Are­nas apun­ta ha­cia su ta­lón de Aqui­les

El PP se ju­gó la ma­yo­ría ab­so­lu­ta en An­da­lu­cía en mu­ni­ci­pios de me­nos de 20.000 ha­bi­tan­tes, don­de, fren­te a la he­ge­mo­nía de PSOE e IU, tie­ne una pre­sen­cia tes­ti­mo­nial las­tra­da por la ima­gen de se­ño­ri­to an­da­luz y por el nin­gu­neo de sus di­ri­gen­tes.

Tiempo - - ESPAÑA - CLA­RA PI­NAR cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Si al­guien hu­bie­se ha­bla­do so­bre po­lí­ti­ca con los ha­bi­tan­tes de Gra­na­da en los días pre­vios a las úl­ti­mas elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas po­dría ha­ber­se con­ven­ci­do de que, tal y co­mo es­pe­ra­ban los más op­ti­mis­tas en el PP y apun­ta­ban las en­cues­tas, Ja­vier Are­nas iba a ganar por ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Sin em­bar­go, Gra­na­da –don­de, efec­ti­va­men­te, el PP ob­tu­vo el 52,9% de los vo­tos el 25-M, fren­te al 27,7% del PSOE y al 9,0% de IU– for­ma par­te de la is­la de las gran­des po­bla­cio­nes don­de el PP ha con­se­gui­do una re­mon­ta­da que a día de hoy se an­to­ja im­po­si­ble en la ma­yo­ría de los mu­ni­ci­pios, los que tie­nen me­nos de 20.000 ha­bi­tan­tes. En ellos, su pre­sen­cia es re­si­dual y los sim­pa­ti­zan­tes del PP que no son iden­ti­fi­ca­dos con la ima­gen del se­ño­ri­to an­da­luz que ellos mis­mos asu­men que si­gue exis­tien­do, pre­fie­ren lle­var su afi­ni­dad po­lí­ti­ca en si­len­cio pa­ra no ser se­ña­la­dos co­mo vo­tan­tes del par­ti­do que hoy al­can­za co­tas his­tó­ri­cas en el país en con­jun­to.

“Ser del PP aquí re­quie­re el ac­to de sa­lir del ar­ma­rio”, ad­mi­te Manuel Car­mo­na, con­ce­jal so­cia­lis­ta de Al­mo­dó­var del Río (Cór­do­ba), una lo­ca­li­dad de 7.628 ha­bi­tan­tes, don­de, a pe­sar de las su­ce­si­vas es­ci­sio­nes del PSOE y sus ren­ci­llas con IU -el par­ti­do que go­bier­na el ayun­ta­mien­to con ma­yo­ría ab­so­lu­ta-, el PP no con­si­gue sa­car más de dos de los 13 con­ce­ja­les y ob­tu­vo el 25,2% de los vo­tos en las au­to­nó­mi­cas, fren­te al 42,9% de los so­cia­lis­tas. Pa­ra­das es una lo­ca­li­dad se­vi­lla­na de 7.036 ha­bi­tan­tes, don­de los vo­tos se di­vi­den des­de siem­pre en­tre la he­ge­mo­nía del PSOE y la pu­jan­za de los sin­di­ca­tos agrí­co­las, que aho­ra han au­pa­do a Iz­quier­da Uni­da al ayun­ta­mien­to. La úni­ca con­ce­jal del PP, María Zú­ñi­ga, tie­ne muy cla­ras las di­fi­cul­ta­des de ha­cer po­lí­ti­ca en un pue­blo tan de iz­quier­das, pe­ro tam­bién cree que el PP des­cui­dó de­ma­sia­do es­tas lo­ca­li­da­des, que es don­de real­men­te se ju­ga­ron -y per­die­ron- los cin­co es­ca­ños que hu- bie­ra ne­ce­si­ta­do Are­nas pa­ra go­ber­nar. “Se han da­do cuenta aho­ra, cuan­do ha­ce mu­chos años que lo lle­va­mos di­cien­do”, di­ce Zú­ñi­ga.

La re­no­va­ción del par­ti­do en las lo­ca­li­da­des de has­ta 15.000 ha­bi­tan­tes es una de las con­clu­sio­nes a las que lle­ga­ron los di­ri­gen­tes del PP an­da­luz en su pri­me­ra reunión tras el frus­tran­te 25-M. El PP con­si­de­ra que, des­pués de ha­ber cam­bia­do en los úl­ti­mos años la ten­den­cia de vo­to en las ca­pi­ta­les de pro­vin­cia y en los gran­des mu­ni­ci­pios de An­da­lu­cía, aho­ra de­be con­cen­trar­se en remontar en es­tas lo­ca­li­da­des, que son la ma­yo­ría en es­ta co­mu­ni­dad au­tó­no­ma. Se­gún el cen­so del INE, 700 de las 771 po­bla­cio­nes an­da­lu­zas tie­nen me­nos de 20.000 ha­bi­tan­tes, y 629 tie­nen me­nos de 10.000 ha­bi­tan­tes. En con­cre­to, la re­no­va­ción se cen­tra­rá en po­bla­cio­nes de las pro­vin­cias de Se­vi­lla, Jaén y Huel­va, don­de sa­ca­ron peo­res re­sul­ta­dos.

