La os­cu­ra lu­cha por el po­der en China

La pur­ga del po­de­ro­so di­ri­gen­te Bo Xi­lai reúne elementos de no­ve­la ne­gra: un em­pre­sa­rio bri­tá­ni­co ase­si­na­do, una red de es­cu­chas te­le­fó­ni­cas y una tra­ma de co­rrup­ción.

Tiempo - - MUNDO - ALFONSO S. PA­LO­MA­RES as­pa­lo­ma­res@as­pa­lo­ma­res.com

El pró­xi­mo mes de oc­tu­bre se ce­le­bra­rá el XVIII Con­gre­so del to­do­po­de­ro­so Par­ti­do Co­mu­nis­ta Chino (PCCH). Un acon­te­ci­mien­to po­lí­ti­co de pri­me­ra mag­ni­tud te­nien­do en cuenta que en el mar­co de ese con­gre­so se pro­du­ci­rá el re­le­vo en la cú­pu­la del po­der. Lo aban­do­na­rán el pre­si­den­te Hu Jin­tao y el pri­mer mi­nis­tro Wen Jia­bao, y pre­vi­si­ble­men­te les sus­ti­tui­rán, con­for­me a las nor­mas es­ta­ble­ci­das por Deng Xiao­ping pa­ra los re­le­vos ge­ne­ra­cio­na­les, el vicepresidente Xi Jin­ping y el vi­ce­pri­mer mi­nis­tro Li Ke­qiang. La ma­yo­ría de los ob­ser­va­do­res ex­tran­je­ros pen­sa­ban que to­do se desa­rro­lla­ría sin so­bre­sal­tos pre­vios da­do el con­trol que apa­ren­te­men­te ejer­cen so­bre los tres ám­bi­tos del po­der (el par­ti­do, el ejér­ci­to y el Es­ta­do) los 9 miem­bros del Co­mi­té Per­ma­nen­te del Po­lit­bu­ró, los 25 del Po­lit­bu­ró y los 200 del Co­mi­té Cen­tral, se­cun­da­dos por los 71 mi­llo­nes de mi­li­tan­tes co­mu­nis­tas. Da­do el her­me­tis­mo do­mi­nan­te en la po­lí­ti­ca china de­bi­do al rí­gi­do con­trol de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, se des­co­no­cen los en­fren­ta­mien­tos sub­te­rrá­neos en la lu­cha por el po­der y den­tro del po­der, así co­mo las di­men­sio­nes de los en­fren­ta­mien­tos. Los me­dios ofi­cia­les co­mo la televisión es­ta­tal, la agen­cia Xin­hua o el Dia­rio del Pue­blo, ór­ga­nos del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, ven­den siem­pre el acuer­do ab­so­lu­to y la ar­mo­nía den­tro de los nú­cleos de po­der, y cuan­do to­man una de­ci­sión drás­ti­ca les apo­yan de for­ma uná­ni­me. Es lo que aca­ba de su­ce­der con la es­pec­ta­cu­lar pur­ga del ca­ris­má­ti­co di­ri­gen­te Bo Xi­lai. Con de­ma­sia­da fre­cuen­cia, al acer­car­se un con­gre­so im­por­tan­te, el ma­ci­zo del po­der se car­ga a al­gún ele­men­to per­tur­ba­dor y a todos aque­llos a quie­nes con­si­de­ra ver­sos suel­tos por sa­lir­se de la lí­nea ofi­cial.

La pur­ga del po­de­ro­so Bo Xi­lai re­ve­la que no to­do es quie­tud en el in­te­rior del Par­ti­do, que hay ajus­tes de cuen­tas qui­rúr­gi­cos, re­ve­la­do­res de una cri­sis im­por­tan­te que afec­ta a los prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos y a la vi­sión del desa­rro­llo eco­nó­mi­co, aun­que tra­ten de dis­fra­zar­la con los ha­bi­tua­les tó­pi­cos ver­ba­les. La caí­da de Xi­lai se ha con­ver­ti­do en un asun­to de pri­mer or­den en la po­lí­ti­ca china, se la con­si­de­ra co­mo un epi­so­dio de análo­ga im­por­tan­cia a los trá­gi­cos sucesos de la plaza de Tia­nan­men en 1989. Ade­más, lo que es­tá su­ce­dien­do en torno a es­te per­so­na­je tie­ne tin­tes de no­ve­la ne­gra, con ca­dá­ver in­clui­do y es­pio­na­je a lo Ja­mes Bond. Antes de se­guir con­vie­ne de­jar cla­ro que en China es muy di­fí­cil sa­ber lo que real­men­te ocu­rre, por eso se des­co­no­ce el gra­do de verdad de mu­chas de las co­sas que se es­tán fil­tran­do so­bre Bo Xi­lai. Pe­ro, ¿quién es Bo Xi­lai? Es uno de los lla­ma­dos prín­ci­pes en el ar­got in­te­rior por ser hi­jo de Bo Yi­bo, uno de los ocho ve­ne­ra­bles fun­da­do­res del PCCH y com­pa­ñe­ros de Mao en la Lar­ga mar­cha. Por cier­to, Bo Yi­bo, al igual que Zhu en Lai, fue ob­je­to de crue­les hu­mi­lla­cio­nes du­ran­te la Re­vo­lu­ción cul­tu­ral y el jo­ven Bo pa­de­ció pri­sión.

