“Es ra­ro en­con­trar a una mu­jer sexy e in­te­li­gen­te en la gran pan­ta­lla”

Tiempo - - CULTURA - MARÍA ES­TÉ­VEZ (Los Án­ge­les)

la úni­ca mu­jer en el gru­po de Los ven­ga­do­res es Scar­lett Johans­son. A sus 27 años la ac­triz se con­vier­te en la go­lo­si­na de un equi­po de su­per­hé­roes don­de ha­ce de Viu­da ne­gra. Pe­ro es­tá ago­ta­da: las con­se­cuen­cias de su ma­tri­mo­nio con el ac­tor Ryan Rey­nolds (se ca­sa­ron en 2008 y se aca­bó dos años des­pués) han si­do, co­mo ella di­ce, “de­vas­ta­do­ras”. “Yo pen­sa­ba que la vi­da iba a ir por un ca­mino y lue­go no fun­cio­na. Es lo más so­li­ta­rio que he te­ni­do que vi­vir”, di­ce. Sin ha­ber­lo su­pe­ra­do, ha en­con­tra­do paz en bra­zos del di­rec­tor crea­ti­vo Na­te Nay­lor, con quien man­tie­ne una re­la­ción des­de que ter­mi­nó un pe­que­ño af­fai­re con el ac­tor Sean Penn. Se en­con­tra­ron en Nue­va York, al po­co de fi­na­li­zar el ro­da­je de Los Ven­ga­do­res. El pe­lo de Johans­son to­da­vía man­tie­ne ese co­lor ro­ji­zo con el que apa­re­ce ca­rac­te­ri­za­da de Viu­da ne­gra. Con un té ver­de en la mano, y ca­mi­se­ta y va­que­ros, se con­fie­sa. Ves­tir­se con un tra­je de lá­tex exi­ge mu­cho es­fuer­zo pa­ra cual­quier cuer­po, in­clu­so pa­ra las es­tre­llas de ci­ne. Es un gran com­pro­mi­so. Es­ta es la se­gun­da vez que me to­ca po­nér­me­lo. Cuan­do te lo po­nes eres muy cons­cien­te de que con el lá­tex no de­jas lu­gar a du­das. Mi pre­pa­ra­ción fí­si­ca con el tra­je de lá­tex fue do­lo­ro­sí­si­ma. Has­ta que con­si­gues ha­cer­lo bien te due­le to­do, es ho­rri­ble. Una vez que apren­des la co­reo­gra­fía te sien­tes real­men­te co­mo su­per­hé­roe, pe­ro has­ta que lle­gas a ese pun­to es ago­ta­dor. Los ven­ga­do­res cuenta con el ma­yor elen­co de in­tér­pre­tes de ac­ción. El es­tu­dio ha in­ver­ti­do más de 220 mi­llo­nes de dó­la­res (167 mi­llo­nes de eu­ros). ¿Sien­te la pre­sión? Siem­pre que es­treno una pe­lí­cu­la sien­to la res­pon­sa­bi­li­dad. Pe­ro soy cons­cien­te de que en es­te ca­so so­mos un equi­po y la pe­lí­cu­la no re­cae so­lo so­bre mis hom­bros. Es­toy con­ten­ta del re­sul­ta­do. Me gus­ta mu­cho mi per­so­na­je, pe­ro la Viu­da ne­gra fue in­tro­du­ci­da den­tro de la cin­ta Iron Man 2 y en­ton­ces sí es­ta­ba ner­vio­sa. Ya no sien­to pre­sión, el pú­bli­co ya co­no­ce a mi per­so­na­je y na­die pue­de qui­tar­me mi pa­pel. ¿Le gus­ta su al­ter ego, la Viu­da ne­gra? Me en­can­ta, me pa­re­ce un per­so­na­je sen­sa­cio­nal. Es un su­per­hé­roe muy há­bil, pro­fe­sio­nal, pe­li­gro­so, mis­te­rio­so. Gra­cias a es­te pa­pel he apren­di­do mu­chí­si­mo de ar­mas, aun­que ha­ya su­fri­do den­tro del lá­tex [ri­sas]. Es ra­ro en­con­trar a una mu­jer sexy e in­te­li­gen­te en la gran pan­ta­lla, ca­paz de pe­lear con todos y su­pe­rar­los fí­si­ca y emo­cio­nal­men­te, y