SEC­TO­RES DEL PP, A FA­VOR DE SANZ

Tiempo - - ESPAÑA -

Le da­ban por de­fe­nes­tra­do y si­gue en el car­go. Fé­lix Sanz Rol­dán, di­rec­tor del CNI, sa­be que en cual­quier mo­men­to pue­de ser ce­sa­do por la vi­ce­pre­si­den­ta So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, pe­ro si­gue tra­ba­jan­do igual que en los años an­te­rio­res. Cuan­do lle­gó al car­go, cam­bió la for­ma de ac­tuar de los di­rec­to­res, ce­dien­do el día a día a Ele­na Sán­chez, la se­cre­ta­ria ge­ne­ral, y de­di­cán­do­se a so­lu­cio­nar los gra­ves pro­ble­mas que pa­de­cía el cen­tro. Pri­me­ro pa­ci­fi­có la Ca­sa, aca­ban­do con los en­fren­ta­mien­tos de la eta­pa de Alberto Saiz, que obli­ga­ron a es­te úl­ti­mo a pre­sen­tar la di­mi­sión.

Sanz Rol­dán con­si­guió des­pués res­ta­ble­cer las re­la­cio­nes con Cu­ba y las muy de­te­rio­ra­das que ha­bía con paí­ses tam­bién im­por­tan­tes co­mo Ma­rrue­cos y Jor­da­nia. Ade­más, po­ten­ció las re­la­cio­nes un po­co ol­vi­da­das con Es­ta­dos Uni­dos, gra­cias a los con­tac­tos que te­nía de su eta­pa an­te­rior co­mo je­fe de las Fuer­zas Ar­ma­das. Tam­bién arre­gló los pro­ble­mas con el ser­vi­cio se­cre­to de Is­rael, a raíz de unos en­fren­ta­mien­tos pro­vo­ca­dos por las fuer­zas mi­li­ta­res es­pa­ño­las des­ple­ga­das en Lí­bano, que ac­tua­ron con más ener­gía fren­te a los ju­díos que fren­te a Hez­bo­lá.

Su tra­ba­jo en la lu­cha con­tra ETA re­sul­tó es­pe­cial­men­te cu­rio­so. Su­pe­ra­dos los 65 años, no se re­sis­tió en un via­je a Fran­cia a su­mar­se a un ope­ra­ti­vo de agen­tes es­pe­cia­les de la Ca­sa que es­ta­ban con­tro­lan­do los mo­vi­mien­tos de un te­rro­ris­ta de ETA y a ver des­de una fur­go­ne­ta la ca­pa­ci­dad de sus me­dios téc­ni­cos.

Des­de que lle­gó al car­go, la in­ver­sión en me­dios pa­ra nue­vas tec­no­lo­gías ha si­do im­pre­sio­nan­te, gra­cias a que com­pren­dió rá­pi­da­men­te que las ame­na­zas más gra­ves vie­nen del ci­be­res­pa­cio y son muy di­fí­ci­les de con­tro­lar. Todos es­tos pro­gre­sos han he­cho plan­tear­se al PP la po­si­bi­li­dad de man­te­ner­le en el car­go. Con el ex­mi­nis­tro Fe­de­ri­co Tri­llo, su gran de­trac­tor, des­ti­na­do en la em­ba­ja­da en Lon­dres, la vi­ce­pre­si­den­ta Sáenz de San­ta­ma­ría ha re­ci­bi­do re­co­men­da­cio­nes de den­tro del Par­ti­do Po­pu­lar pa­ra man­te­ner­le, pe­ro to­da­vía no ha to­ma­do la de­ci­sión de­fi­ni­ti­va.

Los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia orien­tan su aná­li­sis a la in­ver­sión em­pre­sa­rial y aler­ta­ron del ca­so de Rep­sol-ypf

del país, el bie­nes­tar de sus ciu­da­da­nos y el ejer­ci­cio de sus li­ber­ta­des, ade­más de apor­tar los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra de­fen­der su in­te­gri­dad, in­de­pen­den­cia y so­be­ra­nía”.

