Nue­va de­for­ma­ción te­le­vi­si­va de Car­men Or­dó­ñez

La se­rie so­bre la vi­da de Car­men Or­dó­ñez es­tá lle­na de inexac­ti­tu­des, des­pis­tes y erro­res so­bre su per­so­na. Es más pa­ro­dia que his­to­ria au­tén­ti­ca.

Tiempo - - GENTE - JE­SÚS MARIÑAS

Car­men Or­dó­ñez era una mu­jer ge­ne­ro­sa, a la que nun­ca le im­por­tó el di­ne­ro y su­po ga­nar­lo y com­par­tir­lo

Más fic­ción es­ce­ni­fi­ca­da, so­lo pu­ro teatro don­de ape­nas iden­ti­fi­co a Car­men Or­dó­ñez en al­go más pa­ro­dia que his­to­ria au­tén­ti­ca con­ver­ti­da en se­rie te­le­vi­si­va lle­na de inexac­ti­tu­des, des­pis­tes y erro­res. Cual­quier pa­re­ci­do con la reali­dad es pu­ra coin­ci­den­cia: tea­tra­li­zan en vez de cla­ri­fi­car aun­que los años trans­cu­rri­dos po­drían dar pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca su­fi­cien­te pa­ra ilu­mi­nar tan apa­ra­to­sa vi­da que aca­bó en tra­ge­dia ape­nas re­suel­ta. Han ofre­ci­do un per­fil de re­ta­zos más ca­ri­ca­tu­ra que au­tén­ti­co. La Di­vi­na fue mu­cho más: ca­pri­cho­sa, al­ti­va, con­tra­dic­to­ria, an­gus­tia­da y vi­tal siem­pre en pos de un amor tan so­lo fruc­ti­fi­ca­do con Pa­qui­rri que la sa­tis­fa­cía se­xual­men­te pe­ro coar­ta­ba sus bue­nas ma­ne­ras de se­ño­ri­ta ron­de­ña per­te­ne­cien­te a va­rios li­na­jes to­re­ros que mar­ca­ron épo­ca. Pa­ra pa­pá Or­dó­ñez, Car­men fue su oji­to de­re­cho, man­te­nien­do a Belén en un se­gun­do plano que nun­ca di­gi­rió. Pe­ro se­ría otra his­to­ria a no­ve­lar co­mo de vi­das más ejem­pla­res aho­ra ha­ce la nue­va hor­na­da de his­to­ria­do­ras co­mo María Te­re­sa Ál­va­rez o Al­mu­de­na de Ar­tea­ga, fie­les a la si­tua­ción re­crea­da sin fan­ta­sías o des­li­ces co­mo el fo­lle­tín de me­dio si­glo con­yu­gal de do­ña So­fía y Juan Car­los, una efe­mé­ri­de ro­mán­ti­ca y aca­so sen­ti­men­tal pen­dien­te de fas­to aniver­sa­rio, ac­ción de gra­cias, be­sa­ma­nos y con­cen­tra­ción fa­mi­liar en Zar­zue­la. Las cir­cuns­tan­cias pa­re­cen acon­se­jar un apla­za­mien­to. Que­da­mos a la es­pe­ra del fes­te­jo mien­tras al­gu­nos que no la co­no­cie­ron ni de le­jos sos­tie­nen de­ba­ti­do­res que Fran­cis­co Ri­ve­ra fue el gran amor de Car­mi­na “e in­clu­so si­guie­ron vién­do­se una vez ca­sa­do con Isa­bel”. La ima­gi­na­ción al po­der. Re­cuer­do có­mo ella me con­tó de­sen­can­ta­da su en­tra­da en Can­to­ra y co­mo que­dó des­con­cer­ta­da al ver que no te­nía puer­tas ce­la­do­ras de in­ti­mi­dad y así pu­do com­pro­bar es­tu­pe­fac­ta que el abue­lo Ri­ve­ra dor­mía abra­za­do a un co­chi­ni­llo. Car­men se cre­yó en un sue­ño y tal evi­den­cia re­ba­jó su li­bi­do cria­da en­tre sá­ba­nas de lino y el con­fort y la bue­na educación de su ma­dre, la au­tén­ti­ca Car­mi­na Gon­zá­lez Do­min­guín. Ol­vi­da­ron qué su­pu­so en juvenil, ar­dien­te e ilu­sio­na­do co­ra­zón Jo­sé María Man­za­na­res o Es­par­ta­co. Mien­tras en la fe­ria abri­le­ña han es­ta­do en­tu­sias­ma­dos con Jo­sé Ma­ri, hi­jo del dies­tro ali­can­tino ya con­ver­ti­do en ído­lo de la afi­ción buscadora de pu­re­za ca­po­te en mano. Es la ar­mo­nía he­cha car­ne tau­ri­na.

