Por qué ama­mos a Cloo­ney

Atrae a los ci­nes a las per­so­nas que son co­mo él -o quie­ren ser­lo-, y sa­ben que no ha­ce na­da si no le in­tere­sa de verdad.

Tiempo - - VISIONES - SAN­TIA­GO RON­CA­GLIO­LO

A di­fe­ren­cia de la ma­yo­ría de los ac­to­res, Cloo­ney ha con­ver­ti­do su ca­rre­ra en una fa­ce­ta de su per­so­na­li­dad

con­for­me se acer­can las elec­cio­nes ame­ri­ca­nas, ve­mos más a Geor­ge Cloo­ney ha­cien­do cam­pa­ña por Oba­ma que en las al­fom­bras ro­jas. El 10 de ma­yo or­ga­ni­za una ce­na en su pro­pia ca­sa en apo­yo del pre­si­den­te, con el cu­bier­to a 30.000 eu­ros. Y qui­zá es ho­ra de pre­gun­tar­nos: ¿por qué to­do el mun­do quie­re tan­to a es­te ti­po? Gua­pos hay de so­bra en Holly­wood. Y más ven­de­do­res. En sen­ti­do es­tric­to, Cloo­ney no ha te­ni­do un ta­qui­lla­zo des­de 2007, con Ocean’s thir­teen. Y su úl­ti­mo con­tra­to de su­per­es­tre­lla da­ta de sie­te años antes con Una tormenta perfecta. Tam­po­co se pue­de de­cir que la os­cu­ra Idus de mar­zo, su úl­ti­ma pe­lí­cu­la co­mo di­rec­tor, es­té he­cha pa­ra re­ven­tar las ta­qui­llas. Es os­cu­ra, pe­si­mis­ta y cí­ni­ca. De he­cho, por con­fe­sión pro­pia, su prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos son los co­mer­cia­les de ca­fé.

Cloo­ney tam­po­co es un gran ac­tor, en el sen­ti­do de Ro­bert de Ni­ro o Mar­lon Bran­do. No se trans­for­ma por com­ple­to pa­ra ca­da pa­pel. Su ta­len­to ra­di­ca más bien en en­con­trar los pa­pe­les de “ti­po co­rrien­te me­ti­do en un buen lío” co­mo los de Mi­chael Clay­ton, Up in the Air y Los des­cen­dien­tes, o los de “ti­po gua­po pe­ro di­ver­ti­do” que le han crea­do un au­ra a lo Cary Grant. En de­ma­sia­das oca­sio­nes, pa­ra ase­gu­rar que esas pe­lí­cu­las se reali­cen, él mis­mo ha te­ni­do que pro­du­cir­las.

¿En­ton­ces por qué tie­ne más por­ta­das que nin­gún ac­tor vi­vo? ¿Por qué to­do el mun­do an­da pen­dien­te de su son­ri­sa? ¿O de sus opi­nio­nes? Qui­zá por­que, a di­fe­ren­cia de la ma­yo­ría de ac­to­res, él tie­ne una per­so­na­li­dad pú­bli­ca. Sa­be­mos a qué po­lí­ti­cos res­pal­da y tam­bién a cuá­les de­tes­ta (en par­ti­cu­lar al pre­si­den­te de Su­dán, Omar Al Bas­hir). Sa­be­mos que tie­ne sen­ti­do del hu­mor y que se vis­te en Ar­ma­ni, que es un sol­te­ro em­pe­der­ni­do con una ex ita­lia­na y no le im­por­ta que lo crean gay. En cam­bio ¿Qué sa­be­mos de Meryl Streep? ¿Y de Ro­bert de Ni­ro? Quie­nes co­no­cen a De Ni­ro coin­ci­den en que no hay na­da que sa­ber. Ape­nas ha­bla.

El tra­ba­jo de un ac­tor es des­po­jar­se de su per­so­na­li­dad. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, los co­no­ce­mos so­lo por­que se ha­cen pa­sar por otros. Y có­mo que­den de­pen­de de otros más: di­rec­to­res, guio­nis­tas, ma­qui­llis­tas. Cloo­ney ha he­cho to­do lo con­tra­rio: ha con­ver­ti­do su ca­rre­ra en una fa­ce­ta de su per­so­na­li­dad. ¿Qué son Sy­ria­na o Bue­nas no­ches y bue­na suer­te sino de­cla­ra­cio­nes po­lí­ti­cas de Cloo­ney so­bre la po­lí­ti­ca de pe­tró­leo en Me­dio Oriente o el rol del pe­rio­dis­mo en la de­mo­cra­cia? ¿Y Ella es el par­ti­do o Cruel­dad in­to­le­ra­ble? ¿No son in­ten­tos de un hom­bre exi­to­so y com­pro­me­ti­do por no to­mar­se de­ma­sia­do en se­rio? Las gran­des es­tre­llas de Holly­wood sue­len pro­du­cir al­gu­nas de sus pe­lí­cu­las, y otras en las que creen. La di­fe­ren­cia es que Tom Crui­se pro­du­ce Mi­sión im­po­si­ble y Cloo­ney pro­du­ce un do­cu­men­tal so­bre Hai­tí. No es ca­sual que al pri­me­ro lo ha­ya­mos vis­to pre­sen­tan­do a la Igle­sia de la Cien­cio­lo­gía. Y al se­gun­do, de­ján­do­se arres­tar por la po­li­cía pa­ra lla­mar la aten­ción so­bre una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria. Geor­ge Cloo­ney lle­va tiem­po sin apa­re­cer en gran­des éxi­tos de ta­qui­lla, es cier­to, pe­ro atrae a los ci­nes a las per­so­nas que son co­mo él -o quie­ren ser­lo-, y sa­ben que él no ha­ce na­da si no le in­tere­sa de verdad. Y en mun­do don­de la ho­nes­ti­dad es un bien es­ca­so, eso no es un mal ne­go­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.