La dra­má­ti­ca cam­pa­ña de la se­gun­da vuel­ta

Sar­kozy y Ho­llan­de cor­te­jan los vo­tos de los can­di­da­tos que no pa­sa­ron la pri­me­ra cri­ba de las elec­cio­nes fran­ce­sas, mien­tras se des­ca­li­fi­can el uno al otro sin pie­dad.

Tiempo - - MUNDO - ALFONSO S. PA­LO­MA­RES as­pa­lo­ma­res@as­pa­lo­ma­res.com

La cam­pa­ña pa­ra la se­gun­da vuel­ta de las elec­cio­nes fran­ce­sas es­tá vi­vien­do unos días car­ga­dos de ten­sión y dra­ma­tis­mo. En el es­ce­na­rio, en un im­pla­ca­ble cuer­po a cuer­po, Ni­co­las Sar­kozy y Fra­nçois Ho­llan­de tra­tan de atraer vo­tan­tes con to­da cla­se de pro­me­sas mien­tras des­ca­li­fi­can sin pie­dad al opo­nen­te. Re­pre­sen­tan el cli­ché de la iz­quier­da y el cli­ché de la de­re­cha, pe­ro am­bos tie­nen por sus ex­tre­mos im­por­tan­tes gra­ne­ros de vo­tos. Des­de la no­che en que se die­ron a co­no­cer los re­sul­ta­dos de la pri­me­ra vuel­ta, los dos ga­na­do­res co­men­za­ron las ma­nio­bras pa­ra su­mar los vo­tan­tes de quie­nes no pa­sa­ron el cor­te pa­ra dispu­tar el tra­mo fi­nal. Aque­lla mis­ma no­che los prin­ci­pa­les ins­ti­tu­tos de opi­nión, el Ip­sos y el Ifop, hi­cie­ron pú­bli­cas las in­ten­cio­nes de vo­to de los fran­ce­ses pa­ra el pró­xi­mo 6 de ma­yo, y am­bos da­ban ga­na­dor a Fra­nçois Ho­llan­de con un 54%, fren­te al 46% de Sar­kozy. Ho­llan­de tam­bién aca­ba­ba de ven­cer a Sar­kozy por el es­ca­so mar­gen de un pun­to y me­dio, 28,63% so­bre el 27,08%. Po­co más o me­nos lo que pro­nos­ti­ca­ban las en­cues­tas. So­bre es­tas ci­fras se ha­cían dos con­si­de­ra­cio­nes evi­den­tes: a lo lar­go de los 54 años de la V Re­pú­bli­ca, Sar­kozy es el pre­si­den­te que me­nos vo­tos ob­tie­ne en una pri­me­ra vuel­ta al pre­sen­tar­se a la re­lec­ción ob­te­nía; y Ho­llan­de, el se­gun­do de los can­di­da­tos so­cia­lis­tas más vo­ta­do, so­lo Fra­nçois Mit­te­rrand ob­tu­vo, en 1988, más vo­tos que él. Se tra­ta­ba de un Mit­te­rrand en ple­na glo­ria y con una voz muy es­cu­cha­da en Eu­ro­pa y bas­tan­te en el mun­do. Fue cuan­do la cons­truc­ción eu­ro­pea cons­ti­tuía una gran es­pe­ran­za y él era uno de los prin­ci­pa­les ar­tí­fi­ces.

Éxi­to de la ul­tra­de­re­cha.

Pe­ro la sor­pre­sa, per­tur­ba­do­ra y preo­cu­pan­te pa­ra mu­chos, ha si­do la de Ma­ri­ne Le Pen al ob­te­ner pa­ra su Fren­te Na­cio­nal (FN) el 18% de los vo­tos. Ha lo­gra­do los me­jo­res re­sul­ta­dos en la his­to­ria de la ex­tre­ma de­re­cha, su­peran­do los de su pa­dre, Jean-ma­rie Le Pen, cuan­do en 2002 pa­só a la se­gun­da vuel­ta des­pués de ade­lan­tar, con el 16,7% de los su­fra­gios, al so­cia­lis­ta Jos­pin. Nin­gún son­deo otor­ga­ba a Ma­ri­ne ese re­sul­ta­do,

