La re­for­ma si­len­cio­sa de las ca­jas ru­ra­les

Las coope­ra­ti­vas de cré­di­to re­pre­sen­tan en España el 5% del ne­go­cio fi­nan­cie­ro, pe­ro es­tán muy arrai­ga­das en el mun­do agra­rio. No se ha­bla mu­cho de ellas, pe­ro tam­bién se fusionan.

Tiempo - - ECONOMÍA - POR MI­GUEL CI­FUEN­TES

La ava­lan­cha de no­ti­cias y mo­vi­mien­tos en torno a los ban­cos y ca­jas de aho­rros ha de­ja­do en el ol­vi­do a los cien­tos de ofi­ci­nas que to­da­vía exis­ten en España de ca­jas ru­ra­les. Son unas en­ti­da­des fi­nan­cie­ras que na­cie­ron al ca­lor de las coope­ra­ti­vas agra­rias y que vi­vie­ron su mo­men­to de es­plen­dor cuan­do en­tra­ron en el mer­ca­do de in­ter­me­dia­ción de las cuan­tio­sas sub­ven­cio­nes agra­rias pro­ce­den­tes de la Unión Eu­ro­pea. Pe­ro de for­ma si­len­cio­sa aco­me­ten tam­bién su par­ti­cu­lar pro­ce­so de cam­bio pa­ra man­te­ner­se en el mer­ca­do.

La re­for­ma fi­nan­cie­ra aprie­ta las cla­vi­jas a to­das las en­ti­da­des y obli­ga a dar res­pues­tas. La más rá­pi­da son las fu­sio­nes. Las ca­jas ru­ra­les es­tán ya con­cen­tra­das en cua­tro gru­pos y han rea­li­za­do dos fu­sio­nes. Pe­ro a me­dio pla­zo los ex­per­tos aven­tu­ran que es­tán abo­ca­das a una con­so­li­da­ción más fuer­te. Es más, si el lis­tón fue­ra el mis­mo que pa­ra ban­cos y ca­jas (un ba­lan­ce mí­ni­mo de 100.00 mi­llo­nes de eu­ros), so­lo po­dría que­dar una que unie­ra a las 74 exis­ten­tes.

Cuan­do el Ban­co de España aca­be la re­for­ma de la ban­ca pon­drá el fo­co en las ca­jas ru­ra­les

Las coope­ra­ti­vas de cré­di­to, tan­to las ru­ra­les co­mo las la­bo­ra­les o pro­fe­sio­na­les, han lo­gra­do sor­tear la cri­sis con dig­ni­dad. A 31 de di­ciem­bre de 2011 sus ac­ti­vos as­cen­dían a 127.000 mi­llo­nes de eu­ros, un 12% más que en 2008, cuan­do se ini­ció la cri­sis eco­nó­mi­ca, se­gún su pa­tro­nal, la Unión Na­cio­nal de Coope­ra­ti­vas de Cré­di­to (Unacc). De mo­men­to las ca­jas ru­ra­les son los pe­que­ños alum­nos aven­ta­ja­dos, ha­cen los de­be­res sin rui­do y sin ayu­das pú­bli­cas. Re­pre­sen­tan el 5% del sec­tor fi­nan­cie­ro, no han per­di­do su po­si­ción en los úl­ti­mos cua­tro años y han au­men­ta­do su ba­se de so­cios y clien­tes. Han pa­sa­do todos los test de re­sis­ten­cia con no­ta, cu­bren de so­bra las exi­gen­cias del Go­bierno en li­qui­dez y sol­ven­cia (más del 8% de ca­pi­tal so­bre ac­ti­vos pon­de­ra­dos por ries­go), tie­nen un ra­tio de mo­ra y fa­lli­dos por de­ba­jo de la me­dia del sec­tor fi­nan­cie­ro y una ex­po­si­ción al la­dri­llo muy es­ca­sa. Tam­po­co de­pen­den sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te de fi­nan­cia­ción ma­yo­ris­ta. Ni si­quie­ra tie­nen ries­go de in­ter­fe­ren­cias po­lí­ti­cas, co­mo las ca­jas de aho­rros, ya que tie­nen due­ños y ac­cio­nis­tas, los so­cios coope­ra­ti­vis­tas, que re­pre­sen­tan una ba­se de ca­pi­tal de más de un mi­llón de par­tí­ci­pes. La in­fluen­cia de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas es tam­bién irre­le­van­te.

El desafío, a pe­sar de todos es­tos as­pec­tos po­si­ti­vos, es fuer­te, no hay si­tio en el nue­vo mer­ca­do fi­nan­cie­ro pa­ra ju­ga­do­res que no ten­gan su­fi­cien­te tamaño y efi­cien­cia. El pró­xi­mo ma­pa fi­nan­cie­ro que se adi­vi­na, con una do­ce­na de en­ti­da­des gran­des, ban­cos y ca­jas de aho­rros, de­jan a las coope­ra­ti­vas an­te la op­ción de su­mar fuer­zas, to­das a una, o que­dar­se arrin­co­na­das en su pe­que­ñez. De mo­men­to el Ban­co de España las de­ja en paz por­que no dan pro­ble­mas, pe­ro en cuan­to de­je so­lu­cio­na­da la re­for­ma de las ca­jas de aho­rros y los ban­cos, les pon­drá el fo­co en­ci­ma. Al me­nos eso es lo que va­ti­ci­nan los ex­per­tos, que ven un fu­tu­ro con muy po­cos ju­ga­do­res en el sec­tor a me­dio pla­zo, de tres a cin­co años.

