El anar­quis­mo pren­de en Ita­lia

El Go­bierno es­pa­ñol se ha vis­to obli­ga­do a li­mi­tar la li­bre cir­cu­la­ción de per­so­nas an­te el ries­go de que jó­ve­nes an­ti­sis­te­ma ita­lia­nos pu­die­ran en­som­bre­cer la cum­bre del BCE en Bar­ce­lo­na. Se­gún la po­li­cía, la cri­sis eco­nó­mi­ca alien­ta es­te ti­po de mo­vi­mie

Tiempo - - MUNDO - POR IRE­NE SA­VIO (Ro­ma)

De las ce­ni­zas del vie­jo anar­quis­mo in­di­vi­dua­lis­ta y glo­rio­so, un in­su­rrec­cio­na­lis­mo nue­vo es­tá na­cien­do”. La sen­ten­cia, y sus cir­cuns­tan­cias, per­te­ne­cen un co­mu­ni­ca­do ofi­cial de la sec­ción ita­lia­na de la Fe­de­ra­ción Anár­qui­ca In­for­mal (FAI), y de­fi­nen a tí­tu­lo cor­po­ra­ti­vo la men­ta­li­dad de los gru­pos an­ti­sis­te­ma que, se­gún la po­li­cía ita­lia­na, es­tán ex­pe­ri­men­tan­do una nue­va pri­ma­ve­ra en Ita­lia y en Eu­ro­pa. Y que, se­gún el Go­bierno es­pa­ñol, han he­cho ne­ce­sa­ria la sus­pen­sión de la li­bre cir­cu­la­ción de per­so­nas con­tem­pla­da en el tra­ta­do de Schen­gen por sie­te días, con mo­ti­vo de la cum­bre del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) que se clau­su­ra en Bar­ce­lo­na es­te 4 de ma­yo.

Pe­ro, ¿ cuán bri­llan­tes, ame­na­za­do­res y pe­li­gro­sos son real­men­te es­tos gru­pos? La pregunta se la plan­tea­ron los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia ita­lia­nos, que en fe­bre­ro pa­sa­do pre­sen­ta­ron su in­for­me de 2011 an­te el Par­la­men­to lo­cal. El re­sul­ta­do fue un in­for­me de sie­te den­sas pá­gi­nas, en el que se con­cluía que, con la cri­sis eco­nó­mi­ca co­mo te­lón de fon­do, hay fac­cio­nes que es­tán tra­ba­jan­do con el ob­je­ti­vo de re­vi­ta­li­zar sus mo­vi­mien­tos y crear una red que dé una res­pues­ta “uni­ta­ria” des­de un pun­to de vis­ta prác­ti­co y or­ga­ni­za­ti­vo.

“Se­gún la pes­qui­sas rea­li­za­das –es­cri­bían los Ser­vi­cios Se­cre­tos pa­ra la Se­gu­ri­dad In­ter­na (AI­SI, por sus si­glas en ita­liano) y los de Se­gu­ri­dad Ex­ter­na (AISE)– se con­si­de­ra el em­peo­ra­mien­to de la cri­sis eco­nó­mi­ca y las me­di­das adop­ta­das a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal (...) una cir­cuns­tan­cia fa­vo­ra­ble pa­ra que cua­jen los es­que­mas so­bre los que se quie­re au­nar y ra­di­ca­li­zar el ma­les­tar so­cial”. Con lo cual, afir­ma­ban, con­tra­ria­men­te a la frag­men­ta­ción y di­vi­sión que han ca­rac­te­ri­za­do a es­tos mo­vi­mien­tos en Ita­lia a prin­ci­pios de es­te si­glo, aho­ra se re­gis­tra la crea­ción de “co­mi­tés de coor­di­na­ción” y “pla­ta­for­mas trans­ver­sa­les” que tie­nen co­mo fin dar “un sig­ni­fi­ca­do po­lí­ti­co común” a la pro­tes­ta.

