Ocho már­ti­res por ocho ho­ras

CHICA­GO, DEL 1 AL 4 DE MA­YO DE 1886 · Huel­ga ge­ne­ral y ma­ni­fes­ta­cio­nes por la jor­na­da la­bo­ral de ocho ho­ras. La ocho már­ti­res re­pre­sión se cen­tra en los de Chica­go.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS RE­YES

Sa­len de sus cel­das. Se dan la mano, son­ríen. Les leen la sen­ten­cia, les su­je­tan las ma­nos por la es­pal­da con es­po­sas, les ci­ñen los bra­zos al cuer­po con una fa­ja de cue­ro y les po­nen una mor­ta­ja blan­ca co­mo la tú­ni­ca de los ca­te­cú­me­nos cris­tia­nos. Aba­jo es­tá la con­cu­rren­cia, sen­ta­da en hi­le­ra de si­llas de­lan­te del ca­dal­so co­mo en un teatro... Fir­me­za en el ros­tro de Fis­cher, ple­ga­ria en el de Spies, or­gu­llo en el del Par­sons, En­gel ha­ce un chis­te a pro­pó­si­to de su ca­pu­cha, Spies gri­ta: “La voz que vais a so­fo­car se­rá más po­de­ro­sa en el fu­tu­ro que cuan­tas pa­la­bras pu­die­ra yo de­cir aho­ra”. Les ba­jan las ca­pu­chas, lue­go una se­ña, un rui­do, la tram­pa ce­de, los cua­tro cuer­pos caen y se ba­lan­cean en una dan­za es­pan­ta­ble...”

Es­ta cró­ni­ca es­tre­me­ce­do­ra de la eje­cu­ción de los már­ti­res de Chica­go tie­ne un au­tor a la al­tu­ra del acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co: Jo­sé Mar­tí, pa­dre de la in­de­pen­den­cia de Cu­ba. Du­ran­te su exi­lio Mar­tí se ga­nó la vi­da co­mo pe­rio­dis­ta en EEUU y fue tes­ti­go de acon­te­ci­mien­tos que cam­bia­rían la so­cie­dad y con­for­ma­rían el mun­do mo­derno: la ba­ta­lla por la jor­na­da la­bo­ral de ocho ho­ras, con­quis­ta obre­ra fun­da­men­tal que, cu­rio­sa­men­te, hoy vuel­ve a es­tar en pre­ca­rio.

La Re­vo­lu­ción in­dus­trial, que pu­so las ba­ses del mun­do desa­rro­lla­do, se hi­zo so­bre una ex­plo­ta­ción des­pia­da­da de la nue­va cla­se pro­le­ta­ria, con jor­na­das de tra­ba­jo de 14, 16 y has­ta 18 ho­ras. Des­de muy pron­to hu­bo una reivin­di­ca­ción la­bo­ral de re­du­cir la jor­na­da a 8 ho­ras, lo que te­nía cier­to tono utó­pi­co, un sim­bo­lis­mo de mun­do en ar­mo­nía, co­mo enun­cia­ba en 1840 un car­pin­te­ro neo­ze­lan­dés lla­ma­do Sa­muel Par­nell: “Los hom­bres de­ben tener ocho ho­ras pa­ra tra­ba­jar, ocho pa­ra dor­mir y ocho pa­ra el re­creo, pa­ra sí mis­mos”.

Tie­rra de uto­pía.

Sin em­bar­go en Es­ta­dos Uni­dos, tie­rra don­de las uto­pías se con­ver­tían en reali­dad, el mo­vi­mien­to de las ocho ho­ras fue muy ac­ti­vo y lo­gró sus pri­me­ros éxi­tos. Ya en 1829 se desa­rro­lló en Nue­va York una cam­pa­ña pa­ra lo­grar que el par­la­men­to es­ta­tal es­ta­ble­cie­se esa li­mi­ta­ción, y en 1868 el pre­si­den­te Andrew John­son (su­ce­sor de Lin­coln tras su ase­si­na­to, pues era vicepresidente) pro­mul­gó la Ley In­ger­soll, que es­ta­ble­cía la jor­na­da de ocho ho­ras pa­ra los fun­cio­na­rios fe­de­ra­les. Los Es­ta­dos fue­ron apro­ban­do le­gis­la­cio­nes con jor­na­das de ocho o diez ho­ras, aun­que siem­pre in­cluían cláu­su­las que per­mi­tían alar­gar­las “en ca­so de ne­ce­si­dad”.

La prin­ci­pal or­ga­ni­za­ción nor­te­ame­ri­ca­na de tra­ba­ja­do­res en la dé­ca­da de los 80 lle­va­ba el anacró­ni­co nom­bre de No- ble y San­ta Or­den de Ca­ba­lle­ros del Tra­ba­jo. Era un mo­vi­mien­to po­co es­truc­tu­ra­do y de ideo­lo­gía re­for­mis­ta, que re­cha­za­ba el so­cia­lis­mo y las pos­tu­ras ra­di­ca­les, y que se­ría pron­to ba­rri­do de la es­ce­na por un au­tén­ti­co mo­vi­mien­to sin­di­cal, pe­ro uno de sus ca­ba­llos de ba­ta­lla era la jor­na­da de ocho ho­ras. En 1884 su IV Con­gre­so to­mó la de­ci­sión de im­plan­tar­la a par­tir del 1 de ma­yo de 1886. Si no se lo­gra­ba, co­men­za­ría la lu­cha obre­ra en for­ma de huel­gas.