lo que quie­re de­cir que mu­chos fran­ce­ses ocul­tan el ex­tre­mis­mo que cul­ti­van se­cre­ta­men­te en sus sen­ti­mien­tos. Las en­cues­tas le da­ban al­re­de­dor del 15%, un por­cen­ta­je si­mi­lar al del coor­di­na­dor y líder de las fuer­zas de la ex­tre­ma iz­quier­da, Jean Luc Mé­len­chon. Sin em­bar­go, a la ho­ra de la verdad, Ma­ri­ne Le Pen subió tres pun­tos y Mé­len­chon ca­yó cua­tro, lo que, a pe­sar de to­do, tam­bién su­po­ne uno de los me­jo­res re­sul­ta­dos de la ex­tre­ma iz­quier­da en los úl­ti­mos tiem­pos. Ya se sa­be que los fra­ca­sos y los éxi­tos se mi­den se­gún las ex­pec­ta­ti­vas, por eso la ci­fra que pa­ra unos es un éxi­to, pa­ra otros es un ro­tun­do fra­ca­so. Lo aca­ba­mos de ver en las elec­cio­nes an­da­lu­zas, don­de el PP ob­tu­vo las ci­fras más al­tas de su exis­ten­cia, sin em­bar­go al no po­der go­ber­nar co­mo es­pe­ra­ba, lo to­mó y lo to­ma­mos todos co­mo un evi­den­te fra­ca­so. Con el cen­tris­ta Fra­nçois Bay­rou se re­pi­te la mis­ma his­to­ria: al no lle­gar a la cuo­ta del 10%, él mis­mo con­si­de­ra que ha fra­ca­sa­do su pro­yec­to.

¿Cuál es la ra­zón del no­ta­ble éxi­to de la ul­tra­de­re­cha?, se pre­gun­tan los ana­lis­tas fran­ce­ses y de otras la­ti­tu­des. Las res­pues­tas di­fie­ren en fun­ción de quien res­pon­da. Ho­llan­de lo atri­bu­ye a que la re­tó­ri­ca de Sar­kozy so­bre asun­tos tan sen­si­bles co­mo la in­mi­gra­ción le ha he­cho el jue­go a la ex­tre­ma de­re­cha. Eva Joly, la can­di­da­ta eco­lo­gis­ta, lla­ma al pre­si­den­te apren­diz de bru­jo de un na­cio­na­lis­mo que equi­va­le al le­pe­nis­mo.

Dis­cur­so fá­cil.

Ma­ri­ne Le Pen se ale­ja de las ex­pre­sio­nes agre­si­va­men­te tos­cas que cul­ti­va­ba su pa­dre man­te­nien­do su mis­mo dis­cur­so xe­nó­fo­bo y ul­tra­na­cio­na­lis­ta. Es más sim­pá­ti­ca, más jo­ven y es mu­jer, tres fac­to­res que jue­gan a su fa­vor. La cri­sis ha he­cho que los tres te­mas es­tre­lla en los que ha ba­sa­do su cam­pa­ña: in­mi­gra­ción, se­gu­ri­dad e iden­ti­dad na­cio­nal, ca­len en bue­na par­te de la opi­nión pú­bli­ca y en di­ver­sos sec­to­res so­cia­les.

En­tre sus elec­to­res hay un nú­me­ro muy al­to de tra­ba­ja­do­res que vi­ven en ba­rrios mar­gi­na­les don­de con­vi­ven con ex­tran­je­ros a los que, con de­ma­sia­da fre­cuen­cia, cul­pan de la in­se­gu­ri­dad en su tra­ba­jo y en su con­vi­ven­cia. Es un dis­cur­so fá­cil, car­ga­do de ra­cis­mo, es­pe­cial­men­te con­tra los ára­bes. Con­si­de­ran que re­li­gio­nes co­mo el is­lam fo­men­tan la pér­di­da de la iden­ti­dad na­cio­nal. La can­di­da­ta tam­bién ha ata­ca­do la glo­ba­li­za­ción co­mo el ori­gen de la cri­sis eco­nó­mi­ca y, por su­pues­to, su re­cha­zo a la Unión Eu­ro­pea es fron­tal y cla­ro. Pro­cla­ma sa­lir de la UE y del euro. Hay que vol­ver a las esen­cias fran­ce­sas, a una in­ten­sa cul­tu­ra na­cio­nal y na­cio­na­lis­ta. En los mí­ti­nes en­via­ba sus dar­dos tan­to con­tra Ho­llan­de co­mo con­tra Sar­kozy, pe­ro los más ve­ne­no­sos los orien­ta­ba con­tra Sar­kozy, al que con­si­de­ra un acó­li­to de Mer­kel. Pa­ra los fran­ce­ses ul­tra­na­cio­na­lis­tas, ser acó­li­to de una ale­ma­na co­mo Mer­kel es un pe­ca­do de su­mi­sión na­cio­nal, de le­sa leal­tad pa­trió­ti­ca. Por su par­te, Sar­kozy de­cía que vo­tar a Le Pen era co­mo vo­tar a Ho­llan­de. Del re­par­to de los vo­tos fren­tis­tas de­pen­de mu­cho el re­sul­ta­do fi­nal, por eso Sar­kozy en es­ta fase de la cam­pa­ña los es­tá cul­ti­van­do con des­ca­ro, al acen­tuar su dis­cur­so so­bre el res­pe­to a

