Adiós al ce­lu­loi­de. La di­gi­ta­li­za­ción aca­ba con un mi­to.

Los vie­jos pro­yec­to­res es­tán con­de­na­dos a des­apa­re­cer o a que­dar­se en mu­seos. La era di­gi­tal aca­ba con un icono de la cul­tu­ra del si­glo XX.

Tiempo - - SUMARIO - POR JA­VIER MEMBA FOTOS: PA­CO LLA­TA

Nun­ca se ha­bían vis­to tan­tas pe­lí­cu­las co­mo aho­ra, pe­ro las salas de pro­yec­ción nun­ca ha­bían es­ta­do tan va­cías. Por­que aho­ra el ci­ne se ve en te­le­vi­so­res, or­de­na­do­res, ta­ble­tas... Así pues, la cri­sis de la ex­hi­bi­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca es do­ble: la común al res­to del país y la pro­pia de su sec­tor. Pe­ro no aca­ba ahí la co­sa. A tan tris­te te­lón de fon­do ha ve­ni­do a su­mar­se el inexo­ra­ble fin del so­por­te tra­di­cio­nal del ci­ne des­de sus pri­me­ras pro­yec­cio­nes en 1895.

La pe­lí­cu­la per­fo­ra­da de 35 mm, pa­ten­ta­da por Tho­mas Edi­son y Wi­lliam Dick­son en 1892, en la que ya se im­pre­sio­na­ron, co­pia­ron y pro­yec­ta­ron las pri­me­ras cin­tas de los her­ma­nos Lu­miè­re; el fil­me pro­pia­men­te di­cho, es­tá en su inexo­ra­ble oca­so. La di­gi­ta­li­za­ción, api­so­na­do­ra im­pla­ca­ble de todos los pro­ce­di­mien­tos analó­gi­cos, tam­bién ha lle­ga­do a las ca­bi­nas de pro­yec­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca.

“El ce­lu­loi­de tie­ne las ho­ras con­ta­das. So­bre­vi­vi­rá de una for­ma tes­ti­mo­nial, co­mo ha ocu­rri­do con el vi­ni­lo en la mú­si­ca”, ex­pli­ca En­ri­que Gon­zá­lez Ma­cho. El pre­si­den­te de la Aca­de­mia, co­mo res­pon­sa­ble de la ca­de­na de ci­nes Re­noir, tam­bién es uno de los ex­hi­bi­do­res más des­ta­ca­dos del país. Tie­ne salas en va­rias ciu­da­des. “Es­ta­mos di­gi­ta­li­zan­do nues­tros ci­nes. To­da­vía no es­tá to­do. Pe­ro yo creo que, den­tro de un par de años, a lo su­mo, lo que no es­té di­gi­ta­li­za­do no es­ta­rá”.

Se aca­ba­ron las la­tas.

En Ma­drid, ra­ro es el ci­ne que no tie­ne al­gu­na de sus salas di­gi­ta­li­za­das. Se cal­cu­la que pa­ra fi­na­les de año lo es­ta­rán el 60% de las pan­ta­llas del país. Quie­re es­to de­cir que esas la­tas de pe­lí­cu­la, que sim­bo­li­zan el ci­ne tan­to o más que una ima­gen de Cha­plin o Ma­rilyn Mon­roe, ya no es­ta­rán en la ca­bi­na de pro­yec­ción. Co­mo tam­po­co lo ha­rá el pro­yec­tor, que se­rá sus­ti­tui­do por un or­de­na­dor equi­pa­do al efec­to. A di­cho di­cho or­de­na­dor se aco­pla un dis­co du­ro con el tí­tu­lo en cues­tión. Pue­de que, con el tiem­po, di­cho tí­tu­lo no pre­ci­se de so­por­te, que se trans­mi­ta por In­ter­net o me­dian­te al­gún ti­po de on­das des­de la dis­tri­bui­do­ra a la ca­bi­na. En cual­quier ca­so, el tí­tu­lo pro­yec­ta­do ya no se­rá una pe­lí­cu­la pro­pia­men­te di­cha: se­rá un ar­chi­vo, co­mo ya lo es de he­cho en las salas di­gi­ta­li­za­das. El nue­vo equi­pa­mien­to su­po­ne al ex- hi­bi­dor una in­ver­sión ci­fra­da en­tre los 60.000 y los 100.000 eu­ros. Pe­ro no es so­lo el cos­te lo que, de mo­men­to, es­tá fre­nan­do a los úl­ti­mos re­sis­ten­tes del ce­lu­loi­de fren­te a la re­con­ver­sión. “Co­mo sue­le ocu­rrir con to­do lo di­gi­tal, cuan­do te vas a de­ci­dir por al­go re­sul­ta que sa­le otra co­sa más nue­va y te ha­ce du­dar. Ade­más, de mo­men­to, tam­po­co hay un su­mi­nis­tro di­gi­tal lo su­fi­cien­te­men­te ágil”, co­men­ta Gon­zá­lez Ma­cho.

