El ver­da­de­ro re­to de los po­lí­ti­cos de nue­vo cuño es­tá en re­cu­pe­rar su re­la­ción con la verdad

Tiempo - - OPINIÓN -

esen­cia. La ten­ta­ción de mo­ver­se a gol­pe de tweet es­tá ahí. Una po­lí­ti­ca 2.0 que vi­va en el pla­zo ins­tan­tá­neo de un re­fe­rén­dum cons­tan­te. La im­po­si­bi­li­dad de pla­ni­fi­car o eje­cu­tar po­lí­ti­cas de fon­do más allá del es­cu­dri­ño per­pe­tuo y mi­nu­cio­so de ca­da ges­to, es un ries­go que se cier­ne so­bre los nue­vos mo­dos de ha­cer po­lí­ti­ca.

Pa­sar del rui­do y co­ger las nue­ces. El ver­da­de­ro re­to de los po­lí­ti­cos de nue­vo cuño es­tá en re­cu­pe­rar su re­la­ción con la verdad. La men­ti­ra po­lí­ti­ca no es una suer­te de pru­den­cia pa­ra sal­va­guar­dar el vo­to, es una ame­na­za pa­ra el víncu­lo de­mo­crá­ti­co en­tre elec­to­res y ele­gi­dos. Los nue­vos po­lí­ti­cos tie­nen que apren­der a so­me­ter su dis­cur­so a un test de cre­di­bi­li­dad. Ese es el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.