Fra­ca­sos sen­ti­men­ta­les.

Cua­tro ore­jas en una tar­de es ha­za­ña irre­pe­ti­ble de las que po­nen hi­tos en la tau­ro­ma­quia, igual que Car­men lo hi­zo du­ran­te 11 años ma­tri­mo­nia­da con Ju­lián Contreras en pos de es­ta­bi­li­dad sen­ti­men­tal fra­ca­sa­da por las an­sias triun­fa­do­ras de un ma­ri­do al que apo­yó más allá de sus fuer­zas. Aca­bó ex­haus­ta y re­cuer­do có­mo el bo­na­chón con­sor­te dis­fru­ta­ba glo­san­do las ex­ce­len­cias de to­das las pis­ci­nas ho­te­le­ras de Ma­rra­kech, trans­for­ma­do en un sin­gu­lar guía cin­co es­tre­llas ya que el can­te no res­pon­dió a su afán de una glo­ria de la que Car­men le ofre­cía des­te­llos de su pro­pio bri­llo. Lo re­pi­tió ya de­ca­den­te con Pe­pi­to el Ma­ris­me­ño, que so­lo su­pu­so otro tras­pié en­gan­cha­dor y la de­ba­cle se lla­mó Er­nes­to Neira, que so­lo sir­vió co­mo ja­lea­dor de Jo­sé Ta­ma­yo o pal­me­ro en el gru­po flamenco de Ro­cío Ju­ra­do. Su pre­ten­di­da glo­ria dan­zan­te no dio más de sí y Car­men se de­jó los cuer­nos pre­ten­dien­do ha­cer­lo fi­gu­ra pa­ra la que ca­re­cía de ar­te. Sus hi­jos le de­ja­ban ha­cer dán­do­la por im­po­si­ble. La dis­tan­cia co­mo ol­vi­do has­ta la si­nies­tra ma­dru­ga­da del 23 de ju­lio en que mu­rió, no se sa­be có­mo, den­tro de la ba­ñe­ra, ya con un pie en los 50 que se re­sis­tía a cum­plir. Si­gue in­quie­tán­do­me que pre­sun­ta­men­te ce­rra­se el pes­ti­llo de su ha­bi­ta­ción cuan­do Car­men ca­si pa­de­cía claus­tro­fo­bia.

Re­cuer­do una no­che bar­ce­lo­ne­sa, tras pre­sen­tar­le al con­de Le­quio, có­mo se em­pe­rró con él, lo in­vi­tó a la ha­bi­ta­ción “don­de ten­go una bo­te­lla de cham­pán re­ser­va­da a ti”. Lo con­vir­tió en co­di­cia­da pie­za a ca­zar. No po­nía re­pa­ros en re­co­no­cer­lo por­que Da­do ofre­cía lo que a ella le en­can­ta­ba: bue­nos mo­da­les ro­zan­do lo ca­na­lla, ai­re don­jua­nes­co, ob­se­quio­si­dad, ex­qui­si­ta educación, se­xo a to­pe y un cier­to ai­re de vi­va­les aris­to­crá­ti­co hoy cal­ma­do por la edad y la apa­ci­ble María Pa­la­cios, que re­sul­tó do­ma­do­ra de lo que pa­re­cía in­dó­mi­to. Car­men no se cor­tó al pre­ve­nir a María: “Te avi­so, María, de que ten­gas cui­da­do, en cuan­to pue­da, a la pri­me­ra opor­tu­ni­dad, pien­so ti­rar­me a Da­do. Quien avi­sa no es trai­dor”, y si­guió ce­nan­do

de­ján­do­nos pas­ma­dos y a María Pa­la­cios sin re­sue­llo por­que es­ta­ba po­co ba­que­tea­da, mien­tras Le­quio son­rió va­ni­do­so an­te tan pú­bli­co y os­ten­to­so aco­so. Fue un quie­ro y no pue­do inal­can­za­ble más im­po­si­ble que sus tres años con An­to­nio