“Pa­ra con­ti­nuar en el ne­go­cio de la ex­hi­bi­ción hay que di­gi­ta­li­zar­se”. Así de ro­tun­do se mues­tra Juan Gó­mez Fa­bra, pro­pie­ta­rio del ma­dri­le­ño ci­ne Pa­la­fox -una de las salas don­de aún con­vi­ven los dos sis­te­mas- y des­ta­ca­do miem­bro de la Fe­de­ra­ción de Ci­nes. A de­cir de es­te otro ex­hi­bi­dor, las 1.000 pan­ta­llas por di­gi­ta­li­zar que aún que­dan en España cuen­tan con un pla­zo más breve que el es­ti­ma­do por Gon­zá­lez Ma­cho. “Es­ta­mos ha­blan­do de un año co­mo mu­cho”, di­ce.

Res­pec­to a esos apa­ra­tos que sus­ti­tui­rán al se­cu­lar pro­duc­tor, ex­pli­ca: “Son or­de­na­do­res, ob­via­men­te con un fo­co y una lám­pa­ra, vin­cu­la­dos a un sis­te­ma de so­ni­do, que bien pue­de ser el mis­mo que ya tie­nen los ci­nes”. Pe­ro cu­rio­sa­men­te,

tan­to apa­ra­to, se­gún re­co­no­ce el pro­pio Gó­mez Fa­bra, no ofre­ce­rá una me­jo­ra de­ma­sia­do apre­cia­ble pa­ra el es­pec­ta­dor. “Pe­ro su­po­ne una co­sa que sí lo es. Sin el di­gi­tal no ha­bría pro­yec­cio­nes en 3D. Es­te pro­ce­di­mien­to se pue­de va­lo­rar más o me­nos, pe­ro ha ha­bi­do au­tén­ti­cas ma­ra­vi­llas des­de el cam­bio de ci­clo que su­pu­so Ava­tar. Tras ella ha ha­bi­do pe­lí­cu­las de di­bu­jos ani­ma­dos es­pec­ta­cu­la­res y otras que no han da­do la ta­lla. Pe­ro eso ocu­rre con to­do”.

In­no­va­ción cons­tan­te.

Tam­bién el 35 mm po­si­bi­li­ta­ba las pro­yec­cio­nes en 3D. Ca­si 60 años antes que

Ava­tar, la ce­le­bra­da pe­lí­cu­la de Ja­mes Ca­me­ron es­tre­na­da en 2009, en 1953 lle­ga­ba a la car­te­le­ra Los crí­me­nes del

mu­seo de ce­ra, una de­li­cio­sa cin­ta de André de Toth en tres di­men­sio­nes. So­lo fue una de las dis­tin­tas pro­duc­cio­nes de aque­llos días ro­da­das en re­lie­ve. Y aquel pri­mer 3D so­lo fue una más de las ofer­tas con las que el ci­ne pre­sen­tó ba­ta­lla a aque­lla pri­me­ra cri­sis de la ex­hi­bi­ción que, me­dia­do el pa­sa­do si­glo, desató la po­pu­la­ri­za­ción de la televisión.

Ha­blan­do de esa ba­ta­lla, ha­brá que re­cor­dar los gran­des for­ma­tos de pan- ta­lla: los dis­tin­tos sco­pe, el Ci­ne­ra­ma, el Todd-ao, el 70 mm. Hoy no que­da na­da de to­do ello, al igual que de las mi­nia­tu­ras –el 8mm, el Su­per 8, el 16mm- que die­ron so­por­te al ci­ne amateur. Co­mo se ve, esa ter­ce­ra di­men­sión de la pan­ta­lla vie­ne de an­ti­guo. Si ha si­do aho­ra cuan­do se ha aca­ba­do por im­po­ner, se ha de­bi­do, a de­cir de Gó­mez Fa­bra, “a una for­ma de di­fe­ren­ciar­nos, vin­cu­la­da a un cam­bio tec­no­ló­gi­co y a una ma­ne­ra de huir de la pi­ra­te­ría. A par­tir de ahí, yo si­go pen­san­do que lo que im­pe­ra es una bue­na his­to­ria y un buen guión”.

