El Go­bierno po­ne a todos a die­ta

Las pre­vi­sio­nes eco­nó­mi­cas con­te­ni­das en el pro­gra­ma de es­ta­bi­li­dad que el Go­bierno va a pre­sen­tar es­tos días an­te la Co­mi­sión Eu­ro­pea pre­vén drás­ti­cos re­cor­tes en el con­su­mo y la in­ver­sión en la economía es­pa­ño­la.

Tiempo - - ECONOMÍA - JO­SÉ MARÍA VALS jm­vals.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

son so­lo 27 fo­lios, pe­ro cons­ti­tu­yen to­da una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes. El do­cu­men­to en el que el Go­bierno ba­sa la pro­pues­ta de es­ta­bi­li­dad y el pro­gra­ma de re­for­mas que va a pre­sen­tar con to­do detalle a la Unión Eu­ro­pea es un au­tén­ti­co plan de adel­ga­za­mien­to. Los cua­dros ma­cro­eco­nó­mi­cos ha­blan mu­chas ve­ces de por­cen­ta­jes, au­men­tos y dis­mi­nu­cio­nes del PIB, sin que sea fá­cil po­ner­les de­trás efec­tos reales. Los gran­des ti­tu­la­res se han que­da­do en la obli­ga­da subida del IVA a par­tir de 2013 pa­ra po­der cum­plir con el nue­vo au­men­to de re­cau­da­ción de im­pues­tos in­di­rec­tos com­pro­me­ti­do con Eu­ro­pa, pe­ro hay más ci­fras.

Lo que el do­cu­men­to ofi­cial de­no­mi­na tex­tual­men­te “es­ce­na­rio ma­cro­eco­nó­mi­co” es una su­ce­sión de au­men­tos y dis­mi­nu­cio­nes de gran­des ca­pí­tu­los de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca pa­ra 2012 y los tres años si­guien­tes. Pa­ra es­te, en el que es­ta­mos, la pri­me­ra ci­fra es una caí­da de 1,7 pun­tos en el PIB. Es­to sig­ni­fi­ca que la ri­que­za na­cio­nal es­pa­ño­la de­ri­va­da de su ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca cae­rá es­te año en 18.000 mi­llo­nes de eu­ros. Pe­ro pa­ra lle­gar a esa can­ti­dad hay antes mu­chas otras que mues­tran la ver­da­de­ra di­men­sión de la die­ta.

El Go­bierno pro­nos­ti­ca en ese cua­dro ma­cro­eco­nó­mi­co que el con­su­mo fi­nal pri­va­do, el que rea­li­zan todos los es­pa­ño­les, cae­rá es­te año 1,4 pun­tos. El des­cen­so lle­va­do a ci­fras reales su­po­ne que el con­jun­to de las fa­mi­lias es­pa­ño­las gas­ta­rán en 2012, en con­jun­to, 10.000 mi­llo­nes de eu­ros me­nos que en 2011, año en el que ya ca­ye­ron las com­pras. A es­to hay que unir­le que los re­cor­tes plan­tea­dos por el Eje­cu­ti­vo pa­ra man­te­ner a raya los gas­tos del Es­ta­do, las au­to­no­mías y los ayun­ta­mien­tos re­du-

Fa­mi­lias, em­pre­sas y or­ga­nis­mos pú­bli­cos gas­ta­rán e in­ver­ti­rán 48.000 mi­llo­nes me­nos en 2012

ci­rá en 8 pun­tos el con­su­mo de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, que de­ja­rán de gas­tar es­te año 17.000 mi­llo­nes me­nos que en 2011.

Por si es­to fue­ra po­co, el cua­dro pre­vé tam­bién una caí­da de nue­ve pun­tos en la in­ver­sión to­tal que rea­li­za­rán en España tan­to las em­pre­sas pri­va­das co­mo los or­ga­nis­mos pú­bli­cos (en cons­truc­ción y otros bie­nes), lo que tra­du­ci­do a ci­fras sig­ni­fi­ca un re­cor­te efec­ti­vo de 21.000 mi­llo­nes de eu­ros. To­do es­to jun­to po­ne so­bre la me­sa un pa­no­ra­ma en el que la de­man­da de todos los agen­tes que com­po­nen la economía es­pa­ño­la (fa­mi­lias, em­pre­sas y or­ga­nis­mos pú­bli­cos) de­ja­rán de gas­tar o in­ver­tir a lo lar­go de 2012 un to­tal de 48.000 mi­llo­nes de eu­ros.