La im­por­tan­cia de los pue­blos.

“La ma­yo­ría ab­so­lu­ta se jue­ga en los pue­blos”, ase­gu­ra María Án­ge­les Me­ri­nas, ca­be­za de lis­ta del PP en Al­mo­dó­var del Río y una de los dos con­ce­ja­les po­pu­la­res del con­sis­to­rio. “Yo es­toy al ser­vi­cio del PP, pe­ro si en las pró­xi­mas mu­ni­ci­pa­les me di­cen que me van a qui­tar de ca­be­za por­que no cum­plo las ex­pec­ta­ti­vas, yo, en­can­ta­da de la vi­da, por­que aquí no

hay nin­gún afán de pro­ta­go­nis­mo, es­to lo úni­co que te qui­ta es tiem­po y te da tra­ba­jo”, afir­ma Me­ri­nas, que, un po­co sin que­rer, to­mó el re­le­vo po­lí­ti­co de su ma­dre, Ra­fae­la So­ler, que fue la pri­me­ra mu­jer con­ce­jal de la de­mo­cra­cia, por UCD. “No­so­tros siem­pre he­mos si­do de UCD y aho­ra del PP”, cuenta. De pro­fe­sión, pro­cu­ra­do­ra en Cór­do­ba, em­pe­zó en po­lí­ti­ca en los pues­tos de sa­li­da de la lis­ta elec­to­ral y pa­só a la ca­be­za des­pués de la des­ti­tu­ción su­ce­si­va de los dos ele­gi­dos por el par­ti­do pa­ra re­no­var con gen­te de fue­ra de la lo­ca­li­dad. Una vez co­mo ca­be­za de car­tel, le pro­pu­so el nú­me­ro dos a Juan Manuel Raya, fun­cio­na­rio del Ayun­ta­mien­to de Cór­do­ba y re­si­den­te des­de ha­cía po­co en Al­mo­dó­var, de don­de es su mu­jer. Se­gún ex­pli­can, el PP de Al­mo­dó­var es co­sa de un par de fa­mi­lias, las su­yas, que son quie­nes se im­pli­can a la ho­ra de re­par­tir pro­pa­gan­da o col­gar car­te­les de las fa­ro­las cuan­do lle­ga la cam­pa­ña elec­to­ral. Tam­bién en “la fa­mi­lia, los com­pro­mi­sos y el en­torno” es don­de tie­nen su ma­yor ca­la­de­ro de vo­tos, al me­nos de los vo­tos que sa­len del ar­ma­rio. Tie­nen con­ta­bi­li­za­dos a sus vo­tan­tes y a sus afi­lia­dos -79 en to­tal-, aun­que la­men­tan que la gen­te no se im­pli­que co­mo se im­pli­can en el pue­blo los vo­tan­tes de IU y el PSOE. “El mi­li­tan­te se su­po­ne que es la per­so­na que es­tá afi­lia­da y pa­ga una cuo­ta, la ma­yo­ría no pa­ga la

“De Des­pe­ña­pe­rros pa­ra arri­ba es otra reali­dad”, di­ce una con­ce­ja­la so­bre el mie­do a re­co­no­cer que se vo­ta al PP “En Pa­ra­das (Se­vi­lla), el PP lo lle­va­mos en­tre cua­tro fa­mi­lias, los hi­jos, los alle­ga­dos y los yer­nos”

cuo­ta, se afi­lian pe­ro no pa­gan y esa es la mi­li­tan­cia que te­ne­mos”, re­su­me Raya, que des­de que en­tró en la po­lí­ti­ca lo­cal com­par­te con Me­ri­nas los gas­tos del al­qui­ler del lo­cal pa­ra la cam­pa­ña, fren­te a IU y PSOE, que tie­nen sus se­des cos­tea­das por los par­ti­dos. Aún hay gen­te que les in­sul­ta por re­par­tir oc­ta­vi­llas del PP y que no quie­ren sa­ber na­da de ellos, aun­que na­da que ver con el pa­sa­do. “De Des­pe­ña­pe­rros pa­ra arri­ba es otra men­ta­li­dad”, di­ce Me­ri­nas, que ad­mi­te que, a pe­sar de to­do, es­ta si­tua­ción no es na­da com­pa­ra­da con cuan­do es­ta­ba su ma­dre en el ayun­ta­mien­to. “Eso sí que era ame­na­zar a los con­ce­ja­les de UCD”, di­ce.

