Dipu­tados re­ve­la­ción

Son jó­ve­nes, triun­fa­do­res en las re­des so­cia­les y la ma­yo­ría no­va­tos en el Par­la­men­to. Bus­can cam­biar la ma­ne­ra de ha­cer po­lí­ti­ca y quie­ren acer­car la ins­ti­tu­ción a los ciu­da­da­nos.

Tiempo - - ACTUALIDAD - POR SILVIA GA­MO FOTOS: DA­VID GARCÍA sga­mo.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Son lí­de­res en las re­des so­cia­les, al­gu­nos pro­ce­den de am­bien­tes aje­nos a la po­lí­ti­ca, de­fien­den que los dipu­tados ejer­zan una pro­fe­sión fue­ra del Con­gre­so de los Dipu­tados, don­de, di­cen, no hay de­ba­te real. No creen que ten­gan un es­ta­tus privilegiado, pe­ro al mis­mo tiem­po se mues­tran par­ti­da­rios de que a los po­lí­ti­cos se les pi­dan más res­pon­sa­bi­li­da­des. Es­te se­ma­na­rio ha reuni­do a sie­te dipu­tados, la ma­yo­ría nue­vos en el Con­gre­so, que se han des­ta­ca­do en es­tos seis me­ses bien por su tra­ba­jo par­la­men­ta­rio, bien por su ac­ti­vi­dad en las re­des so­cia­les. Es­tán dis­pues­tos a ha­cer po­lí­ti­ca en el par­la­men­to de otra ma­ne­ra. Son Do­lors Mon­tse­rrat (PP), Pa­tri­cia Her­nán­dez (PSOE), Alberto Gar­zón (Iu-gru­po Iz­quier­da Plu­ral), Toni Cantó (UPD), Lourdes Ciu­ró (CIU), Arantza Ta­pia (PNV) y Mi­kel Erre­kon­do (Amaiur). Todos ellos han po­sa­do en ex­clu­si­va pa­ra es­te se­ma­na­rio en una se­sión his­tó­ri­ca en el Con­gre­so, don­de, ade­más, han con­ta­do las de­bi­li­da­des y for­ta­le­zas de su fun­ción par­la­men­ta­ria y de lo que de aquí a cua­tro años les gus­ta­ría cam­biar.

Cer­ca­nía.

Pa­ra Do­lors Mon­tse­rrat, dipu­tada del PP por Bar­ce­lo­na, es su se­gun­da le­gis­la­tu­ra y la más sig­ni­fi­ca­ti­va. Fue el pro­pio Ma­riano Ra­joy quien la lla­mó pa­ra ser vi­ce­pre­si­den­ta ter­ce­ra del Con­gre­so, el ór­gano de go­bierno de la Cá­ma­ra Ba­ja. “Me gus­ta­ría dig­ni­fi­car es­ta ins­ti­tu­ción, que los ciu­da­da­nos ten­gan con­fian­za en es­ta cá­ma­ra y que la vean más allá de un si­tio his­tó­ri­co al que vie­nen pa­ra ver los dis­pa­ros del 23-F. Eso tam­bién, por­que es his­to­ria, pe­ro que la vean co­mo una ins­ti­tu­ción que les de­fien­de y en la que pue­den con­fiar”, ex­pli­ca Mon­tse­rrat. Se mues­tra or­gu­llo­sa de que todos los acuer­dos al­can­za­dos por la Me­sa del Con­gre­so se ha­yan rea­li­za­do por una­ni­mi­dad y es par­ti­da­ria de que el Con­gre­so sea el es­pe­jo de la so­cie­dad.

“Tie­ne que ser po­lí­ti­co aquel que va­le, un mé­di­co pue­de apor­tar mu­cho en el Con­gre­so. Por ejem­plo, en Aus­tria es obli­ga­to­rio tener otra pro­fe­sión pa­ra po­der ser dipu­tado. Es im­por­tan­te que ha­yas he­cho al­go antes de en­trar en po­lí­ti­ca”, ex­pli­ca. Es­ta dipu­tada cuenta que son mu­chos los que es­te año la mi­ran un

“Me gus­ta­ría que los ciu­da­da­nos tu­vie­ran con­fian­za en es­ta ins­ti­tu­ción”, es­pe­ra Do­lors Mon­tse­rrat (PP)

po­qui­to dis­tin­to. De la pa­sa­da le­gis­la­tu­ra, sen­ta­da en un es­ca­ño le­jano, en uno de los bal­con­ci­llos del Con­gre­so, a es­te año, sen­ta­da en la Me­sa del he­mi­ci­clo. Sin em­bar­go, ella se sien­te la mis­ma. La mis­ma que em­pe­zó co­la­bo­ran­do con aso­cia­cio­nes, la mis­ma con­ce­ja­la de Sant Sa­dur­ní D’anoia: “Creo que pue­do apor­tar ju­ven­tud y ex­pe­rien­cia y, so­bre to­do, quie­ro con­se­guir cer­ca­nía –di­ce–, la que me gus­ta­ría trans­mi­tir a los ciu­da­da­nos”.

