El eterno mas­cu­lino

Vuel­ve el hom­bre, si es que al­gu­na vez se fue. Fuer­te, va­ro­nil, con ca­rác­ter y per­mi­tién­do­se me­tro­se­xual al­gu­nos de­fec­tos. El ha muer­to.

Tiempo - - SOCIEDAD - CE­LIA LO­REN­TE clo­ren­te.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

La re­cién es­tre­na­da quin­ta tem­po­ra­da de la se­rie Mad Men ha es­ta­ble­ci­do un ré­cord de au­dien­cia en Es­ta­dos Uni­dos y ya se es­pe­ra con ex­pec­ta­ción en España. Su pro­ta­go­nis­ta, Don Dra­per -in­ter­pre­ta­do por el ac­tor Jon Hamm-, un pro­to­ti­po de hom­bre du­ro que di­ri­ge con mano fir­me una agen­cia de pu­bli­cis­tas en los años 60, es el cul­pa­ble de bue­na par­te de su éxi­to.

La se­rie de televisión se ha im­pues­to tam­bién en el mun­do de la es­té­ti­ca mas­cu­li­na. Su es­ti­lo vin­ta­ge, ele­gan­te y muy va­ro­nil, mar­ca ten­den­cia en los ca­tá­lo­gos de mo­da pa­ra hom­bre de las úl­ti­mas tem­po­ra­das. El pro­ta­go­nis­ta de Mad Men es ci­ta­do por todos los gu­rús del es­ti­lo co­mo uno de los más ele­gan­tes del mo­men­to. Una for­ma de ves­tir que se com­po­ne de elementos tra­di­cio­nal­men­te muy mas­cu­li­nos co­mo el tra­je de cha­que­ta, la ca­mi­sa blan­ca im­po­lu­ta y la cor­ba­ta dis­cre­ta. La se­rie ha vuel­to a im­po­ner una ele­gan­cia que se asien­ta en re­fe­ren­tes del pa­sa­do y as­pec­tos de un ideal de hom­bre que has­ta ha­ce po­co ha­bían que­da­do re­za­ga­dos.

Tam­bién el mo­de­lo fí­si­co de Don Dra­per, con ras­gos muy mar­ca­dos, es de los más de­man­da­dos en es­tos mo­men­tos por los va­ro­nes co­mo el ideal a se­guir en las ope­ra­cio­nes de es­té­ti­ca. Sin em­bar­go, el ac­tor, de 41 años, es mo­des­to y di­ce: “Pe­se a que en el ran­quin de mu­chas re- vis­tas apa­rez­co co­mo uno de los hom­bres más se­xies del mun­do, no pien­so en mí co­mo un hom­bre apues­to, a mi jui­cio eso es­tá re­ser­va­do pa­ra ac­to­res co­mo Brad Pitt y Ryan Rey­nolds”. Pe­ro el pú­bli­co, so­bre to­do el fe­me­nino, no es de la mis­ma opi­nión. Don Dra­per con ca­ra de pó­quer, un whisky en la mano y en­vuel­to en el hu­mo de su ci­ga­rri­llo, se ha ele­va­do al olim­po de los hom­bres más desea­dos.

Si en la dé­ca­da de los años 90 se po­pu­la­ri­zó el tér­mino me­tro­se­xual, que te­nía a Da­vid Bec­kam co­mo má­xi­mo es­tan­dar­te y mo­de­lo a se­guir, aho­ra el nue­vo per­fil que se­du­ce a las mu­je­res no es aquel que le qui­ta sus cre­mas y que pa­sa de­lan­te del es­pe­jo arre­glán­do­se

más ho­ras que ellas. Se im­po­ne un ti­po de hom­bre que aun­que se cui­de, pa­rez­ca que no de­di­ca mu­cho tiem­po a ello y que le in­tere­san otros asun­tos más allá de la es­té­ti­ca. La bue­na no­ti­cia pa­ra mu­chas mu­je­res es que ya no tendrán que bus­car en­tre las co­sas de ellos sus pin­zas de de­pi­lar o su cre­ma ex­fo­lian­te. Aho­ra se lle­va cui­dar­se, pe­ro sin ex­ce­sos.