El sue­ño do­ra­do.

Aho­ra era la gran es­tre­lla as­cen­den­te, am­bi­cio­so, bri­llan­te y con una re­tó­ri­ca po­pu­lis­ta que en­can­di­la­ba a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción del sis­te­ma. A ve­ces pa­re­cía un po­lí­ti­co es­ta­dou­ni­den­se en cam­pa­ña, den­tro de las coor­de­na­das chi­nas. Uti­li­za­ba el car­go de se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Par­ti­do en la mu­ni­ci­pa­li­dad de Chong­qing co­mo pla­ta­for­ma pa­ra su ac­ción po­lí­ti­ca. Chong­qing, con sus 33 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, pa­sa por ser la ciu­dad más gran­de del mun­do y, por su­pues­to, lo es de China. Tam­bién es una de las zo­nas más po­bres del país. El he­cho de ser miem­bro del Co­mi­té Cen­tral y del Po­lit­bu­ró po­ten­cia­ba la fi­gu­ra de Xi­lai, que as­pi­ra­ba, y te­nía to­das las car­tas

La po­lí­ti­ca china es­tá so­me­ti­da al con­trol de los me­dios por lo que es di­fí­cil sa­ber lo que real­men­te ocu­rre

pa­ra lo­grar­lo, a ocu­par uno de los pues­tos que que­da­rán va­can­tes en el Co­mi­té Per­ma­nen­te en el con­gre­so de oc­tu­bre. El Co­mi­té Per­ma­nen­te lo for­man nue­ve miem­bros, en­ca­be­za­dos por el pre­si­den­te y el pri­mer mi­nis­tro, y es el ver­da­de­ro cen­tro del po­der po­lí­ti­co en China. Era el es­ca­lón que po­dría co­lo­car­le al­gún día, en otro re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal, en la má­xi­ma cum­bre del po­der. So­ña­ba con eso.

El pa­sa­do 10 de abril la agen­cia ofi­cial Xin­hua da­ba a co­no­cer la sus­pen­sión de Bo Xi­lai co­mo miem­bro del Co­mi­té Cen­tral y del Po­lit­bu­ró, antes ha­bía si­do re­le­va­do co­mo je­fe del Par­ti­do en Chong­qing. El mo­ti­vo ofi­cial era ser sos­pe­cho­so de gra­ves vio­la­cio­nes de dis­ci­pli­na. Una pur­ga en to­da re­gla. La co­sa se com­pli­có cuan­do de­tu­vie­ron a su es­po­sa, la co­no­ci­da abo­ga­da Gu Kai­lai, co­mo sos­pe­cho­sa del ho­mi­ci­dio del em­pre­sa­rio bri­tá­ni­co Neil Hey­wood, que lle­va­ba va­rios años re­si­dien­do allí y es­ta­ba ca­sa­do con una china. El ma­tri­mo­nio man­te­nía ex­ce­len­tes re­la­cio­nes con la fa­mi­lia Xi­lai. Hey­wood tra­ba­ja­ba pa­ra la con­sul­to­ra bri­tá­ni­ca Ha­kluyt Com­pany, fun­da­da

por exa­gen­tes del MI6. Su ca­dá­ver fue en­con­tra­do en un ho­tel de la ciu­dad el pa­sa­do no­viem­bre, y en­ton­ces la po­li­cía no dio de­ma­sia­da im­por­tan­cia al ca­so y lo des­pa­chó co­mo un sui­ci­dio con cia­nu­ro. En reali­dad, ca­li­fi­car el asun­to co­mo de no­ve­la ne­gra es que­dar­se cor­to, lo es de no­ve­la ne­grí­si­ma, car­ga­da de tru­cu­len­cias. No se sa­be si es­tas dra­má­ti­cas tru­cu­len­cias fue­ron reales en todos sus tér­mi­nos o es­tán con­di­men­ta­das por las fil­tra­cio­nes de la po­li­cía o in­ven­cio­nes por in­tere­ses sub­te­rrá­neos, co­mo su­gie­ren bas­tan­tes in­ter­nau­tas en Sino Wie­bo, la red so­cial más po­pu­lar del país, úl­ti­ma­men­te con blo­queos in­ter­mi­ten­tes de las bús­que­das que afec­tan al ca­so.

