Una his­to­ria de mie­dos y dic­ta­do­res. Leo­pol­do Bri­zue­la, ga­na­dor del premio Al­fa­gua­ra 2012.

Leo­pol­do Bri­zue­la, ga­na­dor del premio Al­fa­gua­ra Tiem­po 2012, ha­bla con so­bre su obra, el ga­lar­dón y la li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na.

Tiempo - - SUMARIO - POR MAEL VA­LLE­JO

“Creo en la ima­gi­na­ción y en el de­re­cho a ima­gi­nar. En una no­ve­la pa­san co­sas que no pa­san en otro la­do”

Ca­li­fi­car Una mis­ma no­che, la no­ve­la con la que Leo­pol­do Bri­zue­la ha ga­na­do el premio Al­fa­gua­ra 2012, so­lo co­mo una re­fle­xión so­bre la dic­ta­du­ra se­ría equi­vo­ca­do. La obra es tam­bién un via­je por la cul­pa, el mie­do y la po­si­bi­li­dad de cam­biar el pa­sa­do. Es una no­ve­la ar­gen­ti­na que ha­bla de emo­cio­nes uni­ver­sa­les.

Bri­zue­la, de 48 años, ha ha­bla­do con Tiem­po so­bre su obra y lo que sig­ni­fi­ca ob­te­ner un premio de es­te ca­li­bre. Pa­ra la escritora Rosa Mon­te­ro, pre­si­den­ta del ju­ra­do, la no­ve­la de Bri­zue­la es un “th­ri­ller exis­ten­cial”. Pa­ra el escritor, esa de­fi­ni­ción es exac­ta “por­que re­mar­ca que es una no­ve­la de sus­pen­se, de na­rra­ti­va po­li­cial, pe­ro con la di­fe­ren­cia de que el pro­ta­go­nis­ta es a la vez el cri­mi­nal, el muer­to y el pro­pio de­tec­ti­ve”. Ade­más, “es exis­ten­cial en el sen­ti­do más pro­fun­do y ele­men­tal: un per­so­na­je que, al ha­cer una in­ves­ti­ga­ción en el pre­sen­te, se pregunta quién era en el pa­sa­do”. Co­mo no­ve­la po­li­cial es una obra dis­tin­ta. En ese gé­ne­ro el pro­ta­go­nis­ta ca­si siem­pre es un hom­bre sin mie­do, arro­ja­do e im­pe­tuo­so. Aquí el mie­do del per­so­na­je es evi­den­te. Bri­zue­la se­ña­la que “la co­bar­día no so­lo es del hé­roe, sino de todos los personajes. La no­ve­la tra­ba­ja so­bre to­do con el mie­do”.

La no­ve­la tam­bién ha­bla de una for­ma su­til so­bre el mar, un te­ma que apa­sio­na a Bri­zue­la: “Mis in­fluen­cias li­te­ra­rias vie­nen so­bre to­do de los na­rra­do­res del mar: Jack Lon­don y Jo­seph Con­rad. Es­ta no­ve­la tie­ne mu­cho que ver con la re­vi­sión de es­tos au­to­res. Du­ran­te mu­cho tiem­po me en­can­ta­ron las historias so­bre el mar”. La no­ve­la ha­bla so­bre la dic­ta­du­ra ar­gen­ti­na de los años se­ten­ta. Ese pe­rio­do es un te­ma re­cu­rren­te en la li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na. ¿Esa he­ri­da no ce­rra­rá nun­ca? No se tra­ta sim­ple­men­te de un re­cuer­do o de su­pe­rar trau­mas per­so­na­les. Aún hay es­truc­tu­ras en­te­ras en nues­tra so­cie­dad que si­guen ac­tuan­do de la mis­ma for­ma e in­clu­so es­tán for­ma­das por la mis­ma gen­te de esos tiem­pos. La no­ve­la se desa­rro­lla a par­tir de un asal­to que rea­li­zan per­so­nas que per­te­ne­cie­ron a la dic­ta­du­ra. No es una no­ve­la del re­cuer­do sim­ple­men­te, es una no­ve­la so­bre el pre­sen­te. Su­ce­de en 1976 pe­ro tam­bién en 2010. ¿Has­ta qué pun­to es au­to­bio­grá­fi­ca es­ta no­ve­la? Par­te de dos vi­ven­cias que fue­ron reales. So­bre esas ex­pe­rien­cias in­ven­té la his­to­ria exa­ge­ran­do los ca­rac­te­res de ca­da uno de los personajes. Lo que hi­ce bá­si­ca­men­te fue in­ves­ti­gar, en mí, anéc­do­tas con­cre­tas de aque­lla épo­ca. En al­gún pun­to to­das las co­sas que cuen­to en el li­bro son reales, so­lo que se las atri­buí a personajes ima­gi­na­rios.

