Alfonso

Tiempo - - ZOOM -

Le han lla­ma­do de to­do. Apro­ve­cha­do, man­gan­te, ad­ve­ne­di­zo, par­ve­nu. Quie­nes más le afea­ban es­tas co­sas no eran los Gran­des de España, sino las lec­to­ras de las re­vis­tas del car­dio­tri­pa, ya sa­ben: ba­ta de gua­ta, za­pa­ti­llas, ru­los y ca­ra­ban­chel con ga­seo­sa cor­to de ga­seo­sa. El ma­ru­jeo es lo más or­to­do­xo e in­fle­xi­ble que exis­te en ma­te­ria de ge­nea­lo­gía y ca­sas reales, mu­cho más que Pe­ña­fiel o que el des­apa­re­ci­do Ba­lan­só. Pues no, oi­gan. Alfonso no que­ría ni di­ne­ro, ni du­ca­dos, ni con­da­dos ni sa­lir en esas me­me­ces. Alfonso que­ría na­da más que a Ca­ye­ta­na, y es­ta a él: amor oto­ñal que ya no ne­ce­si­ta sino de la com­pa­ñía, de la com­pli­ci­dad, y de la mano aca­ri­cia­da. Se han ido jun­tos a Pa­rís en plan lu­na de miel. A ver si les de­jan en paz de una vez, co­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.