Du­ran i Llei­da, an­tí­do­to del in­de­pen­den­tis­mo

Unió De­mo­crà­ti­ca de Ca­ta­lun­ya (UDC) ce­le­bra su con­gre­so los días 12 y 13 de ma­yo. Du­ran i Llei­da se­rá re­le­gi­do pre­si­den­te, re­ba­ja­rá la eu­fo­ria in­de­pen­den­tis­ta y ha­rá pro­pues­tas de re­for­ma pro­pias.

Tiempo - - ESPAÑA - POR AN­TO­NIO FER­NÁN­DEZ

unió de­mo­crà­ti­ca de ca­ta­lun­ya (UDC), el par­ti­do que li­de­ra Jo­sep An­to­ni Du­ran i Llei­da, ce­le­bra su con­gre­so los días 12 y 13 de ma­yo. Su tra­di­cio­nal so­cio, Con­ver­gèn­cia De­mo­crà­ti­ca de Ca­ta­lun­ya (CDC), lo hi­zo en mar­zo, con un cam­bio en la cú­pu­la (Ar­tur Mas pa­só a ser pre­si­den­te y Oriol Pu­jol, se­cre­ta­rio ge­ne­ral) y una nue­va ho­ja de ru­ta: se ha mar­ca­do co­mo me­ta la con­se­cu­ción de la ple­na so­be­ra­nía y co­mo úl­ti­ma ins­tan­cia un Es­ta­do pro­pio pa­ra Cataluña. La otra mi­tad de la na­ran­ja na­cio­na­lis­ta, sin em­bar­go, se­rá el an­tí­do­to del in­de­pen­den­tis­mo. Unió no quie­re la in­de­pen­den­cia. “Nues­tro mo­de­lo de Es­ta­do no es una Cataluña in­de­pen­dien­te, sino un mo­de­lo con­fe­de­ral de España”, ex­pli­ca a Tiem­po Ra­mon Espadaler, uno de los redactores de la po­nen­cia mar­co y por­ta­voz ad­jun­to de CIU en el Par­la­men­to ca­ta­lán.

La ho­ja de ru­ta de UDC tie­ne dos ca­rac­te­rís­ti­cas fun­da­men­ta­les: re­cla­ma la ple­na so­be­ra­nía en el as­pec­to cul­tu­ral, lin­güís­ti­co y de de­re­cho ci­vil por un la­do, y, por otro, quie­re “tra­tar de tú a tú al Es­ta­do en el ám­bi­to fis­cal”: “Que­re­mos ple­na ca­pa­ci­dad nor­ma­ti­va y pac­tar una cuo­ta de so­li­da­ri­dad, por­que Cataluña no de­ja­rá de ser so­li­da­ria”, es­pe­ci­fi­ca Espadaler.

Au­to­no­mía fi­nan­cie­ra.

Por es­te mo­ti­vo, el pac­to fis­cal se con­vier­te en una de las reivin­di­ca­cio­nes es­tre­lla de la for­ma­ción de­mo­cris­tia­na. “La au­to­no­mía fi­nan­cie­ra con­du­ce ne­ce­sa­ria­men­te a un sis­te­ma ba­sa­do en un acuer­do o pac­to bi­la­te­ral en­tre la Ge­ne­ra­li­tat de Cataluña y el Es­ta­do pa­ra que se re­co­noz­ca a Cataluña una so­be­ra­nía fis­cal en su ám­bi­to territorial que le per­mi­ta la re­cau­da­ción de los im­pues­tos del Es­ta­do pa­ga­dos en su te­rri­to­rio”, di­ce el tex­to de la po­nen­cia que UDC lle­va a su con­gre­so.

En el te­rreno de la fi­nan­cia­ción, los de­mo­cris­tia­nos des­ta­can tam­bién que “ca­da año, Cataluña pa­ga al Es­ta­do es­pa­ñol más de 16.500 mi­llo­nes de eu­ros que no vuel­ven ni ge­ne­ran nin­gún be­ne­fi­cio pa­ra los ca­ta­la­nes, lo que sig­ni­fi­ca que ca­da ciu­da­dano de Cataluña da anual­men­te al Es­ta­do es­pa­ñol 2.200 eu­ros sin re­ci­bir a cam­bio nin­gún ti­po de ser­vi­cio ni de pres­ta­ción”. Ello co­rres­pon­de a más del 8% del PIB ca­ta­lán, mien­tras que por ejem­plo “ca­da land ale­mán ce­de anual­men­te en con­cep­to de so­li­da­ri­dad in­ter­te­rri­to­rial un 4% de su PIB”.

