LOS SE­CRE­TOS DE LA BO­DA REAL

El 14 de ma­yo de 1962 se ca­sa­ron en Ate­nas los prín­ci­pes Juan Car­los de Bor­bón y So­fía de Gre­cia, que aho­ra cum­plen sus bo­das de oro.

Tiempo - - SOCIEDAD - CE­LIA LO­REN­TE clo­ren­te.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Co­rría el ve­rano de 1954 cuan­do el prín­ci­pe Juan Car­los de España y la prin­ce­sa So­fía de Gre­cia se en­con­tra­ron por pri­me­ra vez a bor­do del ya­te Aga­me­nón, en un cru­ce­ro or­ga­ni­za­do por la rei­na Fe­de­ri­ca de Gre­cia. Juan Car­los te­nía 16 años y ella los cum­pli­ría en breve. Los re­yes de Gre­cia in­vi­ta­ron a es­te via­je a lo más gra­na­do de la reale­za eu­ro­pea. La pro­pia rei­na Fe­de­ri­ca lo cuenta en sus me­mo­rias: “Ha­bía ra­zo­nes pa­ra or­ga­ni­zar ese cru­ce­ro ya que des­de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial las fa­mi­lias reales no ha­bían vuel­to a re­unir­se in­ter­na­cio­nal­men­te y deseá­ba­mos re­la­cio­nar­nos y ayu­dar a los miem­bros de la jo­ven ge­ne­ra­ción a co­no­cer­se [...] El mo­men­to pa­re­cía el más opor­tuno pa­ra lle­var a ca­bo nues­tro pro­yec­to, pues to­da­vía nues­tros hi­jos no es­ta­ban en edad de ca­sar­se. Lo con­tra­rio tal vez hu­bie­ra da­do otro ca­rác­ter al cru­ce­ro”.

El re­sul­ta­do de aque­lla idea fue to­do un éxi­to. A Ná­po­les, don­de los in­vi­ta­dos fue­ron con­vo­ca­dos, lle­ga­ron prín­ci­pes de to­da Eu­ro­pa, dán­do­se pre­fe­ren­cia a la jo­ven ge­ne­ra­ción mo­nár­qui­ca. So­la­men­te los in­gle­ses no acu­die­ron, en­tre otras co­sas por su ti­ran­tez con Gre­cia por la cues­tión de la is­la de Chipre, y se cuenta que la prin­ce­sa Ale­jan­dra de Kent llo­ró du­ran­te ho­ras al tener no­ti­cia de que no le es­ta­ba per­mi­ti­do acu­dir. De Por­tu­gal lle­ga­ron los con­des de Bar­ce­lo­na con sus dos hi­jos ma­yo­res, Pi­lar y Juan Car­los. El cru­ce­ro se desa­rro­lló du­ran­te sie­te días en un am­bien­te muy in­for­mal y de­sen­fa­da­do con un re­co­rri­do por el Pe­lo­po­ne­so y por nu­me­ro­sas is­las grie­gas co­mo Ro­das, Cre­ta y Cor­fú. A pe­sar de lo pro­pi­cio del via­je, es­te no se­ría el del en­cuen­tro cru­cial en­tre Juan Car­los y So­fía, que ape­nas co­nec­ta­ron du­ran­te to­do el tra­yec­to. Ha­bría que es­pe­rar sie­te años más a que el des­tino, o la in­ten­ción de la pro­pia Fe­de­ri­ca de Gre­cia y de la rei­na Vic­to­ria Eu­ge­nia de España, pro­pi­cia­ra su apro­xi­ma­ción en la bo­da de los du­ques de Kent, pri­mos de am­bos prín­ci­pes, el 8 de ju­nio de 1961. Tan­to don Juan Car­los co­mo do­ña So­fía de­cla­ra­ron ha­ber asis­ti­do a es­te en­la­ce ca­si por obli­ga­ción. En la or­ga­ni­za­ción de los fastos nup­cia­les, el pro­to­co­lo del pa­la­cio de Buc­king­ham asig­nó a don Juan Car­los el pa­pel de ca­ba­lle-