Uti­li­zan­do el ha­bi­tual len­gua­je di­plo­má­ti­co y cir­cuns­pec­to de las agencias de in­te­li­gen­cia, el in­for­me sin­te­ti­za­ba así que, den­tro de los mo­vi­mien­tos ita­lia­nos, “la prin­ci­pal ame­na­za” se­rían las nue­vas for­ma­cio­nes anar­coin­su­rrec­cio­nis­tas, he­re­de­ras de dé­ca­das de re­sis­ten­cia juvenil pe­ro que se di­fe­ren­cian de au­to­ges­tio­na­rios y an­ti­sis­te­ma de la iz­quier­da ra­di­cal, co­mo los co­lec­ti­vos Acro­bax, cu­ya se­de es­tá en Ro­ma, Gra­mig­na, de Pa­dua, y As­ka­ta­su­na, de Tu­rín y cu­yo nom­bre re­cuer­da sus víncu­los con el mo­vi­mien­to vas­co de ideo­lo­gía na­cio­na­lis­ta e in­de­pen­den­tis­ta.

“Es­tos son, en su ma­yo­ría, uni­ver­si­ta­rios o exes­tu­dian­tes de ideo­lo­gía mar­xis­ta y an­ti­rra­cis­ta que han na­ci­do de las ce­ni­zas del gru­po La Pantera, mo­vi­mien­to que sur­gió en 1990 tras la caí­da del mu­ro de Ber­lín y la de­sin­te­gra­ción del Par­ti­do Co­mu­nis­ta Ita­liano (PCI)”, ex­pli­ca a Tiem­po un ex­miem­bro. “Por lo que, a di­fe­ren­cia de es­tos, los mo­vi­mien­tos anar­quis­tas no pro­po­nen una al­ter­na­ti­va po­lí­ti­ca

con­cre­ta”, coin­ci­de Ales­san­dro Po­li­ti, ana­lis­ta po­lí­ti­co y geoestratégico.

Así las co­sas, unos y otros no siem­pre es­tán en sin­to­nía y ac­túan con­jun­ta­men­te. Una sín­te­sis de có­mo se mue­ven y ac­túan es­tos gru­pos la die­ron los in­ci­den­tes de fe­bre­ro y mar­zo pa­sa­dos con mo­ti­vo de la pro­tes­ta con­tra la lí­nea fe­rro­via­ria pa­ra el tren de al­ta ve­lo­ci­dad que va de Tu­rín, en Ita­lia, a Lyon, en Fran­cia. En­tre los ma­ni­fes­tan­tes se dis­tin­guían dos gru­pos re­la­ti­va­men­te bien de­fi­ni­dos. Por un la­do, los pa­ci­fis­tas, los eco­lo­gis­tas y los jó­ve­nes de tra­di­ción mar­xis­ta. Por el otro, los anar­quis­tas, que se re­co­no­cían por sus pren­das negras y que fue­ron los que se en­fren­ta­ron abier­ta­men­te y sin me­dios a la po­li­cía. Tan so­lo el 29 de fe­bre­ro el sal­do fue de 29 he­ri­dos y hu­bo nu­me­ro­sos de­te­ni­dos.

Ra­di­ca­li­za­ción.

