Fau­na di­ver­sa

Tiempo - - CULTURA -

Un se­ñor que se lla­ma Joan Gas­part, y que en el si­glo pa­sa­do lle­gó a pre­si­dir bre­ve­men­te (di­cen en Cataluña que gra­cias al cie­lo) el F. C. Bar­ce­lo­na, ha sol­ta­do por ahí, en­tre va­rios im­pro­pe­rios es­ca­to­ló­gi­cos, que él es “cu­lé an­ti­ma­dri­dis­ta”, co­mo si lo uno fue­se con­se­cuen­cia ló­gi­ca de lo otro. Quie­ro creer que es­te hom­bre, a quien su­pon­go con cier­ta educación, en su tra­ba­jo y en su ám­bi­to fa­mi­liar se com­por­ta­rá de ma­ne­ra di­fe­ren­te, pe­ro la verdad es que no lo sé. Otro tan­to pue­de de­cir­se de ilus­tres se­gui­do­res del Ma­drid, del Atle­ti, del Betis, del Se­vi­lla y del equi­po que a us­te­des se les an­to­je, ca­si sin ex­cep­ción. Apar­te de al apa­lea­mien­to co­ti­diano de to­ne­la­das de eu­ros me pre­gun­to a dón­de lle­va to­do es­to.

El fút­bol, pre­tex­to de ex­cep­cio­nes.

Ha­ce mu­chos años que, a la fre­cuen­tí­si­ma pregunta que me hi­zo por pri­me­ra vez mi pa­dre (“Y tú ¿de quién eres?”), res­pon­do siem­pre lo mis­mo: yo, ¡de la Cul­tu­ral y De­por­ti­va Leo­ne­sa!, glo­rio­sí­si­mo con­jun­to que ho­lló los pa­raí­sos de la Pri­me­ra Di­vi­sión na­da más que una vez, en 1954, y eso fue por mi­la­gro com­pro­ba­do de Nues­tro Pa­dre Ge­na­rín. Así no es fá­cil que te me­tan en pro­ble­mas.

Pe­ro hay al­go del fút­bol que sí me in­quie­ta: ex­trae de las tri­pas de mu­chí­si­ma gen­te reac­cio­nes y sen­ti­mien­tos que no ob­tie­ne nin­gu­na otra co­sa. Pa­re­cie­ra que

60

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.