Hay vi­da des­pués del pa­ro

Las Pink Slip Par­ties son una nue­va y ori­gi­nal fór­mu­la pa­ra en­con­trar empleo.

Tiempo - - SOCIEDAD - POR CA­RO­LI­NA VALDEHÍTA

ha­ce al­gu­nos años, un anun­cio de Co­ca Co­la mos­tra­ba có­mo un sim­ple cu­rri­to era des­pe­di­do por su su­pe­rior de la ma­ne­ra más fría po­si­ble: “Sin ro­deos, es­tá us­ted des­pe­di­do”. El pro­ta­go­nis­ta del spot fan­ta­sea­ba en­ton­ces con tres reac­cio­nes po­si­bles: el op­ti­mis­mo de ver “una vi­da nue­va”, caer ba­jo una os­cu­ra de­pre­sión y par­tir­le la ca­ra a su je­fe. Va­mos, reac­cio­nes nor­ma­les que mu­chos ex­pe­ri­men­tan día tras día en es­ta cons­tan­te ines­ta­bi­li­dad la­bo­ral, don­de las ci­fras de pa­ro se su­pe­ran día tras día. Las co­las del INEM son inefa­bles, pre­sen­tar­se en una em­pre­sa cu­rrí­cu­lum en mano ya no es op­ción, y pla­ta­for­mas co­mo In­fojobs des­mo­ti­van al más en­tu­sias­ta al ver que 1.854 per­so­nas más pos­tu­lan al mis­mo empleo.

Los tiem­pos han cam­bia­do, y ese mis­mo cu­rri­to ten­dría aho­ra una gran can­ti­dad de po­si­bi­li­da­des a tra­vés de In­ter­net pa­ra in­ver­tir en su pro­pia mar­ca per­so­nal y apro­ve­char­se de pla­ta­for­mas co­mo Twit­ter, Facebook, Xing o Lin­ke­din pa­ra bus­car empleo. La pink slip, co­mo se co­no­ce co­lo­quial­men­te al otro la­do del char­co a la ho­ja de des­pi­do, de co­lor rosa, ha da­do su nom­bre a una nue­va for­ma de net­wor­king. Las Pink Slip Party ( PSP) son una opor­tu­ni­dad pa­ra po­ner en con­tac­to a gen­te que, irre­me­dia­ble­men­te, se ne­ce­si­ta: pa­ra­dos y re­clu­ta­do­res en bus­ca de plan­ti­lla. “Las po­si­bi­li­da­des de en­con­trar empleo a tra­vés de los por­ta­les web son muy ba­jas. Aho­ra la gen­te em­pie­za a mo­ver­se más y a ha­cer con­tac­tos en lu­gar de que­dar­se en ca­sa”, nos cuenta el in­ge­nie­ro de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y orien­ta­dor la­bo­ral En­ri­que Bri­to, al­ma má­ter de las PSP en España, jun­to a Pa­co Ta­ma­yo Alon­so-vi­lla­ver­de, in­ge­nie­ro in­for­má­ti­co y con­sul­tor es­tra­té­gi­co.

El pri­mer lu­nes de ca­da mes hay una ci­ta con­vo­ca­da a tra­vés de la pla­ta­for­ma on-li­ne en on­ce ciu­da­des del país, co­mo Bar­ce­lo­na, Za­ra­go­za, Va­len­cia, Cas­te­llón, La Co­ru­ña, Bur­gos o Bil­bao. En Ma­drid se ce­le­bra des­de ha­ce dos años en la se­de de la Aso­cia­ción de Jó­ve­nes Em­pre­sa­rios (El GA­RA­JE), or­ga­ni­za­ción que po­ten­cia los pro­yec­tos de jó­ve­nes em­pren­de­do­res que ba­ta­llan con­tra el pa­ro con su pro­pio ne­go­cio.

¡No al cu­rrí­cu­lum!