mi per­so­na­je lo ha­ce. Us­ted ha di­cho que el per­so­na­je le gus­ta­ba por­que era una mu­jer in­te­li­gen­te y no so­lo un es­te­reo­ti­po. Los ven­ga­do­res es un fil­me muy di­fe­ren­te al res­to de pe­lí­cu­las de es­te gé­ne­ro. Na­die co­no­ce a la chi­ca que yo in­ter­pre­to, so­bre to­do cuan­do se vis­te con ese tra­je de ga­to. Sin du­da mi pa­pel es muy sexy y he he­cho en mi ca­rre­ra mu­chos personajes así, pe­ro en es­te ca­so no es un es­te­reo­ti­po. ¿Le re­sul­ta di­fí­cil man­te­ner­se a die­ta? Cuan­do co­mes bien, la die­ta es fá­cil de lle­var. Me cues­ta cuan­do me pri­vo de co­sas que me gus­tan por­que en­ton­ces no ten­go ener­gía y me pon­go de muy mal hu­mor. Cuan­do co­mes mu­chas ve­ces co­mi­da lim­pia: ve­ge­ta­les, pro­teí­nas, ese ti­po de co­sas, te sien­tes bien. Si ade­más ha­ces ejer­ci­cio, tu cuer­po res­pon­de en to­do su po­ten­cial. ¿Hay ro­man­ce den­tro de es­te gru­po de su­per­hé­roes? No tie­nen tiem­po pa­ra ro­man­ti­cis­mo, es­ta­mos sal­van­do el mun­do y gol­pean­do tra­se­ros. ¿Qué pue­de de­cir­nos del vi­llano del fil­me, Lo­ki? Lo in­ter­pre­ta el ac­tor Tom Hidd­les­ton. Su per­so­na­je tie­ne do­ble per­so­na­li­dad. La me­jor ma­ne­ra de aca­bar con un gru­po uni­do es tra­tar de ma­ni­pu­lar la si­tua­ción pa­ra que todos aca­ben lu­chan­do de for­ma in­di­vi­dual. Lo­ki se de­di­ca a en­fren­tar a los su­per­hé­roes pa­ra que se pe­leen en­tre ellos. El ma­lo se de­di­ca a en­con­trar las de­bi­li­da­des de ca­da uno y a uti­li­zar­las en con­tra del equi­po. A mí me ha en­can­ta­do la in­ter­pre­ta­ción de Tom por­que re­pre­sen­ta muy bien su pa­pel de po­li­cía ma­lo y bueno al mis­mo tiem­po. El año pa­sa­do apa­re­cie­ron fo­to­gra­fías que le ro­ba­ron de su te­lé­fono y en las que es­ta­ba des­nu­da. ¿Le ha de­ja­do se­cue­las esa in­va­sión de pri­va­ci­dad? Me he vuel­to pa­ra­noi­ca. Ha lle­ga­do a un pun­to de her­vor im­po­si­ble de acep­tar. Ca­da vez es más fá­cil en­trar en la vi­da de los de­más por­que ca­da vez hay más in­for­ma­ción dis­po­ni­ble. Aho­ra es­toy tra­tan­do de adap­tar­me a una si­tua­ción que me pro­vo­có mu­cho su­fri­mien­to. ¿Cree que la pér­di­da de pri­va­ci­dad es con­se­cuen­cia de la fa­ma? Me sien­to in­creí­ble­men­te afor­tu­na­da por ha­ber con­se­gui­do el éxi­to y no voy a que­jar­me de la fa­ma. Me fas­ci­na lo que ha­go y mis pro­yec­tos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos me lle­nan co­mo ar­tis­ta. To­do lo de­más, la fa­ma y la in­va­sión de la pri­va­ci­dad, es un do­lor de ca­be­za. Ten­go mu­chos amigos que no tie­nen tra­ba­jo, que no con­si­guen na­da ni en la televisión, ni en anun­cios, ni ha­cien­do in­ter­pre­ta­cio­nes de voz, así que que­jar­me por mi pér­di­da de ano­ni­ma­to es un po­co ton­to. Si la fa­ma es una pe­sa­di­lla, sé que es di­fí­cil

