El pri­mer már­tir es­pa­cial. Ko­ma­rov mue­re al es­tre­llar­se la So­yuz-1.

El UNIÓN SO­VIÉ­TI­CA, 23 DE ABRIL DE 1967 · cos­mo­nau­ta ru­so Vla­di­mir Ko­ma­rov mue­re al es­tre­llar­se en tie­rra la na­ve es­pa­cial So­yuz-1.

Tiempo - - SUMARIO - LUIS RE­YES

Te­nía que ha­ber si­do el pri­mer hom­bre en la Lu­na, pe­ro en cam­bio fue el pri­mer hom­bre muer­to en un vue­lo es­pa­cial. Vla­di­mir Ko­ma­rov era in­ge­nie­ro y co­ro­nel de avia­ción, y uno de los cos­mo­nau­tas ru­sos ve­te­ra­nos, par­te del gru­po ini­cial se­lec­cio­na­do en 1960. Vi­vió la épo­ca glo­rio­sa de la su­pre­ma­cía so­vié­ti­ca en la ca­rre­ra es­pa­cial. Su bau­ti­zo en el es­pa­cio lo ob­tu­vo en 1964, cuan­do fue co­man­dan­te del pri­mer vue­lo co­lec­ti­vo de la His­to­ria, el de la Vos­jod-1.

Era un pio­ne­ro, co­mo mues­tra la nu­me­ra­ción de sus vue­los. Aho­ra se­ría el úni­co pa­sa­je­ro de la So­yuz-1, el pri­mer en­sa­yo de vue­lo a la Lu­na de la Unión So­vié­ti­ca. Cuan­do la So­yuz-1 des­pe­gó el 23 de abril de 1967 un fu­tu­ro glo­rio­so se abría an­te el co­ro­nel Ko­ma­rov, ya pro­cla­ma­do Hé­roe de la Unión So­vié­ti­ca y titular de la Or­den de Le­nin, y to­do in­di­ca­ba que la as­tro­náu­ti­ca ru­sa ga­na­ría a la ame­ri­ca­na la ca­rre­ra de la Lu­na. Sin em­bar­go el vue­lo co­men­zó a pre­sen­tar pro­ble­mas téc­ni­cos des­de el prin­ci­pio. Se ha es­pe­cu­la­do in­clu­so con que los cos­mo­nau­tas no que­rían em­pren­der aque­lla mi­sión, pe­ro que se lle­vó ade­lan­te pe­se a la fal­ta de se­gu­ri­dad por las ur­gen­cias de la ca­rre­ra es­pa­cial con EEUU.

En al­gún mo­men­to Ko­ma­rov di­jo: “¡Mal­di­ta má­qui­na, na­da de lo que ha­go fun­cio­na!”. En el se­gun­do día, en vis­ta de la acu­mu­la­ción de fa­llos, se de­ci­dió abor­tar la mi­sión. Ko­ma­rov re­ci­bió la or­den de re­gre­sar a la Tie­rra y con gran ha­bi­li­dad lo­gró que la So­yuz-1 res­pon­die­ra a la ma­nio­bra. En los al­bo­res del vue­lo es­pa­cial no era ra­ro que sur­gie­sen pro­ble­mas que obli­ga­ban a frus­trar tan in­no­va­do­ras mi­sio­nes. Sin em­bar­go la tre­men­da ma­la suer­te fue que el fa­llo de­fi­ni­ti­vo, el que le cos­tó la vi­da al pi­lo­to, fue un vul­gar pro­ble­ma del pa­ra­caí­das que de­bía fre­nar su im­pac­to en tie­rra. Vla­di­mir Ko­ma­rov mu­rió es­tre­lla­do con­tra el sue­lo, co­mo tan­tos avia­do­res que en­gro­san la es­ta­dís­ti­ca de las ve­ces que el pa­ra­caí­das no se abre co­rrec­ta­men­te.

A Ko­ma­rov, pri­mer már­tir del es­pa­cio, lo en­te­rra­ron en las mu­ra­llas del Krem­lin, co­mo a los más glo­rio­sos hi­jos de la pa­tria so­vié­ti­ca. Pe­ro su ac­ci­den­te su­pon­dría un re­tra­so en el pro­gra­ma lu- nar ru­so, que por pri­me­ra vez per­de­ría la ven­ta­ja so­bre el nor­te­ame­ri­cano.