El pa­sa­do, la me­mo­ria y los sue­ños son te­mas clá­si­cos en Bor­ges. Y al pre­gun­tar­le a Bri­zue­la so­bre la in­fluen­cia de es­te en su obra, la res­pues­ta es ca­si ob­via: “De­cir que soy fa­ná­ti­co de Bor­ges se­ría po­co, por­que el fa­ná­ti­co siem­pre sa­be que lo es. Pe­ro cuan­do uno lle­va pues­to a un au­tor no se da cuenta que es­tá ahí y sin em­bar­go lo es­tá. Hay con­cep­tos de la no­ve­la muy li­ga­dos a él, co­mo la cons­truc­ción del re­cuer­do, de que el pa­sa­do no es una en­ti­dad in­mo­di­fi­ca­ble. Sí, el maes­tro es­tá ahí, en mi tex­to”. Antes de ob­te­ner el Al­fa­gua­ra, Bri­zue­la ya te­nía pres­ti­gio en Ar­gen­ti­na. En 1999 ha­bía ga­na­do el premio Cla­rín de no­ve­la y su tra­ba­jo co­mo tra­duc­tor era re­co­no­ci­do. Ganar es­te nue­vo ga­lar­dón, di­ce, es una nue­va puer­ta de en­tra­da: “Ca­da premio tie­ne su par­ti­cu­la­ri­dad. Cuan­do ga­né el premio Cla­rín fue muy im­por­tan­te por­que im­pli­có la en­tra­da al gre­mio. Es al­go que nun­ca se di­ce de los pre­mios pe­ro al fi­nal lo que más im­por­ta es que los es­cri­to­res del ju­ra­do di­gan: ‘Es­to es una no­ve­la, es­te es uno de los nues­tros”. “El Al­fa­gua­ra im­pli­ca que voy a po­der es­cri­bir más tran­qui­lo y tam­bién la lle­ga­da del li­bro a La­ti­noa­mé­ri­ca y España, lo cual no ha­bía ocu­rri­do con otros pre­mios. Me en­can­ta que mi li­bro va­ya a vi­vir a otro país y pue­da ha­blar con otros lec­to­res, que un lec­tor ecua­to­riano o pe­ruano pue­da sen­tir­se iden­ti­fi­ca­do con la no­ve­la. Eso va a ser muy fruc­tí­fe­ro”. ¿Cuán­to ha cre­ci­do su ego? Es­toy igual de ner­vio­so con la sa­li­da de la no­ve­la en es­tos paí­ses que cuan­do sa­lió por pri­me­ra vez en Ar­gen­ti­na. La se­gu­ri­dad que te da ganar un premio así va acom­pa­ña­da del te­rror de que el li­bro lle­gue a mu­chas más per­so­nas.

¿Fue im­por­tan­te, al es­cri­bir es­ta no­ve­la, su tra­ba­jo co­mo tra­duc­tor?

Mu­cho. Fue­ron dos li­bros, so­bre to­do, los que me in­flu­ye­ron. Uno es de Lau­ra Alcoba, una ar­gen­ti­na que vi­ve en Pa­rís, quien tuvo una ex­pe­rien­cia muy du­ra con la dic­ta­du­ra por­que sus pa­dres eran mi­li­tan­tes. Es­cri­bió una no­ve­la au­to­bio­grá­fi­ca, La ca­sa de los co­ne­jos, que yo tra­du­je en 2007. Des­pués tra­du­je del por­tu­gués Nue­ve no­ches, de Ber­nar­do Car­val­ho. En ella, tam­bién con ba­se au­to­bio­grá­fi­ca, se ana­li­za la re­la­ción de un hi­jo con su pa­dre.

En los úl­ti­mos años el pe­rio­dis­mo na­rra­ti­vo ha co­bra­do fuer­za en La­ti­noa­mé­ri­ca. Una re­cien­te an­to­lo­gía pu­bli­ca­da por Al­fa­gua­ra y una más por Anagra­ma dan cuenta de es­te fe­nó­meno. Bri­zue­la de­fien­de la fic­ción a to­da cos­ta: “Con­fío mu­cho en las he­rra­mien­tas de la fic­ción y en que pue­den apor­tar más de lo que los da­tos reales di­cen. Tie­ne que ver con el he­cho de in­ven­tar, con po­der ju­gar con lo que po­dría ha­ber si­do; eso no te lo pue­de dar la in­ves­ti­ga­ción sino so­lo la es­pe­cu­la­ción, la ima­gi­na­ción”.

Se ha­bla de que el nue­vo boom La­tino

ame­ri­cano es­tá en la cró­ni­ca pe­rio­dís­ti­ca más que en la fic­ción.

Me gus­ta mu­cho la cró­ni­ca pe­ro des­con­fío de es­te boom. Creo en la ima­gi­na­ción y el de­re­cho a ima­gi­nar. En un mun­do co­mo es­te, en el que prác­ti­ca­men­te no que­dan es­pa­cios pa­ra que el

yo ha­ble con el yo, me irri­ta esa reivin­di­ca­ción de no fic­ción. ¿Pa­ra qué es­cri­bir una no­ve­la? Pa­ra que pa­sen co­sas que no pa­san en nin­gún otro la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.