La ba­ta­lla de las cár­ce­les. ETA im­po­ne seis por­ta­vo­ces de los pre­sos.

La ban­da, es­pan­ta­da por el fan­tas­ma de la re­in­ser­ción, ha im­pues­to un gru­po de por­ta­vo­ces de los pre­sos que es­tá muy ale­ja­do de las te­sis po­si­bi­lis­tas de Ote­gi.

Tiempo - - SUMARIO - POR PE­DRO ÁGUE­DA

La iden­ti­dad de los seis pre­sos de ETA ele­gi­dos ha­ce unos días pa­ra ejer­cer co­mo in­ter­lo­cu­to­res del co­lec­ti­vo es la úl­ti­ma ex­pre­sión de la vo­lun­tad de la ban­da por ganar la úni­ca ba­ta­lla que le que­da: pi­lo­tar la ex­car­ce­la­ción de sus mi­li­tan­tes en­tre re­jas, el gru­po más nu­me­ro­so de cuan­tos la in­te­gran. Los per­fi­les de la ma­yo­ría de esos nue­vos por­ta­vo­ces su­po­nen, a jui­cio de los ex­per­tos que di­se­ñan la po­lí­ti­ca an­ti­te­rro­ris­ta del Go­bierno, la ex­pre­sión del re­cha- zo fron­tal de la ban­da a los lla­ma­mien­tos a la re­in­ser­ción del Eje­cu­ti­vo. Pe­ro tam­bién una afren­ta al so­me­ti­mien­to a la le­ga­li­dad que pro­po­ne la an­ti­gua Ba­ta­su­na, cu­yos di­ri­gen­tes, con Ar­nal­do Ote­gi a la ca­be­za, arre­ba­ta­ron a ETA el li­de­raz­go po­lí­ti­co de la iz­quier­da aber­za­le en el pro­ce­so que con­du­jo al his­tó­ri­co anun­cio del 20 de oc­tu­bre.

El de­ba­te so­bre el uso de la vio­len­cia ha que­da­do su­pe­ra­do y aho­ra se tra­ta de la ges­tión de lo que ETA lla­mó en su co­mu­ni­ca­do “las con­se­cuen­cias del con­flic­to”. Or­to­do­xos y po­si­bi­lis­tas coin- ci­den en exi­gir la am­nis­tía pa­ra los que de­no­mi­nan “pre­sos po­lí­ti­cos”, pe­ro de nue­vo ETA y la an­ti­gua Ba­ta­su­na cho­can en los tiem­pos. Es­ta úl­ti­ma con­si­de­ra la am­nis­tía un es­ta­dio fi­nal ha­cia el que de­ben tran­si­tar los pre­sos por el ca­mino de la le­ga­li­dad. Y ETA se nie­ga a que avan­cen en esa di­rec­ción, es­pan­ta­da por el fan­tas­ma de la re­in­ser­ción que, a fin de cuen­tas, su­pon­dría ab­ju­rar de más de cua­tro dé­ca­das de “lu­cha”.

Des­pro­vis­ta del li­de­raz­go que ha ejer­ci­do du­ran­te 40 años en la iz­quier­da aber­za­le, ETA si­túa al fren­te de sus prio­ri­da­des, por pri­me­ra vez, a los pre­sos. Esa es una de las lec­tu­ras que ha­cen los agen­tes an­ti­te­rro­ris­tas de la elec­ción de Mi­kel Al­bi­zu, An­tza, co­mo uno de los in­ter­lo­cu­to­res del Co­lec­ti­vo de Pre­sos Po­lí­ti­cos Vas­cos (EPPK, en sus si­glas en euskera). An­tza es el nú­me­ro uno más lon­ge­vo en la his­to­ria de la or­ga­ni­za­ción, con 12 años al fren­te de la ban­da, y ac­tual­men­te cum­ple con­de­na en una cár­cel fran­ce­sa. La mag­ni­tud de la fi­gu­ra de An­tza re­for­za­ría las te­sis de ETA en un pul­so fren­te a los po­si­bi­lis­tas de Ote­gi, se­gún las fuen­tes con­sul­ta­das.

La vía or­to­do­xa se ha im­pues­to.

