De la per­mi­si­vi­dad al lá­ti­go

Du­da­mos en­tre edu­car a los hi­jos en la dis­ci­pli­na fé­rrea o en la in­dul­gen­cia, pe­ro los dos mé­to­dos son de­fec­tuo­sos.

Tiempo - - SOCIEDAD TAL COMO SOMOS - NATIIVEL PRECIIADO

Se­gún Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na, pa­ra que un ni­ño apren­da en bue­nas con­di­cio­nes ne­ce­si­ta ter­nu­ra y dis­ci­pli­na

la fun­ción prin­ci­pal de la in­te­li­gen­cia hu­ma­na es di­ri­gir nues­tro com­por­ta­mien­to. Apren­der no es so­lo al­ma­ce­nar co­no­ci­mien­tos en la me­mo­ria, sino apli­car­los pa­ra re­sol­ver con acier­to los pro­ble­mas de la vi­da co­ti­dia­na. La in­te­li­gen­cia eje­cu­ti­va (tí­tu­lo del nue­vo li­bro de Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na) es la que or­ga­ni­za nues­tros co­no­ci­mien­tos y nues­tras emo­cio­nes pa­ra sa­car­les el má­xi­mo par­ti­do. La bue­na no­ti­cia es que es­ta cla­se de ta­len­to no es in­na­to y por eso el au­tor, a tra­vés de su gran pro­yec­to pe­da­gó­gi­co www.uni­ver­si­dad­de­pa­dres.es, ofre­ce a los pa­dres los ins­tru­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra que en­se­ñen a sus hi­jos a ejer­ci­tar­lo. Se tra­ta de edu­car a los ni­ños pa­ra ser ca­pa­ces de ges­tio­nar las emo­cio­nes, con­tro­lar las ex­pec­ta­ti­vas, apla­zar las re­com­pen­sas, ha­cer pro­yec­tos y man­te­ner el es­fuer­zo pa­ra al­can­zar me­tas a lar­go pla­zo.

Co­mo ve­rán, el apren­di­za­je con­sis­te en una mez­cla equi­li­bra­da de ins­truc­cio­nes teó­ri­cas y prác­ti­cas. La teo­ría se pue­de re­sol­ver en una pi­za­rra o un li­bro de tex­to, co­mo su­ce­de con los pro­ble­mas ma­te­má­ti­cos o cien­tí­fi­cos, pe­ro la prác­ti­ca es mu­cho más di­fí­cil, por­que so­lo se so­lu­cio­na cuan­do se rea­li­za. Mu­chas per­so­nas tie­nen la su­fi­cien­te in­for­ma­ción pa­ra de­jar de fu­mar, adel­ga­zar y lle­var una vi­da sa­lu­da­ble, sin em­bar­go, po­cas lo con­si­guen. En eso con­sis­te la educación, en­tre otras co­sas, en re­cu­pe­rar el pres­ti­gio de ca­pa­ci­da­des co­mo el sa­cri­fi­cio, el es­fuer­zo o la vo­lun­tad. Pa­ra que un ni­ño apren­da en las me­jo­res con­di­cio­nes –di­ce el au­tor– ne­ce­si­ta ter­nu­ra, dis­ci­pli­na y co­mu­ni­ca­ción. En la ma­yo­ría de los ca­sos, lo que fa­lla es­tre­pi­to­sa­men­te es la dis­ci­pli­na por dos mo­ti­vos: re­quie­re mu­cha ener­gía por par­te de los edu­ca­do­res pa­ra apli­car­la y, ade­más, es­tá des­pres­ti­gia­da por cul­pa de los ex­ce­sos co­me­ti­dos en otros tiem­pos, cuan­do los mé­to­dos dis­ci­pli­na­rios se con­fun­dían con la su­mi­sión. Es­te es uno de los múl­ti- ples erro­res edu­ca­ti­vos que he­mos co­me­ti­do; pa­sar de la des­pó­ti­ca mano de hie­rro a la per­mi­si­vi­dad más in­sus­tan­cial. Se­gui­mos dan­do ban­da­zos. Apa­re­cen en el ho­ri­zon­te vo­ces que exi­gen el re­gre­so al mo­de­lo au­to­ri­ta­rio. Ma­ri­na alu­de al li­bro Himno de ba­ta­lla de la ma­dre ti­gre, de Amy Chua, pro­fe­so­ra de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de Ya­le. Se tra­ta de un re­la­to au­to­bio­grá­fi­co de una ma­dre nor­te­ame­ri­ca­na de ori­gen chino, que ex­pli­ca có­mo edu­có a sus dos hi­jas a la vie­ja usan­za, con mano de hie­rro, pa­ra en­se­ñar­las a obe­de­cer los de­seos de sus pa­dres y así con­tra­rres­tar la ma­la in­fluen­cia de la to­le­ran­cia oc­ci­den­tal. Es preo­cu­pan­te que el li­bro se con­vir­tie­ra en po­co tiem­po en un best-se­ller in­ter­na­cio­nal. Más que un he­cho anec­dó­ti­co o el efec­to de una bue­na pro­mo­ción, es to­do un sín­to­ma de des­orien­ta­ción. Ten­de­mos a co­rre­gir un error con otro error de signo opues­to. Los pa­dres no sa­ben có­mo edu­car a sus hi­jos y du­dan en­tre em­plear el lá­ti­go, pa­ra ha­cer de ellos adul­tos fuer­tes y com­pe­ti­ti­vos o, en vis­ta de lo du­ra que es la vi­da, apli­car la má­xi­ma in­dul­gen­cia pa­ra que, al me­nos, ten­gan una in­fan­cia fe­liz. Lo ma­lo es que am­bos mé­to­dos son de­fec­tuo­sos. La in­te­li­gen­cia eje­cu­ti­va nos ayu­da a en­con­trar el equi­li­brio en­tre mal­criar­los o abo­fe­tear­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.