Te­rro­ris­mo y des­leal­tad

La es­tra­te­gia an­ti­te­rro­ris­ta del Go­bierno no gus­ta a quie­nes han he­cho de la exis­ten­cia de ETA la ba­se de su ca­rre­ra po­lí­ti­ca.

Tiempo - - ESPAÑA - AGUSTÍN VA­LLA­DO­LID

El prin­ci­pal an­he­lo de quien ha lo­gra­do so­bre­vi­vir a un aten­ta­do, de una víc­ti­ma del te­rro­ris­mo, es de­jar de ser­lo; al­gún día. La re­fle­xión es de Fran­cis­co Du­que, uno de los ma­yo­res ex­per­tos en tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co del trau­ma de nues­tro país. Du­que ha tra­ta­do a de­ce­nas de víc­ti­mas de he­chos vio­len­tos, en es­pe­cial a los que se vie­ron en ma­yor o me­nor gra­do afec­ta­dos por el aten­ta­do co­me­ti­do en Ma­drid por el is­la­mis­mo ra­di­cal el 11 de mar­zo de 2004. El prin­ci­pal de­seo de una víc­ti­ma es de­jar de ser­lo. Na­die de­be­ría in­fra­va­lo­rar esa es­pe­ran­za, que en mu­chos ca­sos es ca­si un rue­go. Na­die. Ni los po­lí­ti­cos, ni los jue­ces, ni los pe­rio­dis­tas, ni los que con­fun­den la de­fen­sa co­lec­ti­va de las víc­ti­mas con sus pro­pios in­tere­ses. De­fen­der a las víc­ti­mas es ayu­dar a que de­jen de ser­lo, y hay quie­nes pre­su­men de ha­cer­lo aun­que lo que provocan con sus de­cla­ra­cio­nes y su agi­ta­ción es pre­ci­sa­men­te lo con­tra­rio. Hay aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas que pro­te­gen con ce­lo a sus miem­bros y se man­tie­nen im­permea­bles a los in­ten­tos de ma­ni­pu­la­ción de los que as­pi­ran a usar­las co­mo ins­tru­men­to par­ti­dis­ta; otras, en cam­bio, ha­ce tiem­po que su­cum­bie­ron a la ten­ta­ción del pro­ta­go­nis­mo y otros es­tí­mu­los me­nos con­fe­sa­bles.

Du­ran­te la tre­gua de 1999, ba­jo el Go­bierno de Jo­sé María Az­nar, 135 re­clu­sos de ETA fue­ron tras­la­da­dos a cár­ce­les cer­ca­nas al País Vas­co sin que se vie­ran obli­ga­dos a cum­plir nin­gún re­qui­si­to pre­vio. Más elo­cuen­te aún: en­tre 1996 y 2004, las dos le­gis­la­tu­ras de Az­nar, 56 miem­bros de es­ta ban­da te­rro­ris­ta, que cum­plían con­de­nas su­pe­rio­res a los 30 años de pri­sión, fue­ron ex­car­ce­la­dos (ver lis­ta­do com­ple­to en www.tiem­po­dehoy. com/el­pun­to­me­dio). Jai­me Ma­yor Ore­ja, Ma­riano Ra­joy y Án­gel Ace­bes fue­ron los mi­nis­tros del In­te­rior que ben­di­je­ron aque­llas ex­car­ce­la­cio­nes. Al­gu­nos de los eta­rras be­ne­fi­cia­dos por aque­llas de­ci­sio­nes par­ti­ci­pa­ron en ac­tos vio­len­tos des­pués de ser pues­tos en li­ber­tad. Pe­ro na­die di­jo na­da. Ni la Aso­cia­ción de Víc­ti­mas del Te­rro­ris­mo (AVT), ni nin­gu­na otra. Na­die. Mien­tras go­ber­nó Az­nar se res­pe­tó es­cru­pu­lo­sa­men­te la má­xi­ma de que en ma­te­ria an­ti­te­rro­ris­ta es el Go­bierno el que mar­ca la es­tra­te­gia. Lue­go, con Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, el PP re­gre­só a la uti­li­za­ción elec­to­ral del te­rro­ris­mo, es­pe­cial­men­te tras de­cla­rar ETA el fin de sus ac­ti­vi­da­des cri­mi­na­les.

Ma­yor Ore­ja y la AVT.

Aho­ra el Eje­cu­ti­vo de Ra­joy, si­guien­do las re­co­men­da­cio­nes de los ex­per­tos de Po­li­cía, Guar­dia Ci­vil y CNI, ha de­ci­di­do abrir una nue­va fase en la es­tra­te­gia an­ti­te­rro­ris­ta que in­clu­ye el acer­ca­mien­to de de­ter­mi­na­dos pre­sos de ETA a cár­ce­les pró­xi­mas a Eus­ka­di. Hay ra­zo­nes po­li­cia­les y tam­bién po­lí­ti­cas. A un año vis­ta de las elec­cio­nes vas­cas es im­pres­cin­di­ble que los par­ti­dos de­mo­crá­ti­cos, en es­pe­cial los no na­cio­na­lis­tas, to­men la ini­cia­ti­va. Lo con­tra­rio se­ría re­ga­lar a los he­re­de­ros de Ba­ta­su­na un mé­ri­to que no les co­rres­pon­de. La me­di­da tie­ne el res­pal­do uná­ni­me de las fuer­zas po­lí­ti­cas. To­do el mun­do es cons­cien­te de que es­ta­mos en un mo­men­to cru­cial en el que hay que em­plear to­da la in­te­li­gen­cia que ten­ga­mos a mano. Todos me­nos los que si­guen pen­san­do que con­tra ETA vi­vía­mos me­jor y que un Es­ta­do fuer­te co­mo el nues­tro se pue­de per­mi­tir una do­ce­na de muer­tos y de fa­mi­lias des­trui­das al año. Todos me­nos Ma­yor Ore­ja, quien sus­cri­bió la pues­ta en li­ber­tad an­ti­ci­pa­da de 19 miem­bros de ETA du­ran­te su ges­tión al fren­te de In­te­rior sin que la AVT (¿por qué se­rá?) di­je­ra es­ta bo­ca es mía. Con­tra las vehe­men­tes y po­co sus­ten­ta­das opi­nio­nes de quie­nes ha­blan y es­cri­ben des­de las tri­pas o por en­car­go, el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy es­tá ac­tuan­do con­for­me a la ley y el sen­ti­do común, aun­que no les gus­te a los que ven en el fin de ETA la cau­sa prin­ci­pal de su lan­gui­de ci­mien­to doc­tri­nal e ideo­ló­gi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.