Aun­que la en­tra­ña­ble fi­gu­ra del pro­yec­cio­nis­ta irá per­dien­do iden­ti­dad y muy pro­ba­ble­men­te aca­ba­rá por des­apa­re­cer, la di­gi­ta­li­za­ción ofre­ce­rá a las salas la po­si­bi­li­dad de ex­hi­bir es­pec­tácu­los que aho­ra le son aje­nos, tal es el ca­so de la re­trans­mi­sión de ópe­ras o acon­te­ci­mien­tos de­por­ti­vos en di­rec­to, vía

“En un par de años, lo que no es­té di­gi­ta­li­za­do no es­ta­rá”, di­ce el pre­si­den­te de la Aca­de­mia de Ci­ne

sa­té­li­te. El ce­lu­loi­de –el ni­tra­to de ce­lu­lo­sa, pri­mer so­por­te de las emul­sio­nes sen­si­bles, que se que­ma­ba por la sim­ple fric­ción- des­apa­re­ció con la apa­ri­ción del fil­me de se­gu­ri­dad en 1954. Par­te del ci­ne ro­da­do has­ta en­ton­ces se con­ser­va mer­ced al tra­ba­jo de Fermín Pra­do co­mo je­fe de ar­chi­vo de la Fil­mo­te­ca Es­pa­ño­la. No obs­tan­te se mues­tra ajeno a dog­ma­tis­mos ci­né­fi­los. “Las téc­ni­cas di­gi­ta­les po­si­bi­li­tan unas pro­yec­cio­nes fran­ca­men­te bue­nas y ca­da vez lo se­rán me­jor. Des­de la Fil­mo­te­ca se­gui­mos opi­nan­do que la ca­li­dad de pro­yec­ción del ma­te­rial fo­to­quí­mi­co es un po­co me­jor”.

Pe­ro se rin­de an­te la evi­den­cia y re­co­no­ce que esa su­pe­rio­ri­dad analó­gi­ca es ex­clu­si­va­men­te mo­men­tá­nea. “Es un pro­ble­ma tec­no­ló­gi­co pu­ro y du­ro. Hoy en día es­ta­mos ha­blan­do de 2 kb, ma­ña­na lo ha­re­mos de 4 kb y, si ha­ce fal­ta, pa­sa­do lo ha­re­mos de 16 kb. De mo­men­to se ha pen­sa­do que 2 kb son su­fi­cien­tes, co­mo se pen­só en su día que 24 fo­to­gra­mas por se­gun­do bas­ta­ban pa­ra tener su­fi­cien­te can­ti­dad de so­ni­do con­te­ni­do en la pe­lí­cu­la”. Ni que de­cir tie­ne que, a me­di­da que las pro­yec­cio­nes di­gi­ta­les va­yan con­tan­do con más kb, au­men­ta­rá su ca­li­dad. “De he­cho, ya

po­dría pro­yec­tar­se en 4 kb. Es­te for­ma­to ya es ope­ra­ti­vo, lo que pa­sa es que en los ci­nes no se apli­ca. Pe­ro, en cual­quier ca­so, los ci­nes so­bre­vi­vi­rán”.

El pro­ble­ma tec­no­ló­gi­co.

To­das esas mi­nu­cias que fre­nan la di­gi­ta­li­za­ción ma­si­va de las salas de ci­ne, más tem­prano que tar­de se so­lu­cio­na­rán. Lo que ya no es­tá tan cla­ro son las po­si­bi­li­da­des de ese ar­chi­vo, que se­rán las pe­lí­cu­las ve­ni­de­ras, de ca­ra a la pre­ser­va­ción pa­ra el fu­tu­ro del ci­ne con­ser­va­do en el nue­vo for­ma­to. Ele­na Cer­ve­ra, res­pon­sa­ble de la co­lec­ción Mu­seo de Ci­ne de la Fil­mo­te­ca nos lo re­cuer­da. “A lar­go pla­zo, el pro­ble­ma con to­das las nue­vas tec­no­lo­gías es que, en el mo­men­to que des­apa­re­cen los lec­to­res, nos que­da­mos sin sa­ber có­mo re­cu­pe­rar­las. Lo po­de­mos ver con los sis­te­mas de ví­deo Be­ta y 2000, que des­apa­re­cie­ron cuan­do se im­pu­so el VHS. Aho­ra mis­mo es­tá pa­san­do con las cin­tas de ca­se­te, que prác­ti­ca­men­te ya no hay có­mo leer­las. A me­di­da que las tec­no­lo­gías avan­cen, nos po­de­mos que­dar col­ga­dos con una se­rie de for­ma­tos”.