En efec­to, tras la apa­ri­ción de la FAI en 2003, el mé­to­do de lu­cha de los anar­quis­tas ha ido ra­di­ca­li­zán­do­se. En 2009, por ejem­plo, un pa­que­te bom­ba fue en­via­do a un cen­tro de ex­pul­sión de in­mi­gran­tes de la re­gión Friu­li-ve­ne­cia Ju­lia y otro lle­gó a la uni­ver­si­dad eco­nó­mi­ca Boc­co­ni, de Mi­lán. En 2010, la mis­ma suer­te le to­có a la se­de mi­la­ne­sa del par­ti­do xe­nó­fo­bo Li­ga Nor­te y, pos­te­rior­men­te, a las em­ba­ja­das de Chi­le, Gre­cia y Sui­za en Ro­ma. Y en 2011 se pro­du­je­ron al me­nos otros tres aten­ta­dos, en uno de los cua­les re­sul­tó he­ri­do de gra­ve­dad un ofi­cial del co­man­do de pa­ra­cai­dis­tas Fol­go­re, en la lo­ca­li­dad de Li­vorno. To­do, prin­ci­pal­men­te, me­dian­te la coor­di­na­ción de dos cé­lu­las, una li­ga­da con el gru­po Her­ma­nas en Ar­mas Nú­cleo Mau­ri­cio Mo­ra­les y la otra con la Cé­lu­la Re­vo­lu­cio­na­ria Lam­bros Foun­tas.

Sin em­bar­go, se­gún la ma­yo­ría de los ana­lis­tas, tan­to los anar­quis­tas co­mo los au­to­ges­tio­na­rios y los an­ti­sis­te­ma no pre­ten­den pro­vo­car muer­tes, co­mo ocu­rría en la Ita­lia de la dé­ca­da de los 70 del pa­sa­do si­glo con otros gru­pos sub­ver­si­vos co­mo las ex­tin­tas Bri­ga­das Ro­jas. “Su fin, en to­do ca­so, no es ma­tar, sino, a lo su­mo, he­rir a al­guno y, cla­ro es­tá, lla­mar la aten­ción”, re­cal­ca Po­li­ti, quien, aun así, ad­mi­te que es­tos mo­vi­mien­tos se es­tán re­vi­ta­li­zan­do tras el de­bi­li­ta­mien­to que su­frie­ron tras la du­ra re­pre­sión po­li­cial que cul­mi­nó con la reunión del G-8 en Gé­no­va de 2001. Por otra par­te, am­bos gru­pos com­par­ten otras ca­rac­te­rís­ti­cas. Aun­que si­guen ope­ran­do elementos de la vie­ja guar­dia, la ma­yo­ría de los que gra­vi­tan en torno a es­tas or­ga­ni­za­cio­nes son jó­ve­nes que true­nan con­tra los po­de­res fác­ti­cos del ca­pi­ta­lis­mo y la in­je­ren­cia, se­gún ellos, de la Unión Eu­ro­pea y de Es­ta­dos Uni­dos. Ade­más, los dos mo­vi­mien­tos in­clu­yen en­tre sus ob­je­ti­vos la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de sus cam­pa­ñas, lo cual re­quie­re re­des de co­la­bo­ra­ción no so­lo na­cio­na­les sino tam­bién in­ter­na­cio­na­les, me­dian­te alian­zas con gru­pos de paí­ses más cer­ca­nos, co­mo Gre­cia, España, Fran­cia y Ale­ma­nia, pe­ro tam­bién con otros más le­ja­nos co­mo Ru­sia, Mé­xi­co y Pe­rú.

En 2011 hu­bo en Ita­lia tres aten­ta­dos an­ti­sis­te­ma, en uno de los cua­les fue he­ri­do de gra­ve­dad un mi­li­tar