En reali­dad Ko­ma­rov no fue el pri­mer cos­mo­nau­ta muer­to en ser­vi­cio, aun­que sí el pri­me­ro que lo hi­zo en un vue­lo es­pa­cial. Seis años antes, en mar­zo del 61, mien­tras Va­len­tín Bon­da­ren­ko rea­li­za­ba las prue­bas de una ca­bi­na pre­su­ri­za­da que con­te­nía oxí­geno pu­ro, es­te gas al­ta­men­te in­fla­ma­ble se pren­dió fue­go. Bon­da­ren­ko mu­rió en el hos­pi­tal a cau­sa de las que­ma­du­ras, pe­ro los ru­sos cu­brie­ron con una ca­pa de si­len­cio el ac­ci­den­te, que no se co­no­ció has­ta dé­ca­das des­pués. Los ame­ri­ca­nos di­rían que si los ru­sos les hu­bie­ran in­for­ma­do, qui­zá ha­brían evi­ta­do un in­cen­dio si­mi­lar que le cos­tó la vi­da a tres de los su­yos.

Se re­pi­te la his­to­ria.

La pri­me­ra san­gre ame­ri­ca­na de­rra­ma­da en la ca­rre­ra es­pa­cial lo fue a prin­ci­pios de 1967, tres me­ses antes que la de Ko­ma­rov, aun­que tam­bién fue en tie­rra, du­ran­te unas prue­bas, en cir­cuns­tan­cias pa­re­ci­das a las de Va­len­tín Bon­da­ren­ko. Por des­gra­cia no fue uno, sino tres as­tro­nau­tas los que mo­ri­rían en las prue­bas pre­vias al vue­lo del Apo­lo-1, pri­me­ro del pro­gra­ma lu­nar ame­ri­cano, Vir­gil

Gris­som, Ed­ward Whi­te y Ro­ger Chaf­fee. Co­mo co­man­dan­te de la mi­sión se ha­bía de­sig­na­do a Gris­som, un ve­te­rano con ex­pe­rien­cia en el es­pa­cio.

Con ma­la ex­pe­rien­cia, pues ya ha­bía es­ta­do a pun­to de pe­re­cer. Gris­som per­te­ne­cía al pri­mer equi­po de sie­te nor­te­ame­ri­ca­nos es­co­gi­dos pa­ra el desafío del es­pa­cio, el pro­gra­ma Mercurio, y fue el se­gun­do de ellos en rea­li­zar un vue­lo subor­bi­tal. El 24 de ju­lio de 1961, tras el vue­lo del Mer­cury Reds­to­ne-4, Gris­som re­gre­só a tie­rra, o me­jor di­cho, al mar, de acuer­do con la prác­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na. To­do fue bien, pe­ro tras ame­ri­zar la cáp­su­la, la puer­ta de la es­co­ti­lla sal­tó por los ai­res, co­mo si se hu­bie­ra ac­cio­na­do el sis­te­ma de emer­gen­cia. Nun­ca que­dó cla­ro si Gris­som lo ha­bía ac­cio­na­do por ac­ci­den­te o vo­lun­ta­ria­men­te, o si ha­bía sal­ta­do so­lo, pe­ro lo cier­to es que la cáp­su­la se hun­dió en el océano y el as­tro­nau­ta es­tu­vo a pun­to de mo­rir aho­ga­do. El des­tino le ha­bía per­do­na­do es­ta vez la vi­da a Gris­som, pe­ro lo es­pe­ra­ría pa­ra co­brár­se­la en la si­guien­te.

A raíz de es­te in­ci­den­te la NA­SA mo­di­fi­có la es­co­ti­lla de la cáp­su­la, pa­ra que no se pu­die­ra ha­cer sal­tar des­de den­tro. Por eso, el 17 de enero de 1967, cuan­do en el la­bo­ra­to­rio de prue­bas de la NA­SA se in­cen­dió la at­mós­fe­ra pre­su­ri­za­da de oxí­geno pu­ro de la cáp­su­la del Apo­lo-1, los tres as­tro­nau­tas ame­ri­ca­nos no pu­die­ron abrir­la y mu­rie­ron as­fi­xia­dos.

Las muer­tes tan cer­ca­nas de Ko­ma­rov en su vue­lo y de los tres ame­ri­ca­nos en el la­bo­ra­to­rio es­ta­ble­cie­ron unos la­zos de so­li­da­ri­dad en­tre los cos­mo­nau­tas de am­bos paí­ses, en con­tras­te con la te­rri­ble com­pe­ten­cia en­tre Es­ta­dos Uni­dos y la URSS, que usa­ban la con­quis­ta del es­pa­cio co­mo un cam­po de ba­ta­lla de la Gue­rra Fría.

Ries­gos fa­ta­les.

Esa com­pe­ti­ción lle­va­ría a asu­mir ries­gos fa­ta­les pa­ra la vi­da de los as­tro­nau­tas. En el ve­rano de 1971 los so­vié­ti­cos, que ha­bían per­di­do la ca­rre­ra a la Lu­na, res­pon­die­ron con una ha­za­ña es­pec­ta­cu­lar, en­viar a una tri­pu­la­ción has­ta una es­ta­ción es­pa­cial pre­via­men­te pues­ta en ór­bi­ta, ha­cer­la tras­bor­dar y man­te­ner­la en la es­ta­ción, rea­li­zan­do ex­pe­ri­men­tos, has­ta ba­tir la mar­ca de per­ma­nen­cia en el es­pa­cio.