Des­de su for­ma­ción en 1996, el EPPK ha si­do con­si­de­ra­do por In­te­rior una por­ta­vo­cía de ETA pa­ra las cár­ce­les y de ahí que el Go­bierno aguar­da­ra la iden­ti­dad de los ele­gi­dos co­mo un re­le­van­te sín­to­ma de la orien­ta­ción que la ban­da iba a to­mar. En la con­vic­ción de que la vía or­to­do­xa se ha im­pues­to apun­ta tam­bién la de­sig­na­ción de So­le­dad Ipa­rra­gi­rre,

An­bo­to, pa­re­ja de An­tza y res­pon­sa­ble del vi­tal apa­ra­to de fi­nan­zas has­ta la de­ten­ción de am­bos en oc­tu­bre de 2004. En la mis­ma lí­nea se si­tua­ría el pe­núl­ti­mo je­fe del apa­ra­to mi­li­tar de la ETA que li­de­ró An­tza, Jon Ola­rra Gu­ri­di, tam­bién de­sig­na­do co­mo in­ter­lo­cu­tor de un im­pro­ba­ble diá­lo­go con el Go­bierno.

A es­tos hay que su­mar la re­lec­ción de Ana Belén Egües, miem­bro del úl­ti­mo

co­man­do Ma­drid que ope­ró de for­ma es­ta­ble en la ca­pi­tal a co­mien­zos de la dé­ca­da pa­sa­da. Egües era la ca­be­za vi­si­ble del co­lec­ti­vo de pre­sos de la ban­da jun­to a Juan Lorenzo La­sa Mit­xe­le­na,

Txi­kier­di, has­ta el año pa­sa­do. Des­pués de que se di­fun­die­ran por las cár­ce­les las desave­nen­cias en­tre la di­rec­ción de ETA y el sec­tor que li­de­ra Ar­nal­do Ote­gi, una de­ci­dió aguan­tar y el otro aban­do­nó el car­go pa­ra pro­pi­ciar un de­ba­te, pe­ro am­bos abo­mi­na­ban del nue­vo rum­bo que es­ta­ba adop­tan­do la iz­quier­da aber­za­le. Ellos in­te­gra­ban la di­rec­ción del EPPK que res­pal­dó la ex­pul­sión de Ote­gi del co­lec­ti­vo.

El EPPK anun­ció en no­viem­bre pa­sa­do un pro­ce­so de con­sul­tas en­tre los

pre­sos pa­ra di­se­ñar una ho­ja de ru­ta y ele­gir a nue­vos re­pre­sen­tan­tes. Se­rían tres en­ce­rra­dos en Fran­cia y otros tan­tos en España. La ter­ce­ra del la­do fran­cés es Lau­ren­ce Gi­mon, an­ti­gua miem­bro del apa­ra­to lo­gís­ti­co de ETA, mien­tras que el gru­po de re­pre­sen­tan­tes en España se com­ple­ta con Xa­vier Ale­gría, con­de­na­do por per­te­nen­cia al apa­ra­to po­lí­ti­co en el pro­ce­so 18/98. A es­tos dos úl­ti­mos, los ex­per­tos con­sul­ta­dos los si­túan en las te­sis de Ote­gi, en cla­ra mi­no­ría den­tro del nue­vo apa­ra­to de in­ter­lo­cu­ción.

Dis­cre­pan­cias.

Las dis­cre­pan­cias so­bre el fu­tu­ro del co­lec­ti­vo de pre­sos aflo­ra­ron un mes antes del anun­cio del ce­se de­fi­ni­ti­vo. ETA sa­bía que en las cár­ce­les so­lo que­da­ba, y que­da, un 10% de mi­li­tan­tes par­ti­da­rios de la vio­len­cia, la ma­yo­ría jó­ve­nes con po­cos años en pri­sión, y que ni si­quie­ra los ge­ne­ra­les en­car­ce­la­dos se re­sis­tían ac­ti­va­men­te al cam­bio de ci­clo que aban­de­ra­ban Ote­gi y Ru­fi

So­lo dos de los seis in­ter­lo­cu­to­res de los pre­sos es­tán pró­xi­mos a las te­sis de Ar­nal­do Ote­gi

Et­xe­be­rria. Así que el 22 de sep­tiem­bre, co­mo an­te­sa­la de la de­cla­ra­ción de ce­se de­fi­ni­ti­vo, el EPPK hi­zo pú­bli­co un co­mu­ni­ca­do ad­hi­rién­do­se, con ma­ti­ces, al Acuer­do de Ger­ni­ka, la ho­ja de ru­ta de la iz­quier­da aber­za­le pa­ra el nue­vo pro­ce­so sin vio­len­cia.

