Una de Eduardo Men­do­za pa­ra reír­nos de la cri­sis

A gran­des cri­sis, enor­mes car­ca­ja­das. Eduardo Men­do­za ha vuel­to pa­ra reír­se de la economía y del pa­ro con una no­ve­la que ha re­ven­ta­do las lis­tas de ven­tas.

Tiempo - - CULTURA - POR JUAN SO­TO IVARS

La ca­pa­ci­dad de es­te escritor pa­ra en­con­trar el la­do ri­dícu­lo de las co­sas y ce­bar­se con él le ha con­ver­ti­do en uno de los es­cri­to­res más leí­dos en es­pa­ñol. Atra­ve­sa­mos tiem­pos ri­cos en di­fi­cul­ta­des: ni Eu­ro­pa ni los mer­ca­dos tie­nen ca­pa­ci­dad pa­ra in­ver­tir la de­ri­va a la ba­ja, pa­re­ce que so­lo la ri­sa nos sal­va­rá a los po­bres es­pa­ño­les, y es pre­ci­sa­men­te en la des­gra­cia co­ti­dia­na don­de el hu­mor pue­de dar la vuel­ta a las co­sas. Sin em­bar­go, Men­do­za afir­ma que el hu­mor no lo es to­do. Que no bas­ta con reír­se de to­do, sino que el buen hu­mor tie­ne que ha­cer pen­sar. Así na­ce la pi­ca­res­ca: pa­re­ce que el au­tor sea un des­ce­re­bra­do, pe­ro tien­de una tram­pa a quien lee.

El en­re­do de la bol­sa y la vi­da es la nue­va no­ve­la de Eduardo Men­do­za, la más ven­di­da el día del Li­bro. De en­tra­da, el tí­tu­lo re­mi­te tan­to al clá­si­co ti­rón de bol­so ca­lle­je­ro co­mo al mo­nu­men­tal ti­rón que ha da­do la economía abs­trac­ta de las fi­nan­zas a la ri­que­za de los paí­ses que con­fia­ban en la es­ta­bi­li­dad. Di­ce Men­do­za: “La idea me vino cuan­do pa­sa­ba por una ca­lle­ci­ta en Bar­ce­lo­na. Ha­bía un lo­cal con dos le­tre­ros. El pri­me­ro de­cía: ‘Cen­tro de Yo­ga Jar­dín de la Perfecta Fe­li­ci­dad’; el se­gun­do: ‘Se tras­pa­sa”. Ha­bla aho­ra Ró­mu­lo el Gua­po, uno de los personajes del li­bro: “Bah, hoy en día ro­bar un ban­co es un jue­go de ni­ños. En el mun­do mo­derno el di­ne­ro con­tan­te y so­nan­te es una re­li­quia. Los ban­cos so­lo tie­nen en sus ar­cas una can­ti­dad mí­ni­ma de di­ne­ro en efec­ti­vo”. Pe­ro en es­ta no­ve­la la pi­ca­res­ca no es de la­dro­nes, sino de de­tec­ti­ves. Una ca­ter­va de de­tec­ti­ves bue­nas per­so­nas, es de­cir, de ma­los de­tec­ti­ves.

La no­ve­la arran­ca en las con­se­cuen­cias de es­ta economía in­tan­gi­ble y ma­te­má­ti­ca. El de­tec­ti­ve lo­co de otros li­bros del au­tor se las ve y se las desea pa­ra echar­se al­go al gaz­na­te. Due­ño de una pe­lu­que­ría de se­ño­ras en Bar­ce­lo­na, atra­vie­sa un lar­go ve­rano en que has­ta el ai­re es­tá pa­ra­do, un ve­rano co­mo es­ta cri­sis, en el que nin­gún clien­te en­tra en su pe­lu­que­ría. En­fren­te, un ba­zar de ama­bles chi­nos que le in­vi­tan a co­mer mien­tras el abue­lo, el se­ñor Siau, da pe­que­ñas pin­ce­la­das de fi­lo­so­fía orien­tal pa­sa­da por Men­do­za: “En­ton­ces re­vo­lu­ción, aho­ra ven­der ba­ra­ti­jas”.