El am­bien­te so­cial fue cal­deán­do­se se­gún se acer­ca­ba esa fe­cha y la si­tua­ción se le es­ca­pó a la No­ble y San­ta Or­den, sien­do los anar­quis­tas, en gran par­te pro­ce­den­tes de Eu­ro­pa, quie­nes to­ma­ron la di­rec­ción de los acon­te­ci­mien­tos. La pren­sa en ge­ne­ral era hos­til a la reivin­di­ca­ción, “un de­li­rio de lu­ná­ti­cos po­co pa­trio­tas”. El New York Ti­mes ad­ver­tía que las huel­gas iban a “pa­ra­li­zar nues­tra in­dus­tria, dis­mi­nuir el co­mer­cio y fre­nar la re­na­cien­te pros­pe­ri­dad de nues­tra na­ción, pe­ro no lo­gra­rán su ob­je­ti­vo”, y pa­ra el Phi­la­delp­hia Te­le­gram el mo­vi­mien­to la­bo­ral “ha si­do pi­ca­do por una es­pe­cie de ta­rán­tu­la uni­ver­sal y se ha vuel­to lo­co de re­ma­te”. Las fuer­zas de la pa­tro­nal y la de­re­cha apro­ve­cha­ban que el mo­vi­mien­to obre­ro es­ta­ba for­ma­do en gran par­te por in­mi­gran­tes eu­ro­peos pa­ra es­po­lear la xe­no­fo­bia y el pa­trio­te­ris­mo. Ha­cer huel­ga y re­cla­mar me­jo­ras la­bo­ra­les “no es ame­ri­cano”.

El 1 de ma­yo de 1868 co­men­zó la huel­ga, se­gui­da por unos 400.000 obre­ros. En mu­chas par­tes se ce­dió an­te la pre­sión sin­di­ca­lis­ta, y los pa­ros no tu­vie­ron efec­to, pe­ro en Chica­go, se­gun­da me­tró­po­li del país y gran nú­cleo in­dus­trial, la ba­ta­lla iba a ser du­ra. El mo­vi­mien­to obre­ro mos­tró su fuer­za con una ma­ni­fes­ta­ción en la que par­ti­ci­pa­ron 80.000 per­so­nas, en cu­ya di­rec­ción des­ta­có un ac­ti­vis­ta lla­ma­do Al­bert Par­sons, pe­rio­dis­ta sin tra­ba­jo por sus ideas iz­quier­dis­tas y uno de los po­cos ame­ri­ca­nos del mo­vi­mien­to anar­quis­ta.

Hu­bo otra ma­ni­fes­ta­ción ma­si­va al día si­guien­te, y ya se pro­du­je­ron cho-

ques con la po­li­cía cuan­do in­ten­tó di­sol­ver­la vio­len­ta­men­te, pe­ro el pun­to de no re­torno se pro­du­jo el 3 de ma­yo. Ese día ha­bía una gran con­cen­tra­ción de obre­ros an­te la úni­ca fá­bri­ca de Chica­go que fun­cio­na­ba, la fac­to­ría Mc­cor­mick de ma­qui­na­ria agrí­co­la. Iró­ni­ca­men­te es­ta­ba abier­ta por­que ha­bía em­pe­za­do una huel­ga par­ti­cu­lar en fe­bre­ro, y los pa­tro­nos ha­bían te­ni­do tiem­po de traer obre­ros rom­pehuel­gas.

En un mo­men­to en que es­ta­ba pro­nun­cian­do un en­cen­di­do dis­cur­so Au­gus­te Spies, otro pe­rio­dis­ta anar­quis­ta de ori­gen ale­mán, so­nó la si­re­na de la Mc­cor­mick mar­can­do un cam­bio de turno. Fue co­mo si la cor­ne­ta lla­ma­ra al com­ba­te, los ma­ni­fes­tan­tes se lan­za­ron so­bre los es­qui­ro­les y co­men­zó una re­frie­ga ma­si­va. La po­li­cía co­men­zó en­ton­ces a dis­pa­rar so­bre los huel­guis­tas pro­vo­can­do nu­me­ro­sas ba­jas en­tre la mul­ti­tud (en­tre uno y seis muer­tos, se­gún las fuen­tes, y de­ce­nas de he­ri­dos).

Oc­ta­vi­llas in­cen­dia­rias.

