El 1 de ma­yo más di­fí­cil

Tiempo - - ZOOM -

La fies­ta re­li­gio­sa de San Jo­sé Obre­ro la ins­ti­tu­yó Pío XII en 1955. Pe­ro nues­tro in­vic­to cau­di­llo, el de aquí, co­rri­gió -era una de sus cos­tum­bres- al Pon­tí­fi­ce y re­bau­ti­zó el asun­to co­mo “San Jo­sé Ar­te­sano”, no fue­ra a ser que, con aque­llo de “obre­ro”, tan pro­vo­ca­ti­vo, las ma­sas se le en­ca­la­bri­na­sen. Aho­ra ya no hay ni lo uno ni lo otro. Si aca­so, po­dría ha­blar­se de la fies­ta de Pe­pe el pa­rao: va­mos pa­ra los seis mi­llo­nes de des­em­plea­dos, una ci­fra que, en con­di­cio­nes nor­ma­les, ha­ría re­ven­tar un país sin la me­nor du­da. Pe­ro la cri­sis pri­me­ro, las in­de­ci­sio­nes gu­ber­na­men­ta­les des­pués, las na­da ino­cen­tes ve­lei­da­des de los mer­ca­dos más tar­de y, por úl­ti­mo, las me­di­das to­ma­das pa­ra com­ba­tir to­do lo an­te­rior han lo­gra­do in­tro­du­cir el mie­do en el te­ji­do so­cial. Es el mie­do egoís­ta a per­der lo que ca­da cual tie­ne. Así, las con­cen­tra­cio­nes ciu­da­da­nas que ve­ni­mos vi­vien­do (la úl­ti­ma, la del 1 de ma­yo, que si­gue a las del do­min­go 29) son nu­tri­das y reivin­di­ca­ti­vas, sí, pe­ro se adi­vi­na en ellas el des­alien­to de quien, aun­que lo ca­lle, pien­sa que es­to ya no tie­ne re­me­dio y que me­jor se­rá que el úl­ti­mo apa­gue la luz. Con ca­si seis mi­llo­nes de pa­ra­dos, el 1 de ma­yo, una de dos: o es la to­ma del pa­la­cio de In­vierno, o se pa­re­ce mu­cho a un ve­la­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.