Arri­bas que lue­go he­re­dó Lo­li­ta co­mo tam­bién su­ce­dió con Pa­qui­rri en una es­pe­cie de le­ga­do en­do­gá­mi­co pa­re­ce que mu­cho más tar­de con­ti­nua­do, fa­mi­lia a fin de cuen­tas, con un Fran Ri­ve­ra tam­bién ca­me­la­dor de la hi­ja de

Lo­la Flo­res. O tal cer­ti­fi­ca Cha­ro Ve­ga, la re­mo­re­na com­ple­ta­do­ra de un trío pa­re­ce que na­da vir­tuo­so y pró­di­go en ex­ce­sos car­na­les im­pro­pios del fran­quis­mo ofi­cial.

Car­men, Lo­li­ta y Cha­ro Ve­ga com­pu­sie­ron una trin­ca in­cons­cien­te y vi­vi­do­ra. A Cha­ro la han ex­clui­do co­mo co­men­ta­do­ra de es­te re­mem­ber don­de fue pro­ta­go­nis­ta y com­par­ti­do­ra mien­tras Ju­lián Contreras hi­jo se au­to­eli­mi­nó qui­zá olien­do de qué iba la co­sa. Por con­fir­mar li­via­na­men­te el ro­ce que hu­bo en­tre Lo­li­ta y Fran ase­gu­ran­do que ella le dio la te­ta cual no­dri­za en­tre­ga­da ya que lo ha­bía vis­to na­cer, cre­cer y mul­ti­pli­car­se, Cha­ro es­tá fren­te al pa­re­dón ju­di­cial y en ma­yo de 2013 un ma­gis­tra­do dic­ta­mi­na­rá si hu­bo “in­tro­mi­sión en la in­ti­mi­dad” del to­re­ri­to ya se­mi­rre­ti­ra­do y trans­for­ma­do en em­pre­sa­rio am­bi­cio­so y ma­ni­pu­la­dor. “Sa­bes que pa­ra Fran fui co­mo una se­gun­da ma­dre y has­ta des­hi­ce el pi­so de Car­men tras su muer­te. ¡Lo que yo ha­bré vi­vi­do con ellos¡”, me di­ce Cha­ro en un sus­pi­ro ape­na­do y ca­si in­cré­du­lo an­te la in­tran­si­gen­cia su­pues­ta de quien as­pi­ra sú­bi­ta­men­te, pe­se a sus en­con­tro­na­zos ver­ba­les o fí­si­cos con la pren­sa, a una ima­gen de abur­gue­sa­mien­to res­pe­tuo­so. Lo­li­ta tam­bién se ofen­dió de lo que pa­re­cía me­da­lla al mé­ri­to, de­jó de ha­blar­le y la pa­sa­da Na­vi­dad su­peró la pre­sun­ta afren­ta por­que Be­na­ven­te sos­te­nía que hay man­chas que lim­pian...

Re­tra­to de una vi­da.

Es pos­tu­ra que me­re­ce un re­tra­to me­jor he­cho del que la te­le in­si­núa de una Car­men nue­va­men­te de­for­ma­da, no hue­len su ge­ne­ro­si­dad con agu­je­ros en las ma­nos pro­ve­yen­do de lo que fue­se a un co­ro de in­con­di­cio­na­les in­tere­sa­dos. Nun­ca le im­por­tó el di­ne­ro y su­po ga­nár­se­lo, com­par­tir­lo o de­rro­char­lo. Y bien lo de­mos­tró en su pri­mer des­nu­do en la bahía mar­be­lle­ra don­de co­bró 250.000 pe­se­tas de 750.000, el res­to fue pa­ra la agen­cia y el fo­tó­gra­fo Teu­ma,

Ana Belén y Víc­tor Manuel ce­le­bran sus 40 años de unión en ar­mo­nía, fi­de­li­dad y ve­te­ra­nía

con las que pa­gó a su in­tran­si­gen­te pa­dre unas en­tra­das de la go­yes­ca cu­yo mon­to ha­bía des­per­di­cia­do en juer­gas. Me­re­ce­ría flo­res co­lo­ris­tas co­mo las que

An­to­nio Maya ex­po­ne pró­di­ga­men­te en la ga­le­ría de El Cor­te In­glés, ini­cia­ti­va de María Por­to, es­po­sa de Fran

cis­co Ál­va­rez-cas­cos, com­par­ti­da con Cris­ti­na Ál­va­rez, hi­ja de Isi­do­ro Ál­va­rez, y la lu­mi­no­sa María Jo­sé, que no se per­dió tan artístico ver­nis­sa­ge don­de el es­ta­lli­do flo­ral com­pe­tía con exó­ti­cas fo­to­gra­fías fir­ma­das por Pa­co Ca­pa­rrós.

