Pac­to de Es­ta­do. Agustín Va­lla­do­lid ana­li­za la si­tua­ción po­lí­ti­ca.

La si­tua­ción ac­tual es mu­cho más com­ple­ja que la que pro­pi­ció los Pac­tos de la Mon­cloa.

Tiempo - - SUMARIO - AGUSTÍN VA­LLA­DO­LID

Van pa­ra 35 los años que han pa­sa­do des­de que en es­te país se pro­du­jo el úl­ti­mo mi­la­gro que la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la nos ha re­ga­la­do a los ciu­da­da­nos. En oc­tu­bre de 1977 Go­bierno, par­ti­dos po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios y tra­ba­ja­do­res fir­ma­ron los lla­ma­dos Pac­tos de La Mon­cloa. Los his­tó­ri­cos acuer­dos abor­da­ban re­for­mas po­lí­ti­cas de ca­la­do, pe­ro fun­da­men­tal­men­te bus­ca­ban sa­car a España del ne­fas­to mo­de­lo eco­nó­mi­co fran­quis­ta, que ha­bía pro­vo­ca­do el ais­la­mien­to del país, un enor­me des­equi­li­brio en la ba­lan­za de pa­gos, una in­fla­ción ga­lo­pan­te y un des­em­pleo que em­pe­za­ba a es­tar fue­ra de con­trol. Arro­pa­dos por un gran con­sen­so so­cial, los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos del mo­men­to, con Adol­fo Suá­rez y el vicepresidente eco­nó­mi­co, En­ri­que Fuen­tes Quin­ta­na, a la ca­be­za, pu­sie­ron en mar­cha un ri­gu­ro­so plan de ajus­te (que pa­sa­ba por el con­trol del gas­to pú­bli­co y la mo­de­ra­ción sa­la­rial), acom­pa­ña­do de cam­bios im­pres­cin­di­bles pa­ra lo­grar la con­va­li­da­ción de nues­tro país co­mo economía de mer­ca­do. Se aco­me­tie­ron, en­tre otras re­for­mas, la fis­cal, la fi­nan­cie­ra, la de la Se­gu­ri­dad So­cial y la ener­gé­ti­ca. La ope­ra­ción fue un éxi­to. En tér­mi­nos de cre­di­bi­li­dad y de au­to­es­ti­ma. Pe­ro de ese es­pí­ri­tu glo­bal de com­pro­mi­so y ge­ne­ro­si­dad nun­ca más se su­po. Hoy la cla­se po­lí­ti­ca re­pi­te co­mo amaes­tra­do lo­ro en jau­la la mis­ma can­ti­ne­la: aque­llos eran otros tiem­pos; no hay pun­to de com­pa­ra­ción. La de­mo­cra­cia pre­cons­ti­tu­cio­nal era dé­bil, y ha­bía que blin­dar­la an­te la ame­na­za to­da­vía la­ten­te de una mar­cha atrás. Es verdad, la de­mo­cra­cia era to­da­vía ca­si un pro­yec­to. Pe­ro los po­lí­ti­cos asu­mie­ron el pa­pel que les co­rres­pon­día. Y pres­ti­gia­ron la de­mo­cra­cia; y la po­lí­ti­ca. In­ter­pre­ta­ron co­rrec­ta­men­te lo que el pue­blo les pe­día. Ate­nua­ron su or­to­do­xia pro­gra­má­ti­ca, apar­ca­ron las am­bi­cio­nes per­so­na­les y se en­tre­ga­ron al in­te­rés ge­ne­ral. Aho­ra, mu­chos años des­pués, com­pro­ba­mos la cre­cien­te inani­dad de una cla­se po­lí- ti­ca que se pa­ra­pe­ta en la for­ta­le­za del sis­te­ma de li­ber­ta­des pa­ra es­qui­var su res­pon­sa­bi­li­dad. Cier­to, la de­mo­cra­cia no es­tá en pe­li­gro; pe­ro sí lo es­tá su ca­li­dad. An­te la gra­ve­dad de la cri­sis eco­nó­mi­ca e ins­ti­tu­cio­nal, el per­ma­nen­te es­ta­do de desacuer­do de los prin­ci­pa­les par­ti­dos con­du­ce irre­me­dia­ble­men­te al des­crei­mien­to y la apa­tía. Y na­da se ha­ce pa­ra re­me­diar­lo.

La Tran­si­ción co­mo re­fe­ren­te.

En con­tra de la opi­nión ge­ne­ra­li­za­da, la de­li­ca­da si­tua­ción por la que atra­ve­só es­te país tras la muer­te del dic­ta­dor sí ad­mi­te com­pa­ra­ción con la ac­tual. En aquel le­jano tiem­po com­par­tía­mos un mie­do ca­si fí­si­co a que nos arre­ba­ta­ran de nue­vo la li­ber­tad. Era un sen­ti­mien­to sim­ple, común y sa­lu­da­ble. Lu­chá­ba­mos por ahu­yen­tar­lo pa­ra siem­pre. Todos. Hoy, ese sen­ti­mien­to ha des­apa­re­ci­do. No es­tá en ries­go nin­gún ele­men­to bá­si­co de la de­mo­cra­cia, pe­ro la gra­ve­dad de la si­tua­ción re­cla­ma so­lu­cio­nes pa­re­ci­das a las que se adop­ta­ron en un pa­sa­do del que no pa­re­ce que ha­ya­mos apren­di­do. De aquí en ade­lan­te se adi­vi­na una ti­tá­ni­ca ta­rea que con­lle­va­rá sa­cri­fi­cios no ima­gi­na­dos. En los años 70 del pa­sa­do si­glo se pe­lea­ba con la cer­te­za de que lo que te­nía­mos al al­can­ce de la mano era una me­jo­ría de nues­tra ca­li­dad so­cial y de­mo­crá­ti­ca. Aho­ra, lo que hay que ges­tio­nar es có­mo lo­gra­mos que la ciu­da­da­nía acep­te, a ser po­si­ble con cier­to es­pí­ri­tu pa­trió­ti­co, que so­mos sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más po­bres, o me­nos ri­cos, de lo que creía­mos. Sa­cri­fi­car­se por una ilu­sión pue­de re­sul­tar lle­va­de­ro; acep­tar el inevi­ta­ble de­te­rio­ro de nues­tra ca­li­dad de vi­da, co­mo pa­so pre­vio a la re­cons­truc­ción, exi­gi­ría una cla­se po­lí­ti­ca ca­paz de dar la ca­ra, de lle­gar a acuer­dos co­mo los de La Mon­cloa, de es­tar, en de­fi­ni­ti­va, a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias. Una cla­se po­lí­ti­ca que, des­gra­cia­da­men­te, no da mues­tras de pa­re­cer­se a aque­lla de la Tran­si­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.