ro acom­pa­ñan­te de do­ña So­fía y ape­nas se des­pe­ga­ron du­ran­te esos días. Asis­tie­ron a una re­cep­ción con ce­na de ga­la en el em­ble­má­ti­co ho­tel Sa­voy, don­de ce­na­ron en la mis­ma me­sa. Do­ña So­fía re­co­no­ce que sin­tió aque­lla ve­la­da “el ti­rón del atrac­ti­vo” –se­gún sus pro­pias pa­la­bras-. Al día si­guien­te se sen­ta­ron al la­do en la aba­día de West­mins­ter y asis­tie­ron jun­tos a la ce­le­bra­ción y al bai­le. Des­de en­ton­ces fue­ron man­te­nien­do su­ce­si­vos en­cuen­tros.

La gran sor­pre­sa.

Has­ta ese mo­men­to los dos prín­ci­pes no ha­bían re­pa­ra­do el uno en el otro, e in­clu­so se ha­bían ig­no­ra­do mu­tua­men­te en las fies­tas y otras oca­sio­nes en las que ha­bían coin­ci­di­do. Juan Car­los ha­bía co­no­ci­do a bas­tan­te chi­cas ca­sa­de­ras, al­gu­nas bas­tan­te atrac­ti­vas, co­mo María Gabriela de Sa­bo­ya, hi­ja de los re­yes de Ita­lia, pe­ro no se ha­bía sen­ti­do ten­ta­do por nin­gu­na pa­ra aban­do­nar la sol­te­ría. A So­fía no se le co­no­cían acom­pa­ñan­tes asi­duos y aun­que el prín­ci­pe Ha­rald de No­rue­ga se mos­tra­ba in­tere­sa­do por la grie­ga, do­ña So­fía no le co­rres­pon­día.

Tal y co­mo cuenta la pro­pia rei­na Fe­de­ri­ca: “Tino [el prín­ci­pe Cons­tan­tino] nos te­le­fo­neó des­de Lon­dres y nos di­jo que es­tu­vié­ra­mos pre­pa­ra­dos pa­ra una gran sor­pre­sa. Al pa­re­cer el prín­ci­pe Juan Car­los de Bor­bón se mos­tra­ba muy asi­duo con So­fía, lo que no des­agra­da­ba a nues­tra hi­ja. A Pa­blo y a mí nos en­can­tó y nos ho­rro­ri­zó la no­ti­cia. Nos en­can­tó por­que Jua­ni­to, cono le lla­má­ba­mos fa­mi­liar­men­te, es gua­po y muy apues­to. Tie­ne el pe­lo ri­za­do, co­sa que le mo­les­ta, pe­ro que a las se­ño­ras ma­yo­res co­mo yo nos gus­ta mu­cho. Tie­ne los ojos negros, las pes­ta­ñas lar­gas, es al­to y atlé­ti­co, y cam­bia de vez en cuan­do, y co­mo quie­re, su encanto per­so­nal. Pe­ro lo más im­por­tan­te es que es in­te­li­gen­te, tie­ne ideas mo­der­nas y es ama­ble y sim­pá­ti­co. Es­tá muy or­gu­llo­so de ser es­pa­ñol, y po­see la su­fi­cien­te com­pren­sión e in­te­li­gen­cia pa­ra per­do­nar con fa­ci­li­dad las ofen­sas y erro­res de los de­más. Nos ho­rro­ri­zó, no por­que nos des­agra­da­ra per­so­nal­men­te, sino por­que co­mo es ca­tó­li­co sa­bía­mos que, antes de que se ca­sa­ra, ha­bría tre­men­das dis­cu­sio­nes por es­ta cues­tión”.

