prin­ci­pal ma­te­ria de ex­por­ta­ción del país. El país ha pa­lia­do du­ran­te años la fie­bre de los bus­ca­do­res y, aho­ra, la glo­ba­li­za­ción ha aca­ba­do con la con­cep­ción ar­te­sa­nal de an­ta­ño: lo que se bus­ca es el me­tal en bru­to pa­ra ha­cer­lo lle­gar a los com­pra­do­res es­pe­cia­li­za­dos. Pe­se a que las re­ser­vas de oro de Ma­li no son tan abun­dan­tes co­mo pa­re­ce, ya que de ser­lo el Go­bierno ha­bría in­ver­ti­do mu­cho más en ellas, si­guen sien­do ren­ta­bles. So­bre to­do al tra­tar­se de un me­tal

Las au­to­ri­da­des se ta­pan los ojos an­te la evi­den­cia y jus­ti­fi­can la tra­di­ción mi­ne­ra ob­vian­do el tra­ba­jo in­fan­til

que so­bre­vi­ve a las de­pre­cia­cio­nes. El sa­la­rio mí­ni­mo de un ma­lien­se es de 50 eu­ros al mes, tra­ba­jar en el cam­po en la es­ta­ción se­ca re­por­ta unos 30 eu­ros mien­tras que ha­cer­lo du­ran­te las llu­vias ha­ce su­bir es­ta ci­fra has­ta los 100. Aun­que los bus­ca­do­res con­si­guen unos cin­co eu­ros al día, es­pe­ran con ahín­co el mo­men­to de dar con la pe­pi­ta que les ha­rá ri­cos: con suer­te pue­den ha­cer­se con un gra­mo de oro que les pro­por­cio­ne 30 eu­ros de gol­pe. Los in­ter­me­dia­rios sa­can un be­ne­fi­cio de cua­tro eu­ros por ca­da gra­mo ven­di­do, lo que ha­ce que mu­chos fi­na­li­cen el mes con 500 eu­ros, un suel­do pro­pio de un licenciado.

La par­te amar­ga es la im­pli­ca­ción di­rec­ta de todos esos ni­ños que no co­no­cen, ni co­no­ce­rán, otra co­sa en sus vi­das. Las au­to­ri­da­des siem­pre se han ta­pa­do los ojos an­te la evi­den­cia y han jus­ti­fi­ca­do la tra­di­ción mi­ne­ra ob­vian­do el tra­ba­jo in­fan­til. Antes del gol­pe de Es­ta­do, el Mi­nis­te­rio de Mi­nas de­cía en un co­mu­ni­ca­do que des­pués de vi­si­tar te­rre­nos mi­ne­ros com­pro­bó que los me­no­res “nun­ca es­tán im­pli­ca­dos de ma­ne­ra di­rec­ta”. Una in­for­ma­ción que cho­ca ra­di­cal­men­te con la reali­dad que se ve na­da más po­ner el pie en una re­gión ri­ca en oro co­mo Si­kas­so. Ini­cia­ti­vas co­mo el pro­gra­ma Ipec-aecid pa­ra erra­di­car las peo­res for­mas de tra­ba­jo in­fan­til, ges­tio­na­do por la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo, ape­lan a to­mar “me­di­das in­me­dia­tas” que ale­jen las ma­nos in­fan­ti­les de las mi­nas, es­pe­cial­men­te en los ca­sos de ma­ni­pu­la­ción de mercurio. Un in­for­me de Hu­man Rights Watch de 2011 de­nun­cia el fá­cil ac­ce­so de los pe­que­ños a es­te ma­te­rial al­ta­men­te da­ñino pa­ra el sis­te­ma ner­vio­so.

Jor­na­das de lar­gas ho­ras.

Aun­que los lo­ca­les di­cen que tan so­lo los adul­tos tra­ba­jan con mercurio, mu­chos me­no­res han si­do obli­ga­dos a uti­li­zar­lo en las ta­reas de ex­trac­ción. La so­lu­ción es, una vez más, la con­fluen­cia de fac­to­res: la prohi­bi­ción de su uti­li­za­ción y el com­pro­mi­so de la so­cie­dad de cum­plir la nor­ma­ti­va. No se tra­ta de aca­bar con la tra­di­ción, sino de ade­cuar las in­fra­es­truc­tu­ras a los tra­ba­ja­do­res y de re­ti­rar a los más vul­ne­ra­bles. Pa­ra ello tam­bién es me­nes­ter que las em­pre­sas que tra­ba­jan con oro ve­len por unos es­tán­da­res de ca­li­dad que cer­ti­fi­quen que el ma­te­rial que com­pran no ha vio­la­do las nor­mas in­ter­na­cio­na­les de tra­ba­jo in­fan­til ni ha su­pues­to un ries­go pa­ra el bus­ca­dor. Des­pués de vi­si­tar una zo­na mi­ne­ra don­de ni­ños de to­das las eda­des y mu­je­res con be­bés a la es­pal­da lle­van a ca­bo jor­na­das de lar­gas ho­ras, re­sul­ta utó­pi­co con­fiar en que la le­gis­la­ción ma­lien­se cam­bie de un día pa­ra otro, más aún en es­tos mo­men­tos de in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca. Pe­ro las or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les si­guen con su lu­cha: la bús­que­da de oro pue­de con­ti­nuar, sien­do siem­pre cons­cien­tes de la ne­ce­si­dad de de­vol­ver a los ni­ños al lu­gar que les co­rres­pon­de y per­mi­tir­les dis­fru­tar de la in­fan­cia que les ha si­do arre­ba­ta­da.

Ex­trac­ción. Los hom­bres ca­van ho­yos pa­ra ex­traer la are­na que lue­go mu­je­res y ni­ñas ta­mi­zan en bus­ca de pe­pi­tas.

50

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.