En su co­mu­ni­ca­do, el Co­lec­ti­vo de Pre­sos Po­lí­ti­cos Vas­cos no alu­día a otra so­lu­ción que no fue­ra la am­nis­tía y so­bre las alu­sio­nes a la le­ga­li­dad plas­ma­das en el Acuer­do de Ger­ni­ka, de­cía: “No acep­ta­mos la so­lu­ción y la des­pre­cia­ble po­lí­ti­ca per­so­nal de be­ne­fi­cios que nos ofre­cen España y Fran­cia en torno a su sis­te­ma car­ce­la­rio”. No hu­bo en­ton­ces con­sul­ta en­tre sus pre­sos, co­mo no la hu­bo pa­ra rom­per la tre­gua de 2007 y co­mo no la ha ha­bi­do, en un sen­ti­do es­tric­to, pa­ra ele­gir a los ac­tua­les por­ta­vo­ces del EPPK.

“No han si­do más de dos o tres do­ce­nas de per­so­nas las que han to­ma­do po­si­ción. Y den­tro de las cár­ce­les so­lo se ha con­sul­ta­do a unos cuan­tos pre­sos con pe­so”, ase­gu­ra un man­do de la lu­cha an­ti­te­rro­ris­ta. Y esa dis­cre­pan­cia no so­lo per­du­ra sino que se en­co­na. Re­cien­te­men­te, Per­nan­do Ba­rre­na, que ha re­to­ma­do pro­ta­go­nis­mo en la iz­quier­da aber­za­le coin­ci­dien­do con la aper­tu­ra del nue­vo es­ce­na­rio, ha pro­pues­to pú­bli­ca­men­te que los pre­sos de ETA acep­ten “ex­pe­dien­tes in­di­vi­dua­les”. En una

En el Mi­nis­te­rio del In­te­rior es­tán con­ven­ci­dos de que el tiem­po jue­ga a su fa­vor a pe­sar de los pri­me­ros da­tos

en­tre­vis­ta con­ce­di­da a la re­vis­ta Ar­gia, re­fe­ren­te de la cul­tu­ra eus­kal­dun, Ba­rre­na lan­za una ar­gu­men­ta­ción re­ve­la­do­ra: “La iz­quier­da aber­za­le hi­zo un aná­li­sis pa­ra le­ga­li­zar Sor­tu y se re­si­tuó pre­ci­sa­men­te por­que tie­ne ne­ce­si­dad de fun­cio­nar en la le­ga­li­dad. La Ley de Par­ti­dos, que no es de nues­tro agra­do, nos exi­ge que cum­pla­mos una se­rie de pun­tos y eso es lo que he­mos he­cho”. “Si no­so­tros hi­ci­mos esa ta­rea, que la ha­gan los pre­sos no iría en con­tra­dic­ción de nin­gu­na ma­ne­ra con las de­ci­sio­nes to­ma­das por la iz­quier­da aber­za­le y ETA. El co­lec­ti­vo de pre­sos ten­drá que to­mar de­ci­sio­nes de ese es­ti­lo pa­ra co­lo­car­se en ese con­tex­to po­lí­ti­co y po­si­bi­li­tar la li­ber­tad de los pre­sos”, aña­día.

La vía Nanclares.