Cajamar y Ca­jas Ru­ra­les del Me­di­te­rrá­neo (CRM), los dos gru­pos con­so­li­da­bles más gran­des, pre­di­can con el ejem­plo, se van a fu­sio­nar en una so­la en­ti­dad, que se lla­ma ya Ca­jas Ru­ra­les Uni­das (CRU). Es­te gru­po su­po­ne, él so­lo, el 45% del sec­tor de coope­ra­ti­vas de cré­di­to, con un ba­lan­ce de 65.000 mi­llo­nes de eu­ros. En es­te mo­men­to es­tán me­ti­das en el bai­le de fu­sio­nes 41 en­ti­da­des. So­lo que­dan 29 fue­ra del jue­go de las unio­nes, la ma­yo­ría de ellas muy pe­que­ñas, por pro­ble­mas de per­so­na­lis­mo de sus di­rec­ti­vos, que han de­ci­di­do es­pe­rar “a que les obli­guen a fu­sio­nar­se, bien el Ban­co de España o bien las cir­cuns­tan­cias”, se­gún se­ña­lan fuen­tes sol­ven­tes del sec­tor.

Jo­sé Ba­rea, que fue pre­si­den­te del Ban­co de Cré­di­to Agrí­co­la y un gru­po aso­cia­do de ca­jas ru­ra­les en los años 80, re­cuer­da que “ya en­ton­ces te­nían ne­ce- si­dad de ha­cer un gru­po más gran­de y con­so­li­da­do, lo que pro­pi­ció aquel pri­mer mo­vi­mien­to”. Hoy en cam­bio la cri­sis eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra “obli­ga a que se fu­sio­nen en el ma­yor gra­do po­si­ble”. “Sin tamaño no se­rán com­pe­ti­ti­vas, no po­drán dar cré­di­to en vo­lu­men sig­ni­fi­ca­ti­vo, no po­drán fi­nan­ciar­se en mer­ca­dos ma­yo­ris­tas y no al­can­za­rán la efi­cien­cia ne­ce­sa­ria en un mer­ca­do de en­ti­da­des gran­des y com­pe­ti­ti­vas”, in­sis­te Ba­rea, que cree que no es­tán en la te­si­tu­ra de “fu­sio­nar­se o mo­rir”, pe­ro sí en la dis­yun­ti­va de “tener tamaño o ser irre­le­van­tes en el mer­ca­do fi­nan­cie­ro”, de­bi­do a la com­pe­ten­cia de las en­ti­da­des más gran­des.

El tamaño no so­lo afec­ta a las en­ti­da­des in­di­vi­dua­les, sino a to­do el sub­sec­tor de coope­ra­ti­vas de cré­di­to. Así, lo que tie­nen en sa­lud fi­nan­cie­ra les fal­ta en es­ta­tu­ra y en múscu­lo. La ca­ja ru­ral de Al­me­ría, Cajamar, la más gran­de del sec­tor, li­de­ra des­de ha­ce 23 años un pro­ce­so con­ti­nuo de fu­sio­nes y ab­sor­cio­nes pa­ra ganar tamaño. Ella mis­ma es fru­to de la su­ma de las ca­jas de Al­me­ría, Málaga y Mur­cia, de ahí su nom­bre, Cajamar. Aho­ra, el ór­da­go de los al­me­rien­ses es fu­sio­nar­se con las ca­jas le­van­ti­nas agru­pa­das en CRM. El gru­po re­sul­tan­te, Ca­jas Ru­ra­les Uni­das, que ya es­tá en mar­cha, es la su­ma de 22 en­ti­da­des. El nue­vo gru­po con­so­li­da­ble tie­ne un ba­lan­ce de 65.000 mi­llo­nes de eu­ros, el equi­va­len­te a una de las ca­jas de aho­rros me­dia­nas, pe­ro le­jos de los 100.000 mi­llo­nes de eu­ros, tamaño mí­ni­mo, que exi­gi­rían el Go­bierno y el Ban­co de España pa­ra que una en­ti­dad sea con­si­de­ra­da gran­de y sol­ven­te. Por eso el cli­ma do­mi­nan­te en el sec­tor es se­guir la con­cen­tra­ción, co­mo sea.

Cajamar tie­ne muy cla­ro que el pro­ce­so de fu­sio­nes de­be se­guir. An­to­nio Pé­rez Lao, su pre­si­den­te, es ro­tun­do al res­pec­to. “No­so­tros –di­ce Pé­rez Lao­siem­pre he­mos de­fen­di­do las fu­sio­nes y hay mu­cho mar­gen pa­ra el pro­ce­so de con­so­li­da­ción”. Son el gru­po que tie­ne más con­cien­cia de que el tamaño im­por­ta, por­que a ba­se de ab­sor­cio­nes y unio­nes han con­se­gui­do li­de­rar el sec­tor y crear una di­ná­mi­ca que ha arras­tra­do al res­to de las ca­jas. Fru­to de esa tra­yec-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.