Una ten­den­cia que dic­ta el re­gre­so del eterno mas­cu­lino, in­clu­so cier­ta es­té­ti­ca de chi­co ma­lo de as­pec­to des­preo­cu­pa­do. No es ca­sual que un gi­gan­te de la cos­mé­ti­ca co­mo L’oréal ha­ya ele­gi­do pa­ra su cam­pa­ña Men Ex­pert na­da me­nos que a Hugh Lau­rie, que en­car­na al doc­tor Gre­gory Hou­se des­de ha­ce años. Un ti­po con bar­ba de cua­tro días, pe­lo re­vuel­to y de as­pec­to des­ali­ña­do.

“Cree­mos que rom­per ba­rre­ras con al­guien tan trans­gre­sor y tan ge­nuino co­mo es Hugh Lau­rie con­tri­bu­ye al desa­rro­llo de la cos­mé­ti­ca mas­cu­li­na –ex­pli­ca a Tiem­po Jean-bap­tis­te Da­lle, di­rec­tor ge­ne­ral de L ´ Oréal Pa­ris en España–. Hugh re­pre­sen­ta mu­chas cua­li­da­des con las que del hom­bre es­pa­ñol pue­de sen­tir­se muy iden­ti­fi­ca­do, su ca­ris­ma y su per­so­na­li­dad nos per­mi­ten lle­gar a un pú­bli­co más am­plio y a que nue­vos hom­bres se ani­men a cui­dar­se”. Y con­clu­ye: “El ges­to de uti­li­zar cre­mas es­pe­cí­fi­cas ya no tie­ne por qué es­tar re­la­cio­na­do so­lo con el hom­bre que años atrás se ca­ta­lo­gó co­mo el hom­bre

me­tro­se­xual. Hoy en día exis­ten pro­duc­tos es­pe­cial­men­te for­mu­la­dos pa­ra no­so­tros que ha­cen que cui­dar­se sea un ges­to ple­na­men­te mas­cu­lino”, ex­pli­ca Jean-bap­tis­te Da­lle.

Un hom­bre de verdad.

Ya de­cía la can­tan­te Alas­ka en su can­ción Quie­ro en­con­trar un hom­bre de ver

dad, que es­ta­ba dis­pues­ta a “arras­trar­se” y “su­pli­car”, pa­ra aca­bar de­cep­cio­na­da di­cien­do: “He pues­to anun­cios en la pren­sa, no pu­do ser, no re­sul­tó, na­die lla­mó”. Pues hay que de­cir­le que no de­ses­pe­re, por­que la es­pe­cie no es­tá en vías de ex­tin­ción. Y, ¿quié­nes son los nue­vos

sex-sy mbols que re­pre­sen­tan es­ta vuel­ta del hom­bre, muy hom­bre? El ac­tor in­glés Cli­ve Owen se­ría uno de ellos. Es por ello que Bvlgary le ha ele­gi­do co­mo ima­gen de su per­fu­me Bvlga­ri Man, con el es­lo­gan “Ca­ris­ma mas­cu­lino”, en el que en­ca­ja a la per­fec­ción; pe­ro tam­bién en­ca­jan a la per­fec­ción en es­te pro­to­ti­po Rus­sell Cro­we, Mark Wahl­berg o Geor­ge Cloo­ney. En­tre los es­pa­ño­les el ma­cho ibé­ri­co por ex­ce­len­cia es Ja­vier Bar­dem, cu­yo im­po­nen­te fí­si­co y sus pa­pe­les de hom­bre du­ro le han ca­ta­pul­ta­do a Holly­wood. El ac­tor es­pa­ñol ha si­do in­clu­so por­ta­da de la re­vis­ta GQ Ru­sia que lo ca­li­fi­ca­ba co­mo “el úl­ti­mo ma­cho” de

