Unos Pre­su­pues­tos que no se cum­pli­rán

En es­tos mo­men­tos el ob­je­ti­vo del 5,3% del dé­fi­cit pú­bli­co se pre­sen­ta co­mo inal­can­za­ble e in­clu­so la Co­mi­sión Eu­ro­pea cree que no se po­drá cum­plir.

Tiempo - - LA CRÓNICA - JO­SÉ ONE­TO one­to@gru­po­ze­ta.es

el go­bierno, des­pués de re­cha­zar to­das las en­mien­das a la to­ta­li­dad, ha re­ci­bi­do del Par­la­men­to la luz ver­de pa­ra la dis­cu­sión de los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do que, en prin­ci­pio, so­lo cuen­tan con el apo­yo del Par­ti­do Po­pu­lar, la Unión del Pue­blo Na­va­rro (UPN) y el par­ti­do re­gio­na­lis­ta, Foro As­tu­rias, del ex­di­ri­gen­te del PP, Fran­cis­co Ál­va­rez-cas­cos.

Los Pre­su­pues­tos pa­ra 2012, unos Pre­su­pues­tos tar­díos, que real­men­te en­tra­rán en vi­gor en el se­gun­do se­mes­tre del año, y re­ci­bi­dos con to­do ti­po de re­ser­vas por los mer­ca­dos, has­ta el pun­to de que, re­cién pre­sen­ta­dos a fi­na­les de mar­zo, tu­vie­ron que ser, de al­gu­na ma­ne­ra, co­rre­gi­dos días más tar­de con nue­vos ajus­tes en educación y sa­ni­dad por 10.000 mi­llo­nes de eu­ros, no han con­se­gui­do el su­fi­cien­te con­sen­so par­la­men­ta­rio co­mo pa­ra que fue­ra es­tén en con­di­cio­nes de des­per­tar la con­fian­za que en es­tos mo­men­tos ne­ce­si­ta la economía del país, que, se­gún ha anun­cia­do el Ban­co de España, ha en­tra­do de nue­vo en re­ce­sión, con una ta­sa de pa­ro del 24% (5.639.500 per­so­nas des­em­plea­das, una ci­fra iné­di­ta has­ta aho­ra pa­ra la economía es­pa­ño­la y 1.728.400 fa­mi­lias con todos sus miem­bros en pa­ro).

Re­tra­sa­dos cons­cien­te­men­te por el pre­si­den­te del Go­bierno pa­ra dar una opor­tu­ni­dad elec­to­ral a Ja­vier Are­nas co­mo as­pi­ran­te a go­ber­nar An­da­lu­cía, y ocul­tan­do la du­ra po­lí­ti­ca de re­cor­tes que te­nía pro­gra­ma­da des­de la vic­to­ria en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les del pa­sa­do 20 de no­viem­bre, Ma­riano Ra­joy no qui­so ha­cer ca­so en su mo­men­to a los res­pon­sa­bles de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, que le ve­nían re­cla­man­do esos Pre­su­pues­tos des­de se­ma­nas des­pués de su to­ma de po­se­sión y cuan­do, por fin, tras las elec­cio­nes an­da­lu­zas y as­tu­ria­nas, los hi­zo pú­bli­cos, la reac­ción no fue la es­pe­ra­da a pe­sar de que se tra­ta de los Pre­su­pues­tos más aus­te­ros de la his­to­ria de la de­mo­cra­cia. La bol­sa se hun­dió, la pri­ma de ries­go al­can­zó los 440 pun­tos y el bono es­pa­ñol a diez años com­pa­ra­do con el ale­mán se si­tuó en el 6%. aho­ra, acom­pa­ña­dos por la ra­ti­fi­ca­ción en el Se­na­do de la Ley de Es­ta­bi­li­dad Pre­su­pues­ta­ria, que per­mi­te al Eje­cu­ti­vo in­ter­ve­nir a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas que no cum­plan los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit (pa­re­ce que la pri­me­ra in­ter­ven­ción pue­de pro­du­cir­se en la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma de Va­len­cia, go­ber­na­da por el Par­ti­do Po­pu­lar y que, en es­tos mo­men­tos, se en­cuen­tra prác­ti­ca­men­te en quie­bra), el Go­bierno se dis­po­ne a apro­bar unos Pre­su­pues­tos cu­yo ob­je­ti­vo úl­ti­mo es lle­gar al fi­nal del año con un dé­fi­cit del 5,3% del PIB, ob­je­ti­vo fi­ja­do por Bru­se­las, fren­te al cri­te­rio de Ma­riano Ra­joy que, in­vo­can­do la so­be­ra­nía na­cio­nal, qui­so fi­jar sin con­se­guir­lo en un 5,8%.

