El eu­ro une a los es­pías de la UE

El CNI par­ti­ci­pa con los cen­tros de in­te­li­gen­cia de Francia, Reino Uni­do, Gre­cia e Ita­lia en ac­tua­cio­nes con­jun­tas pa­ra in­ves­ti­gar quié­nes ata­can a la mo­ne­da úni­ca.

Tiempo - - ES­PA­ÑA - FER­NAN­DO RUE­DA

El Cen­tro Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia (CNI) par­ti­ci­pa ac­ti­va­men­te en un se­lec­to club de ser­vi­cios se­cre­tos eu­ro­peos que in­ves­ti­ga, des­de ha­ce al me­nos dos años, las pre­sio­nes eco­nó­mi­cas que re­ci­ben las deu­das na­cio­na­les de di­ver­sos paí­ses de la Eu­ro­zo­na. Es­tas pre­sio­nes es­pe­cu­la­ti­vas que han su­fri­do dra­má­ti­ca­men­te paí­ses co­mo Ir­lan­da, Por­tu­gal y Gre­cia y que aho­ra es­tá di­ri­gi­da de una for­ma es­pe­cial con­tra Es­pa­ña e Ita­lia, han mo­vi­li­za­do a los ser­vi­cios se­cre­tos pa­ra tra­tar de des­cu­brir si los ata­ques con­tra el eu­ro es­tán coor­di­na­dos por in­flu­yen­tes po­de­res eco­nó­mi­cos pa­ra ata­car la so­be­ra­nía de los Es­ta­dos.

La Di­vi­sión Eco­nó­mi­ca del CNI em­pe­zó a bus­car ac­tua­cio­nes coor­di­na­das con­tra los in­tere­ses de Es­pa­ña es­pe­cial­men­te des­de la llegada de Fé­lix Sanz a la di­rec­ción de La Ca­sa. Los in­for­mes, se­gún fuen­tes cer­ca­nas al CNI, de­mues­tran que hay una coor­di­na­ción en la ac­tua­ción de gran­des com­pa­ñías de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, prin­ci­pal­men-

Tras la llegada de Ra­joy, el di­rec­tor del cen­tro re­ci­bió la or­den de in­ves­ti­gar los ata­ques con­tra Es­pa­ña La cú­pu­la del CNI po­ten­cia la Di­vi­sión de Eco­no­mía con per­so­nal que an­tes se en­car­ga­ba de te­rro­ris­mo

te de Es­ta­dos Uni­dos –aun­que tam­bién las hay eu­ro­peas-, pe­ro no han po­di­do de­mos­trar un in­te­rés ale­vo­so ni ma­nio­bras abier­ta­men­te des­es­ta­bi­li­za­do­ras. Es­tos in­for­mes lle­va­ron al pro­pio ex­pre­si­den­te del Go­bierno Jo­sé Luis Rodríguez Za­pa­te­ro, y a al­gu­nos de sus mi­nis­tros, en­tre ellos a su hom­bre de má­xi­ma con­fian­za y ti­tu­lar de Fo­men­to, Jo­sé Blan­co, a de­cla­rar que ha­bía in­tere­ses ocul­tos de­trás de los ata­ques con­tra la eco­no­mía es­pa­ño­la. Sin em­bar­go, en nin­gún mo­men­to fue­ron ca­pa­ces de ir más allá da­da la ca­ren­cia de da­tos con­cre­tos in­cri­mi­na­to­rios. Co­mo el pro­ble­ma era co­mún a mu­chos paí­ses de la Eu­ro­zo­na, se es­ta­ble­ció un pe­que­ño club de ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia pa­ra in­ter­cam­biar in­for­ma­ción, en el que des­ta­ca la pre­sen­cia de paí­ses co­mo Francia y Gran Bre­ta­ña, pe­ro en el que los más in­tere­sa­dos, en­tre otros, son Gre­cia, Ita­lia o Es­pa­ña.

Fil­tra­ción des­de Ate­nas.