Se im­po­ne un ti­po de hom­bre que, aun­que se cui­de, pa­rez­ca que no de­di­ca mu­cho tiem­po a ello El tan de­nos­ta­do tra­je tra­di­cio­nal­men­te mas­cu­lino y la cor­ba­ta han vuel­to a po­ner­se de mo­da

Eu­ro­pa. Pe­ro a Bar­dem no le gus­ta que le en­ca­si­llen e in­ten­ta de­mos­trar que aun­que sus ras­gos son muy vi­ri­les no le im­pi­den desem­pe­ñar otros pa­pe­les co­mo el del poeta y escritor ho­mo­se­xual cu­bano Rey­nal­do Are­nas, en el fil­me Be­fo­re Night Falls (Antes que ano­chez­ca,

en su ver­sión en es­pa­ñol).

El chi­co ma­lo­te.

Otro de nues­tros ga­la­nes con más tra­di­ción, Jo­sé Co­ro­na­do, ha ga­na­do es­te año el premio Go­ya al me­jor ac­tor pro­ta­go­nis­ta por su tra­ba­jo en el th­ri­ller

No ha­brá paz pa­ra los mal­va­dos. En él in­ter­pre­ta a Tri­ni­dad San­tos, un po­li­cía os­cu­ro, so­li­ta­rio y au­to­des­truc­ti­vo. Jo­sé Co­ro­na­do de­cía al re­co­ger es­te premio: “Des­pués de 25 años bus­can­do a Go­ya, al fin nos en­con­tra­mos”; y es que tras una lar­ga ca­rre­ra con tra­di­cio­na­les pa­pe­les de ga­lán, el ac­tor ha si­do ga­lar­do­na­do por es­te per­so­na­je de ti­po du­ro con bi­go­te, cha­que­ta de cue­ro y bo­tas. Aun­que cuan­do apa­re­ció en la ce­re­mo­nia de los Go­ya con su es­mo­quin de Ar­mand Ba­si, de­mos­tró que tam­bién pue­de ser un ver­da­de­ro dandy. El ac­tor, a sus 54 años, si­gue sien­do uno de los hom­bres que más pa­sio­nes le­van­ta en nues­tro país con su fí­si­co po­ten­te, mas­cu­lino y un po­co ca­na­lla. Aun­que él cree que la be­lle­za pue­de re­sul­tar con­tra­pro­du­cen­te. “En los ini­cios me ayu­dó, pe­ro lue­go fue una lo­sa que lle­vé mu­chos años”, ha con­ta­do en más de una oca­sión.

Y otro que ejer­ce de des­cui­da­da­men­te atrac­ti­vo es el ac­tor es­pa­ñol Hu­go Sil­va. Den­tro de po­co po­dre­mos ver­le en An­te­na-3 en la se­rie El co­ra­zón del océa

no. Una pro­duc­ción en la que re­pre­sen­ta al ca­pi­tán Sa­la­zar que en el si­glo XVI con­du­ce a bor­do de su na­vío a 80 don­ce­llas a Amé­ri­ca pa­ra evi­tar el mes­ti­za­je de los hi­dal­gos. Un pa­pel que le va que ni pin­ta­do, Hu­go Sil­va une su fí­si­co un tan­to salvaje a una for­ma de ser que no te­me mos­trar el la­do más dul­ce de su per­so­na­li­dad, al­go que re­sul­ta muy

sexy a las mu­je­res.

Hom­bres-hom­bres. En es­ta pá­gi­na hay tes­tos­te­ro­na pa­ra ex­por­tar. De iz­quier­da a de­re­cha y de arri­ba aba­jo: Hu­go Sil­va, Jo­sé Co­ro­na­do, Hugh Lau­rie, Cli­ve Owen, Mark Wahl­berg y Ja­vier Bar­dem. No son el pro­to­ti­po de hom­bre al que las mu­je­res le di­cen “te quie­ro, pe­ro so­lo co­mo ami­go”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.