La tra­ma se des­cu­brió ofi­cial­men­te cuan­do el je­fe de po­li­cía de Chong­qing, Wang Li­jun, es­tre­cho co­la­bo­ra­dor de Bo Xi­lai, que le ha­bía as­cen­di­do a vi­ceal­cal­de, lla­mó a las puer­tas del con­su­la­do es­ta­dou­ni­den­se en la ciu­dad de Chen­du pa­ra pe­dir asi­lo po­lí­ti­co. La ra­zón que es­gri­mió es que es­ta­ba ame­na­za­do de muer­te por Gu Kai­lai. Lle­va­ba do­cu­men­tos so­bre el ase­si­na­to del bri­tá­ni­co y la cau­sa que lle­vó a Kai­lai a co­me­ter­lo: su­pues­ta­men­te Hey­wood de­bía tras­la­dar a In­gla­te­rra una im­por­tan­te can­ti­dad de di­ne­ro de los Xi­lai y no se pu­sie­ron de acuer­do en la co­mi­sión del in­ter­me­dia­rio. No se sa­be con exac­ti­tud si fue así, ya que no exis­te una no­ta ofi­cial de la po­li­cía, que lle­va las in­ves­ti­ga­cio­nes en el má­xi­mo se­cre­to. En las re­des so­cia­les que re­co­gen al­gu­nos pe­rió­di­cos bri­tá­ni­cos no se ex­clu­ye el cri­men pa­sio­nal. En­tre los pa­pe­les que en­tre­gó Wang Li­jung tam­bién se in­for­ma de una red de es­cu­chas te­le­fó­ni­cas di­ri­gi­da por Bo Xi­lai a las más al­tas au­to­ri­da­des del Es­ta­do y del Par­ti­do, que ha­bría in­ter­cep­ta­do, en­tre otras, las con­ver­sa­cio­nes del pre­si­den­te Hu Jin­tao con una al­ta res­pon­sa­ble de la lu­cha con­tra la co­rrup­ción des­pla­za­da a Chong­qing.

En el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo, Bo Xi­lai re­pre­sen­ta­ba el ala iz­quier­da del par­ti­do, ex­po­nen­te del neo­maoís­mo. De­fen­día que la pla­ni­fi­ca­ción es­ta­tal de­be di­ri­gir y orien­tar el desa­rro­llo eco­nó­mi­co. Ata­ca­ba el au­men­to de las de­sigual­da­des y de­fen­día el PIB ro­jo al pro­cla­mar que el desa­rro­llo eco­nó­mi­co de­be es­tar su­bor­di­na­do al bie­nes­tar de las ma­sas. Lo de­cía de una ma­ne­ra plás­ti­ca: “Re­par­tir bien el pas­tel tie­ne prio­ri­dad so­bre ha­cer el pas­tel más gran­de”. Apar­te de de­fen­der el PIB ro­jo, re­cu­pe­ró la es­té­ti­ca de la cul­tu­ra ro­ja: lle­vó de Pe­kín a su ciu­dad a 1.000 can­tan­tes pa­ra que en­to­na­ran

El di­ri­gen­te pur­ga­do pro­cla­ma­ba: “Re­par­tir el pas­tel es­tá por en­ci­ma de ha­cer el pas­tel más gran­de”

him­nos maoís­tas, sus­ti­tu­yó los anun­cios co­mer­cia­les por ci­tas re­vo­lu­cio­na­rias y tex­tos de Mao y re­cu­pe­ró pa­ra el teatro te­mas de la Lar­ga mar­cha. Es­tas ex­hi­bi­cio­nes aler­ta­ron a las má­xi­mas au­to­ri­da­des es­ta­ta­les, lo que ex­pli­ca que el pre­si­den­te Hu Jin­tao pro­nun­cia­ra con tono preo­cu­pa­do: “Una tra­ge­dia his­tó­ri­ca pa­re­ci­da a la Re­vo­lu­ción cul­tu­ral to­da­vía ten­dría po­si­bi­li­da­des de vol­ver a pro­du­cir­se en China.”

Mano de hie­rro.

La gran in­cóg­ni­ta del mo­men­to es sa­ber si Bo Xi­lai es­ta­ba so­lo en la aven­tu­ra de re­cu­pe­rar el maoís­mo co­mo guía de la ac­ción po­lí­ti­ca o te­nía más apo­yos den­tro del Par­ti­do con vis­tas al pró­xi­mo con­gre­so. Da­da la gra­ve­dad de las de­ci­sio­nes to­ma­das con­tra él, lo que es cier­to es que la cú­pu­la di­ri­gen­te quie­re con­tro­lar con mano de hie­rro las re­for­mas po­lí­ti­cas que de­ci­dan ha­cer, que nun­ca se­rán las de un re­gre­so a la or­to­do­xia de Mao.

Mien­tras se desa­rro­lla­ban los ajus­tes de cuen­tas en la cum­bre del po­der, el di­si­den­te cie­go Chen Guang­cheg, pro­mi­nen­te lu­cha­dor a fa­vor de los de­re­chos hu­ma­nos, lo­gra­ba es­ca­par del arres­to do­mi­ci­lia­rio en una ro­cam­bo­les­ca fu­ga. En un ví­deo de­jó tes­ti­mo­nio de la re­pre­sión que el Go­bierno uti­li­za con­tra todos aque­llos que lu­chan por la li­ber­tad y la aper­tu­ra po­lí­ti­ca.

Con­gre­so. Reunión de la Asam­blea Po­pu­lar Na­cio­nal china el

pa­sa­do 26 de abril en Pe­kín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.