El tex­to acom­pa­ña al de­tec­ti­ve lo­co en una in­ves­ti­ga­ción ab­sur­da re­ple­ta de sim­pá­ti­cos personajes se­cun­da­rios y un pe­li­gro­so te­rro­ris­ta que pre­ten­de ma­tar a An­ge­la Mer­kel y cu­yo nom­bre lo di­ce to­do: Alí Aa­rón Pi­li­la. Pa­ra Men­do­za, el “buen ro­llo” es fun­da­men­tal en la no­ve­la. Por eso no mata a nin­gún per­so­na­je y ca­da una de las si­tua­cio­nes de pe­li­gro es­tá

Men­do­za: “He­mos vi­vi­do todos bien una épo­ca fal­sa. Aho­ra hay nor­ma­li­dad. Cri­sis era lo de antes”

atra­ve­sa­da por una ten­sión más cer­ca­na a la ri­sa que a la preo­cu­pa­ción.

La pri­me­ra vez que apa­re­ció es­te de­tec­ti­ve ma­ja­ra, España es­ta­ba en Tran­si­ción. Aho­ra te­ne­mos una de­mo­cra­cia ma­du­ra que a mu­chos po­ne ca­ra de pó­quer y pa­re­ce que otros mi­tos se han caí­do. El de­tec­ti­ve, sin em­bar­go, ha apren­di­do más bien po­co y si­gue co­me­tien­do los erro­res de los que ni la suer­te pue­de sa­car­lo. En la España de hoy al per­so­na­je se le ve más per­di­do que nun­ca, más paz­gua­to; y su lé­xi­co cer­van­tino, re­la­mi­do y co­rrec­to, con­tras­ta con el de sus com­pin­ches y ad­ver­sa­rios. Pa­re­ce que hay en el per­so­na­je mu­cho del au­tor, se­gún ad­mi­te él mis­mo.

La par­te lo­ca de Men­do­za.

Pa­re­ce que el ti­po que es­cri­bió Sin no­ti

cias de Gurb se ale­ja de las no­ve­las se­rias co­mo La ciu­dad de los pro­di­gios, pa­ra mu­chos su me­jor obra. Des­pués de ganar el Pla­ne­ta con Ri­ña de ga­tos ha vuel­to a en­fun­dar­se las me­dias de bu­fón. Ad­mi­te que el de­tec­ti­ve lo­co, en la prác­ti­ca al­guien tan ex­tra­te­rres­tre e ina­dap­ta­do co­mo su cé­le­bre alie­ní­ge­na Gurb, es tra­sun­to su­yo. Men­do­za es un hom­bre tí­mi­do y edu­ca­do al que es­tas dos ca­rac­te­rís­ti­cas le ha­cen ju­ga­rre­tas en una so­cie­dad de arri­bis­mo y pi­ca­res­ca ge­ne­ra­li­za­dos.

Tie­ne 69 años y una ca­rre­ra que ha ido ca­si siem­pre pa­re­ja en crí­ti­cas y ven­tas. Eduardo Men­do­za po­dría con­si­de­rar­se un maes­tro y dar­se el pisto, y sin em­bar­go ha­ce ga­la na­da fin­gi­da de mo­des­tia y ad­mi­te que la no­ve­la le da­ba ver­da­de­ro mie­do. Re­sul­ta que iba a es­cri­bir otra co­sa, pe­ro de pron­to se co­ló el per­so­na­je y la es­cri­bió de un ti­rón. Le preo­cu­pa que se vean las cos­tu­ras, que se adi­vi­nen las tram­pas y sus pa­la­bras so­bre el li­bro pa­re­cen más las de un no­va­to que las de un con­sa­gra­do. Sin em­bar­go, su aná­li­sis so­bre el pre­sen­te tie­ne pe­so: “Todos he­mos vi­vi­do muy bien en es­ta épo­ca fal­sa. Aho­ra no hay cri­sis, sino nor­ma­li­dad. La cri­sis era lo de antes”. Pa­ra Men­do­za, España es un país po­bre y cu­tre. No lo di­ce con des­pre­cio sino con ca­ri­ño, por­que España es un pue­blo de bus­co­nes pa­ra el ne­go­cio, de don­jua­nes pa­ra el amor y qui­jo­tes pa­ra las ar­tes, y Men­do­za es­cri­be en sus li­bros a España des­de las ga­fas de Bar­ce­lo­na co­mo un re­ta­blo de ma­rio­ne­tas, co­mo un es­per­pen­to de Va­lle-in­clán.

Se le cor­tan los la­bios y no es del frío, sino de de­cir co­sas afi­la­das.

56

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.