Es­to sig­ni­fi­ca que en me­nos de un año se pre­ten­de la mi­sión im­po­si­ble de re­ba­jar­lo en más de

tres pun­tos, lo que su­po­ne un ajus­te de cer­ca de 40.000 mi­llo­nes de eu­ros, más re­for­mas y nue­vos re­cor­tes, es­pe­cial­men­te en lo que se co­no­ce co­mo Es­ta­do de bie­nes­tar.

“No te­ne­mos mar­gen de error y, des­de el pun­to de vis­ta pre­su­pues­ta­rio- re­co­no­cía al pe­rió­di­co es­ta­dou­ni­den­se The Wall Street Jour­nal el mi­nis­tro de Economía y Com­pe­ten­cia, Luis de Guin

dos-, el Go­bierno es­tá en una si­tua­ción en la que pue­de per­der ha­ga lo que ha­ga. Si no se rea­li­zan los ajus­tes ne­ce­sa­rios, los mer­ca­dos le pe­na­li­za­rán, pe­ro si va de­ma­sia­do le­jos, los mer­ca­dos tam­bién le pue­den pe­na­li­zar, da­das las preo­cu­pa­cio­nes so­bre el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co”. es de­cir, que, co­mo en ha­llo­ween, no hay sa­li­da: o truco o tra­to, o sus­to o muer­te. Si ha­ces re­for­mas, te pi­den más. Si no las ha­ces, te con­de­nan igual­men­te. En es­te ca­so, el Go­bierno ha he­cho tan bien los de­be­res, ha si­do tan obe­dien­te a los man­da­tos de Bru­se­las, tan fiel a los de­seos de la can­ci­ller ale­ma­na,

An­ge­la Mer­kel, que, en su ob­se­sión por com­ba­tir el dé­fi­cit co­mo sea, ha ela­bo­ra­do unos Pre­su­pues­tos que pa­ra­li­za­rán eco­nó­mi­ca­men­te aún más el país; des­trui­rán más pues­tos de tra­ba­jo por el gran re­cor­te en obra pú­bli­ca, en trans­por­tes e in­fra­es­truc­tu­ras, y por los ajus­tes en las em­pre­sas pú­bli­cas de las au­to­no­mías; agu­di­za­rá la re­ce­sión, ya que el cre­ci­mien­to ne­ga­ti­vo es­te año lle­ga­rá al 1,7%, pre­vis­to por el Go­bierno, y pue­de que su­pere el 2%, aun­que el mi­nis­tro De Guin­dos ve una cier­ta re­cu­pe­ra­ción pa­ra 2013, y los in­tere­ses de la deu­da, ca­si 29.000 mi­llo­nes de eu­ros, se co­me­rán los aho­rros de la to­ta­li­dad de los mi­nis­te­rios.

Los mer­ca­dos, con to­da se­gu­ri­dad, nos hu­bie­ran cas­ti­ga­do si el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de los Pre­su­pues­tos no hu­bie­ra si­do la lu­cha con­tra el dé­fi­cit, una lu­cha que en es­tos mo­men­tos se pre­sen­ta co­mo im­po­si­ble de ganar de­bi­do a un ob­je­ti­vo que in­clu­so Bru­se­las cree que no se po­drá cum­plir, pe­ro aho­ra tam­bién nos cas­ti­gan por­que, en esa lu­cha con­tra el dé­fi­cit, se re­sen­ti­rá el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y se agu­di­za­rá la re­ce­sión en la que es­ta­mos, co­mo aca­ba de re­co­no­cer el Ban­co de España con­fir­man­do los pro­nós­ti­cos de todos los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les. Es de­cir: o sus­to o muer­te.

En su ob­se­sión por com­ba­tir el dé­fi­cit, el Go­bierno ha ela­bo­ra­do unos Pre­su­pues­tos que pa­ra­li­za­rán la economía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.