Pa­ra des­cu­brir si la re­la­ción no pa­sa­ba de una me­ra atrac­ción mu­tua que po­día des­ha­cer­se con el tra­to, o se afir­ma­ba en un sen­ti­mien­to más fir­me que per­mi­tie­ra con­fir­mar el no­viaz­go, los re­yes de Gre­cia in­vi­ta­ron a Juan Car­los y a sus pa­dres a que pa­sa­ran una tem­po­ra­da en ve­rano con ellos. La rei­na Fe­de­ri­ca eli­gió la is­la de Cor­fú. “Cor­fú es el si­tio más ma­ra­vi­llo­so del mun­do pa­ra enamo­rar­se”, y te­nía ra­zón, por­que el es­ce­na­rio re­sul­tó pro­pi­cio y So­fía y Jua­ni­to de­ci­die­ron unir sus vi­das.

El prín­ci­pe Cons­tan­tino, he­re­de­ro del trono de Gre­cia, fue el en­car­ga­do el 12 de sep­tiem­bre de 1961 de rea­li­zar el es­cue­to co­mu­ni­ca­do ofi­cial del no­viaz­go: “SM el rey Pa­blo y SAR el con­de de Bar­ce­lo­na anun­cian el fe­liz acon­te­ci­mien­to del com­pro­mi­so ma­tri­mo­nial de sus hi­jos SSAARR la prin­ce­sa So­fía y el prín­ci­pe Juan Car­los”. El mis­mo Cons­tan­tino fue tam­bién el men­sa­je­ro de la no­ti­cia a sus pa­dres y don Juan Car­los co­mu­ni­có di­rec­ta­men­te a los su­yos la de­ci­sión que ha­bía to­ma­do. Don Juan de Bor­bón se lo co­mu­ni­có tam­bién al ge­ne­ral Fran­co mien­tras es­te se ha­lla­ba de pes­ca por el Can­tá­bri­co.

A par­tir de ese mo­men­to se ini­cia­ron las ne­go­cia­cio­nes con el Va­ti­cano y los pa­triar­cas or­to­do­xos grie­gos, ya que pa-

ra la ce­le­bra­ción del ma­tri­mo­nio exis­tía el pro­ble­ma de la re­li­gión or­to­do­xa que pro­fe­sa­ba la no­via. El pa­pa Juan XXIII au­to­ri­zó la unión y el asun­to se re­sol­vió rea­li­zan­do dos ce­re­mo­nias su­ce­si­vas, una pri­me­ra ca­tó­li­ca en la ca­te­dral de San Dio­ni­sio y otra or­to­do­xa en la ca­te­dral de la Asunción de San­ta María. Tam­bién tuvo su tras­fon­do po­lí­ti­co. Los mo­nár­qui­cos co­la­bo­ra­cio­nis­tas (par­ti­da­rios de la mo­nar­quía del Mo­vi­mien­to) y los mo­nár­qui­cos jua­nis­tas se hi­cie­ron vi­si­bles en Ate­nas du­ran­te los ac­tos que ro­dea­ron la ce­re­mo­nia de es­te en­la­ce. Sus ma­nio­bras cons­ti­tu­ye­ron una au­tén­ti­ca ba­ta­lla po­lí­ti­ca y agre­ga­ron ca­lor y po­lé­mi­ca a los fastos so­cia­les.

Un día ra­dian­te.

El 14 de ma­yo do­ña So­fía lle­gó a la igle­sia en una ca­rro­za ti­ra­da por seis ca­ba­llos blan­cos. La pro­pia rei­na Fe­de­ri­ca es­cri­bió co­mo cro­nis­ta de ex­cep­ción: “Fue un día ra­dian­te. So­fía es­ta­ba gua­pí­si­ma. Su ves­ti­do de no­via era un sue­ño de en­ca­je, so­bre el cual, ca­yen­do des­de su ca­be­za has­ta el sue­lo, lle­va­ba mi ve­lo nup­cial tam­bién de en­ca­je, y una enor­me co­la [seis me­tros y me­dio de lar­go]”. Por su par­te, Juan Car­los ves­tía el uni­for­me de te­nien­te de in­fan­te­ría del Ejér­ci­to es­pa­ñol y os­ten­ta­ba el co­llar del Toi­són de Oro y la ban­da de Car­los III. Ocho prin­ce­sas ac­tua­ron co­mo da­mas de ho­nor de do­ña So­fía: Ire­ne de Gre­cia; Ale­jan­dra de Kent; Tatiana Rad­zi­will, pri­ma e ín­ti­ma ami­ga de do­ña So­fía; Be­ne­dic­ta y Ana María de Di­na­mar­ca; Ana de Orleans; Ire­ne de los Paí­ses Ba­jos; y Pi­lar de Bor­bón.