La red se ha con­ver­ti­do en un po­ten­te ele­men­to pa­ra los de­man­dan­tes de empleo, pe­ro las po­si­bi­li­da­des que brin­da a ve­ces se que­dan cor­tas, ya que no per­mi­ten un con­tac­to per­so­nal, sino que se que­da en un frío click. “La idea de las pinks es co­no­cer­se en una char­la in­for­mal y fo­men­tar las re­la­cio­nes, por­que el tra­ba­jo no sa­le man­dan­do cu­rrí­cu­lums des­de ca­sa, sino a tra­vés de con­tac­tos”, ex­pli­ca Bri­to. Pa­ra sa­ber quién es quién, los des­em­plea­dos (unos 100 ge­ne­ral­men­te) tie­nen el dis­tin­ti­vo de una pe­ga­ti­na rosa; los re­clu­ta­do­res (unos 10), una pe­ga­ti­na ver­de; y los pro­fe­sio­na­les en tran­si­ción, azul. Las PSP no son en-

En Es­ta­dos Uni­dos, a la ho­ja de des­pi­do, de co­lor rosa, se la co­no­ce co­lo­quial­men­te co­mo la Pink Slip

tre­vis­tas co­lec­ti­vas, sino que a tra­vés de una po­nen­cia so­bre un te­ma en re­la­ción con el mun­do la­bo­ral, los pre­sen­tes re­ci­ben lec­cio­nes gra­tui­tas en áreas co­mo el már­que­tin, la bús­que­da de ob­je­ti­vos e ideas, el coaching o la mo­ti­va­ción, “pro­pias de una es­cue­la de ne­go­cios”, pa­ra des­pués es­cu­char qué es lo que es­tán bus­can­do los re­clu­ta­do­res.

El con­tac­to en­tre pro­fe­sio­nal y bus­ca­dor es real y di­rec­to, en lu­gar de es­pe­rar la res­pues­ta elec­tró­ni­ca que nun­ca lle­ga. “A ve­ces cuan­do se tra­ta de con­tra­tar a al­guien no sa­bes si es­tás con­tra­tan­do a la per­so­na me­jor for­ma­da o a la que me­jor en­sa­ya­da te­nía las res­pues­tas”, pun­tua­li­za Bri­to. Las PSP son una gran opor­tu­ni­dad pa­ra co­no­cer gen­te y ha­cer con­tac­tos pro­fe­sio­na­les, y su va­lor aña­di­do re­si­de en que la reunión no es en una fría sa­la de en­tre­vis­tas ni ba­jo la aten­ta mi­ra­da del gru­po de se­lec­ción de re­cur­sos hu­ma­nos. El ai­re dis­ten­di­do sin cu­rrícu­los de por me­dio, de­ja en igual­dad de con­di­cio­nes a los que es­tán en la sa­la pa­ra in­ter­cam­biar sus tar­je­tas de vi­si­ta y, si sur­ge, to­mar una cer­ve­za en pe­tit co­mi­té des­pués del even­to. Es im­por­tan­te in­ver­tir en la ima­gen per­so­nal de ca­da uno pa­ra des­ta­car en­tre los de­más asis­ten­tes, sa­ber­se ven­der sin ne­ce­si­dad de ir ata­via­do con las me­jo­res ga­las y cau­sar ma­yor im­pac­to que el res­to de asis­ten­tes. Pue­de que no se sal­ga con un empleo en el pri­mer en­cuen­tro: “Co­mo mu­cho un par de per­so­nas con­si­guen en­con­trar tra­ba­jo en ca­da

reunión, por­que no se tra­ta de una fe­ria de empleo ni es­tán siem­pre re­pre­sen­ta­dos todos los sec­to­res”. Lo im­por­tan­te pa­ra sus crea­do­res es man­te­ner las amis­ta­des que sur­gen a tra­vés del gru­po de Lin­ke­din ( Pink Slip Party España), ya que “si al­guien ve una ofer­ta que no le in­tere­sa pe­ro a al­gún otro miem­bro sí, siem­pre se la pue­de re­di­rec­cio­nar”.

