Y An­ge­la Mer­kel qui­so ir al Ber­na­béu

La can­ci­ller ale­ma­na ba­ra­jó la idea de acu­dir a Ma­drid pa­ra apo­yar al Ba­yern en el par­ti­do fren­te al Ma­drid. Po­drá ha­cer­lo en Mu­nich, en la fi­nal y qui­zá ce­le­brar el tí­tu­lo. En el Sur, Ra­joy in­sis­te en las re­for­mas.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS di­rec­tor. tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Na­die en el Go­bierno ha pen­sa­do in­ter­ve­nir eco­nó­mi­ca­men­te ni Cataluña ni el País Vas­co

AN­GE­LA MER­KEL, a la es­pe­ra de los re­sul­ta­dos de la se­gun­da vuel­ta de las elec­cio­nes fran­ce­sas pa­ra sa­ber si de­be bai­lar con Fra­nçois Ho­llan­de o con Ni­co­las Sar­kozy, aca­ri­ció la po­si­bi­li­dad de via­jar a Ma­drid pa­ra asis­tir en el Ber­na­béu al par­ti­do de se­mi­fi­na­les en­tre el Real Ma­drid y el Ba­yern de Mu­nich. El Go­bierno es­pa­ñol se en­te­ró y hu­bo al­gu­nos mo­men­tos de in­cer­ti­dum­bre. Si la can­ci­ller iba al en­cuen­tro, lo ló­gi­co es que Ma­riano Ra­joy tam­bién acu­die­ra. La pre­sen­cia de Jo­sé María Az­nar, que va con fre­cuen­cia al pal­co de ho­nor del Ber­na­béu, no hu­bie­ra si­do su­fi­cien­te, ni la de Jo­sé Manuel García-mar­ga­llo, otro co­no­ci­do me­ren­gue que in­ten­ta no per­der­se nin­gún par­ti­do y que su­frió co­mo todos la lo­te­ría y el cal­va­rio de los pe­nal­tis que de­ja­ron en la cu­ne­ta al Ma­drid de Jo­sé Mou­rin­ho so­lo unas ho­ras des­pués de que, tras el tropiezo del Ba­rça to­da­vía de Pep Guar­dio­la, se per­die­ra la es­pe­ran­za de una fi­nal es­pa­ño­la en tie­rras bá­va­ras. No es muy fre­cuen­te -de he­cho es in­só­li­to, sal­vo que por otro mo­ti­vo coin­ci­da con una es­tan­cia en el país- que un pri­mer mi­nis­tro via­je pa­ra ver una se­mi­fi­nal de­por­ti­va, por muy im­por­tan­te que sea. Qui­zá por eso los ase­so­res de An­ge­la Mer­kel no tar­da­ron mu­cho en con­ven­cer­la de que el Ba­yern po­día ganar y que ya ten­dría opor­tu­ni­dad de ir a la fi­nal e in­clu­so fe­li­ci­tar al cam­peón.

Fue un miér­co­les amar­go pa­ra el ma­dri­dis­mo, co­mo lo ha­bía si­do la vís­pe­ra pa­ra la tro­pa cu­lé. Muy a jue­go con el tono vi­tal ge­ne­ral del país. El Con­gre­so de los Dipu­tados aca­ba­ba de apro­bar unos Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do, de­fen­di­dos con sol­ven­cia por Cris­tó­bal Mon­to­ro, que no enamo­ran a na­die, aun­que los ver­da­de­ros ex­per­tos en la ma­te­ria -ape­nas unas po­cas do­ce­nas en España, in­clui­dos al­gu­nos cer­ca­nos a la iz­quier­da- en­tien­den que es­tán bas­tan­te bien en­ca­mi­na­dos y que los sa­cri­fi­cios que exi­gen son inevi­ta­bles.