El des­con­ten­to con la di­rec­ción de la ban­da en el in­te­rior de las cár­ce­les fue en au­men­to des­de el aten­ta­do de la T-4, lo que el Go­bierno apro­ve­chó pa­ra lan­zar la úl­ti­ma ver­sión de la re­in­ser­ción, la de­no­mi­na­da vía Nanclares. Pre­sos que ex­pre­sa­ban su dis­con­for­mi­dad con la prác­ti­ca de la vio­len­cia eran tras­la­da­dos a cár­ce­les pró­xi­mas a Eus­ka­di. Así, los cen­tros de Vi­lla­bo­na ( As­tu­rias) y Zue­ra (Za­ra­go­za) se con­vir­tie­ron en un la­bo­ra­to­rio don­de se mez­cla­ban con­ven­ci­dos de que la vía mi­li­tar es­ta­ba ago­ta­da con otros fir­mes de­fen­so­res de se­guir gol­pean­do. Los que lle­ga­ban a fir­mar su se­pa­ra­ción de ETA y asu­mían por es­cri­to el da­ño cau­sa­do ac­ce­dían a Nanclares de Oca (Ála­va) mien­tras que los que se re­afir­ma­ban en sus te­sis vio­len­tas eran me­ti­dos en un fur­gón de la Guar­dia Ci­vil ca­mino de una pri­sión ale­ja­da de Eus­ka­di y de sus fa­mi­lias.

La vía Nanclares se con­vir­tió en una preo­cu­pa­ción pa­ra ETA, con un cen­te­nar de pre­sos de la ban­da pró­xi­mos a dar el pa­so que les con­du­ci­ría a una cár­cel vas­ca. Pe­ro el anun­cio del fi­nal de la vio­len­cia y la di­fu­sión des­de ETA y Ba­ta­su­na de que una sa­li­da con­jun­ta era po­si­ble blo­quea­ron cual­quier avan­ce en la re­in­ser­ción y hoy ape­nas su­pe­ran la vein­te­na los pre­sos que in­te­gran la de­no­mi­na­da vía Nanclares. A pe­sar de ello, el ac­tual Go­bierno, que ava­ló di­cha es­tra­te­gia cuan­do es­ta­ba en la opo­si­ción, ha to­ma­do el tes­ti­go. El pa­sa­do lu­nes, el juez de Vi­gi­lan­cia Pe­ni­ten­cia­ria re­ci­bió un es­cri­to del Mi­nis­te­rio del In­te­rior fa­vo­ra­ble a con­ce­der la li­ber­tad con­di­cio­nal a Ja­vier Pé­rez de Nanclares, uno de los pri­me­ros pre­sos en aco­ger­se a la ci­ta­da re­in­ser­ción. Jun­to a él otro más ha ob­te­ni­do el ter­cer gra­do –re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra la li­ber­tad con­di­cio­nal- des­de la lle­ga­da de Ma­riano Ra­joy al pa­la­cio de la Mon­cloa y un ter­ce­ro ha si­do tras­la­da­do a una pri­sión vas­ca por una en­fer­me­dad men­tal.

Acer­ca­mien­to ma­si­vo.

En In­te­rior es­tán con­ven­ci­dos de que a pe­sar del es­ca­so nú­me­ro de pre­sos dis­pues­tos hoy a una sa­li­da in­di­vi­dual -lo que su­po­ne re­ne­gar de la ban­da y apar­tar­se del co­lec­ti­vo- el tiem­po jue­ga a su fa­vor. So­lo un anun­cio de di­so­lu­ción de la ban­da pro­vo­ca­ría un acer­ca­mien­to ma­si­vo a cár­ce­les del País Vas­co, pe­ro has­ta en­ton­ces las úni­cas me­di­das a adop­tar son las que ca­ben en el mar­gen que per­mi­te el Có­di­go Pe­nal y el Re­gla­men­to Pe­ni­ten­cia­rio. La com­bi­na­ción de am­bos per­mi­te al pre­so ob­te­ner be­ne­fi­cios co­mo sa­lir a dia­rio de la pri­sión pa­ra tra­ba­jar, pe­ro siem­pre cru­zan­do el ru­bi­cón de las con­di­cio­nes le­ga­les: se­pa­rar­se de la ban­da, asu­mir el da­ño cau­sa­do y com­pro­me­ter­se a sa­tis­fa­cer la res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil de sus de­li­tos. Las fuen­tes con­sul­ta­das ase­gu­ran que el re­cien­te aval del Tri­bu­nal Constitucional a la doc­tri­na Pa­rot con­lle­va un re­fuer­zo a su es­tra­te­gia de des­gas­te.

Pre­sos. Ma­ni­fes­ta­ción en Bil­bao en enero a fa­vor del acer­ca­mien­to a cár­ce­les del País Vas­co.

28

Am­nis­tía. Mar­cha de las Ges­to­ras Proam­nis­tía a la cár­cel de Mar­tu­te­ne en 2010.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.