Tren­ding to­pic.

Pa­tri­cia Her­nán­dez tie­ne el ré­cord de ha­ber­se con­ver­ti­do en una dipu­tada

tren­ding to­pic (lo más vis­to en Twit­ter). La ra­zón: su res­pues­ta al mi­nis­tro Ga­llar­dón al que di­jo eso de “ni una mu­jer es más mu­jer por ser ma­dre, ni un hom­bre más in­te­li­gen­te por ser mi­nis­tro”, sen­ten­cia pres­ta­da por la ex­mi­nis­tra Car­me Cha­cón. No fue la úni­ca fra­se acer­ta­da de un dis­cur­so de dos mi­nu­tos y me­dio que la con­vir­tió en el cen­tro de to­das las cá­ma­ras y de la Red. “De­be­mos com­por­tar­nos en el Con­gre­so co­mo lo que so­mos y no tra­tar de pa­re­cer otra co­sa dis­tin­ta, por­que per­de­mos cre­di­bi­li­dad. Yo pue­do ha­cer una in­ter­ven­ción más téc­ni­ca, pe­ro creo que co­nec­to más con la gen­te si ha­blo co­mo ellos”, afir­ma Her­nán­dez.

Na­tu­ral de Te­ne­ri­fe, ya ha­bía si­do se­na­do­ra en pa­sa­das le­gis­la­tu­ras y des­ta­ca que en el Con­gre­so to­do tie­ne una gran re­per­cu­sión. “En­tien­do que aho­ra las ex­pec­ta­ti­vas son al­tas, pe­ro soy muy me­tó­di­ca en el tra­ba­jo, pre­pa­ro mu­cho las in­ter­ven­cio­nes. Pa­ra esa in­ter­ven­ción es­tu­ve va­rias se­ma­nas, es­tu­dié la re­for­ma del abor­to, las con­se­cuen­cias de la re­for­ma la­bo­ral. La cla­ve es el tiem­po que le de­di­ques y no lo bri­llan­te que seas. Eso tam­bién va­le pa­ra la vi­da”. Di-

“De­be­mos com­por­tar­nos co­mo lo que so­mos y no in­ten­tar pa­re­cer otra co­sa”, di­ce Her­nán­dez (PSOE)

ce que de es­ta ex­pe­rien­cia ha apren­di­do una gran lec­ción: “En­tre los co­men­ta­rios que me de­ja­ron en Twit­ter, lo que más me gus­tó que me di­je­ran es que yo ha­bía di­cho en el Con­gre­so lo que ellos es­ta­ban pen­san­do en sus ca­sas. Es el ma­yor ha­la­go que me han di­cho nun­ca y me lo voy a to­mar co­mo una ta­rea. Me voy a con­ver­tir en la voz de los que es­tán fue­ra, me ha­yan vo­ta­do o no”, ex­pli­ca.

Alberto Gar­zón, el jo­ven dipu­tado y eco­no­mis­ta de IU, se ha con­ver­ti­do en ape­nas unos me­ses en uno de los po­lí­ti­cos más in­flu­yen­tes en Twit­ter, se­gún la web los 30 tui­te­ros.com. Sus tweets, blog y pá­gi­na web son de los más seguidos en la Red. “El uso de las re­des so­cia­les nos abre puer­tas a los que no te­ne­mos un ac­ce­so tan po­ten­te a los gran­des me­dios de co­mu­ni­ca­ción por ser un gru­po más re­du­ci­do. Ade­más, nos per­mi­te re­du­cir esa dis­tan­cia con el ciu­da­dano y que nos vean co­mo lo que so­mos, per­so­nas del pue­blo que no te­ne­mos co­ches ofi­cia­les, que do­na­mos la ma­yor par­te de nues­tro suel­do al par­ti­do, que via­ja­mos en me­tro. A tra­vés de las re­des so­cia­les rom­pe­mos ese mi­to de la cla­se po­lí­ti­ca”, ex­po­ne Gar­zón. Cal­cu­la que lle­ga a unas 140.000 per­so­nas por ca­da tweet y uti­li­za su blog pa­ra re­fle­xio­nes más pro­fun­das.

El por­ta­voz de Economía de IU co­men­ta que lle­gó con po­ca in­ge­nui­dad al Con­gre­so: “Sa­bía cuá­les eran los lí­mi­tes. Hay que ha­cer una re­for­ma pro­fun- da del sis­te­ma po­lí­ti­co, por ejem­plo, la co­rres­pon­den­cia en­tre vo­tos y es­ca­ños. Pe­ro sí me ha sor­pren­di­do la au­sen­cia de de­ba­te. So­lo hay un in­ter­cam­bio de opi­nio­nes, pe­ro no de vo­tos. Las de­ci­sio­nes reales se to­man fue­ra del he­mi­ci­clo y cuan­do se sube a la tri­bu­na, los vo­tos ya es­tán pac­ta­dos. En reali­dad, cuan­do ha­blas te es­cu­chan diez per­so­nas y lo que tra­tas es de de­jar un men­sa­je a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Una si­tua­ción que se agu­di­za más en un con­tex­to de ma­yo­ría ab­so­lu­ta”, afir­ma.