Así, los gru­pos ita­lia­nos, grie­gos, ale­ma­nes y es­pa­ño­les, en­tre otros, man­tie­nen una co­mu­ni­ca­ción flui­da ya des­de ha­ce tiem­po. Con España, por ejem­plo, hay la­zos con la ga­la­xia que se mue­ve en el en­torno del in­de­pen­den­tis­mo vas­co y de la iz­quier­da ra­di­cal ca­ta­la­na. Un tes­ti­mo­nio de es­tas re­la­cio­nes lle­gó pre­ci­sa­men­te de las úl­ti­mas ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra la lí­nea del tren de al­ta ve­lo­ci­dad de Val di Su­sa, don­de des­ta­ca­ban los ma­ni­fes­tan­tes vas­cos. Al­gu­nas fuen­tes con­sul­ta­das por es­te me­dio in­di­can, ade­más, la pro­ba­ble exis­ten­cia de un cen­tro de coor­di­na­ción eu­ro­peo pa­ra los gru­pos de la iz­quier­da ra­di­cal de la re­gión, que es­ta­ría en un país del nor­te de Eu­ro­pa. En pa­ra­le­lo, el ne­xo en­tre los anar­quis­tas grie­gos e ita­lia­nos tam­bién es evi­den­te. “El je­fe ideo­ló­gi­co del mo­vi­mien­to anar­quis­ta eu­ro­peo es un se­ten­tón si­ci­liano lla­ma­do Al­fre­do Bo­nanno, que es­cri­bió un li­bro que se ven­de en las li­bre­rías del ba­rrio ate­nien­se Exar­jia. Tras ser arres­ta­do por ro­bo en Gre­cia en 2009, fue li­be­ra­do por su avan­za­da edad y hoy vi­ve en Tries­te”, ex­pli­ca a Tiem­po el pe­rio­dis­ta y escritor grie­go Di­mi­tri De­lio­la­nes, au­tor de Co­mo en Gre­cia.

El re­sur­gi­mien­to grie­go.

Se­gún De­lio­la­nes, el mo­vi­mien­to anar­quis­ta grie­go es­tá re­sur­gien­do des­pués de la des­ar­ti­cu­la­ción del gru­po Lu­cha Po­pu­lar Re­vo­lu­cio­na­ria (ELA, por sus si­glas en grie­go), que des­apa­re­ció en 1995 (tras unos 200 aten­ta­dos y dos ase­si­na­tos po­lí­ti­cos des­de 1976), y del mo­vi­mien­to 17 de No­viem­bre, en 2002. De he­cho, tras una eta­pa de inac­ti­vi­dad en la que las au­to­ri­da­des grie­gas sub­es­ti­ma­ron la ca­pa­ci­dad pa­ra re­or­ga­ni­zar­se del mo­vi­mien­to, hoy día al me­nos tres or­ga­ni­za­cio­nes man­tie­nen de nue­vo en vi­lo a Ate­nas: Lu­cha Re­vo­lu­cio­na­ria, Sec­ta Re­vo­lu­cio­na­ria y Cons­pi­ra­ción de los Nú­cleos de Fue­go. Es­te úl­ti­mo es “el más li­ga­do a los ita­lia­nos”, di­ce De­lio­la­nes.

Es­tos son, en sín­te­sis, los fan­tas­mas que han mo­ti­va­do la sus­pen­sión del acuer­do de li­bre cir­cu­la­ción de per­so­nas en el es­pa­cio Schen­gen. “Anar­quis­tas y au­to­ges­tio­na­rios de­mos­tra­ron de lo que son ca­pa­ces en va­rias oca­sio­nes. El 15 de oc­tu­bre del año pa­sa­do, por ejem­plo, Ro­ma se trans­for­mó en un cam­po de ba­ta­lla du­ran­te la pri­me­ra jor­na­da mun­dial de los in­dig­na­dos”, di­ce De­lio­la­nes. Pe­ro los au­to­ges­tio­na­rios di­sien­ten. “Es una ins­tru­men­ta­li­za­ción po­lí­ti­ca que pre­ten­de en­tur­biar las aguas. Te­ne­mos mu­cho me­nos fuer­za de lo que di­cen”, ex­pli­có uno de ellos.

Re­vi­ta­li­za­ción. Los in­ci­den­tes du­ran­te la reunión del G-8 en Gé­no­va en 2001 mar­ca­ron un pun­to de in­fle­xión en la his­to­ria de los gru­pos an­ti­sis­te­ma.

In­su­rrec­ción. Uno de los ob­je­ti­vos de los gru­pos ra­di­ca­les es la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de sus cam­pa­ñas. En la fo­to, in­ci­den­tes en Ro­ma en 2003.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.