Sin em­bar­go, las em­pre­sas es­pa­ño­las que ha­cen ne­go­cios en el ex­tran­je­ro y las que ven­den aquí pro­duc­tos y ser­vi­cios a los tu­ris­tas ve­rán cre­cer sus in­gre­sos pro­ce­den­tes de es­tas fuen­tes en más de 11.000 mi­llo­nes de eu­ros con res­pec­to a 2011. Ade­más, co­mo el con­su­mo de los es­pa­ño­les es­ta­rá ba­jo mí­ni­mos, las em­pre­sas ex­tran­je­ras ven­de­rán me­nos pro- duc­tos aquí y el tu­ris­mo ha­cia fue­ra de España tam­bién se mo­de­ra­rá. Ello le­va­rá a que el di­ne­ro que pa­ga la economía es­pa­ño­la por pro­duc­tos y ser­vi­cios de fue­ra de nues­tras fron­te­ras cae­rá, se­gún las es­ti­ma­cio­nes del Go­bierno, en ca­si 17.000 mi­llo­nes de eu­ros.

Efec­tos co­la­te­ra­les.

Al fi­nal, una vez su­ma­das las caí­das del con­su­mo e in­ver­sión con el sal­do de las com­pras y ven­tas de la economía es­pa­ño­la en el ex­tran­je­ro, se lle­ga a los 18.000 mi­llo­nes de eu­ros que ba­ja­rá el PIB en 2012 si se cum­plen los va­ti­ci­nios del Eje­cu­ti­vo. Y en­tre me­dias, to­do es­to lle­va tam­bién apa­re­ja­das dis­mi­nu­cio­nes de in­gre­sos fis­ca­les, ya que ca­da vez que al­guien de­ja de com­prar al­go eso su­po­ne un me­nor in­gre­so de IVA pa­ra la Ha­cien­da pú­bli­ca. Y si a es­to se le su­ma que el Go­bierno pre­vé tam­bién una nue­va ba­ja­da del nú­me­ro de em­plea­dos du­ran­te es­te año, la unión de me­nos fa­mi­lias y em­pre­sas com­pran­do e in­vir­tien­do y me­nos tra­ba­ja­do­res co­bran­do un suel­do lle­va a un des­cen­so en la re­cau­da­ción del IRPF y del IVA.

Es­to ex­pli­ca que el Eje­cu­ti­vo ha­ya di­se­ña­do el plan que pre­sen­ta a la Unión Eu­ro­pea con una nue­va subida de im­pues­tos pa­ra 2013 que, en con­jun­to, ci­fra en 8.000 mi­llo­nes de eu­ros. El grue­so de es­ta nue­va re­cau­da­ción de­be sa­lir, se­gún se­ña­lan los ex­per­tos, del IVA, ya que es el úni­co im­pues­to que in­cre­men­ta los in­gre­sos de Ha­cien­da de for­ma au­to­má­ti­ca, des­de el mis­mo mo­men­to de su subida.

El mi­nis­tro de Ha­cien­da y Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas, Cris­tó­bal Mon­to­ro, ha ase­gu­ra­do que la subida de im­pues­to se­rá tem­po­ral, aun­que los cua­dros ma­cro­eco­nó­mi­cos pre­sen­ta­dos por el Eje­cu­ti­vo se­ña­lan que eso es cier­to so­lo pa­ra al­gu­nos tri­bu­tos. Así, pre­vén una caí­da del IRPF en 2014, año en el que fi­na­li­za la vi­gen­cia de la subida apro­ba­da en di­ciem­bre úl­ti­mo, pe­ro las va­ria­cio­nes que con­tem­pla en la re­cau­da­ción de los im­pues­tos in­di­rec­tos no ha­cen pre­sa­giar una nue­va ba­ja­da del IVA des­pués de la subida.

Luis de Guin­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.