Un ter­cer pe­rio­dis­ta e in­mi­gran­te en­tró en­ton­ces en es­ce­na, Adolf Fis­her, re­dac­tor del pe­rió­di­co anar­quis­ta Chi

ca­goer Ar­bei­ter- Zei­tung, en len­gua

ale­ma­na Pe­rió­di­co de los Tra­ba­ja­do­res

de Chica­go. Co­mo se ve, el pro­ta­go­nis­mo de la in­mi­gra­ción eu­ro­pea, es­pe­cial­men­te ale­ma­na, en el mo­vi­mien­to obre­ro, era pa­ten­te, ali­men­tan­do la xe­no­fo­bia de la de­re­cha.

Fis­cher pu­so en mar­cha la im­pren­ta del Ar­bei­ter-zei­tung y es­tam­pó 25.000 oc­ta­vi­llas de ca­rác­ter in­cen­dia­rio: “Tra­ba­ja­do­res: la gue­rra de cla­ses ha co­men­za­do. Ayer, fren­te a la fá­bri­ca Mc­cor­mick, se fu­si­ló a los obre­ros. ¡Su san­gre pi­de ven­gan­za!”, co­men­za­ba el pan­fle­to, que re­pe­tía lue­go el men­sa­je com­ba­ti­vo: “¡Al te­rror blan­co res­pon­da­mos con el te­rror ro­jo! (...) Si se fu­si­la a los tra­ba­ja­do­res, res­pon­da­mos de tal ma­ne­ra que los amos lo re­cuer­den por mu­cho tiem­po”. Al fi­nal se con­vo­ca­ba una ma­ni­fes­ta­ción de pro­tes­ta pa­ra el día 4 en Hay­mar­ket Squa­re.

Pe­se a la exal­ta­ción de áni­mos, hu­bo con­ver­sa­cio­nes en­tre los di­ri­gen­tes obre­ros y las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les pa­ra que la con­cen­tra­ción de Hay­mar­ket dis­cu­rrie­ra pa­cí­fi­ca­men­te. El al­cal­de Ha­rri­son au­to­ri­zó el ac­to en­tre las 7.30 y las 9.30 de la tar­de, e in­clu­so es­tu­vo pre­sen­te en el mis­mo. To­do se desa­rro­lló sin pro­ble­mas, pe­ro cuan­do lle­ga­ron las 9.30 una ma­sa de unas 20.000 per­so­nas per­ma­ne­ció en el lu­gar. El al­cal­de se ha­bía ido, y la po­li­cía de­ci­dió car­gar so­bre la mul­ti­tud pa­ra di­sol­ver­la.

La ma­yo­ría de los

már­ti­res de Chica­go eran in­mi­gran­tes ale­ma­nes y todos eran anar­quis­tas

Pe­ro al­guno ha­bía ido pre­pa­ra­do pa­ra el en­fren­ta­mien­to y lan­zó una bom­ba con­tra la po­li­cía, ma­tan­do en­tre uno y seis agen­tes, pues aquí tam­bién hay dis­cor­dan­cia se­gún las fuen­tes. Los po­li­cías vol­vie­ron a dis­pa­rar so­bre la mul­ti­tud co­mo el día an­te­rior, y hu­bo más muer­tos. Las fuer­zas del or­den es­ta­ban fu­rio­sas por sus pro­pios muer­tos, y en los días si­guien­tes lan­za­ron una vio­len­ta re­pre­sión, una ca­za al obre­ro don­de se pro­du­je­ron cien­tos de de­ten­cio­nes, tor­tu­ras en in­te­rro­ga­to­rios bru­ta­les y fa­bri­ca­ción de fal­sas prue­bas. Pe­se a ello nun­ca ave­ri­gua­ron quién ha­bía lan­za­do la bom­ba de Hay­mar­ket Squa­re, aun­que eso da­ba lo mis­mo. Se de­ci­dió in­cul­par a los di­ri­gen­tes del mo­vi­mien­to obre­ro y se mon­tó un pro­ce­so po­lí­ti­co en el que la cul­pa­bi­li­dad de los acu­sa­dos ya es­ta­ba de­ci­di­da de an­te­mano, con la pren­sa ama­ri­lla pi­dien­do “la hor­ca pa­ra los ex­tran­je­ros”.

Fue­ron acu­sa­das 31 per­so­nas, pe­ro era tan pa­ten­te la fal­ta de prue­bas que fi­nal­men­te la acu­sa­ción se re­du­jo a ocho, los ocho már­ti­res de Chica­go. Cin­co de ellos fue­ron con­de­na­dos a muer­te: Al­bert Par­sons, Adolf Fis­cher, Au­gus­te Spies, el ti­pó­gra­fo Geor­ge En­gel y el car­pin­te­ro Louis Linng, que evi­tó el ca­dal­so sui­ci­dán­do­se. Otros dos, el pas­tor me­to­dis­ta Sa­muel Fiel­den y el ti­pó­gra­fo Mi­chael Sch­wab, a ca­de­na per­pe­tua, y Oscar Nee­be, un ven­de­dor, a 15 años de tra­ba­jos for­za­dos.

Hay­mar­ket. La bom­ba anar­quis­ta al­can­za a la po­li­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.