La na­ve So­yuz-11 des­pe­gó el 6 de ju­nio con tres cos­mo­nau­tas, Vla­dis­lav Vól­kov, Geor­gi Do­bro­vols­ki y Vik­tor Pat­sa­yev,

La com­pe­ten­cia en­tre la Unión So­vié­ti­ca y EEUU lle­vó a pres­cin­dir de la se­gu­ri­dad en la ca­rre­ra es­pa­cial

que per­ma­ne­cie­ron en la es­ta­ción es­pa­cial Sal­yut-1 has­ta el día 29, más de tres se­ma­nas. En cual­quier via­je es­pa­cial hay un pro­ble­ma de si­tio don­de trans­por­tar ma­te­rial y ali­men­tos. Pa­ra po­der ba­tir ese ré­cord de per­ma­nen­cia, la au­to­ri­dad es­pa­cial so­vié­ti­ca de­ci­dió que los tri­pu­lan­tes no lle­va­sen los vo­lu­mi­no­sos tra­jes es­pa­cia­les. Hu­bo crí­ti­cas an­te ese ries­go en el cuer­po de cos­mo­nau­tas, pe­ro al fi­nal Vól­kov, Do­bro­vols­ki y Pat­sa­yev lo asu­mie­ron dis­ci­pli­na­da­men­te.

Antes de em­pren­der el via­je de re­gre­so los ru­sos tu­vie­ron un pro­ble­ma por­que la cáp­su­la de la So­yuz-11 no se ce­rra­ba her­mé­ti­ca­men­te, pe­ro lo so­lu­cio­na­ron y vo­la­ron ha­cia la Tie­rra. Lue­go se pro­du­jo otro, oye­ron una fu­ga de ai­re, y pa­ra lo­ca­li­zar­la apa­ga­ron las ra­dios cu­yo rui­do les mo­les­ta­ba. En el con­trol de tie­rra no se te­nía idea de lo que pa­sa­ba, pues los pro­ble­mas ha­bían em­pe­za­do fue­ra del al­can­ce de las co­mu­ni­ca­cio­nes. Cuan­do la na­ve se acer­có y tam­po­co pu­die­ron co­mu­ni­car con ella, pen­sa­ron que se ha­bía es­tro­pea­do la ra­dio.

Ma­ca­bra sor­pre­sa.

El acer­ca­mien­to se pro­du­cía no obs­tan­te sin pro­ble­mas y la na­ve ate­rri­zó per­fec­ta­men­te. Sin em­bar­go cuan­do la abrie­ron des­cu­brie­ron con ho­rror que los cos­mo­nau­tas se ha­bían as­fi­xia­do. In­ten­ta­ron re­ani­mar­los, pe­ro aun­que so­la­men­te lle­va­ban muer­tos me­dia ho­ra, era de­ma­sia­do tar­de.

Fue­ron los úl­ti­mos már­ti­res ru­sos de la ca­rre­ra es­pa­cial, pe­ro fal­ta­ban mu­chos más. La si­guien­te des­gra­cia gol­peó a los ame­ri­ca­nos y pro­vo­có na­da me­nos que sie­te víc­ti­mas, in­clui­das dos mu­je­res. Fue la ex­plo­sión del tras­bor­da­dor es­pa­cial Cha­llen­ger, el 28 de enero de 1986 (ver recuadro).

Dos dé­ca­das des­pués se pro­du­jo una nue­va tra­ge­dia en mu­chos pun­tos se­me­jan­te. El 1 de fe­bre­ro de 2003 el tras­bor­da­dor es­pa­cial Co­lum­bia vol­vía a la Tie­rra tras una mi­sión de dos se­ma­nas. Al en­trar en la at­mós­fe­ra, la pér­di­da de una pe­que­ña cha­pa del es­cu­do tér­mi­co pro­vo­có su de­sin­te­gra­ción. A bor­do iban, co­mo en el Cha­llen­ger, sie­te per­so­nas, in­clui­das dos mu­je­res, pe­ro la no­ve­dad es que iban tam­bién un as­tro­nau­ta in­dio y otro is­rae­lí. Por pri­me­ra vez el mar­ti­ro­lo­gio es­pa­cial in­cluía a pio­ne­ros que no eran ru­sos ni ame­ri­ca­nos

Pio­ne­ro. Vla­di­mir Ko­ma­rov se prue­ba el tra­je es­pa­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.