Asis­tie­ron más de 1.000 per­so­nas, en­tre ellas cin­co re­yes y sie­te rei­nas, ade­más de prín­ci­pes y prin­ce­sas. Co­mo cuenta el his­to­ria­dor Ri­car­do Ma­teos Sáinz de Me­drano en su li­bro La fa­mi

lia de la Rei­na So­fía, la bo­da de los re­yes don Juan Car­los y do­ña So­fía fue la gran bo­da real de los años se­sen­ta, tan­to por el nú­me­ro de in­vi­ta­dos reales de pri­mer or­den co­mo por la ex­ce­len­te or­ga­ni­za­ción de las ce­re­mo­nias y tam­bién por su fu­tu­ra tras­cen­den­cia po­lí­ti­ca. “Vis­to des­de fue­ra el acon­te­ci­mien­to no po­día ser más atra­yen­te. Hay que tener en cuenta que se tra­ta­ba del ma­tri­mo­nio de la hi­ja de un so­be­rano rei­nan­te con

Fue la gran bo­da real de los años 60: asis­tie­ron cin­co re­yes y sie­te rei­nas y todos los prín­ci­pes y prin­ce­sas

el úni­co prín­ci­pe eu­ro­peo con po­si­bi­li­da­des de re­cu­pe­rar el trono. To­do re­ves­ti­do de un gla­mour que de­ja­ba atrás las ce­re­mo­nias más aus­te­ras de los años cua­ren­ta y cin­cuen­ta”. Du­ran­te el ca­sa­mien­to, So­fía pro­nun­ció el “sí quie­ro” en grie­go y, co­mo anéc­do­ta, se equi­vo­có de mano cuan­do la ten­dió pa­ra que don Juan Car­los le co­lo­ca­ra el ani­llo. Emo­cio­na­da, tuvo que usar el pa­ñue­lo de don Juan Car­los en va­rias oca­sio­nes.

Al sa­lir de la igle­sia, los re­cién ca­sa­dos die­ron un pa­seo en ca­rro­za a tra­vés de las de­co­ra­das ca­lles, aba­rro­ta­das de gen­te que les vi­to­rea­ba. En los jar­di­nes del pa­la­cio real se sir­vió un al­muer­zo de 197 cu­bier­tos. Pa­ra los afi­cio­na­dos a la gas­tro­no­mía de­ja­mos cons­tan­cia del me­nú: cóc­tel de bo­ga­van­te; su­pre­ma de ave a la ma­ne­ra del chef; ja­lea de foie gras; en­sa­la­da; he­la­do de mo­ka; fru­ta. El via­je de lu­na de miel lle­vó a don Juan Car­los y a do­ña So­fía, a lo lar­go de cua­tro me­ses, a la In­dia, Ne­pal, Tai­lan­dia, Hong Kong, Fi­li­pi­nas, Ja­pón y Es­ta­dos Uni­dos, don­de a fi­na­les de agos­to eran re­ci­bi­dos en la Ca­sa Blan­ca por el pre­si­den­te Ken­nedy. Don Juan Car­los sa­lía de es­ta bo­da con una po­si­ción for­ta­le­ci­da pa­ra ha­cer fren­te a los di­fí­ci­les años que to­da­vía le que­da­ban a la es­pe­ra de la co­ro­na de España.

66

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.