Los re­sul­ta­dos de Ma­ri­ne Le Pen in­di­can que mu­chos fran­ce­ses cul­ti­van se­cre­ta­men­te su ex­tre­mis­mo Sar­kozy su­fre un fuer­te des­gas­te de ima­gen que co­men­zó en los pri­me­ros días de su man­da­to

las fron­te­ras, el con­trol de la in­mi­gra­ción, la se­gu­ri­dad, la fa­mi­lia y el tra­ba­jo. Los son­deos de in­ten­ción de vo­to pa­ra la se­gun­da vuel­ta en­tre los vo­tan­tes del FN apun­tan a que al­go más de la mi­tad se de­can­ta­rá por Sar­kozy y el res­to se di­vi­di­rá en­tre la abs­ten­ción y Ho­llan­de. No­ta­bles se­gui­do­res de Le Pen afir­man que les con­vie­ne que pierda Sar­kozy, ya que él es quien gal­va­ni­za a la Unión por un Mo­vi­mien­to Po­pu­lar (UMP), el gran par­ti­do de la de­re­cha, y su des­pla­za­mien­to del po­der pro­vo­ca­ría una im­plo­sión en es­ta for­ma­ción que cau­sa­ría ver­da­de­ros des­tro­zos. Le Pen pien­sa que a la de­rro­ta de Sar­kozy se­gui­ría el des­pie­ce de la UMP y ella po­dría asu­mir el li­de­raz­go de la de­re­cha en la nue­va Asam­blea que sal­drá de las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias con­vo­ca­das pa­ra el pró­xi­mo mes de ju­nio. Es­ta idea es­tá afian­zán­do­se ca­da vez más en el elec­to­ra­do le­pe­nis­ta.

Los fi­na­lis­tas.

Pa­re­ce que uno de los im­pul­so­res del des­li­za­mien­to ha­cia la ex­tre­ma de­re­cha del ac­tual dis­cur­so de Sar­kozy es su con­se­je­ro Pa­trick Buis­son, un an­ti­guo pe­rio­dis­ta que se mo­vió siem­pre en las aguas del na­cio­na­lis­mo ra­di­cal. No se des­car­ta que él mis­mo sea par­ti­da­rio de una fu­sión de un sec­tor de la UMP con el FN. Sar­kozy su­fre un fuer­te des­gas­te de ima­gen que co­men­zó en los pri­me­ros días de su man­da­to, en los que hi­zo ga­la de un ex­hi­bi­cio­nis­mo im­pú­di­co pre­su­mien­do de su amis­tad con los más ri­cos y ex­po­nien­do sus tem­pes­tuo­sas re­la­cio­nes con su es­po­sa Ce­ci­lia y sus amo­res con Car­la Bru­ni. Su com­por­ta­mien­to re­sul­ta­ba ex­ce­si­va­men­te frí­vo­lo en un pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa. Se­gún una en­cues­ta re­cien­te, so­lo un 36% de los fran­ce­ses aprue­ba su ges­tión co­mo pre­si­den­te, mien­tras que un 64% la desaprue­ba. Du­ran­te su quin­que­nio, Fran­cia ha per­di­do la ca­li­fi­ca­ción fi­nan­cie­ra de tri­ple A, ha au­men­ta­do el pa­ro y se ha des­bo­ca­do el dé­fi­cit. La economía fran­ce­sa se pa­re­ce mu­cho a un que­so gru­yè­re.

De Ho­llan­de tam­po­co se pue­de de­cir que sea la ale­gría de la huer­ta, pe­ro ofre­ce un per­fil de se­rie­dad y so­li­dez de cri­te­rio. Y so­bre to­do, tie­ne una re­ce­ta di­fe­ren­te pa­ra re­sol­ver y po­ner fin a la cri­sis, ya que jun­to a un ri­gor fis­cal más es­ca­lo­na­do pro­po­ne in­cen­ti­vos de cre­ci­mien­to, ya que con­si­de­ra que los re­cor­tes co­mo dog­ma úni­co con­du­cen a la re­ce­sión y a la agu­de­za de la cri­sis. En es­te sen­ti­do no se­rá un acó­li­to de Mer­kel, al con­tra­rio, pue­de con­tri­buir a la bús­que­da de un nue­vo ca­mino a la sa­li­da de la cri­sis. A pe­sar de to­do, y aun­que Ho­llan­de sea el cla­ro fa­vo­ri­to, tam­po­co se pue­de des­car­tar la sor­pre­sa.

Cam­pa­ña. El so­cia­lis­ta Fra­nçois Ho­llan­de y el ac­tual in­qui­lino del Elí­seo, Ni­co­las Sar­kozy, se en­fren­tan en una se­gun­da vuel­ta el 6 de ma­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.