Adap­ta­ción a la épo­ca.

Mu­chos de los asis­ten­tes son usua­rios asi­duos de las re­des so­cia­les y acu­den al even­to a tra­vés de las con­vo­ca­to­rias on

li­ne. Pi­lar lle­va dos años y me­dio bus­can­do tra­ba­jo y di­ce que so­lía uti­li­zar pla­ta­for­mas co­mo In­fojobs, pe­ro no ha te­ni­do éxi­to has­ta que ha co­men­za­do a uti­li­zar “re­des más es­pe­cí­fi­cas”. Es la pri­me­ra vez que asis­te a una pink, y cree que los fo­ros en las re­des so­cia­les y las di­fe­ren­tes pla­ta­for­mas al­ter­na­ti­vas a la bús­que­da ha­bi­tual en la red son mu­cho más efi­cien­tes. Da­niel, por su par­te, lle­va tres me­ses sin empleo, es usua­rio ha­bi­tual de las re­des so­cia­les y acu­de a las pinks de Ma­drid des­de enero. Des­de su pers­pec­ti­va co­mo pro­fe­sio­nal de re­cur­sos hu­ma­nos opi­na que el mer­ca­do de tra­ba­jo y las re­la­cio­nes la­bo­ra­les “es­tán cam­bian­do ra­di­cal­men­te y a una ve­lo­ci­dad en­dia­bla­da”. La for­ma ac­tual de dis­tin­guir­se en­tre esos cin­co mi­llo­nes de pa­ra­dos y fo­men­tar el co­no­cer a más per­so­nas es a tra­vés de con­tac­tos y del net­wor­king, que a día de hoy pa­sa por la es­fe­ra vir­tual “por­que es mu­cho más in­me­dia­to y te da un sin­fín de po­si­bi­li­da­des que antes no ha­bía”.

El cor­ga­ni­za­dor de las pinks en Ma­drid, Pa­co Ta­ma­yo Alon­so-vi­lla­ver­de, ala­ba igual­men­te el rol de las re­des so­cia­les en el pa­no­ra­ma ac­tual: “Son fun­da­men­ta­les en la evo­lu­ción, bús­que­da y po­si­cio­na­mien­to de empleo en los úl­ti­mos años”. El pro­ble­ma es esa gen­te que ha tra­ba­ja­do du­ran­te dé­ca­das y aho­ra se ve des­em­plea­da y con un des­co­no­ci­mien­to to­tal de las nue­vas tec­no­lo­gías: “No­so­tros tra­ta­mos de orien­tar­les y ayu­dar­les a fo­men­tar la nue­va em­plea­bi­li­dad que se nos ofre­ce en el si­glo XXI”. Alon­so-vi­lla­ver­de ve que aún hay mu­cho por ha­cer y que mu­chas em­pre­sas aún si­guen pi­dien­do el cu­rrícu­lo en pa­pel cuan­do los tiem­pos han cam­bia­do: “La adap­ta­ción de los de­par­ta­men­tos y los res­pon­sa­bles de re­cur­sos hu­ma­nos al 2.0 es es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­ria así co­mo la for­ma de re­clu­ta­mien­to”.

To­men no­ta de las pró­xi­mas pinks en­tran­do en su per­fil de Lin­ke­din. In­vier­ta en su mar­ca per­so­nal y acu­da a una tar­de de net­wor­king dis­ten­di­do, sin ol­vi­dar­se de sus tar­je­tas de vi­si­ta y sus do­tes de re­la­cio­nes pú­bli­cas.

Net­wor­king. Pa­ra­dos y re­clu­ta­do­res to­man, en una Pink Slip Party en Ma­drid, los con­tac­tos pa­ra lo que po­dría con­ver­tir­se en una re­la­ción la­bo­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.