Eran buen contrapunto a la mues­tra per­ma­nen­te que lo mis­mo agru­pa

an­ti­qui­tés chi­nas que si­llo­nes Luis XV, gra­ba­dos de Tà­pies o co­lla­ges de Luis

Ca­run­cho, que fue de­ci­si­vo pa­ra crear la hoy po­lé­mi­ca fundación co­ru­ñe­sa de Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la, don­de a Ma­ri­na le qui­ta­ron la pre­si­den­cia. Te­nía diez años el juvenil tra­je ne­gro de enor­mes bo­to­nes y abu­llo­na­do ca­si en new look de la Por­to, que ca­da se­ma­na via­ja a la As­tu­rias pa­tria que­ri­da y pa­raí­so per­di­do.

Ana Rosa Quin­ta­na se en­tu­sias­mó con María Jo­sé Ál­va­rez, de ojos vi­va­ces, con tan­ta ex­pe­rien­cia y sa­ber que opa­can la ru­ti­lan­cia de un bri­llan­ta­zo am­plia­do en los tres bai­lo­nes de sus pen­dien­tes, buen con­tras­te a su adel­ga­za­da fi­gu­ra don­de to­do es cor­dial hu­ma­ni­dad. “María es­co­ge las fir­mas y yo pon­go los pre­cios por­que ten­go más ol­fa­to co­mer­cial, a fin de cuen­tas son unos gran­des al­ma­ce-

nes don­de pue­des com­prar ar­te a pla­zos y abo­nar­lo có­mo­da­men­te”, de­ta­lla Cris­ti­na, ca­si ufa­na de lo ex­pues­to y se­me­ján­do­se a Mar­ta Or­te­ga en eso de ser la pri­me­ra en ha­cer fi­las en la em­pre­sa fa­mi­liar. Son bue­nos ejem­plos de­mos­tra­ti­vos de que no van de flo­re­ros y que el di­ne­ro no so­lo sir­ve pa­ra es­tar mano so­bre mano. Cris­ti­na tie­ne las cua­li­da­des fun­di­das: el ce­lo em­pre­sa­rial pa­terno lleno de hu­mil­dad, al pun­to de via­jar en cla­se tu­ris­ta, y la afa­bi­li­dad de su ma­dre, otra luchadora enemi­ga de fi­gu­rar al con­tra­rio que sig­ni­fi­ca­dos -¡y re­ma­du­ros¡- fans que hir­vie­ron en el pri­mer con­cier­to ini­cia­dor de gi­ra y

ren­trée mu­si­cal de Pa­blo Abrai­ra.

La vuel­ta de Pa­blo Abrai­ra.

Hi­zo his­to­ria con Ga­vi­lán o pa­lo­ma, tí­tu­lo em­ble­má­ti­co de los 80. Vol­vió a ser co­rea­do has­ta la emo­ción por El­sa

Baeza, la del Cris­to de Pa­la­ca­güi­na, una Fe­dra Lo­ren­te pe­ren­ne y exu­be­ran­te evi­den­cia de la Bom­bi su­pe­ra­da pe­ro no ol­vi­da­da, o Víc­tor Manuel y Ana

Belén, com­pen­dio de ar­mo­nía, fi­de­li­dad y ve­te­ra­nía ma­tri­mo­nial ce­le­bran­do 40 años de unión, ella ya con in­creí­bles 60 ate­nua­dos ba­jo un abri­go ro­jo. Rea­li­za gi­ra de con­cier­tos a si­mul­ta­near con tra­ge­dia grie­ga, una Elec­tra di­ri­gi­da por

Jo­sé Car­los Plaza, des­ti­na­da al re­na­ci­do fes­ti­val de Mé­ri­da, que ya pro­pi­ció gran­des éxi­tos su­yos.