A la ca­lle por ser de de­re­chas.

“De­fen­de­mos al PP a ca­pa y es­pa­da, pe­ro es­te es un pue­blo muy pe­que­ño y la gen­te tie­ne mie­do, por­que creen que si se iden­ti­fi­can con el PP a lo me­jor les van a echar a la ca­lle por ser de de­re­chas”, re­la­ta Me­ri­nas so­bre la re­ti­cen­cia que tie­nen sus ve­ci­nos a de­cir que votan al PP, has­ta el pun­to de que, cuenta, al­gún vo­tan­te de to­da la vi­da de IU le con­fe­sa­ra -en se­cre­to- en las úl­ti­mas mu­ni­ci­pa­les que la ha­bía vo­ta­do a ella. Exis­te re­ce­lo a con­fe­sar­se vo­tan­te del PP, y se les si­gue iden­ti­fi­can­do co­mo se­ño­ri­tos. “So­mos tra­ba­ja­do­res co­mo los de­más, nos le­van­ta­mos todos los días a las 7 de la ma­ña­na, no te­ne­mos ne­go­cios y a mi pa­dre le cos­tó mu­cho di­ne­ro que yo es­tu­dia­ra una ca­rre­ra”, afir­ma.

Ade­más de sus víncu­los con la UCD pri­me­ro y des­pués con el PP, los Me­ri­nas son so­bre to­do co­no­ci­dos por su ma­dre, ex­con­ce­jal, re­pre­sen­tan­te de Cá­ri­tas y muy li­ga­da tam­bién a la Igle­sia en el pue­blo. En un lu­gar don­de “mu­cha gen­te vi­ve del pa­ro”, ellos tam­po­co son pro­pie­ta­rios de las tie­rras que ro­dean Al­mo­dó­var del Río, que si­guen en ma­nos de po­cas fa­mi­lias, al­gu­nas de las cua­les no vi­ven ya en el pue­blo, y otras son las que en pri­va­do es­tán dis­pues­tas a co­la­bo­rar, pe­ro “a la ho­ra en que nos ha­ce fal­ta gen­te, to­do el mun­do se que­da en ca­sa o tie­ne al­go que ha­cer”.

En Pa­ra­das (Se­vi­lla), el PP in­ten­ta que sus reunio­nes sean “dis­cre­tas” al má­xi­mo y se ce­le­bran en si­tios a las afue­ras pa­ra cons­ta­tar que, al fi­nal, siem­pre son los mis­mos y no se ga­na mi­li­tan­cia. Es­ta es la frus­tra­ción de María Zú­ñi­ga, la maes­tra ju­bi­la­da que ha­ce cin­co años se pres­tó a en­ca­be­zar la can­di­da­tu­ra del PP des­pués de que la ge­ne­ra­ción que ha­bía li­de­ra­do el par­ti­do en el mu­ni­ci­pio dé­ca­das antes, li­ga­da a la cla­se más aco­mo­da­da, se lo pi­die­ra. Tras otro in­ten­to de re­no­va­ción tam­bién fa­lli­do, Zú­ñi­ga, cu­yo ma­ri­do tam­bién fue ha­ce años con­ce­jal del PP, ac­ce­dió a ha­cer­se car­go de un par­ti­do que lle­van “en­tre cua­tro fa­mi­lias, los hi­jos, los alle­ga­dos y los yer­nos”, que son los que lo mis­mo re­par­ten pu­bli­ci­dad que van en las lis­tas elec­to­ra­les -“al fi­nal so­mos siem­pre los mis­mos”-, que pe­gan car­te­les en una lo­ca­li­dad don­de, a la pos­tre, la iz­quier­da (PSOE e IU) su­mó el 72,6% de los vo­tos el 25-M, fren­te al 21% del PP. Co­mo en Al­mo­dó­var, Zú­ñi­ga ve muy di­fí­cil el avan­ce del PP en un pue­blo con tan­ta im­plan­ta­ción de la iz­quier­da y de los sin­di­ca­tos agra­rios. Y es­to ha­ce más di­fí­cil la re­no­va­ción, di­ce Zú­ñi­ga, que apun­ta a que ella dio el pa­so en un mo­men­to en que el PP se plan­teó no pre­sen­tar si­quie­ra una lis­ta, pe­ro se te­me que no ha­brá na­die dis­pues­to a re­le­var­la.

Po­pu­la­res. Ja­vier Are­nas (dcha.) y la mi­nis­tra Fá­ti­ma Bá­ñez en un co­mi­té del PP an­da­luz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.