Tal co­mo es­tán las co­sas en la ca­lle, hay ma­yor afán por su­per­po­ner rui­dos has­ta que to­do sue­ne a na­da

Tiempo - - OPINIÓN / ESPAÑA -

tos días ma­yor aten­ción en las ofi­ci­nas de or­den pú­bli­co que en los ga­bi­ne­tes de so­ció­lo­gos, po­li­tó­lo­gos y otros es­tu­dio­sos de los es­ta­dos de opi­nión. Por­que, tal co­mo es­tá la ca­lle, con la du­ra pro­tes­ta por las re­for­mas la­bo­ral, sa­ni­ta­ria y edu­ca­ti­va, hay ma­yor afán por su­per­po­ner rui­dos has­ta que to­do sue­ne a na­da, antes de me­ter la mano don­de re­si­de el ori­gen de los desa­ti­nos y de pre­gun­tar­se qué es­tá pa­san­do y qué se de­be ha­cer.

Y aún en los mo­men­tos más di­fí­ci­les, to­do in­ten­to de des­ar­ti­cu­lar los sue­ños a ba­se de or­deno y man­do re­sul­ta, al fi­nal, un mal ne­go­cio. Si, a los ojos de los res­pon­sa­bles pú­bli­cos, es­te mo­vi­mien­to de pro­tes­ta se re­du­ce a una cues­tión de es­té­ti­ca ur­ba­na, es­pe­cial­men­te en la Puer­ta del Sol, y to­do se re­suel­ve con des­te­rrar a los ma­ni­fes­tan­tes ex­tra­mu­ros de las ciu­da­des, es que aquí na­die ha en­ten­di­do na­da y to­do se va a po­ner peor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.