La gua­pa ex­mo­de­lo Jerry Hall re­lan­zó unos outlets ma­dri­le­ños pro­mo­cio­nan­do los ba­jos pre­cios

Aun­que pa­ra dra­ma igual­men­te do­més­ti­co, el que es­tá pa­san­do Jo­sé

Or­te­ga Cano con su hi­jo Jo­sé Fer­nan­do, ya con ma­yo­ría de edad muy re­cla­ma­do­ra lo mis­mo de la he­ren­cia de Ro­cío -pa­re­ce que ca­si me­dio mi­llón de eu­ros- que de una in­de­pen­den­cia es­ti­mu­la­da por su ca­si pri­mo Eu­ge­nio, que sa­lió ad­ver­ti­dor, des­pa­bi­la­do y aca­so con las mis­mas erró­neas tre­tas que su se­ñor pa­dre, que tie­ne te­la y bue­nas co­ne­xio­nes en Mer­ca­ma­drid. Pe­ro eso es otro te­ma que da­ría ca­si una Odi­sea igual­men­te dra­má­ti­ca. Y no es­ta­mos pa­ra dra­mas, llan­tos, la­men­tos o plan­tes, que la pri­ma­ve­ra la san­gre al­te­ra, co­mo le pa­sa­ba a Car­men.

Aun­que pa­ra pa­vor o es­ca­lo­frío, na­da co­mo ren­con­trar a Jerry Hall, an­ta­ño tan sexy que fue se­gun­da es­po­sa de

Mi­ke Jag­ger cuan­do él de­jó a la exó­ti­ca Bian­ca. Re­lan­zó los outlets de Las Ro­zas pro­mo­cio­nan­do ba­jos pre­cios. Fue co­men­ta­rio crí­ti­co en la en­tre­ga del premio Va­lle-in­clán de teatro, 50.000 eu­ros do­na­dos por Co­ca Co­la gra­cias a

Mar­cos de Quin­to. An­te un Ca­ye­tano

Mar­tí­nez de Iru­jo sin re­fe­ren­cia a su ex Ge­no­ve­va, con la que su ma­dre que­rría que vol­vie­ra y que no de­jó de po­sar a ca­ba­llo, se­me­jó un ga­lán de otra épo­ca.

La ac­triz que es más que Aida com­pi­tió con los di­rec­to­res Gerardo Ve­ra, que de­ja el Cen­tro Dra­má­ti­co Na­cio­nal tras ocho años, y el más jo­ven Mi­guel del Ar­co. En el ca­mino que­dó Ai­ta­na

Sán­chez-gi­jón en no­che abun­dan­te de negros, que es la ga­la pa­ra tea­tre­ros de to­da la vi­da co­mo Gem­ma Cuervo,

Na­ti Mis­tral -que tie­ne va­lor pa­ra ir­se a can­tar a Bue­nos Ai­res, con la que

es­tá ca­yen­do-, Jo­sé Sa­cris­tán, Jo­sé

Luis Gó­mez, Echa­no­ve y otras glo­rias mien­tras la le­gen­da­ria Nuria Es­pert op­tó por mo­ra­dos, Car­men Lo­ma­na des­ta­có pla­tea­da y la al­cal­de­sa Ana Bo­te­lla, en pan­ta­lón de se­da cre­ma y com­par­tien­do me­sa con un siem­pre re­mo­reno

Eduardo Za­pla­na y el mi­nis­tro de Cul­tu­ra, que pa­só la no­che jus­ti­fi­can­do los re­cor­tes gu­ber­na­men­ta­les pa­ra al­gu­nos tan in­com­pren­si­bles. Eva Mar­ciel fue fe­li­ci­ta­da por có­mo en­can­di­ló te­le­vi­si­va­men­te ha­cien­do de Isa­bel Pan­to­ja mien­tras Pa­qui­rrín ame­na­za con ir­se de Telecinco -no cae­rá esa bre­va-, mo­les­to por có­mo mal­tra­tan a su ma­dre tras pa­gar­le cien mi­llo­nes por pa­que­te. Al­go in­su­fri­ble. Más irrea­li­dad de la fic­ción, es­tas se­ries po­co se­rias aca­ba­rán con ellas. Bien lo su­fre Car­men Or­dó­ñez des­de el más allá.

Ana Rosa Quin­ta­na con María Por­to

Ai­ta­na Sán­chez-gi­jón

Na­ti Mis­tral

Ana Belén y Víc­tor Manuel

Eva Mar­ciel

Jerry Hall

Ca­ye­tano Mar­tí­nez de Iru­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.