Mon­to­ro, con el que no pu­do Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba, asus­tó a quie­nes vie­ron lle­gar el fan­tas­ma de la in­ter­ven­ción de al­gu­nas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. En Cataluña, los más ca­tas­tro­fis­tas pre­sa­gian una re­fun­da­ción de la España más cen­tra­lis­ta. Ar­tur Mas y Jo­sep An­to­ni Du­ran i Llei­da de­jan ha­cer, pe­ro sa­ben que no es así, aun­que sus me­dias tin­tas y am­bi­güe­da­des en tan­tos asun­tos em­pie­zan a has­tiar a Ra­joy. El Go­bierno, por otra par­te, nun­ca ha ima­gi­na­do in­ter­ve­nir Cataluña. Ja­más, lo que no im­pi­de que tam­bién de­je que se asien­te la idea de que el Prin­ci­pa­do es­tá al bor­de del de­fault, de la sus­pen­sión de pa­gos. Ra­joy y Mon­to­ro nun­ca in­ter­ven­drán Cataluña y, de he­cho, aun­que sea por opor­tu­ni­dad y ne­ce­si­dad po­lí­ti­ca, en el Se­na­do ha­brá al­gu­na en­mien­da pre­su­pues­ta­ria que dé el mí­ni­mo oxí­geno ne­ce­sa­rio a Mas, que es­tá tan en­tram­pa­do con las cuen­tas que le de­jó Jo­sé Montilla co­mo Ra­joy con las que re­ci­bió de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. Va­len­cia y An­da­lu­cía son los re­fe­ren­tes pa­ra que el Go­bierno adop­te me­di­das en el caos y en las mi­se­rias au­to­nó­mi­cas. Em­pe­za­ría, cla­ro, por Va­len­cia, en don­de el po­pu­lar Alberto Fa­bra si­gue con los ajus­tes, y que en la prác­ti­ca es ya una co­mu­ni­dad tu­te­la­da. El gran pro­ble­ma, en­se­gui­da, lle­ga­rá des­de An­da­lu­cía, en don­de el fu­tu­ro go­bierno so­cial-co­mu­nis­ta que pre­si­di­rá Jo­sé An­to­nio Gri­ñán, aho­ra más sal­pi­ca­do por el ca­so de los ERE, in­quie­ta a ca­si todos, in­clui­do Ru­bal­ca­ba, cons­cien­te de que le pue­de ge­ne­rar pro­ble­mas. La via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca an­da­lu­za es aho­ra uno de los gran­des te­mas que hay so­bre la me­sa. Otra pa­ta­ta ca­lien­te pa­ra un Go­bierno co­mo el de Ra­joy, me­ti­do a re­for­mis­ta per­pe­tuo y con mu­chos fren­tes abier­tos al mis­mo tiem­po. El su­do­ku au­to­nó­mi­co en el que se per­die­ron Pe­dro Sol­bes y Ele­na Sal­ga­do emer­ge co­mo uno de los gran­des es­co­llos en el plan de ajus­tes de Ra­joy, por mu­cho que su par­ti­do con­tro­le la ma­yo­ría de go­bier­nos au­to­nó­mi­cos. Son los pri­me­ros que, por ejem­plo, se re­sis­ten a per­der el con­trol de sus rui­no­sas te­le­vi­sio­nes. Ni Ra­joy, ni Mon­to­ro, ni na­die ha ima­gi­na­do in­ter­ve­nir Cataluña o el País Vas­co, pe­ro hay mi­nis­tros que co­men­tan sin ta­pu­jos que en el ma­pa es­pa­ñol lo ló­gi­co se­ría que so­lo hu­bie­ra dos au­to­no­mías, la ca­ta­la­na y la vas­ca. “Hu­bie­ra evi­ta­do -y evi­ta­ría- mu­chos pro­ble­mas”, sen­ten­cia al­guien que se sien­ta en el Consejo de Mi­nis­tros y que pre­su­me de que su opi­nión es com­par­ti­da por sus com­pa­ñe­ros de ga­bi­ne­te y por des­ta­ca­dos so­cia­lis­tas.

La se­ma­na, que pa­só en dos no­ches de ser la más fe­liz a la más de­cep­cio­nan­te del fút­bol es­pa­ñol, con­clu­yó con dos ver­da­de­ros ma­za­zos. Stan­dard & Poor’s vol­vió a ba­jar la ca­li­fi­ca­ción cre­di­ti­cia de España y el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca cer­ti­fi­ca­ba que el pa­ro, en el pri-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.