pa­ra el pú­bli­co iden­ti­fi­car­se con­mi­go por­que sue­na ri­dícu­lo que me que­je, pe­ro créa­me cuan­do di­go que la fa­ma es in­co­mo­dí­si­ma.

¿Nue­va York le per­mi­te tener una vi­da más o me­nos tran­qui­la?

Sí. En Nue­va York pue­do an­dar por cual­quier si­tio y nun­ca na­die me mo­les­ta. La gen­te en Nue­va York, cuan­do ve a una ce­le­bri­dad, mi­ra, en­co­ge los hom­bros y si­gue a lo su­yo. Vi­vo una vi­da re­la­ti­va­men­te nor­mal, co­jo el me­tro, voy al su­per­mer­ca­do, ca­mino por la ca­lle, no vi­vo en ho­te­les ni lle­vo guar­daes­pal­das. Y si al­gu­na vez pa­sa al­go, pues co­jo un ta­xi.

¿Có­mo es un día nor­mal en la vi­da de Scar­lett Johans­son?

Ha­go las mis­mas co­sas que to­do el mun­do. Ten­go un ho­ra­rio re­gu­lar. Voy al gim­na­sio, que­do con amigos pa­ra al­mor­zar, co­cino, voy de com­pras. Me gus­ta sen­tar­me en el so­fá de mi ca­sa con mi pe­rro y ver el reality Top Chef. Tam­bién veo pro­gra­mas mé­di­cos co­mo

Trau­ma: Li­fe in the E.R.

En­tien­do que le gus­ta co­ci­nar. ¿Hay al­gún tra­ba­jo do­més­ti­co que real­men­te odie?

Me en­can­ta co­ci­nar. Ro­dan­do Los ven

ga­do­res, co­mo te­nía que man­te­ner­me a die­ta, co­ci­na­ba mi pro­pia co­mi­da. Lim­piar no me gus­ta, no me gus­ta na­da, ni plan­char. Me pre­gun­to qué mu­jer plan­cha en es­ta épo­ca.

Ha­blan­do de mu­je­res que plan­chan, ¿cree que su ge­ne­ra­ción ha cam­bia­do en el ho­gar y que los hom­bres y mu­je­res se re­par­ten las ta­reas do­més­ti­cas?

Creo que con el mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta de los años 70 mu­chas co­sas po­si­ti­vas apa­re­cie­ron en la vi­da de las mu­je­res. La iden­ti­dad mas­cu­li­na ha es­ta­do per­di­da du­ran­te un tiem­po pe­ro aho­ra ocu­rre un fe­nó­meno muy in­tere­san­te: los hom­bres se sien­ten mas­cu­li­nos y úti­les den­tro de la ca­sa. Las mu­je­res so­mos in­de­pen­dien­tes y fuer­tes, co­mo de­be ser.

Po­lí­ti­ca­men­te us­ted se ha de­cla­ra­do a fa­vor de Ba­rack Oba­ma. ¿Si­gue apo­yán­do­le aho­ra?

Por su­pues­to. Es­tá cam­bian­do mu­chas co­sas en es­te país. Has­ta aho­ra hu­bo mu­cha de­sigual­dad, la cla­se me­dia es­ta­ba des­apa­re­cien­do, ha­bía me­nos opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo y la gen­te lu­cha­ba por pa­gar sus deu­das. Es­ta­mos en otro mo­men­to po­lí­ti­co y so­cial; to­da­vía hay mu­cho por ha­cer, pe­ro per­so­nal­men­te creo que Ba­rack Oba­ma es un gran pre­si­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.