En los úl­ti­mos me­ses, el CNI ha pues­to es­pe­cial én­fa­sis en la eva­lua­ción del ries­go po­lí­ti­co de paí­ses, orien­tan­do el aná­li­sis a la in­ver­sión em­pre­sa­rial, con­si­de­ran­do fac­to­res co­mo la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, ins­ti­tu­cio­nal, so­cial y le­gal. Y tam­bién ha tra­ba­ja­do en aná­li­sis ma­cro­eco­nó­mi­cos, es­tu­dian­do la es­ta­bi­li­dad, alian­zas co­mer­cia­les, y rea­li­zan­do un se­gui­mien­to de sec­to­res es­tra­té­gi­cos y de ten­den­cias de in­ver­sión in­ter­na­cio­nal. Una in­for­ma­ción bas­tan­te vo­lu­mi­no­sa que ha en­tre­ga­do no so­lo en Pre­si­den­cia del Go­bierno, sino tam­bién en di­ver­sos mi­nis­te­rios eco­nó­mi­cos afec­ta­dos.

Men­sa­je a Rep­sol.

A to­da es­ta in­te­li­gen­cia, que es la su­ma de in­for­ma­ción más aná­li­sis, se han aña­di­do al­gu­nas no­tas tras­cen­den­ta­les, co­mo las que aler­ta­ban de ries­gos in­mi­nen­tes pa­ra em­pre­sas es­pa­ño­las, co­mo fue el ca­so de Rep­sol. El CNI in­for­mó de la in­ten­ción del Go­bierno ar­gen­tino de Cris­ti­na F. Kirch­ner de na­cio­na­li­zar la em­pre­sa YPF, fi­lial de Rep­sol, tiem­po antes de que se adop­ta­ra la de­ci­sión. In­clu­so in­sis­tió en su in­for­ma­ción cuan­do los ru­mo­res ya es­ta­ban en la ca­lle y las au­to­ri­da­des ar­gen­ti­nas ha­bían ofre­ci­do bue­nas pa­la­bras al mi­nis­tro de In- dus­tria, Jo­sé Manuel So­ria. Al fi­nal se con­fir­mó que le en­ga­ña­ron pa­ra ganar tiem­po y no en­tur­biar la pre­sen­cia de la pre­si­den­ta ar­gen­ti­na en la Cum­bre de las Amé­ri­cas, du­ran­te la cual ten­dría una en­tre­vis­ta con el pre­si­den­te Oba­ma, que sin ne­ce­si­dad de ese lío ya le iba a plan­tear pro­ble­mas si­mi­la­res con em­pre­sas es­pa­ño­las. Lo que ocu­rrió es que los car­gos eco­nó­mi­cos del Go­bierno te­nían otras fuen­tes de in­for­ma­ción, em­pe­zan­do por los di­plo­má­ti­cos y si­guien­do por sus con­tac­tos per­so­na­les. Y cuan­do in­for­ma­ron al pre­si­den­te Ma­riano Ra­joy op­ta­ron por no con­ce­der ex­ce­si­vo va­lor a la in­for­ma­ción del ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia.

Por otra par­te, el CNI tam­bién es­tá de­di­can­do un ma­yor es­fuer­zo pa­ra apo­yar la im­plan­ta­ción y la con­so­li­da­ción de em­pre­sas es­pa­ño­las en el ex­tran­je­ro, que in­clu­ye de­fen­der­las de las agre­sio­nes de otras em­pre­sas apo­ya­das por sus res­pec­ti­vos paí­ses. Es­ta es una mi­sión que en par­te ya ve­nía rea­li­zan­do, pe­ro que ha in­cre­men­ta­do es­pe­cial­men­te en los dos úl­ti­mos años. Un apo­yo a las em­pre­sas na­cio­na­les que no es una no­ve­dad en Eu­ro­pa, don­de des­de ha­ce años es al­go ha­bi­tual en paí­ses co­mo Fran­cia, Ale­ma­nia o Gran Bre­ta­ña.

Con fre­cuen­cia, el es­ta­ble­ci­mien­to de bue­nas re­la­cio­nes con­lle­va al­gu­nos be­ne­fi­cios pa­ra el CNI, co­mo es el ca­so de los ban­cos, que han au­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te su ayu­da a la Ca­sa en la bús­que­da de ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras ex­tra­ñas que po­drían ocul­tar des­pla­za­mien­tos de ca­pi­ta­les pa­ra fi­nan­ciar el te­rro­ris­mo o blan­queo de di­ne­ro pro­ce­den­te de ma­fias de to­do ti­po.

Im­pul­so. El Go­bierno or­de­nó al di­rec­tor del CNI, Fé­lix Sanz Rol­dán, que se vol­ca­se con las em­pre­sas que tie­nen in­tere­ses en el ex­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.