En esa au­sen­cia de de­ba­te coin­ci­de el dipu­tado de UPD Toni Cantó. “A mí siem­pre me ha gus­ta­do mu­cho la po­lí­ti­ca, ver­me en­tre ellos pa­ra mí si­gue sien­do to­da­vía muy alu­ci­nan­te. Pe­ro creo que el ni­vel ha ba­ja­do mu­cho. So­bre to­do, me sor­pren­de que no ha­ya un de­ba­te real. Es­to tie­ne que ver con que los par­ti­dos ten­gan un po­si­cio­na­mien­to

úni­co y con que la gen­te lle­gue a vo­tar di­rec­ta­men­te, sin sa­ber, mu­chas ve­ces, lo que es­tán vo­tan­do”, ar­gu­men­ta.

Esa es una de las ra­zo­nes, en­tre otras mu­chas, de que los es­ca­ños es­tén va­cíos mien­tras otro dipu­tado in­ter­vie­ne. Cantó, que vie­ne del mun­do del teatro y del ci­ne, di­sien­te con la idea de que los dipu­tados no tra­ba­jan: “Yo no he tra­ba­ja­do más en mi vi­da, es po­si­ble que ha­ya dipu­tados que no, pe­ro no es mi ca­so. Me tra­ba­jo ca­da pro­po­si­ción no de ley, me es­tu­dio los dos­sie­res, pe­ro es­toy fe­liz, no me gus­ta­ría la ex­pe­rien­cia de lle­gar y vo­tar”, afir­ma. En­tre sus ob­je­ti­vos es­tá con­tar­le a la gen­te lo que ve, di­ce, a tra­vés de su mi­ra­da, y pa­ra ello tam­bién son fun­da­men­ta­les las re­des so­cia­les. “Pro­cu­ro que es­te­mos más cer­ca­nos, que me pue­dan pre­gun­tar co­sas y que, in­clu­so a tra­vés de mí, pue­dan ha­cer pre­gun­tas a los mi­nis­tros. Ya me ha su­ce­di­do con un chi­co que me pi­dió que in­te­rro­ga­ra al mi­nis­tro de Cul­tu­ra so­bre los vi­deo­jue­gos”, con­tes­ta.

Res­pon­sa­bi­li­dad.

No tie­ne tan cla­ro es­ta fun­ción Lourdes Ciu­ró, de CIU, tam­bién asi­dua de las re­des so­cia­les. “Es­toy en­can­ta­da con las re­des so­cia­les. Twit­ter te per­mi­te in­ter­ac­tuar, pe­ro sí es verdad que a ve­ces es un po­co en­do­gá­mi­co, por­que te si­guen los tu­yos y vi­ce­ver­sa”, co­men­ta. Cur­ti­da en la po­lí­ti­ca lo­cal, Ciu­ró tam­po­co es­tá de acuer­do con la idea de que los po­lí­ti­cos sean pri­vi­le­gia­dos y de­fien­de que den­tro es­tén los me­jo­res. “Si cual­quier ges­tor de una em­pre­sa pri­va­da ges­tio­na­ra el pre­su­pues­to del pre­si­den­te del Go­bierno, co­bra­ría tres ve­ces más. Aho­ra, tam­bién creo que se le de­be­ría exi­gir mu­cha más res­pon­sa­bi­li­dad”, ex­po­ne. Un con­cep­to en el que re­dun­dan la ma­yo­ría de es­tos dipu­tados. Re­co­no­ci­mien­to sí, pe­ro res­pon­sa­bi­li­da­des tam­bién.

Otra no­va­ta en el Con­gre­so es Arantza Ta­pia, del PNV. La par­la­men­ta­ria de San Se­bas­tián, que for­mó par­te del Go­bierno vas­co, vie­ne del mun­do de la in­ge­nie­ría y cree que eso se no­ta en su la­bor par­la­men­ta­ria: “Los in­ge­nie­ros so­mos muy cua­dri­cu­la­dos”. Esa par­te más téc­ni­ca, ra­cio­nal y qui­zá de me­nos po­lí­ti­ca al uso es de la que más pre­su­me. Es ca­te­drá­ti­ca del De­par­ta­men­to de In­ge­nie­ría de Sis­te­mas y Au­to­má­ti­ca de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co y ha par­ti­ci­pa­do en

“No he tra­ba­ja­do más en mi vi­da que des­de que soy dipu­tado”, afir­ma Toni Cantó (UPD)

Protagonistas. De iz­quier­da a de­re­cha: de pie Alberto Gar­zón (IU), Mi­kel Erre­kon­do (Amaiur), Arantza Ta­pia (PNV) y Toni Cantó (UPD).

Sen­ta­das, Pa­tri­cia Her­nán­dez (PSOE), Do­lors Mon­tse­rrat (PP) y

Lourdes Ciu­ró (CIU).

Ins­ti­tu­ción. Los dipu­tados po­san en el sa­lón de los Pa­sos Per­di­dos del Con­gre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.