Aun­que su fu­tu­ro no se an­to­je muy ha­la­güe­ño, má­xi­me si se con­si­de­ra la sus­pen­sión de pa­gos de la Ko­dak, prin­ci­pal fa­bri­can­te de emul­sio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas des­de los días de Edi­son, ese 35 mm que ago­ni­za po­dría so­bre­vi­vir in­clu­so a la muer­te de sus pro­yec­to­res. Así lo es­ti­ma Ele­na Cer­ve­ra. “Pa­ra el 35 mm no es ne­ce­sa­ria tec­no­lo­gía so­fis­ti­ca­da. Un pro­yec­tor es una len­te. El 35 mm, in­clu­so lo po­de­mos leer a ojo, con una lu­pa. De he­cho, se ha­cen re­cu­pe­ra­cio­nes de pe­lí­cu­las con un es­cá­ner, fo­to­gra­ma a fo­to­gra­ma. El 35 mm se ve a sim­ple vis­ta; lo que hay den­tro de un dis­co du­ro, de nin­gu­na ma­ne­ra”.

En es­te mis­mo as­pec­to abun­da Gon­zá­lez Ma­cho, re­mon­tán­do­se 30 años atrás, cuan­do la po­pu­la­ri­za­ción del ví­deo su­pu­so la se­gun­da cri­sis se­ria de la ex­hi­bi­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca: “En to­das es­tas co­sas no es muy cier­to lo que se sue­le con­tar. Cuan­do se im­pu­so el VHS so­bre el res­to de los sis­te­mas de ví­deo, se de­cía que ya era pa­ra to­da la vi­da y la ex­pe­rien­cia nos de­mos­tró que no era verdad. Con el DVD se di­jo lo mis­mo y tam­po­co fue verdad. Aho­ra es­ta­mos con el dis­co du­ro, el di­gi­tal, y ya no po­de­mos ase­gu­rar si se­rá o no pa­ra siem­pre”.

Co­mo cual­quie­ra que se ha­ya vis­to obli­ga­do a pa­gar las cos­to­sas re­cu­pe­ra­cio­nes de da­tos de un dis­co du­ro ex­terno sa­be per­fec­ta­men­te, lo que es­tá cla­ro es que es­te pue­de lle­gar a ser tan frá­gil co­mo la ce­lu­lo­sa del ce­lu­loi­de ori­gi­nal. En Pas­cual Leal de To­rres hay al­go de Bruno Win­ter (Rü­di­ger Vo­gler). Al igual que el pro­ta­go­nis­ta de El cur­so del tiem­po (1975), la inol­vi­da­ble pe­lí­cu­la de Wim Wen­ders, es un pro­yec­cio­nis­ta iti­ne­ran­te. Leal de To­rres es­tá es­pe­cia­li­za­do en la or­ga­ni­za­ción de se­sio­nes al ai­re li­bre. Des­de que los fa­bri­can­tes de pro­yec­to­res han de­ja­do de fa­bri­car re­cam­bios pa­ra sus mo­de­los, es­te ve­te­rano téc­ni­co se ha es­pe­cia­li­za­do en la rea­li­za­ción ar­te­sa­nal de pie­zas que co­mien­zan a fal­tar en las ca­bi­nas. Tan­to es así que es uno de los po­cos es­pa­ño­les que sa­be fa­bri­car una cruz de Malta, el ob­tu­ra­dor del pro­yec­tor. Aun­que tam­bién re­co­no­ce que la di­gi­ta­li­za­ción de la pro­yec­ción pro­fe­sio­nal se­rá tan breve co­mo inexo­ra­ble, ob­ser­va: “Los vie­jos pro­yec­to­res so­bre­vi­vi­rán en las salas de pro­yec­ción de las ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das, en las aso­cia­cio­nes cul­tu­ra­les y en los cen­tros de ar­te. No ha­ce mu­cho, en el Rei­na So­fía, or­ga­ni­cé una pro­yec­ción ¡en 16 mm! pa­ra el mon­ta­je de un ar­tis­ta”.

Con­ser­va­ción. Fermín Pra­do, je­fe del ar­chi­vo de la Fil­mo­te­ca Es­pa­ño­la.

Ex­hi­bi­ción. Juan Gó­mez, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Ci­nes, en la ca­bi­na del ma­dri­le­ño Pa­la­fox.

El que man­da. Gon­zá­lez Ma­cho, pre­si­den­te de la

Aca­de­mia y ex­hi­bi­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.