A pe­sar de es­tas que­jas, si­mi­la­res a las de Con­ver­gèn­cia, Unió se ale­ja del in­de­pen­den­tis­mo. “Po­dría­mos de­cir que ocu­pa­mos un es­pa­cio com­ple­men­ta­rio, ya que des­de nues­tras res­pec­ti­vas pos­tu­ras reivin­di­ca­mos la ple­na so­be­ra­nía en al­gu­nos ám­bi­tos, en aque­llos que más nos de­fi­nen co­mo na­ción. Por tan­to, hay más com­ple­men­ta­rie­dad que des­en­cuen­tro con Con­ver­gèn­cia. In­clu­so se po­dría asu­mir per­fec­ta­men­te que nues­tras te­sis son el pri­mer pa­so pa­ra lle­gar a con­clu­sio­nes si­mi­la­res a las de CDC”, ex­pli­ca Ra­mon Espadaler.

Re­for­mas pro­pias.

Pe­ro el con­gre­so de Unió no so­lo ser­vi­rá pa­ra re­si­tuar a los de­mo­cris­tia­nos den­tro del na­cio­na­lis­mo, sino que po­ne so­bre la me­sa re­for­mas pro­pias. Así, en el ám­bi­to la­bo­ral quie­re re­for­mar el de­re­cho de huel­ga “no pa­ra li­mi­tar­lo, sino pa­ra con­ci­liar­lo con otros de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les”. Tam­bién quie­re mo­di­fi­car la ley de reunión y ma­ni­fes­ta­ción. En­tre sus apor­ta­cio­nes des­ta­can la prohi­bi­ción de en­ca­pu­cha­dos en ac­tos de pro­tes­ta o re­for­zar las obli­ga­cio­nes de los con­vo­can­tes pa­ra que asu­man el man­te­ni­mien­to del or­den y se ha­gan res­pon­sa­bles de los po­si­bles des­tro­zos. “Que­re­mos res­pon­sa­bi­li­zar a los con­vo­can­tes de las ma­ni­fes­ta­cio­nes de lo que pa­se en ellas, no so­lo a la Po­li­cía”, di­ce Espadaler.

En el te­ma fis­cal, los de­mo­cris­tia­nos son par­ti­da­rios de im­plan­tar un im­pues­to so­bre gran­des patrimonios y re­cla­man que el Ins­ti­tu­to Ca­ta­lán de Fi­nan­zas (ICF) se con­vier­ta en un ban­co pú­bli­co “con la co­rres­pon­dien­te fi­cha ban­ca­ria, que pue­da re­ci­bir de­pó­si­tos del pú­bli­co y fi­nan­ciar a las em­pre­sas de la Ge­ne­ra­li­tat, y por otro la­do, ha­bría que im­po­ner a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras el otor­ga­mien­to de cré­di­to a ter­ce­ros so­bre un por­cen­ta­je de la ci­fra de sus de­pó­si­tos”. La po­nen­cia apues­ta por es­ta­ble­cer la obli­ga­to­rie­dad “de la da­ción en pa­go de la vi­vien­da en los ca­sos en que la en­ti­dad fi­nan­cie­ra ha­ya asu­mi­do ries­gos te­me­ra­rios”. Por ejem­plo, que ha­ya pres­ta­do di­ne­ro por im­por­te su­pe­rior al bien hi­po­te­ca­do. “En es­tos ca­sos, el ban­co ha si­do tan im­pru­den­te co­mo el pres­ta­ta­rio. Por tan­to, las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas de­ben re­par­tir­se en­tre los dos im­pru­den­tes”, di­ce la po­nen­cia.

Com­ple­men­ta­rio. Jo­sep An­to­ni Du­ran i Llei­da, líder de UDC, se con­si­de­ra com­ple­men­ta­rio a Ar­tur Mas, pre­si­den­te de Con­ver­gèn­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.