El ser­vi­cio se­cre­to grie­go ha si­do el úni­co que ha fil­tra­do in­for­ma­ción so­bre los re­sul­ta­dos de sus in­ves­ti­ga­cio­nes. Ha cons­ta­ta­do “pre­sio­nes de in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les so­bre la eco­no­mía grie­ga”, una acu­sa­ción que tam­bién han he­cho re­caer so­bre com­pa­ñías fi­nan­cie­ras del país de Ba­rack Oba­ma. Se­gún la in­for­ma­ción fil­tra­da en 2010, cua­tro gran­des com­pa­ñías de Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa “ven­die­ron de for­ma ma­si­va bo­nos y los vol­vie­ron a com­prar a pre­cios re­du­ci­dos al fi­nal de la jor­na­da”. Un da­to sin du­da in­su­fi­cien­te pa­ra pro­bar un ataque coor­di­na­do con­tra su so­be­ra­nía na­cio­nal.

En es­te club se in­ter­cam­bia in­for­ma­ción so­bre las con­vul­sio­nes mo­ne­ta­rias que afec­tan a ca­da país, sal­va­guar­dan­do siem­pre los in­tere­ses par­ti­cu­la­res, pe­ro in­ten­tan­do iden­ti­fi­car las empresas y or­ga­nis­mos que ac­túan de una for­ma que per­ju­di­ca a ca­da país pa­ra in­ten­tar en­con­trar com­por­ta­mien­tos y re­la­cio­nes sos­pe­cho­sas.

Tras la llegada de Ma­riano Ra­joy a la pre­si­den­cia y el tras­pa­so del man­do del CNI a la vi­ce­pre­si­den­ta So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, Fé­lix Sanz re­ci­bió la or­den de vol­car to­dos los me­dios dis­po­ni­bles en in­ves­ti­gar los ata­ques eco­nó­mi­cos con­tra Es­pa­ña y en apo­yar a las em-

pre­sas na­cio­na­les en sus ne­go­cios en el ex­tran­je­ro. Sanz se reunió con su secretaria ge­ne­ral, Ele­na Sánchez, y con el sub­di­rec­tor, Jo­sé Ma­ría Te­rán, y pu­so en marcha un plan pa­ra ace­le­rar en lo po­si­ble el cum­pli­mien­to de los en­car­gos rea­li­za­dos por la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno. Se au­men­tó así la do­ta­ción de per­so­nal en la Di­vi­sión de Eco­no­mía y se es­ta­ble­ció un pro­yec­to pa­ra que una par­te del per­so­nal que ha­bía es­ta­do vol­ca­do en la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo pa­sa­ra a desem­pe­ñar es­te nue­vo tra­ba­jo. Se­gún las fuen­tes an­tes ci­ta­das, en los dos úl­ti­mos años el CNI ha es­ta­ble­ci­do re­la­cio­nes con di­ver­sos ex­per­tos es­pa­ño­les y de otros paí­ses, al­gu­nos pro­ce­den­tes de la uni­ver­si­dad, pa­ra que les ayu­den a bus­car in­ten­cio­nes ma­li­cio­sas o de­lic­ti­vas en los mer­ca­dos. En los úl­ti­mos años los es­pías es­pa­ño­les han co­men­za­do a es­ta­ble­cer acuer­dos de co­la­bo­ra­ción y a fi­nan­ciar cur­sos en uni­ver­si­da­des co­mo la Rey Juan Car­los y la Car­los III, lo que per­mi­te al De­par­ta­men­to de Re­la­cio­nes Cul­tu­ra­les con­tac­tar sin ma­yo­res pro­ble­mas con pres­ti­gio­sos pro­fe­sio­na­les.

Des­de que Fé­lix Sanz lle­gó al car­go, una de sus ob­se­sio­nes ha si­do au­men­tar las re­la­cio­nes con las empresas es­pa­ño­las de to­do ti­po, des­de las mul­ti­na­cio­na­les a las pe­que­ñas y me­dia­nas. Al­go en lo que se ha em­pe­ña­do con más in­ten­si­dad en los úl­ti­mos me­ses, tras re­ci­bir la or­den de Sáenz de San­ta­ma­ría de vol­car­se en los sec­to­res eco­nó­mi­cos que se con­si­de­ran de ca­rác­ter es­tra­té­gi­co. El pro­pio di­rec­tor del CNI lo ha re­co­no­ci­do re­cien­te­men­te: “La se­gu­ri­dad de una na­ción es­tá uni­da a su eco­no­mía […] que ga­ran­ti­za la es­ta­bi­li­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.